Indice

by salud on 23/06/2015

in Salud

.

Indice de Articulos Medicos

Enlaces

.

{ Comments on this entry are closed }

El té verde previene el alzhéimer

El té verde previene el alzhéimer

Hasta ahora se desconocía el papel exacto del té verde en la enfermedad de Alzheimer.

muyinteresante.es

Diversos estudios ya han vinculado el consumo de té verde con un riesgo reducido de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, pero los mecanismos que subyacen a este vínculo no estaban claros. Ahora, una investigación liderada por el departamento de química y biología química de la Universidad de McMaster (Canadá) revela cómo: a través de un compuesto del té verde que altera la formación de placas tóxicas que contribuyen a la enfermedad.

El alzhéimer, una enfermedad neurodegenerativa progresiva caracterizada por una disminución de la memoria y funcionamiento cognitivo general, afecta a casi 50 millones de personas en todo el planeta y se estima que para 2050 podrían ser más de 130 millones de personas.

Las causas exactas de esta enfermedad no están claras, pero se cree que el beta-amiloide juega un papel principal, ya que esta pegajosa proteína puede agruparse, formando placas que interrumpen la comunicación entre las neuronas.

Los investigadores encontraron que el galato de epigalocatequina (EGCG), un polifenol del té verde, detiene la formación de placas beta-amiloide, un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer, al interferir con la función de los oligómeros (proteínas compuestas de mas de una cadena polipeptídica) beta-amiloide.

El poder de EGCG

El estudio, publicado en la revista Journal of the American Chemical Society, arroja luz sobre cómo EGCG podría ayudar a prevenir la formación de placa beta-amiloide, acercándonos a las estrategias de prevención tan necesarias para la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores llegaron a sus conclusiones mediante el uso de resonancia magnética nuclear para obtener una visión en profundidad de cómo este polifenol del té verde (EGCG) podría afectar a la formación de placas beta-amiloides. Los científicos descubrieron que que EGCG “remodela” los oligómeros beta-amiloides -que puede unirse y formar placas tóxicas beta-amiloide-, lo que les impide crear estas placas dañinas.

“A nivel molecular, creemos que EGCG cubre oligómeros tóxicos y cambia su capacidad para crecer e interactuar con células sanas”, explica Giuseppe Melacini, líder del trabajo.

Estos hallazgos no solo respaldan estudios previos que sugieren que el polifenol EGCG puede ayudar a prevenir la formación de placa beta-amiloide, sino también arrojan luz sobre los mecanismos subyacentes a esta asociación.

Sobre la base de sus hallazgos, los investigadores sugieren que los extractos de té verde podrían usarse en la prevención de la enfermedad de Alzheimer:

“Todos sabemos que actualmente no hay cura para la enfermedad de Alzheimer una vez que surgen los síntomas, por lo que nuestra mejor esperanza es la intervención temprana. Eso podría significar usar extractos de té verde o sus derivados desde el principio, digamos de 15 a 25 años antes de que aparezcan síntomas”, comenta Melacini.

Los autores señalan, sin embargo, que es difícil administrar el polifenol EGCG directamente al cerebro, por lo que la investigación futura deberá centrarse en encontrar maneras de modificar este compuesto y superar este problema. Sea como fuere, es una gran noticia.

{ Comments on this entry are closed }

 

Un estudio sugiere una relación entre la privación de sueño y el riesgo de Alzheimer

El cuerpo parece usar el tiempo de descanso del cerebro para eliminar sustancias relacionadas con la enfermedad, afirman investigadores

Un nuevo estudio muestra que los niveles de meta amiloidea, un subproducto de la actividad cerebral que se considera como marcador de la enfermedad de Alzheimer, normalmente aumentan de día y se reducen de noche.

Aunque el hallazgo es preliminar, podría sugerir una posible relación entre la privación de sueño y el riesgo de desarrollar la enfermedad que deteriora al cerebro, afirman investigadores.

“Hace tiempo sabemos que una privación significativa del sueño tiene efectos negativos sobre la función cognitiva [del cerebro] comparables con los de la intoxicación por alcohol”, apuntó en un comunicado de prensa de la Universidad de Washington el Dr. Stephen Duntley, profesor de neurología y director del Centro de Medicina del Sueño de la universidad. “Pero recientemente se ha hecho aparente que la interrupción y la privación de sueño prolongadas podrían realmente tener mucho que ver en los procesos patológicos que subyacen a las enfermedades. Esta conexión con la enfermedad de Alzheimer aún no se ha confirmado en humanos, pero podría ser muy importante”.

Los hallazgos fueron publicados en una edición avanzada en línea de la próxima edición impresa de la revista Archives of Neurology.

Según los investigadores, los niveles de proteína beta amiloidea parecen fluctuar.

“En las personas sanas, los niveles de beta amiloidea se reducen a su punto más bajo unas seis horas tras el sueño, y vuelven a su punto más alto seis horas tras el máximo de vigilia”, explicó en el comunicado de prensa el Dr. Randall Bateman, profesor asociado de neurología de la Facultad de medicina de la Universidad de Washington, en San Luis.

“Observamos muchas conductas distintas, y las transiciones entre sueño y vigilia fueron los únicos fenómenos que se correlacionaron firmemente con el aumento y la reducción de la beta amiloidea en el líquido cefalorraquídeo”, añadió.

Bateman y colegas también hallaron que este patrón era más prevalente en las personas saludables y jóvenes, y menos pronunciado en adultos mayores que sufrían de periodos de sueño más corto o con más interrupciones.

Sugirieron que el motivo de esto podría ser que la actividad baja del cerebro durante el sueño permite al cuerpo eliminar la beta amiloidea a través del líquido cefalorraquídeo.

Los niveles de beta amiloidea en los adultos mayores con Alzheimer parecen ser constantes, lo que sugiere una posible relación entre la falta de sueño y las probabilidades de una persona de desarrollar la enfermedad, según el equipo.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores dividieron a los participantes del estudio en tres grupos:

  • Personas a partir de los 60 que obtuvieron resultados positivos en pruebas para la presencia de placas de beta amiloidea en el cerebro.
  • Personas a partir de los 60 que no tenían placas de beta amiloidea.
  • Personas sanas entre los 18 y los 60 años de edad.

Usando punción lumbar, los investigadores monitorizaron los niveles de beta amiloidea en el líquido cefalorraquídeo de los participantes cada cuatro horas durante hasta 36 horas. En ese tiempo, también grabaron las actividades de los participantes y monitorizaron su actividad cerebral.

En el grupo con placas en el cerebro, los niveles de beta amiloidea permanecieron casi constantes. Sin embargo, en los otros dos grupos los niveles aumentaron y se redujeron con regularidad en ondas transversales (en forma de serpiente). Los puntos altos y bajos de este patrón eran mucho más obvios en los pacientes más jóvenes, y más planos en las personas mayores.

Aunque las actividades de los participantes no tuvieron un impacto sobre los cambios en los niveles de la beta amiloidea, los picos en su sueño y vigilia ocurrieron constantemente antes de los picos y descensos en los niveles de beta amiloidea.

Los autores del estudio dijeron que se necesita más investigación para explorar cómo los problemas de sueño en las personas jóvenes afectan la fluctuación normal en la beta amiloidea cefalorraquídea, y cómo los medios para regular el sueño podrían ayudar a mantener este patrón parecido a una onda.

“Sigue siendo especulativo, pero hay indicaciones interesantes de que un mejor sueño podría ser útil para reducir el riesgo de Alzheimer”, concluyó Duntley. “Sabemos a partir de varios estudios que el ejercicio mejora el sueño, y la investigación también ha mostrado que el ejercicio se asocia con un menor riesgo de Alzheimer. Quizás el sueño sea un vínculo mediante el cual ese efecto ocurre”.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

La gravedad de un ataque cardiaco podría depender de la hora del día

En un estudio, las primeras horas de la mañana eran el peor momento

La gravedad de un ataque cardiaco puede verse afectada por la hora del día en que ocurre, sugiere un estudio reciente.

El análisis de datos de más de mil pacientes de ataque cardiaco reveló que el mayor nivel de lesión cardiaca ocurre cuando las personas sufren de un ataque al corazón entre la 1 a.m. y las 5 a.m. La cantidad máxima de daño que ocurre en esas horas es 82 por ciento más elevada que la que ocurre a la hora del día en que la lesión es más baja.

Los hallazgos podrían ayudar a encontrar nuevas formas de prevenir los ataques cardiacos, según investigadores del Instituto Cardiaco de Minneapolis del Hospital Abbott Northwestern.

La investigación amplía estudios anteriores con roedores.

“Intentábamos determinar si la hora del día en que ocurre un ataque cardiaco influye sobre el nivel de daño que sufre el corazón, o si era un fenómeno que solo los roedores exhibían”, apuntó el autor principal del estudio, el Dr. Jay Traverse, cardiólogo del Instituto Cardiaco de Minneapolis.

“Es importante comprender que la capacidad del corazón de protegerse a sí mismo contra un daño más grave varía en el ciclo de 24 horas. Identificar esos cambios protectores podría resultar particularmente relevante para los fabricantes farmacéuticos que buscan desarrollar medicamentos cardioprotectores”, añadió Traverse en un comunicado de prensa de la Fundación del Instituto Cardiaco de Minneapolis (Minneapolis Heart Institute Foundation).

El estudio aparece en una edición en línea de la revista Circulation Research.

.

{ Comments on this entry are closed }

Los lácteos bajos en grasa se relacionan con un menor riesgo de ACV

Las probabilidades de un ataque fueron ligeramente menores que entre los que comían lácteos con más grasa, halló un estudio

En lo que los investigadores afirman que es el estudio más grande sobre el tema a la fecha, los adultos que consumían cantidades más altas de productos lácteos bajos en grasa también tenían un riesgo a largo plazo de accidente cerebrovascular (ACV) algo menor.

En el estudio participaron casi 75,000 adultos suecos a quienes se dio seguimiento durante un promedio de diez años tras completar una encuesta alimentaria.

Los que consumían las versiones bajas en grasa de productos como la leche, el yogurt o el queso tenían un riesgo 12 por ciento más bajo de ACV que aquellos cuyas dietas normalmente incluían versiones ricas en grasa o con toda la grasa de los lácteos.

“Creo que este hallazgo ciertamente tiene sentido”, aseguró Lona Sandon, dietista y profesora asistente de nutrición clínica del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern, en Dallas. “Cuando se consume más lácteos ricos en grasa se tiene más grasa saturada, que se sabe es uno de los tipos de grasa que pueden afectar los niveles de colesterol LDL o ‘malo’. Y comer grasas saturadas lleva al taponamiento de las arterias del corazón y del cerebro. Así que es más probable que coágulos se desprendan y provoquen algo como un ACV isquémico”.

Sin embargo, “cuando se observa algo como el riesgo de ACV realmente es deseable observar todo el plan dietario del individuo”, enfatizó Sandon, quien no participó en el estudio. “Pero ciertamente es plausible que los lácteos con toda la grasa aumenten el riesgo que ya existe”.

Un equipo de investigadores liderados por Susanna Larsson, de la división de epidemiología nutricional del Instituto Nacional de Medicina Ambiental del Instituto Karolinska, en Estocolmo, reportó los hallazgos el 19 de abril en la revista Stroke.

Los autores del estudio señalaron que en Estados Unidos, alrededor de un tercio de todos los hombres y mujeres adultos a partir de los 18 años tienen hipertensión, que describieron como “un importante factor de riesgo controlable” del accidente cerebrovascular. Aún así, añadieron, apenas alrededor de la mitad de los estadounidenses afectados tienen su presión arterial bajo control.

Teniendo esto en cuenta, hace mucho que los expertos proclaman los beneficios de la dieta DASH (por la sigla en inglés de métodos dietéticos para detener la hipertensión), con su énfasis en el consumo de lácteos bajos en grasa.

En 1997, el equipo sueco administró cuatro encuestas alimentarias a casi 75,000 hombres y mujeres de 45 a 83 años de edad, ninguno de los cuales tenía antecedentes de enfermedad cardiaca ni cáncer.

A partir de ese momento, se monitorizó la incidencia de ACV entre los participantes del estudio vía datos recolectados por el Registro de Altas Hospitalarias de Suecia.

En el transcurso de alrededor de una década, ocurrieron casi 4,100 ACV, anotaron los autores. Las personas que se ciñeron a productos lácteos bajos en grasa parecían tener un riesgo de ACV algo más bajo. El estudio solo pudo hallar una asociación entre comer productos lácteos bajos en grasa y unas probabilidades menores de ACV, pero no pudo probar causa y efecto.

Los investigadores suecos hicieron un llamado por más estudios grandes que examinen la asociación aparente, al mismo tiempo que sugirieron que, si se sostiene bajo un escrutinio posterior, el hallazgo podría tener amplias implicaciones de salud pública.

El equipo de Larsson anotó que cuando se trata del consumo de lácteos, la dieta norteamericana típica se parece mucho a la de los europeos del norte, así que una instantánea de las dietas suecas y el riesgo de ACV podría ser relevante para una población de EE. UU.

“La moraleja es que si uno consume más grasa cada día, independientemente de dónde provenga, esto aumentará el riesgo de ateroesclerosis [endurecimiento de las arterias], y por tanto el riesgo de ACV”, advirtió Sandon. “Y esto es lo que subyace a las Directrices Dietéticas para los Estadounidenses del USDA, que recomiendan que se consuman tres porciones diarias de lácteos, para poder obtener suficiente calcio y potasio, pero al mismo tiempo asegurar que las porciones sean bajas en grasa”.

El estudio de Larsson fue financiado por el Consejo Sueco de Investigación sobre la Vida Laboral y Social, y el Consejo de Investigación de Suecia.

{ Comments on this entry are closed }

Bruxismo: Sus causas, consecuencias y tratamientos

Bruxismo: Sus causas, consecuencias y tratamientos

La fricción de los dientes de forma involuntaria puede revelar problemas de estrés o ansiedad

diarioinformacion.com

El bruxismo es el nombre que recibe el hábito involuntario de rechinar los dientes o apretar fuertemente las mandíbulas y que en muchos casos se desencadena durante el sueño. Hoy es un término casi de moda, por el aumento de casos en las consultas médicas, y tiene casi siempre una explicación: la ansiedad o el estrés del estilo de vida moderno.

Como explica el psicólogo e investigador de la Universidad de Murcia Pablo José Olivares, el bruxismo puede aparecer por dos causas diferentes, una biológica y otra psicológica. El primer caso, estudiado por la medicina, se produce cuando las neuronas encargadas del control motor se ven dañadas, como ocurre por ejemplo en pacientes con Alzheimer. En el segundo supuesto participan variables como el estrés y la ansiedad, por lo que es la psicología la que se encarga de su estudio y tratamiento.

Apretar o rechinar los dientes de esta forma causa un desgaste prematuro de las piezas, en primer lugar de su esmalte, y sobrecarga los tejidos que la soportan. Las consecuencias no se manifiestan de la misma forma en todas las personas que lo sufren, pero pueden aparecer como problemas de hipersensibilidad a los alimentos fríos o calientes, de alineación de los dientes o como fuertes dolores faciales, en la mandíbula o los oídos. Son habitualmente signos subjetivos que alertan sobre la raíz del problema.

Los síntomas pueden afectar incluso a la calidad de vida de los pacientes. En casos más graves de bruxismo, los dientes pueden sufrir daños importantes y es necesario rehabilitar las piezas.

Los médicos aconsejan en primer lugar usar una férula de descarga, especialmente para prevenir los daños en los dientes durante la noche. Se trata de un molde de la propia dentadura elaborada en un material de plástico específico que impide la fricción de las piezas superiores con las inferiores. La férula no deja de ser, en todo caso, un tratamiento paliativo, ya que no ataca la raíz del problema.

En situaciones de estrés o la ansiedad, el bruxismo aparece como un patrón de respuesta muscular a un contexto que el afectado experimenta como hostil, una conducta que puede convertirse en un hábito incluso cuando los factores estresantes desaparecen, según explica Olivares. Es ahí donde el problema puede cobrar una dimensión mayor y ocasionar problemas de salud.

En estos casos, el tratamiento debe enfocarse con un especialista en los problemas psicológicos que lo originan. Aquí juegan un papel clave las técnicas antiestrés y de relajación que puede prescribir un psicólogo. Cuando estos tratamientos se combinan con métodos que permiten a los pacientes visualizar a la vez la fuerza que aplican en los músculos de su mandíbula, los resultados mejoran sensiblemente, como destaca Olivares.

Lo que parece claro es que el estilo de vida moderno, en un contexto de competitividad y estrés, está detrás del incremento de estos casos en las consultas médicas.

{ Comments on this entry are closed }

Tenemos las claves (y los tratamientos) que te ayudarán a combatir las manchas de tu piel

Tenemos las claves (y los tratamientos) que te ayudarán a combatir las manchas de tu piel

¿Funcionan los remedios caseros? ¿Qué tipo de ‘peeling’ funciona? Hemos consultado con expertos para ver el plan de acción que tienes que seguir frente a estas marcas

hola.com

Plan antimanchas en acción. El otoño es una de las épocas del año en la que, tras los excesos del sol, nos ponemos manos a la obra para intentar mitigar sus ‘daños colaterales’ que muchas veces se presentan en forma de manchas. Tienes ante ti una amplia oferta de tratamientos, ¿no sabes por dónde empezar? Vamos a intentar echarte una mano para que sepas por dónde empezar para afrontar este problema tan habitual.

Protección solar, tratamientos despigmentantes… Ocho claves para prevenirlas y tratarlas

1. El sol es el principal responsable de las alteraciones de la pigmentación. Por eso, el primer paso para evitar su aparición es aplicarnos un filtro solar de alta protección, cada dos horas de exposición solar.

2. Junto con las radiaciones solares, también influyen otros factores en la aparición de hiperpigmentaciones. “La predisposición genética también juega un papel determinante, además de las alteraciones hormonales, especialmente durante los embarazos y la menopausia, sin olvidar la ingesta de medicamentos fotosensibilizantes” explica la Dra. María Calvo, dermatóloga de Clínica Bioláser La Moraleja.

3. Existen distintos tipos de manchas según su origen y los factores implicados en su aparición. Esta es la razón por la que es importante acudir a un dermatólogo para que las diagnostique y prescriba un tratamiento personalizado.

4. ¿Y si ya han aparecido? Si vemos que son oscuras, y más definidas, es probable que se trate de un léntigo solar. Entonces es preferible acudir al dermatólogo. Aunque hay tratamientos tópicos, ahorraremos tiempo y dinero si en una o dos sesiones el dermatólogo las elimina. Tienen su origen en quemaduras solares previas, probablemente producidas durante la infancia o adolescencia. Son las manchas solares más frecuentes, que se manifiestan como “pecas” más grandes, que confluyen unas con otras y que van aumentando en cantidad, tamaño y color con el tiempo. “El pigmento se localiza en capas de la piel muy superficiales y se eliminan fácilmente con láser”, afirma la Dra. Calvo.

5. Sin embargo, muchas veces, aparecen manchas más claras y difusas, son los melasmas, que suelen aparecer en el mismo sitio, muchas veces cada año, son muy diferenciables. Con este tipo de manchas, para eliminarlas, lo básico es la paciencia y la constancia. Se trata de una mancha de origen hormonal (embarazo, anticonceptivos orales). Tiene una distribución más profunda y mas difusa, sobre todo en mejillas y labio superior. “Al ser más profunda, resulta algo más difícil de eliminar con láseres y prefiero aplicar peelings despigmentantes”, recomienda esta dermatóloga.

6. Es conveniente aplicar sérum o cremas despigmentantes diariamente, dependiendo lo antiguas que sean, entre uno y tres meses seguidos. Es probable, dependiendo del tipo de crema que vayamos a usar, que se irrite algo la piel. Si se irrita demasiado, es preferible detener el tratamiento y volver a empezar cuando la piel esté mejor y reparada.

7. Esta irritación nos indica que es importantísimo que no nos dé el sol cuando estamos en medio de un tratamiento. Los tratamientos despigmentantes han de aplicarse con la piel limpia y, además, justo después de limpiarla, no después de las cremas hidratantes. Si es muy potente, Meritxell Martí nos aconseja usarla durante la noche, y durante el día una crema hidratante con color y filtro solar.

8. Hay otro caso, menos conocido, que recibe el nombre de hiperpigmentación postinflamatoria, una causa muy frecuente de mancha solar en verano. Aparecen como consecuencia de procesos inflamatorios en la piel como heridas, dermatitis, quemadura, lesiones de acné o traumatismo postdepilación con cera o láser, etc, cuando se exponen al sol, lo que
provoca un aumento de la producción de melanina y, como consecuencia, la aparición de este tipo de manchas. Su color varía de rosa a rojo, a pardas o negras, en función del tono cutáneo y la profundidad del cambio de color, con bordes difusos, que aparecen en la zona donde ha habido inflamación previa. “Durante la exposición solar, es fundamental protegerlas con sticks minerales específicos, algunos de ellos también llevan tratamiento despigmentante incluido”, alerta esta experta.

{ Comments on this entry are closed }

Los ciclistas son más felices que los conductores y los que van en tren, afirma un estudio

Los pasajeros de coche también están de buen humor, en general

Montar bicicleta podría beneficiar a su mente igual que a su cuerpo. Las personas que usan una bicicleta para desplazarse en general son más felices que las que conducen o usan el transporte público, según un estudio reciente.

“Hallamos que las personas están en el mejor estado de ánimo mientras montan bicicleta, en comparación con todos los demás medios de transporte”, señaló el autor líder del estudio, Eric Morris, profesor asistente de planificación urbana y regional de la Universidad de Clemson en Carolina del Sur. “Los ciclistas en general son más jóvenes y físicamente sanos, rasgos que las personas más felices generalmente poseen”, comentó Morris en un comunicado de prensa de la universidad.

Los investigadores examinaron cómo las emociones de las personas diferían mientras se desplazaban. Usando datos recolectados por la Oficina de Estadísticas de Trabajo, evaluaron sentimientos como la felicidad, el dolor, el estrés, la fatiga y la tristeza. También se tomó en cuenta el medio de transporte.

Según el estudio, que aparece en una edición reciente de la revista Transportation, los ciclistas son un grupo distinto de personas a quienes en general les encanta montar bicicleta.

Después de los ciclistas, los pasajeros de coche son los segundos viajeros más felices. Los conductores de coches quedaron en tercer lugar.

En el extremo opuesto del espectro, los que van en autobús y en tren son los viajeros más infelices. Pero los trenes y los autobuses en general se usan para ir al trabajo, lo que podría explicar por qué las personas que usan esas formas de transporte muestran menos entusiasmo.

La experiencia emocional de los viajeros es tan importante como la velocidad y el tiempo de desplazamiento, aseguraron los investigadores.

“Comprender la relación entre cómo nos desplazamos y cómo nos sentimos ofrece ideas sobre formas de mejorar los servicios de transporte existentes, priorizar las inversiones, y teorizar y modelar los costos y los beneficios del desplazamiento”, aseguró Morris.

{ Comments on this entry are closed }

 

Relaciones: los de afuera ¿son de palo?

Muchas veces, solemos contar nuestros problemas sentimentales a amigos, familiares y compañeros de trabajo exponiendo a nuestra pareja.

Cuando nos encontramos en una relación de pareja, es normal que usemos como confidentes a todos los que nos rodean: padres, amigos, compañeros de trabajo, etc. Un poco porque necesitamos consejos y otro poco porque inexorablemente necesitamos comparar nuestra relación con las demás, para buscar acciones ajenas, ejemplos que nos den la razón en supuestos problemas de amores.

En esa búsqueda desesperada de una opinión externa, solemos contar nuestros problemas a boca de jarro, sin darnos cuenta que no solo exponemos a nuestra pareja, sino que aparte exponemos nuestra relación. “¿A vos te parece bien lo que me dijo mi novio?”, “¿Qué harías si te hace esto?”, pasando por alto que todas las personas son distintas y todas las relaciones son diferentes. Entonces seguimos buscando desesperadamente un parámetro de cordura que nos guíe, como si las relaciones de amor fuesen un mueble que trae instrucciones y encaja perfectamente.

Es en esa misma búsqueda en la que cometemos el peor de los errores: mostrar las miserias de la persona que amamos.

Primero comenzamos contando un par de diferencias. Más tarde, plasmamos en los demás las actitudes y esencias de la persona que amamos como erróneas. Con el correr del tiempo, pasamos a relatar nuestra relación como una novela de televisión a los televidentes, dándole, y casi exigiéndoles una opinión. Como si ellos fuesen a decir qué es lo que está bien y qué es lo que está mal.

Cuando contamos todas las peleas y diferencias que tenemos con nuestra pareja, es normal que obviemos todos nuestros errores, y solo contemos la parte en la que la otra persona es casi un demonio que nos está haciendo mal. Entonces, finalmente, la gente que nos rodea comienza a engancharse con la historia y a participar activamente de la misma, opinando y diciéndonos lo malvada que es la persona que tenemos al lado.

Ignorantes de quiénes somos nosotros mismos, nos juzgan como amigos, primos, hijos y otras yerbas, sin pensar que para juzgar a una persona como amante, hay que amarla. Así que nuestros confidentes comienzan a ser nuestros socios en esto de destruir nuestra relación y comienzan a remarcarnos nuestras cualidades, dejando a relucir las miserias de quien tenemos al lado: “Vos sos una excelente persona, no te mereces que te corten el teléfono”, dice un amigo sin saber que antes de que nos corten el teléfono nosotros le estábamos gritando a nuestra pareja. “¿Cómo te va a tratar así?”, dice una amiga sin saber que para que nos traten así, nosotros estábamos portándonos peor. “Ubicalo porque no tiene limites”, opina un familiar sin saber que nosotros nunca pusimos límites.

Y en esa búsqueda desesperante, seguimos siendo juzgados como hijos, hermanos, amigos y primos, por personas que no saben de nuestros celos, de nuestra forma de amar, de nuestro accionar ante una indiferencia, y de quiénes somos en el amor.

Es en este momento cuando nos encontramos con lo que fuimos tejiendo inconscientemente de a poco: “Dejalo”, “Cortale”, “Abrite”. Y esas palabras nos suenan a nosotros como una locura. En ningún momento nos percatamos de que le estábamos dando un poder innecesario a quienes creíamos nuestros consejeros. Ahora, nuestros amigos, familiares, y demás, piensan de nuestra pareja lo que nosotros reflejamos. Nuestra visión, nuestro sentir, nuestro descontento, pero desconocer lo que hicimos nosotros, lo que nos equivocamos, y desde el amor que sienten por nuestra persona, nos recomiendan que nos alejemos de quien nos está lastimando.

Un pensamiento tan básico y primitivo como la protección maternal. Entonces nos damos cuenta que expusimos a la persona que amamos, que nuestros amigos no la quieren ver más, que nuestra familia no la quiere en su mesa, y que todos los confidentes que antes nos consolaban, hoy se transforman en enemigos íntimos que no están dispuestos a escuchar más relatos, porque como toda serie de televisión, tienen sed de final.

Y aquí nos encontramos, de la mano con la persona que amamos, a quien no supimos cuidar. De la mano de la persona que amamos, a quien no le dimos privacidad. De la mano de la persona que amamos, a quien hoy todos quieren lejos menos nosotros.

Entonces, me pregunto yo: ¿Tan importante es lo que piensan los demás? Si las personas viven llenas de problemas, de guerras, de diferencias. A la hora de hablar todos nos cuentan lo ideal, olvidándose que lo ideal es amigo de lo irreal, y que si ellos fuesen tan exitosos, no podrían siquiera engancharse en nuestros tontos culebrones quinceañeros.

Por eso, sospecho que la mejor manera de cuidar a quien queremos es discutir nuestras diferencias en la privacidad. Confrontar lo que nos molesta cara a cara y hacer lo imposible por resolverlo. Cuando exponemos a la persona que amamos, trazamos una línea imaginaria entre nuestros vínculos sociales y ella, pero por más imaginaria que sea la línea, después es muy difícil de saltar. Y cuando nos encontramos con la directiva de apartarnos de esta relación, nos damos cuenta que en realidad no es lo que queremos, y ahora pretendemos que ellos acepten a nuestra pareja, aquel demonio que tanto mal nos hacia, pero que sin ella no podemos vivir.

Como profeta una frase futbolística: “Los de afuera son de palo”, y siempre es mejor dejarlos siendo palos, a permitir que le den a quien amamos con un palo.

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas