From the category archives:

Mascotas

La sorprendente razón por la que los gatos domésticos no rugen

 

La sorprendente razón por la que los gatos domésticos no rugen

gizmodo.com-Carlos Zahumenszky

Los gatos maullan y ronronean. A veces hasta bufan cuando están asustados, pero nunca oirás a tu gato rugir como un león en miniatura. ¿Por qué? La respuesta está en su garganta, y es una cuestión que ha tenido a los científicos perplejos durante décadas.

Resulta que solo hay cuatro especies de felinos en el mundo que pueden rugir: los leones, los tigres, los leopardos y los jaguares, y todas ellas comparten otra característica común: Ninguna de ellas es capaz de ronronear.

Por supuesto, ambos detalles están íntimamente relacionados, y se dan cita en un punto concreto de la anatomía gatuna: el hueso hioides. En 1834, el biólogo Richard Owen observó una diferencia importante en este este hueso que da soporte a la lengua y la laringe. El hioides de los felinos que rugen es relativamente flexible, como el de un ligamento, mientras que en los felinos que ronronean es un hueso duro y completamente calcificado. Owen dedujo que la flexibilidad del hiodes es lo que permite a los leones rugir, mientras que los gatos domésticos aprovechan la rigidez de ese hueso para ronronear.

Durante casi 70 años nadie cuestionó esa teoría, pero hay un felino que tiene el hioides flexible y, sin embargo, no puede rugir, pero sí ronronear: el leopardo de las nieves. El estudio de este animal llevó a una segunda distinción definitiva entre gatos y tigres o leones. Los felinos que rugen tienen las cuerdas vocales mucho más gruesas, sin excepciones. El gato doméstico, el guepardo, o el leopardo de las nieves las tienen mucho más finas.

La ciencia no está muy segura al 100% de cómo ronronean los gatos, pero se cree que emiten ese sonido tan tranquilizador haciendo vibrar las cuerdas vocales más de 26 veces por segundo mientras inhalan y exhalan aire (Por eso los ronroneos suenan en dos tiempos (purrrrrrr-purrrrrrr, purrrrrr-purrrrrrrr). Aparentemente, son capaces de hacerlo a voluntad, aunque no está muy claro qué situaciones desencadenan el ronroneo. Algunos grandes felinos como los guepardos también ronronean en un tono más bajo y grave.

En definitiva, que para ronronear, los gatos necesitan unas cuerdas vocales finas. El hueso hioides rígido no es tan importante, pero quizá les sirva como algún tipo de contrapunto o caja de resonancia para la vibración. Aparentemente, nuestros mininos han evolucionado para ronronear y ello les ha obligado a dejar por el camino una habilidad que probablemente ya no les sirva demasiado: la de rugir.

{ Comments on this entry are closed }

imagen cara de gato

{ Comments on this entry are closed }

Foto de perro

{ Comments on this entry are closed }

gatito imagen

La difícil vida de perros y gatos obesos

Se estima que un 40% de perros y gatos que viven como mascotas presenta obesidad. Es una cifra no menor, y por eso se considera la obesidad como la forma más común de malnutrición que se detecta en clínicas veterinarias de pequeños animales. Y es una condición preocupante, porque al igual que los humanos, la obesidad es factor de riesgo de múltiples problemas de salud que quitan calidad de vida tanto a la mascota como a los amos.

Entre las patologías asociadas con la obesidad canina y felina se encuentran las enfermedades osteoarticulares, problemas cardiorrespiratorios, endocrinopatías, problemas metabólicos como diabetes mellitus, hiperlipidemias, dislipidemias, e incluso cáncer. Junto con esto, la mascota obesa vivirá menos años, sufrirá inconvenientes durante la anestesia en caso de cirugía, presentará intolerancia al esfuerzo y disminución de las defensas.

Muchos amos no notan que su mascota sufre obesidad hasta que acuden a la consulta veterinaria, ya que no perciben los signos que demuestran un peso excesivo. Sin embargo, estos signos son evidentes: si un perro o gato está obeso, tendrá un 40% más que el peso óptimo, y notará un masivo depósito adiposo sobre el tórax, la columna vertebral y la base de la cola, además de una evidente distensión abdominal.

Los propietarios de animales obesos suelen entender todas las peticiones del animal como si fueran solicitud de comida, y se preocupan poco de fomentar una alimentación racionada y equilibrada. Sin embargo, toda persona que decide convivir con una mascota, debe asumir el cuidado de su salud, siempre bajo la supervisión de un médico veterinario. Se puede prevenir la obesidad escogiendo un alimento de buena calidad, con raciones adecuadas al tamaño, edad y raza de la mascota.

Cuando una mascota ya presenta obesidad, se deben fomentar cambios en el estilo de vida que permitan perder peso manteniendo la salud. El médico veterinario prescribirá un alimento especialmente formulado para que la mascota siga una dieta de adelgazamiento, y hará recomendaciones a los amos para realizar este proceso.

Perros y gatos necesitan realizar actividad física para mantener el peso ideal. Los perros pueden dar pequeños paseos con sus amos; los gatos, en tanto, pueden usar juguetes que cuelguen o que simulen ser una presa. Con la pérdida de peso, se atenúan por completo problemas de intolerancia al esfuerzo, problemas locomotores y respiratorios, otorgando un claro beneficio a la calidad de vida de la mascota.

Es importante considerar que el riesgo de desarrollar obesidad aumenta significativamente en animales esterilizados. Para ellos, también hay alimentos formulados para prevenir este problema.

Siempre es preferible prevenir la obesidad en lugar de revertirla, y en ello los amos tienen una importante responsabilidad que cumplir.

.

{ Comments on this entry are closed }

Foto de Gato Ilusiones Opticas

.

{ Comments on this entry are closed }

imagenes de perros

{ Comments on this entry are closed }

Perrito durmiendo en su escondite secreto

{ Comments on this entry are closed }

imagenes de gatito bebé

 

{ Comments on this entry are closed }

fotos de perros

 

{ Comments on this entry are closed }

fotos artisticas

{ Comments on this entry are closed }

Dr.patriciobarriga@gmail.com
Estadisticas