From the category archives:

Chistes Locos

humor

{ Comments on this entry are closed }

Coche perdido

Sra. González de 70 años comenta:

Hace unos días al salir de una reunión en un hotel, desesperadamente me realicé una inspección corporal tipo TSA (Administración de Seguridad en el Transporte).. buscaba las llaves de mi auto y no estaban en mis bolsillos.

Una búsqueda rápida en la sala de reuniones no reveló nada.

De repente me di cuenta de que debí haberlas dejado en  el coche.

Desesperada, me dirigí al estacionamiento. Mi esposo me ha regañado muchas veces por dejar las llaves en el contacto.

Mi teoría es que el switch de encendido es el mejor lugar para no perderlas… Y su teoría es que el coche será robado.

Abrí de un golpe la puerta y llegué a una terrible conclusión… ¡¡Su teoría era la correcta!!!… El auto no estaba.

Inmediatamente llamé a la policía, les di mi localización y les tuve que confesar que había dejado las llaves dentro del coche,  y que éste había sido robado.

Entonces hice la llamada más difícil de todas: “Honey”…, tartamudeé, -siempre le llamo “miel” en casos como este- “Dejé mis llaves en el coche y ha sido robado…..Hubo un momento de silencio. Pensé que la llamada se había cortado, entonces volví a escuchar su voz… “¡¡Estás bromeando!! -ladró-, ¡¡Yo fui quien te llevó!!!

Ahora era yo quien estaba en silencio… Avergonzada, le dije: “Bueno,ven por mi”… y el replicó:

“Lo haré, tan pronto como pueda convencer a este policía de que no he robado el coche”.

 

{ Comments on this entry are closed }

chistes divertidos

{ Comments on this entry are closed }

Cuenta de hospital

Un hombre fué llevado de emergencia a un hospital administrado por monjas, donde lo operaron del corazón.

Después de la operación, el hombre despertó y una monjita estaba a su lado.

“Señor Pérez, la operación fué un éxito. Sin embargo, necesitamos saber cómo piensa pagar la cuenta del hospital…  “¿Tiene usted seguro de gastos médicos?”

“No.”

“¿Puede pagar en efectivo?”

“Me temo que no, hermana.”

“Entonces, ¿tiene usted parientes cercanos?”

“Sólo mi hermana, pero es una monja solterona sin un centavo.”

“Disculpe que lo corrija. Las monjas no son solteronas; ellas están casadas con Dios.”

“¡Magnífico! Por favor envíele la cuenta a mi cuñado………….

Y ASÍ NACIÓ EL: “QUE DIOS TE LO PAGUE”……..

{ Comments on this entry are closed }

Chistes Locos

Refranes divertidos

{ Comments on this entry are closed }

Chistes Locos Graficos - imagenes divertidas

Chistes Locos Graficos – imagenes divertidas

{ Comments on this entry are closed }

Los políticos son así…

Dos políticos, uno joven y uno más mayor, van de visita electoral.

Van a un colegio de un barrio periférico, donde el director les dice:

– Tenemos muchos problemas, por favor, ayúdennos, la calefacción no va, el techo del comedor corre riesgo de derrumbe, los wáteres están medio rotos… y los políticos asienten y el mayor dice: desde luego sí que están ustedes mal, intentaremos arreglar estos problemas lo más pronto posible, intentaremos, pero no le prometo nada, ya sabe como están los presupuestos…

Acto seguido van a una cárcel… y el director les dice:

– Tenemos problemas, por favor ayúdennos, hay uno de los 18 jacuzzis que no funcionan, el agua sale caliente pero por la tarde no se llega a calentar demasiado y, sobre todo, lo más importante, la parabólica, se ve bien, pero últimamente se ven unas rayitas, y claro, la alta definición no la vemos como debe ser.

El político mayor dice:

– No se preocupen, ningún problema, les aseguro que la semana que viene todo estará solucionado, déjenlo en mi mano.

Al salir, el político joven le dice al mayor:

– Hombre, hay algo que no entiendo, no les promete nada a los del colegio, que están fatal, y en cambio a los de la cárcel les ha prometido que todos sus problemas se solucionarán pronto… por qué?

Y el político mayor le contesta…:

– ¿Tú vas a volver al colegio?

{ Comments on this entry are closed }


El testamento de la solterona

Una vieja solterona consulta a un abogado para hacer su testamento. El abogado le pregunta: “¿Cuáles son sus propiedades y cómo desea distribuirlas en el testamento?”

“Aparte de los muebles, tengo una cuenta de ahorros de 50,000 dólares”.

“¿Y qué piensa hacer con el dinero?”

“Bueno, yo he vivido una vida muy recluida. La gente del barrio no saben ni quién soy yo. Me gustaría apartar 45 mil para el funeral”.

“Muy bien, pero, dígame, ¿qué piensa hacer con los otros US$ 5,000?”

“Pues como nunca me he acostado con un hombre, quiero usar el resto del dinero conseguir un hombre que se acueste conmigo. ¿Usted cree que me pueda conseguir a alguien?”

Esa noche, cuando el abogado le contó a su esposa la petición tan rara que había hecho su nueva clienta, la esposa le insinuó lo mucho que podrían hacer con los 5,000 extras. Después de convencerlo, acuerdaron que él iba a ganarse ese dinero, no sin antes advertirle:

“Te voy a llevar a la casa de la solterona mañana tempranito, y te voy a esperar a que termines”.

La mañana siguiente, la mujer lo llevó a la casa de la solterona y lo esperó. Pasaron tres horas y como el esposo no salía, la mujer, desesperada, comenzó a tocar la bocina del auto. El esposo se asomó por la ventana y le gritó:

“¡Ven a buscarme mañana, ya la convencí de que la entierren en una fosa común

.

{ Comments on this entry are closed }

chiste grafico

{ Comments on this entry are closed }

.

El jefe y el ingeniero

Un señor que va en coche y se percata de que está perdido, maniobra y pregunta a alguien en la calle:

– ¡Disculpe!, ¿podría usted ayudarme? He quedado a las 2:00 con un amigo, llevo media hora de retraso y no sé dónde me encuentro!

– Claro que sí -le contesta- se encuentra usted en un coche, a unos 7 Km.. del centro ciudad, entre 40 y 42 grados de latitud norte y 58 y 60 de longitud oeste.

– Es usted ingeniero, ¿verdad? -dice el del coche

– Sí señor, lo soy. ¿Cómo lo ha adivinado?

– Muy sencillo, porque todo lo que me ha dicho es ‘técnicamente correcto’, pero prácticamente inútil’: continúo perdido, llegaré tarde y no sé qué hacer con su información.

– Es usted jefe, ¿verdad? -pregunta el de la calle.

– En efecto -responde orgulloso el del coche- ¿cómo lo ha sabido?

– Porque no sabe dónde está ni hacia dónde se dirige, ha hecho una promesa que no puede cumplir y espera que otro le resuelva el problema. De hecho, está usted exactamente en la misma situación que estaba antes de encontrarnos, pero ahora, por alguna extraña razón parece que la culpa es mía.

.

{ Comments on this entry are closed }

Dr.patriciobarriga@gmail.com
Estadisticas