From the category archives:

Autoayuda – Autoestima

El ejercicio físico reduce el estrés y la depresión en mujeres menopáusicas

Un estudio multidisciplinar dirigido por la Universidad de Granada ha concluido que la actividad física en mujeres menopáusicas reduce los síntomas de estrés y depresión y previene las alteraciones en el estado de ánimo que provoca el choque de la deprivación hormonal de este periodo de la vida.

Un grupo de investigación multidisciplinar de la Universidad de Granada, dirigido por Carmen Villaverde, ha desarrollado un estudio para analizar los beneficios que aporta el ejercicio físico a las diferentes dimensiones implicadas en la calidad de vida de las mujeres después de la menopausia.

La investigación se ha orientado a conocer los efectos que tiene la actividad física en mujeres de entre sesenta y setenta años para controlar estados de ansiedad o estrés, ya sean leves o moderados.

Este estudio se ha desarrollado con sesenta mujeres postmenopáusicas divididas en dos grupos, uno de control y otro que ha realizado actividad física continua, con sesiones adaptadas a su edad y sus condiciones, primero con ejercicios dos veces por semana y luego con tres sesiones.

La coordinadora de la investigación, Carmen Villaverde, ha explicado a Efe que la menopausia femenina representa la etapa de la vida con mayor choque hormonal, por lo que resulta necesario controlar o combatir los cambios en el estado de ánimo que conlleva.

“Se han hecho otros estudios para controlar los cambios físicos que sufren las mujeres tras la menopausia, como la osteoporosis en los huesos, pero resulta importante conocer mecanismos contra el estrés que puede producir la menopausia”, ha explicado Carmen Villaverde, del Departamento de Enfermería de la Universidad de Granada.

 

{ Comments on this entry are closed }

5 claves para desarrollar tu inteligencia emocional

hola.com

La inteligencia emocional (IE) es un concepto muy empleado en el campo de la psicología y tiene que ver con la manera con la que interpretamos el mundo e interactuamos con nuestros propios sentimientos y habilidades sociales: la motivación, la empatía, el entusiasmo, la perseverancia, la autoconciencia y el control de los impulsos… Tal y como nos explica Roser de Tienda, quiropráctica y coach, tener una inteligencia emocional implica ser consciente de uno mismo, lo que significa “reconocer nuestros estados de ánimo y de los pensamientos que tenemos acerca de esos estados de ánimo”. En definitiva, como la autoestima, se trata de una competencia que nos ayudará a vivir saludablemente, a entender nuestros talentos y debilidades y a alcanzar un completo bienestar mental. La experta nos cuenta cómo conseguirlo a través del fitness emocional.

El término de Inteligencia Emocional (IE) fue acuñado por primera vez por los psicólogos Salovey y Mayer (1990), aunque se hizo más popular cuando el psicólogo americano David Goleman publicó su bestseller, ‘Inteligencia Emocional’, en 1996. Según el modelo de Salovey y Mayer, podemos aumentar nuestra IE trabajando, principalmente, estas cinco competencias:

  • Conoce de tus emociones. Es importante estar atentos a los estados de ánimo y a nuestras reacciones ante las situaciones cotidianas, buscando establecer las conexiones con los estímulos que las provocan. Hay que lograr una actitud neutra, sin juzgar o rechazar lo que se siente, eliminando de nuestra percepción los pensamientos negativos.
  • Controla tus emociones. Debemos tratar de controlar nuestros impulsos e inhibir los pensamientos negativos, libres de ansiedad, tristeza o irritabilidad exagerada. No se trata de reprimir los sentimientos, sino de lograr un equilibrio ya que cada sentimiento (miedo, rabia, tristeza, alegría, euforia…) tiene su función y utilidad.
  • Motívate a ti mismo. El optimismo es uno de los requisitos claves para alcanzar nuestras metas. Esta capacidad se pone de manifiesto en las dificultades, en el cansancio, en la frustración, en el fracaso, cuando las cosas negativas abundan, es aquí cuando el hecho de mantener una visión positiva puede significar el éxito o el abandono de la meta. El desarrollo del optimismo y la autoestima está relacionada con las pautas de crianza y educación, por ello es importante establecer mecanismos para reforzar la expectativa de éxito del individuo.
  • Saber reconocer las emociones ajenas. Es la capacidad que posee el individuo de captar los estados emocionales de los demás, es decir, la empatía. Es importante tener conciencia de nuestros propios estados emocionales y lograr percibir los elementos no verbales asociados con las emociones de los demás, logrando detectar qué necesitan o qué quieren. La empatía constituye una habilidad social fundamental. Se trata de ponerse en el lugar del otro, sintonizar con sus sentimientos y necesidades.
  • Control de las relaciones. Esta habilidad consiste en la capacidad de un individuo para relacionarse adecuadamente con las emociones de los otros. El requisito básico para llegar a controlar las emociones de los demás consiste en el desarrollo de dos habilidades: el autocontrol y la empatía. Estas actitudes sociales garantizan la eficacia en el trato a los demás y sin ellas estamos condenados al fracaso e ineptitud social. Al contrario, el desarrollo de estas aptitudes influye en la capacidad de inspirar, persuadir y profundizar en las relaciones con los demás.

¿Qué es el ‘fitness’ emocional?

“El llamado ‘fitness’ emocional tiene como objetivo alcanzar el bienestar integral basado en el modelo anterior. Como quiropráctica no sólo trabajo ajustando a las personas en su columna vertebral. Muchas veces las personas necesitan ajustes también en sus pensamientos. Nadie ha sido educado para ello y en la práctica diaria es una parte fundamental en la consulta, porque todo el mundo busca orientación en un momento en el que la inteligencia emocional se valora más que el coeficiente intelectual. Entrenar a las personas para que interactúen con el mundo basándose en el desarrollo de habilidades tales como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la empatía, la perseverancia, entre otros, hace que disfruten de una gran satisfacción personal y profesional basada en la eficacia vital”, explica la experta Roser de Tienda.

{ Comments on this entry are closed }

Personas con autoestima baja son menos capaces de romper su relación de pareja aunque esta sea infeliz

Una investigación realizada por el equipo de la psicóloga Megan McCarthy, de la Universidad de Waterloo en Canadá, reveló que las personas con autoestima baja son menos propensas a romper su relación de pareja aunque les resulte negativa.

Según indican los resultados de la investigación, publicado el 27 de febrero del 2015, este tipo de personas no se queja sobre su relación con la pareja porque temen ser rechazadas.

Esto provoca que el cónyuge no deje de hacer las cosas que desagradan a su pareja con poca autoestima, porque ignoran la situación o asumen que la otra persona está conforme.

El estudio también sugiere que el pensamiento de las personas con autoestima baja, le hace creer que enfrentarse a los problemas solo conducirá la situación a resultados negativos en vez de positivos.

De manera que podrían pensar que no pueden manifestar sus quejas sin arriesgarse a que su pareja les eche en cara las cosas por culpa de las cuales estas personas tienen baja su autoestima y que ello dañe su relación, provocando una falta de satisfacción general aún mayor con respecto a dicha situación sentimental.

La psicóloga McCarthy tiene planes para emprender un segundo estudio, en compañía de su equipo de investigación, para buscar cómo incrementar la sensación de poder o influencia en un cónyuge con autoestima baja, y lograr que este pueda exponer a su pareja las quejas que antes no se atrevía a plantearle.

Tener una baja autoestima, o sentirse por debajo de la medida del éxito personal mientras se considera que el cónyuge y otras personas cercanas están por encima, puede provocar que la persona no logre atreverse a presentarle a su pareja las quejas que tiene sobre su forma de ser, y opte por seguir aguantando una relación insatisfactoria con ella.

 

{ Comments on this entry are closed }

La falta de autoestima se ceba en redes sociales

A lo mejor tienes a alguien en tus redes sociales que necesita tu ayuda

elmundo.es

La baja valoración de nosotros mismos es un trastorno del pensamiento que hace al individuo sentirse merecedor de poco. No confiar en uno mismo. Con frecuencia, los terapeutas ven la falta de autoestima como un síntoma de algún trastorno y, en la mayoría de los casos, es al revés.

El problema provoca que aparezcan otros trastornos. Según algunos psicólogos, la falta de autoestima está muy trivializada por la sociedad. Creemos que es algo sencillo de superar. Pero es un trastorno que tiene un impacto brutal en la vida de una persona. Ya que afecta a sus relaciones personales y profesionales. ¿Te interesa el tema? Pues debería.

Así es la falta de autoestima

Las características más comunes de las personas con falta de autoestima son variadas: actuar como una víctima, negatividad, exagerar, ser muy perfeccionistas, juzgar constantemente, no cumplir acuerdos, ser celosos, vulnerables a la opinión de los demás, etc. Mucha gente ni siquiera sabe que tiene una autoestima baja.

Los grandes avances socio-culturales hacen que algunas cosas mejoren, pero también empeoren. Hoy en día, la vida está en las redes sociales. Según los expertos, estas pueden fomentar la falsa autoestima, que cubre el defecto de aprecio hacia uno mismo. Hemos alucinado con los estudios que ha hecho un investigador, con respecto al significado de las fotos en redes sociales.

Se habla de los selfies y su relación con la autoestima. Los estudios concluyen que las personas que se hacen más selfies tienen una autoestima más baja, aparte de practicar menos sexo. El problema no es hacerse fotos a uno mismo, sino la necesidad de que esas imágenes sean vistas y admiradas por todos. Otro estudio descubrió que las personas que suben fotos con sus amigos muestran una personalidad de estilo dependiente, que se caracteriza por la falta de confianza y el miedo a ser abandonado.

Esto de las redes sociales es un mundo que debemos conocer y usar de forma consciente. Moderarse, no convertirnos en adictos y que no afecte a nuestra autoestima, a nuestra vida en general. Al fin y al cabo, la existencia en redes no es la realidad. Son una herramienta, aunque también una vía de escape, ya sea por falta de autoestima y confianza o por puro trabajo. El exceso de “postureo” o la necesidad de una aprobación constante pueden derivar en problemas psicológicos que terminen en depresión.

{ Comments on this entry are closed }

Soltera, y ¿a mucha honra?

Existen muchas razones por las cuales una mujer podría seguir soltera sobre todo si es autónoma y guapa. Pero será hasta que se tome el tiempo de analizar qué es exactamente lo que busca en una pareja que podrá trascender en el departamento del amor.

Tu repisa está repleta de libros de autoayuda. Eres una experta en temas del amor. Mantienes con firmeza tus teorías sobre la soltería, porque piensas que es mejor estar sola que mal acompañada. Tu idea perfecta de un viernes por la noche es pedir una pizza y ver por décima vez “Orgullo y Prejuicio”. En el fondo, sigues con la esperanza que aparezca tu señor Darcy, que confesará el amor profundo que siente por ti, como pasa en esa novela que Jane Austen escribió hace ya 97 años. Pero, cuando dejas de fantasear despierta, te das cuenta de que los únicos hombres en tu vida son tus mejores amigos. Esos que te tratan como si fueras uno de ellos, eructan enfrente de ti después de beber cerveza y te tratan como la hermana menor.

Entonces, ¿quieres o no quieres ser soltera? Depende de lo que se defina como soltería y lo que una mujer espere de ella o cuánto esté dispuesta a perder o a ganar por sostenerla.

La socióloga y directora del Programa de Equidad y Género de Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales), Claudia Dides, lo plantea así: “Los roles han cambiado. La mujer ya no busca un sostenedor, sino una pareja o un compañero para pasarlo bien, incluso para sólo tener sexo”. Entonces: ser soltera no significa estar retirada de la vida de pareja. Como Dides añade: “No es necesario casarse”. Según ella mucho depende del proyecto de familia que una mujer tenga.

Según la psicóloga argentina Irene Meler, experta en temas de género de las generaciones posteriores a la liberación femenina en Latinoamérica –esas que heredaron lo que quedó de los años 60- tienen terror de repetir el modelo de sus madres y de sus abuelas que estaban sometidas a los hombres. Según ella, a comienzos del siglo XX los varones debían formarse e insertarse en el mundo social y productivo, antes de decidir que estaba en condiciones de casarse y de tener descendencia. Lo novedoso, añade Meler en un artículo titulado “¡Uy me olvidé de casarme!” es que hoy “muchas mujeres elaboran, de modo implícito, un proyecto de vida semejante”.

No todas están de acuerdo con la especialista trasandina. Isabel Morales, afirma: “Mi papá fue un buen ejemplo de marido y por eso creo que soy exigente. Además, creo que ya no los hacen como antes”. Ella se define como desconfiada: no se compra al pretendiente ideal, ni cree en el príncipe azul; asegura que no existen y por eso, está a la espera del hombre que se muestre tal cual es y que no venda otra imagen para llamar la atención.

La otra cara de la moneda son las expectativas: un hombre, para ser elegido, debe cumplir con una serie de requisitos, y muy pocos pueden cumplirlos. Entre ellos está el que sean un modelo de equilibrio: “Las mujeres se quejan de que ahora los hombres son tan sensibles, que no se pueden apoyar en ellos, pero si son muy machos tampoco sirven, porque son insensibles”, explica Claudia Araya.

Otra de las causas que llevan a una mujer a permanecer soltera es el miedo. Miedo al compromiso, miedo a ser herida, miedo al riesgo. A fin de cuentas, miedo. Claudia Araya cuenta que conoció a mujeres políticamente e intelectualmente potentes, casadas o emparejadas con idiotas. “Estas mujeres prefieren estar con hombres que dependan de ellas, porque no se sienten amenazadas. No son hombres, hombres. Los cuidan como a un niño”, afirma. Pero, cuando los roles se invierten y hay más compromiso y entrega por parte de los hombres “ellas terminan despeinadas”, agrega.

Hay mujeres que evitan a estos tipos de hombres. De hecho, evitan a los bajos, altos, delgados, gordos, ingenieros, filósofos -y la lista continúa- por miedo a tomar riesgos amorosos y salir lastimadas. “Hay gente que se pregunta  y tiene dudas sobre si la relación va a funcionar o no, ¡nadie dijo que iba a resultar!, no hay relación de pareja que no incluya un riesgo”, enfatiza Araya.

Tú eres de las que lograste superar la etapa de noviazgo. Sabes que le gusta el café con dos cucharadas de azúcar morena, pero, ¿conoces cuáles son sus proyectos de vida?  Claudia Araya cuenta que en una investigación que está realizando ha notado que cada día las personas no toman el tiempo para autoconocerse lo cual complica las relaciones de pareja. “Es muy difícil saber lo que el otro quiere, y a veces qué quiere uno mismo”, añade. En vez de apresurarte, aprovecha la soltería para conocerte y averiguar qué es lo que quieres. De todas maneras, no te está dejando el tren.

Ya no estamos viviendo en los años 50, donde la importancia del matrimonio en Estados Unidos llegó a su punto más alto. El 96% de los adultos estaban o habían estado casados. Hace 30 años en Chile, 77.499 matrimonios fueron registrados. En el 2008, esta cifra disminuyó a 56.112 personas según datos del INE.

“En los últimos años, ha habido una transformación en la intimidad de la mujer y el hombre”, dice Claudia Dides. Añade: “Ahora, son menos las parejas que se están casando, vincularse mediante un contrato va en retroceso porque hay nuevos tipos de familia. Claramente ha aumentado la convivencia y ese es un factor importante para entender la soltería”.

Otra razón ligada a la soltería es que las mujeres “tienen más posibilidades y por eso toman la decisión de postergar el matrimonio y tener hijos”, dice Dides. “Antes, las mujeres tenían la idea de que el único proyecto de vida era el de la reproducción”, concluye.

 

{ Comments on this entry are closed }

¿Qué habría pasado si…
 
…hubiera estudiado otra cosa o elegido a otra pareja? Déle rienda suelta a su imaginación. Los expertos dicen que provoca placer tener una nueva oportunidad (mental) y nos puede hacer mejorar. Eso, si no quedamos atrapados en el arrepentimiento.

“Si hubiera dicho lo correcto…”. “Si hubiera estudiado otra cosa…”. “Si hubiera llamado antes…”. Termine cada frase como quiera. Esa es la gracia: le puede poner el final usando la imaginación, porque estas frases hacen referencia a escenarios que contradicen los hechos tal cual están. Usted puede imaginarse tomando taxi y no el metro para llegar a la hora al trabajo o siendo médico en vez de ingeniero o con un presente harto mejor que el que tiene. Porque así es esto de proyectar, un ejercicio inconsciente que pareciera estar ahí sólo para frustrarnos y del cual muchas veces salimos para atrás… O eso es lo que creemos, equivocadamente.

Porque pese a que comúnmente relacionamos estos pensamientos a esas emociones incómodas, los expertos han detectado que generan una serie de beneficios.

Por ejemplo, el solo hecho de imaginarnos un escenario distinto al que estamos nos provoca placer. Es como si tuviéramos la posibilidad de elegir. ¿Otro? Nos entregan una sensación de control: podemos quedarnos pegados o cambiar actitudes. Si optamos por lo último, tenemos el mando. Y, finalmente, le da sentido a lo que ya estamos viviendo (¿Qué tal?).

Los sicólogos llaman a estas frases del “y si hubiera…” pensamiento contrafáctico o, simplemente, contrafactual. Y son la manera que tenemos de evaluar cómo haríamos las cosas si pudiésemos volver atrás en el tiempo. Son inconscientes: están fuera de la observación mental. Son recurrentes: no se disipa uno cuando aparece otro. Son tan cotidianos que, según los expertos, ocupan el 3% de todos los pensamientos que tenemos a diario. Y, ya lo sabemos, son placenteros.

Sí, placenteros. Es que tener otra posibilidad para una situación nos provoca alivio y satisfacción. Si no nos generáramos ese pensamiento hipotético pareciera que todo está sentenciado. “Los contrafactuales son atajos mentales del pensamiento desde el punto de vista sicológico, por tanto, cumplen una función hedonista, de placer, a pesar de que evaluemos emociones negativas complejas como la culpa, el lamento o el autocastigo”, explica a Tendencias Mabel Urrutia, académica de sicología de la U. de La Laguna (España) y autora de estudios sobre el tema. Es una especie de reproche mental que nos provoca satisfacción y que también provoca emociones placenteras de alivio, satisfacción y suerte que ayudan a suavizar una experiencia negativa. Por ejemplo: “Si hubiera subido a ese auto, habría estado en ese accidente”.

Piense en el ámbito de la elección de pareja. Ahí hablamos de un contrafactual de largo plazo, que se refiere a uno de los ámbitos importantes de la vida. El pensamiento puede aparecer mientras estamos en medio de una crisis de matrimonio o si aparece alguien del pasado que nos hace cuestionarnos. “Pero el solo hecho de revisar las alternativas que tuvimos, las que persisten o las nuevas, nos provoca una sensación de bienestar”, dice Mabel Urrutia.
 
El control es mío

Las personas con una mirada más positiva que negativa tienden a generar más contrafactuales ascendentes (“Si hubiera estudiado el fin de semana, habría aprobado el examen”) que descendentes (“Si hubiera estudiado el fin de semana, igual me habría ido mal”) motivando que sus acciones futuras eviten errores del pasado. De esa manera, experimentan una sensación de control. “La gente también piensa en cómo sus acciones en el pasado pueden haber dado lugar a un mejor resultado, lo que puede generar una gran conciencia sobre el control personal o dominio de sí mismos, y esto puede envalentonar a la gente para que se haga cargo de las acciones de su vida”, explica a Tendencias Neal Roese, profesor de Marketing y Sicología en la Escuela de Administración Kellogg de la U. de Northwestern (EE.UU.) y uno de los autores de otro estudio sobre el tema.

En el mismo ámbito de la elección de pareja, esto puede funcionar como una estrategia proactiva que permite anticipar la probabilidad de un resultado negativo y así mitigar el impacto de un efecto negativo (una crisis matrimonial, por ejemplo). Esto, explica Mabel Urrutia, porque una de las emociones que normalmente acompaña este hecho es el arrepentimiento, que se acentúa ante las omisiones más que las acciones a largo plazo. Ejemplo: “Si le hubiera dedicado más tiempo a mi pareja…” o “Si hubiera escuchado más sus cosas…”. Esta reflexión contrafactual puede servir de punto de partida para cambiar conductas en una siguiente oportunidad y es eso lo que genera la sensación de control.

Ahora, una manida frase recuerda que el paso anterior al arrepentimiento por lo que se perdió es valorar lo que se tiene. Y en eso también contribuye el pensamiento contrafactual. Neal Roese participó en un estudio que llegó a esa conclusión. En él se pidió a estudiantes universitarios pensar en la serie de hechos que los llevó a estudiar en la universidad. Otro grupo debía pensar en cómo las cosas pudieron ser diferentes. Luego, ambos grupos debían darles un significado a los hechos.

Los estudiantes dieron calificaciones más altas a los hechos que los llevaron a la universidad. Es decir, pensar en cómo la vida pudo ser diferente les hizo sentir que lo que estaban haciendo tenía más sentido que lo que pudo ser. “Aunque a veces los pensamientos contrafactuales pueden traer una desagradable sensación de pesar, otras veces pueden darnos un sentido de significado, haciendo parecer más especial el camino particular de nuestra vida”, comenta Roese.

La leche derramada

Mabel Urrutia dice que el contrafactual cumple su rol cuando existe la alternativa de un nuevo escenario. Volviendo al ejemplo de la pareja, aun cuando hayamos fracasado en una relación, el pensamiento contrafáctico como: “Si le hubiera dedicado más tiempo…” va a generar resultados si sirve como impulso para modificar conductas en la siguiente relación. Pero puede darse el resultado inverso.

Es el lado oscuro del contrafactual. Cuando ese reproche mental se sostiene en el tiempo y no somos capaces de avanzar en nuestras vidas. “Si te quedas pensando en un escenario que ya ocurrió, el contrafactual no es productivo, es invalidante. Eso ocurre especialmente cuando son temas de largo plazo (pareja, carrera, familia, etc.)”, apunta Mabel Urrutia. En ese caso, estaríamos frente a una estrategia desafortunada e incluso agresiva hacia uno mismo.

La investigadora agrega otro grupo: las personas que tienden a la procrastinación usan el contrafactual para eludir la responsabilidad en algún problema. Ejemplo: “Si me hubiera levantado más temprano, igual hubiera llegado tarde”. Así, prefieren no dedicar esfuerzo para cambiar sus actitudes.

En los dos últimos ejemplos, el contrafactual no funciona como debería. Y, como dice la experta, ahí entra en juego la personalidad de cada quien.

Ahora, hágase la siguiente pregunta: ¿Habría tenido tantos contrafactuales hoy si no hubiera leído esto?

 

{ Comments on this entry are closed }

La belleza y la confianza, su relación con el autoestima
elpilon.com.co
Un estudio realizado a nivel global por la Dra. Susan Paxton, profesora de la escuela de psicología y ciencia de “La Trobe University” en Melbourne, y la Dra. Nancy Etcoff, profesora clínica en Harvard Medical School, sobre la belleza y la confianza de las mujeres, evidenció la ansiedad que tienen las niñas y las mujeres alrededor de la apariencia física y sus cuerpos.
A pesar de que las consecuencias negativas que tienen las mujeres a nivel mundial, por no sentirse satisfechas con su físico, es de conocimiento público que falta una acción positiva y contundente que permita combatir la baja autoestima. Hoy por hoy, 6 de cada 10 mujeres están relacionadas con comportamientos de salud potencialmente comprometedores debido a que “no se sentían bien como se veían”.
Las cifras que revela el estudio, llegan a ser alarmantes, ya que están relacionadas con problemas de salud, dificultades personales, no pedir consejos a tiempo o no tomar la medicación que previene el aumento de peso, lo cual agranda la situación hasta verse reflejada en el autoestima de la persona.
Según los datos presentados en el estudio de La Verdad sobre la Belleza del 2010, con relación al de este año,la confianza de las mujeres frente a su propia belleza a disminuido 35 puntos en todo el mundo, excepto en la India.
Los hallazgos transculturales ponen en evidencia la importancia de la disminución de estos pensamientos , son 6 de cada 10 mujeres las que han evitado importantes eventos sociales debido a las preocupaciones sobre su apariencia.
Además, 9 de cada 10 mujeres y 8 de cada 10 niñas presentan baja autoestima y han evitado importantes actividades cotidianas, como compartir sus opiniones con otros ya que no se sentían conformes con su aspecto.
Sin embargo no todas las cifras son negativas, 8 de cada 10 mujeres y niñas dicen que creen que todas las mujeres tienen algo hermoso y 9 de cada 10 dicen que una mujer puede ser bella a cualquier edad.
Los resultados del informe invitan a la población a tener en cuenta las presiones que tienen las mujeres y las niñas a nivel global en cuestiones de belleza, de cuidado personal, y cómo influye esto en todos los aspectos de su vida.
Estos descubrimientos, enfatizan la necesidad de crear estrategias para prevenir la baja autoestima corporal que muchas veces los medios de comunicación y las redes sociales se encargan de crear, gracias a los estereotipos que proponen. Según el estudio los medios de comunicación siguen ejerciendo una fuerte presión negativa en las mujeres, el (69%) y en niñas (65%). Es importante destacar que las imágenes femeninas en los medios de comunicación son en gran parte creaciones artificiales ya que establecen un estándar irreal de belleza.
El Proyecto Dove Self-Esteem (DSEP) ha creado herramientas educativas para ayudar a construir la autoestima en los jóvenes, convirtiéndose en el proveedor número uno de educación en autoestima a nivel global. Este proyecto de autoestima, ya se está empezando a implementar en Colombia, en donde la marca ha venido teniendo ejecuciones en algunos colegios tanto públicos como privados del país.
La apuesta es proporcionar apoyo y oportunidades de liderazgo para las niñas y mujeres jóvenes que presentan una baja autoestima corporal y seguir fomentando la confianza de manera eficaz. Esto busca que las mujeres lo vean como un camino para su realización personal.

{ Comments on this entry are closed }

 

Caminar erguido mejora el estado de ánimo y la autoestima

Esto se debe a que las posturas que adoptamos generan respuestas fisiológicas en el cerebro que modifican nuestras emociones.

rpp.pe

Se sabe que cuando nos abruma la tristeza caminamos encogidos y cuando estamos contentos o confiados caminamos más derechos, pero ¿será posible lo inverso? Un estudio publicado en la revista Psycological Science, sugiere que sí: la postura que adoptamos puede mejorar nuestro ánimo y hacernos sentir más confiados. Esto se debe a que las posturas que adoptamos generan respuestas fisiológicas en el cerebro que modifican nuestras emociones. Cabe recordar que un estudio publicado en Health Psychology determino que una mala postura puede perjudicar el deseo sexual.

Durante la etapa de investigación, los participantes del grupo de muestra fueron divididos en dos subgrupos y tuvieron que adoptar una postura determinada durante dos minutos. A unos se les pidió que adoptaran una posición de “poder alto”, es decir más erguida y abierta, a los otros se les pidió que adoptaran una posición de “poder bajo”, o sea más encogidos y cerrados. Tras ello, los investigadores les preguntaron si se sentían poderosos y los hicieron participar en juegos de apuestas, mientras tomaban muestras de su saliva.

Los resultados revelaron que quienes adoptaron posturas de “poder alto”, se sentían más poderosas al final del experimento y más predispuestas a arriesgarse en las apuestas. Esto se debía a reacciones fisiológicas como una mayor secreción de testosterona (producida por la posición de dominancia) y niveles más altos de cortisol (hormona del estrés). Así pues, los autores explican que para sentirnos mejor, más confiados en nosotros mismos y tolerar el estrés, basta con cambiar nuestra postura.

Amy Cuddy, una de las autoras del estudio y experta en comunicación no verbal, explicó durante una de las reconocidas charlas TED que las personas invidentes de nacimiento que quedan ganan competiciones deportivas adquieren la postura corporal típica de los ganadores: cuerpo expandido y brazos alzados en forma de “V”). Cabe recordar que aunque la ciencia recién explora la posturas y su influencia en el estado de ánimo, el yoga, una disciplina oriental, trabaja en las posturas corporales para generar cambios en la mente desde hace siglos.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas