Bullying: baja estima del agredido; resentimiento del agresor [29-7-17]

by salud on 29/07/2017

in Autoayuda - Autoestima,Psicologia - Psiquiatria,Salud

Bullying:baja estima del agredido; resentimiento del agresor

Con el inicio del nuevo año escolar el lunes 10 de marzo, el sistema de Hospitales de la Solidaridad recomendó evaluaciones psicológicas para los estudiantes a fin de identificar a tiempo posibles casos de bullying.

En ese contexto, dio algunas pautas que caracterizan a agresores y agredidos, a fin de tomar precacuciones y acciones:

Las víctimas

Los escolares víctimas de bullying se caracterizan por su baja autoestima, son tímidos, retraídos y, generalmente, no comunican a sus padres o a los profesores por temor a represalias.

Igualmente, se observa una baja en el rendimiento escolar y en casos extremos puede llevarlos al suicidio.

Los agresores

Los niños agresores, generalmente, viven en un ambiente familiar disfuncional, inestable, donde los padres se pelean constantemente delante de ellos.  Existe una falta de respeto y de maltrato hacia el niño, lo que genera sentimientos de ira, frustración y resentimiento.

Qué hacer

Lidia Palomino, psicóloga de Sisol de Puente Piedra señaló que un chequeo psicológico permite a los padres identificar las fortalezas y debilidades de sus hijos, y desarrollar estrategias para una conducta adecuada.

Refirió que si un padre se da cuenta que su hijo necesita desarrollar algunas capacidades o muestra conductas, ya sea de baja autoestima o de agresión, debe brindarle el apoyo necesario, no dejarlo y pensar que se va solucionar más adelante.

Mencionó que tanto los niños agredidos como los agresores son producto de familias disfuncionales, inestables, donde se vive en un ambiente de peleas, discusiones, y falta de comunicación.

“Todos los niños en edad escolar deberían pasar por un chequeo psicológico, ser evaluados, ver qué áreas están fortalecidas, qué áreas están débiles y trabajar en eso”, señaló.

Explicó que el bullying  es un comportamiento de hostigamiento permanente, de maltrato físico, psicológico, hacia un estudiante por parte de otro grupo de estudiantes, con la intención de lastimarlo, amedrentarlo, afectar su dignidad y faltarle el respecto.

El papel del profesor

Precisó que en el colegio es el profesor de aula quien debe tomar acción cuando ocurren estos hechos, siempre en coordinación con los padres de familia. Generalmente ocurre durante el recreo, en el baño o a la salida fuera del colegio.

Pero, además los padres deben enseñar a sus hijos a hablar, a decir “no quiero”, a decir “¡basta!”, son palabras claves para poder defenderse ante una situación de bullying, y si es necesario apoyarse con los profesores.

¿Cambiarlos de colegio?

Afirmó que en ningún caso la solución es cambiarlos de colegio. “La baja autoestima de un niño agredido será igual en cualquier lugar y siempre habrá gente que se va aprovechar de su condición. Igualmente en aquellos que cometen bullying, hay que trabajar con un psicólogo tanto el niño como la familia, enseñarles a valorarse, a respetarse y respetar a los demás”, concluyó.

 

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas