From the category archives:

Autoayuda – Autoestima

 

Sentarse con la espalda recta mejora la autoestima

Una buena postura ayuda a tolerar el dolor y a ser físicamente y psicológicamente más fuertes

Las madres tienen razón: tenemos que sentarnos bien para dar una buena imagen. Pero no sólo por esto, ya que sentarse con la espalda recta además de beneficiar a nuestra columna vertical, nos ayuda a ser físicamente y psicológicamente más fuertes.

Según un estudio de la Marshall University, en California, una buena postura reduce la sensibilidad al dolor y tiene efectos positivos para el bienestar psicológico, aumentando nuestra autoestima y asertividad frente a los otros.

La investigación, publicada en el Journal of Experimental Social Pyschology, ha utilizado a varios voluntarios para llevar a cabo dos tipos de experimentos.

En el primero tenían que tener una postura «dominante» (mirada alta, hombros rectos y trasero y columna pegados a la silla), tras lo que midieron el dolor sufrido. En el segundo se valoró cómo la postura incidía en la relación que se instauraba con el interlocutor.

Los resultados son evidentes: quienes asumen una posición recta y dominante tienen una capacidad de sentir dolor más elevada y están en grado de tolerar mejor un estrés eventual, gracias además porque en esta posición «dominante» se libera además más testosterona.

Estirarse cuando duele

Los voluntarios señalaban que en esta postura creían tener un mayor control de la situación y sentirse más «fuertes» frente a los otros a los que tenían una postura más relajada.

«El interlocutor de una persona que mantiene una postura dominante puede reaccionar subleándose o asumiendo una posición ‘sumisa’. En este segundo caso, la capacidad de sentir dolor se reduce, aumentando la sensibilidad del sujeto a los estímulos dolorosos», explica el autor del estudio Scott Wiltermuth.

«Según nuestros datos, cuando se tiene un dolor, es mejor mantenerse rectos que no doblarse, como se hace de manera espontánea».

La postura que tomamos puede inducir a pensar que no tenemos el control de nuestras sensaciones y que a su vez esto puede tener un efecto negativo en la intensificación de la percepción del dolor». Lo mejor es sentarse con el pecho hacia adelante y buscando alargar el tórax: el sentimiento de poder y control nos ayudará a reducir el dolor.

 

{ Comments on this entry are closed }

Cómo salir de tu zona de confort: 40 ideas para lograrlo

Cómo salir de tu zona de confort: 40 ideas para lograrlo

emprendiendohistorias.com

Salir de tu zona de confort implica tomar decisiones difíciles, significa que tienes que hacer algo con lo que no te sientes cómodo, con el propósito de abandonar tu rutina y vencer tus miedos.

¿Fácil? Para nada, aprender cómo salir de tu zona de confort y tomar la decisión de hacerlo produce miedo, ansiedad, dudas, temores…

No obstante, una vez decides hacerlo comienzas a sentir que tu vida está creciendo.

De hecho, las personas exitosas entienden la importancia de salir de su zona de confort y presionarse, de romper sus límites y probar nuevas experiencias.

Salir de tu zona de confort implica que tengas la claridad que para obtener resultados distintos necesitas actuar diferente. Y si bien puede causarte miedo, escapar de tu rutina puede resultar divertido.

Entonces, ¿cómo salir de tu zona de confort?

Seguramente estarás pensando que leerlo es muy fácil, y que lo difícil es salir de ese círculo vicioso de ansiedades, rutinas y monotonía.

Sin embargo, salir de tu zona de confort no requiere grandes cambios como piensan muchos, más bien requiere de ideas prácticas, sencillas, pero arriesgadas que, poco a poco, irán sacándote de tu rutina.

En este artículo encontrarás 40 ideas para salir de tu zona de confort; algunas bastantes simples, unas que requieren esfuerzo y coraje, y otras que pueden parecerte inútiles, pero con seguridad, que luego de intentarlas todas, te harán sentir mucho mejor.

Cada una de estas claves para salir de tu zona de confort tienen el objetivo de que tengas el coraje para romper tus hábitos, pienses fuera del contexto y abandones creencias limitantes que te han llevado donde te encuentras hoy.

1. Toma una ducha fria.

2. Habla con 5 personas distintas en la calle.

3. Despierta antes que suene tu alarma, sal a caminar o toma tu bicicleta.

4. Si siempre pides un trago en el bar, pide un jugo de naranja o té frío.

5. Sal de algo que ya no utilizas, una vez al día por 30 días.

6. Prueba una ruta diferente para ir a tu trabajo.

7. Cocina algo que nunca antes hayas probado.

8. Apaga tu celular y computador durante 2 días.

9. Dile que sí a la siguiente invitación que recibas, o invita a salir a alguien que no hayas visto hace algún tiempo.

10. Aprende algo que no te gusta, o que pienses que sea inútil, como matemáticas o algunas palabras en otro idioma.

11. Sal a la calle vistiendo algo raro, o que al menos que llame la atención del resto.

12. Llama a alguien con quien no hablas hace tiempo, sorpréndelo.

13. Busca un nuevo puesto en tu trabajo, cambia de silla. Considera otras ideas de negocio, por ejemplo, emprende y comienza a ganar dinero por internet.

14. La próxima vez que compres algo, busca pagar menos obteniendo un descuento o promoción. En muchos países esto es normal, así que puede no ser difícil para ti.

15. Pregúntale a un extraño en la calle qué día es, y cuando te conteste, dile que lo que realmente deseas saber es el año en el que están. Nota: Esto es completamente raro y extraño, pero una eficaz forma de vencer tus miedos.

16. Ve a tu trabajo en bicicleta.

17. Haz una lista de las 5 áreas de tu vida en las que más gastas dinero y que no son importantes. Comienza a ahorrar dinero con estas prácticas.

18. Sal de tu casa 5 minutos antes de la hora a la que sueles levantarte. Asegúrate de hacer lo que quieras, con la condición de quedarme 20 minutos en la calle.

19. Una idea loca para salir de tu zona de confort es instalar una cámara y grábate durante tu jornada laboral; mírala después y analízate como si no fueras tú, juzga como esta persona pasa sus días y sugiérete algunos cambios y recomendaciones.

20. Visita un restaurante o bar nuevo que no conozcas, en vez de regresar al mismo de siempre

21. Si pasas todo el día en tu casa, empaca tu almuerzo y pasa la tarde en algún parque.

22. Ayúdale a una persona de la calle de cualquier forma, dona algo que ya no utilices a alguna fundación.

23. Deséale un buen día a tres extraños que te encuentres caminando. Puede sonar raro, pero definitivamente vas a salir de tu zona de confort.

24. Toma aire profundo e intenta conquistar uno de tus más grandes miedos (altura, volar, serpientes o cualquier animal)

25. Si trabajas desde tu casa, intenta trabajando afuera o en algún café.

26. Deja la casa de tus padres y vive por tu cuenta durante un mes. Entenderás que enfrentar miedos como la soledad es clave para salir de tu zona de confort.

27. Muévete a una nueva ciudad o país, aprende un nuevo idioma.

28. Vence el miedo a hablar en público dando una charla o conferencia apenas tengas oportunidad

29. La próxima vez que asistas a un evento y el director pida un voluntario, ofrécete.

30. Abandona un vicio durante una semana (café, cigarrillo, cerveza, el juego)

31. Si estás soltero, busca con quien hablar y dile por qué te gusta.

32. Si tienes una habitación disponible, ofrécela y gana algo de dinero; descubre cómo hacerte rico con un salario mínimo.

33. Si te vas de vacaciones, quédate en un hostal y comparte habitación. Este tipo de incomodidades son una de las claves para salir de tu zona de confort.

34. Visita algún lugar público y busca personas que compartan gustos contigo, siéntate con ellos y disfruta su compañía.

35. Si estás en proceso de aprender un nuevo idioma, habla únicamente en este por una semana.

36. Sal a correr. Según la Neurociencia, esta es la clave para ser más inteligente y tener una mejor memoria

37. Duerme desnudo así te parezca muy difícil.

38. Deja de enviar mensajes durante una semana, y así parezca difícil, deja de utilizar tu celular mientras conduces.

39. Busca un trabajo de medio tiempo que te resulte extraño y aplica para él. Podrás ganar dinero extra y te servirá como una nueva fuente de ingresos.

40. Intenta leer un libro mientras vas en bus o metro, deja la música de lado por algún tiempo.

Si bien estas ideas para salir de tu zona de confort no son fáciles de practicar en tu día a día, una vez lo hagas verás que las dificultades y los impedimentos están en tu mente y no en la realidad, y que esas creencias limitantes, no son más que miedos que no valen la pena.

{ Comments on this entry are closed }

5 signos de que una “persona agradable” tiene malas intenciones

5 signos de que una “persona agradable” tiene malas intenciones

Todos podemos ser víctimas potenciales ante los ojos de los manipuladores, y más aún cuando vienen disfrazados de personas con “buenas intenciones”.

lavidalucida.com

Sonreirán, hablarán inocentemente y bonito, mientras hacen un intento deliberado de engañar y controlar nuestras mentes. Por desgracia, estos manipuladores a menudo obtienen lo que quieren. ¿Entonces, cuál es la solución? Es complicado, pero simple: debemos permanecer muy conscientes de los que nos rodean, sin dudar en tomar la acción apropiada.

 

5 intenciones ocultas en personas que aparentan ser agradables

Discutiremos 5 signos de un tipo de manipulador demasiado común: una “persona agradable” pero que tiene malas intenciones para con nosotros.

1. Las conversaciones son siempre unilaterales

Las personas agradables con malas intenciones están programadas para dominar las discusiones y saben cómo llevar siempre la razón. Ellos conocen muy bien como ocultar sus intenciones, y mediante el diálogo se los puede percibir como personas muy seguras, y a su vez, muy dulces, que dicen aquello que queremos oír.

Si el manipulador percibe un fracaso en sus tácticas de conversación, elaborará algún otro método para alcanzar sus objetivos. En algunos casos, tal distracción táctica es un interés repentino e inexplicable en tu vida y “en lo que está pasando” contigo.

No se equivoquen, tal comportamiento enigmático tiene una explicación: son egoístas y manipuladores. Los manipuladores están tan centrados en sí mismos que, con el tiempo, el foco de la conversación volverá a brillar sobre ellos.

2. Repetidamente hacen demandas

Otro talento que tienen este tipo de personas que aparentan ser agradables, es que poseen la capacidad para desgastar emocionalmente a sus parejas, amigos o conocidos. Como una persona individualista del más alto grado, constantemente reiterarán, y a menudo de manera muy sutil, la acción que desean con tal de restar energía a sus víctimas.

Harán demandas incesantemente, debido a que su ego reconfortante les convence de que sus métodos “superiores”, por mal concebidos que sean, prevalecerán sobre el sentido de autocontrol de su objetivo. No permitas que esto suceda. Desafía sus palabras mientras te niegas a participar en su juego.

Esto puede tornarse una lucha diaria, para evadir sus juegos demandantes, con lo cual siempre estarán drenando energía, y ellos, al contrario, se alimentan de eso, actuando como verdaderos vampiros emocionales.

3. Usan la persuasión como un juego

El tercero en esta lista se relaciona con el segundo; Como las maniobras a la hora de entablar conversaciones son una herramienta favorita de los manipuladores. Del mismo modo, los manipuladores de esta variedad tienen una inclinación a la persuasión, independientemente de que tales desviaciones sean efectivas o no. Ellos piensan que son, y eso es todo lo que necesitas saber acerca de tales motivos.

La persuasión y la presión pueden ser armas potentes, especialmente cuando la víctima carece de aptitud en el discernimiento. Además, las personas que tienen problemas para decir “no” pueden caer víctimas (a veces conscientemente) de tal persuasión.

Debes tratar de enfocarte en mejorar tu fortaleza a la hora de decir no, aprendiendo a poner límites a quienes están drenando tu energía.

4. Contacto ocular anormal y lenguaje corporal

Previsiblemente, el aprovechamiento de nuestra interpretación del contacto visual sostenido puede ser un arma para los manipuladores. Para muchos de nosotros, una mirada firme y confiada indica confiabilidad. Falsamente las personas entienden este efecto psicológico como algo “agradable”, cayendo en sus redes.

Luego está el lado opuesto del espectro. El contacto visual forzado del manipulador (es decir, “largo e incómodo”) a menudo indica un propósito oculto; Más específicamente, hacer que la otra persona haga lo que quiera. Presta atención a estos patrones.

En caso de que coincidan con otras excentricidades, esta persona debe ser tomada con cierta cautela, ya que podría estar queriendo conseguir algún propósito oculto. Una vez más, el juicio y la lógica deben dictar nuestro próximo curso de acción.

5. Sentirse “mal” después de hablar con ellos

Hay momentos en los que es necesario confiar o cuestionar tus “instintos naturales”. Esta es una función lógica del cerebro humano (cuestionar las cosas). Cuando se trata de una “persona agradable”, casi descartamos esta tarea de evaluar las cosas.

Vale la pena repetir que las personas manipuladoras emiten un sentimiento de confusión y mística a las personas que encuentran. Como se mencionó anteriormente, la comunicación es una poderosa arma de los manipuladores. Su capacidad innata para interrumpir los patrones de pensamiento normales es una razón por la que tantos han caído por estos trucos.

La confusión, la ira, la frustración y el malentendido están entre los pensamientos y sentimientos negativos que puedes experimentar después de conversar con esta clase de personas.

Ten precaución, y aprende a poner límites a quienes están robando tu energía, o están manipulando sutilmente tu vida.

 

{ Comments on this entry are closed }

7 señales para conocerte mejor a ti mismo7 señales para conocerte mejor a ti mismo

lamenteesmaravillosa.com

Conocerte a ti mismo es quizás la tarea más ardua y también una de las más importantes de las que tienes que emprender. Algunas señales dan muestra de si lo has logrado en alguna medida, o no. Podríamos decir que nadie lo consigue por completo, ya que el proceso es altamente subjetivo. Tú eres tanto el sujeto que conoce, como el objeto a conocer. Esto hace que sea muy difícil lograrlo.

Aceptarte y valorarte es una de las señales de que te conoces a ti mismo. A la vez, solo quien se acepta y se valora logra vivir de una forma que le resulta satisfactoria. De ahí que sea tan importante ese autoconocimiento, ya que de este depende en gran medida cómo actúas y los objetivos que logras.

Lo que hace difícil ese proceso de conocerse a uno mismo es la educación y el entorno. Cada persona es interpretada por quienes la rodean, desde el mismo momento de nacer y de manera inevitable. En otras palabras, los demás le otorgan un significado a lo que eres y a lo que haces, desde que comienzas a vivir.

No siempre, o más bien casi nunca, esa interpretación es acertada. Tiene que ver más con los intérpretes que contigo mismo. Así que el proceso de conocerte comienza por independizarte de esas visiones. ¿Cómo sabes si te conoces o no te conoces todavía? Enseguida te enumeramos algunas señales que lo indican.

 

Buscar tu verdad en factores externos, una de las señales

Una de las señales de que no te conoces es la tendencia a buscar respuestas, razones o motivos en algún factor externo. No crees que haya sabiduría dentro de ti. Menosprecias lo que hay en tu interior y por eso le das validez a esos elementos que están fuera de ti.

Quizás no has caído en la cuenta de que en lo que tiene que ver con tus sentimientos, tus emociones y el destino de tu vida no hay respuestas posibles fuera de ti. Y si las hay, son siempre parciales y posiblemente erróneas. Nada ni nadie tiene derecho a decirte lo que debes hacer o cómo te debes sentir. La respuesta a todo eso siempre está en ti mismo.

 

Te comparas con los demás

Compararte con los demás es una manera equivocada de responder a las preguntas sobre quién eres y qué eres capaz de hacer. Es falso que si fulanito pudo, entonces tú también puedes. O lo contrario. También es falso que si muchos van en determinado sentido, ese sea el camino correcto.

Al compararte con los demás estás cayendo en una trampa. ¿Te parece razonable comparar el color amarillo con el azul? ¿Te resulta válido hacer un paralelo entre el agua y la tierra? La comparación, en particular cuando es neurótica, solo lleva a la frustración o al falso amor propio.

 

Te arrepientes de decir “sí” o de decir “no”

Es una de las señales típicas de falta de autoconocimiento. Mantienes una cierta duda frente a todas las decisiones que afrontas. No importa si se refieren a aspectos grandes o pequeños, siempre lo dudas. Y muchas veces terminas optando por algo que realmente no querías.

Dices “sí” o “no” porque te sientes presionado por las circunstancias o por alguna persona. Dices “no” por miedo a ser demasiado osado, o dices “sí” porque se impone el poder de la mayoría. No consultas con tu corazón, ni con tu mente o tu experiencia antes de comprometerte con un “sí” o un “no”. Y terminas arrepintiéndote.

 

Buscas la aprobación de las figuras de poder

Las figuras de poder ejercen una gran fascinación sobre quienes no se conocen a sí mismos. Esta es una señal inequívoca. En realidad, no se evalúa la calidad de esas figuras de poder, sino que se les otorga importancia y se busca su aprobación con independencia de los valores que representen.

La aprobación por parte de una figura de poder compensa la sensación de incertidumbre que provoca el no conocerse a uno mismo. Es una forma de sustituir el vínculo con el propio yo por otro con un agente exterior con la suficiente fuerza para diluir las inseguridades personales.

 

Te afectan profundamente las críticas o burlas de los demás

Como no se ha desarrollado un criterio propio para evaluar las acciones personales, se le otorga un valor excesivo a la opinión de los demás. Si esa opinión es aprobatoria, hay serenidad. Si esa opinión es censuradora o de reprobación, el mundo se desmorona.

Depender de la opinión de los demás es un camino seguro para deformar progresivamente la imagen que tienes de ti mismo. Por supuesto, todos queremos que los demás nos acepten y piensen bien de nosotros. Pero esto no se puede lograr a costa de sacrificar la identidad. Si no, se convierte en esclavitud.

 

Si cometes un error, quieres morirte

Cuando no te conoces a ti mismo, sueles juzgarte con gran severidad. Conocer es comprender. Y cuando se comprende, los juicios se relativizan. No solo se miran los resultados, sino que también se observan los procesos, las causas y las consecuencias.

La comprensión suscita unos razonamientos más bondadosos. Si cometes un error, logras perdonarte más fácilmente porque entiendes que forma parte de un aprendizaje. Si no te conoces, asumes un error como una amenaza. Temes anularte y desaparecer.

 

Reaccionas impulsivamente ante el conflicto

Quien se conoce a sí mismo no se siente atraído por el conflicto. Sabe que sus energías emocionales son limitadas y que no puede darse el lujo de gastarlas en ejercicios innecesarios. A quien no se conoce le pasa lo contrario: busca el conflicto como medio para reafirmarse. Eso sí, nunca busca conflictos de gran envergadura, sino por pequeñeces.

Una de las señales que indica un buen grado de conocimiento propio es el autocontrol. Si te conoces, sabes gestionar tus emociones y rara vez te dejas llevar por el impulso inmediato. En caso contrario, reaccionas como un resorte ante situaciones triviales inclusive, porque sientes que casi todo te pone en riesgo.

El autoconocimiento es una tarea que lleva toda una vida, pero cualquier esfuerzo en ese sentido vale la pena. Y lo vale porque te permite alcanzar un mayor grado de conciencia, de independencia, de libertad y de seguridad. No te niegues la oportunidad de navegar entre los enigmas y las maravillas de la persona más importante: tú mismo.

{ Comments on this entry are closed }

 

Una buena autoestima es clave para ser exitosos en el día a día

Nos permite hacer frente con mejores recursos a las distintas situaciones de la vida.

La autoestima es una autovaloración que realizan todos los seres humanos en relación a los pensamientos, sentimientos y acciones que llevan a cabo, análisis que influirá en las acciones sociales y en los proyectos. Se alimenta también del reconocimiento social, así como de los logros y éxitos de cada persona en particular.

Los expertos sostienen que quienes piensan bien de sí mismos generalmente se encuentran satisfechos y disfrutan de sus posiciones en la vida. Una mirada introspectiva sobre uno mismo es esencial para obtener resultados positivos.

¿Quién soy? ¿Cuáles son mis cualidades? ¿De qué soy capaz? ¿Cuáles son mis éxitos y mis fracasos, mis habilidades y mis limitaciones? ¿Cuánto valgo para mí y para la gente que me importa? ¿Merezco el amor de los demás o siento que no puedo ser valorado? ¿Qué puedo hacer por mí mismo? Estos son algunos de los interrogantes que conviene realizar para tener más en claro qué rol cumple la autoestima en cada uno.

“Esa mirada-juicio sobre uno mismo es vital. Cuando es positiva, permite actuar con aplomo, sentirse a gusto consigo mismo, enfrentar dificultades. Cuando es negativa, engendra sufrimientos y molestias que afectan la vida cotidiana”, sostiene Luis Hornstein, psicoanalista y presidente de la Fundación para el Estudio de la Depresión. Y agrega: “La autoestima es sentirnos competentes para enfrentarnos a los desafíos y creernos merecedores de recompensa. Contiene varios aspectos: confianza en nuestra capacidad de pensar y tomar decisiones adecuadas, y convicción en nuestro derecho a ser reconocidos por los demás y por nosotros mismos. La autoestima facilita la acción: la acción alienta, modela y construye la autoestima. Junto a las relaciones afectivas y a los proyectos es uno de los grandes nutrientes”.

Los niveles de autoestima no permanecen siempre iguales, sino que sufren fluctuaciones ligadas a los estados psicológicos, y a las circunstancias de la vida. “Una buena autoestima nos permite hacer frente a las situaciones de nuestra vida personal o laboral, y nos ayuda a recuperarnos de nuestras caídas con mayor rapidez. Por el contrario, un déficit de autoestima nos lleva a buscar amparo en lo que ya conocemos y nos resulta fácil. Se elige permanecer en el mismo lugar, donde no se es feliz, pero se está cómodo”, puntualiza la licenciada en Psicología Claudia Erlich, del centro de estudios del estrés y la ansiedad Hémera.

“Nos percibimos a nosotros mismos de acuerdo al sentido que le adjudicamos a la mirada del otro, que nos refleja, al modo de un espejo. Nuestra imagen de nosotros mismos depende de cómo nos veamos reflejados en el semejante, de cómo interpretemos lo que la mirada del otro nos devuelve. Hay una ida y vuelta permanente con esa mirada que desciframos de una u otra manera, y según esa lectura regulamos las relaciones interpersonales. El reconocimiento del otro es esencial en la construcción de la personalidad psíquica”, apunta la licenciada en Psicología Lila Isacovich, de la Fundación Buenos Aires.

Las personas con una autoestima alta, generalmente tienen una actitud audaz, toman más iniciativa, buscan el desafío, son positivas, establecen metas realistas e instituyen relaciones armoniosas. En cambio, quienes poseen una autoestima baja proponen objetivos no realistas, establecen relaciones competitivas, tienden a compararse, son pesimistas y buscan la aprobación de los demás.

 

{ Comments on this entry are closed }

Bullying:baja estima del agredido; resentimiento del agresor

Con el inicio del nuevo año escolar el lunes 10 de marzo, el sistema de Hospitales de la Solidaridad recomendó evaluaciones psicológicas para los estudiantes a fin de identificar a tiempo posibles casos de bullying.

En ese contexto, dio algunas pautas que caracterizan a agresores y agredidos, a fin de tomar precacuciones y acciones:

Las víctimas

Los escolares víctimas de bullying se caracterizan por su baja autoestima, son tímidos, retraídos y, generalmente, no comunican a sus padres o a los profesores por temor a represalias.

Igualmente, se observa una baja en el rendimiento escolar y en casos extremos puede llevarlos al suicidio.

Los agresores

Los niños agresores, generalmente, viven en un ambiente familiar disfuncional, inestable, donde los padres se pelean constantemente delante de ellos.  Existe una falta de respeto y de maltrato hacia el niño, lo que genera sentimientos de ira, frustración y resentimiento.

Qué hacer

Lidia Palomino, psicóloga de Sisol de Puente Piedra señaló que un chequeo psicológico permite a los padres identificar las fortalezas y debilidades de sus hijos, y desarrollar estrategias para una conducta adecuada.

Refirió que si un padre se da cuenta que su hijo necesita desarrollar algunas capacidades o muestra conductas, ya sea de baja autoestima o de agresión, debe brindarle el apoyo necesario, no dejarlo y pensar que se va solucionar más adelante.

Mencionó que tanto los niños agredidos como los agresores son producto de familias disfuncionales, inestables, donde se vive en un ambiente de peleas, discusiones, y falta de comunicación.

“Todos los niños en edad escolar deberían pasar por un chequeo psicológico, ser evaluados, ver qué áreas están fortalecidas, qué áreas están débiles y trabajar en eso”, señaló.

Explicó que el bullying  es un comportamiento de hostigamiento permanente, de maltrato físico, psicológico, hacia un estudiante por parte de otro grupo de estudiantes, con la intención de lastimarlo, amedrentarlo, afectar su dignidad y faltarle el respecto.

El papel del profesor

Precisó que en el colegio es el profesor de aula quien debe tomar acción cuando ocurren estos hechos, siempre en coordinación con los padres de familia. Generalmente ocurre durante el recreo, en el baño o a la salida fuera del colegio.

Pero, además los padres deben enseñar a sus hijos a hablar, a decir “no quiero”, a decir “¡basta!”, son palabras claves para poder defenderse ante una situación de bullying, y si es necesario apoyarse con los profesores.

¿Cambiarlos de colegio?

Afirmó que en ningún caso la solución es cambiarlos de colegio. “La baja autoestima de un niño agredido será igual en cualquier lugar y siempre habrá gente que se va aprovechar de su condición. Igualmente en aquellos que cometen bullying, hay que trabajar con un psicólogo tanto el niño como la familia, enseñarles a valorarse, a respetarse y respetar a los demás”, concluyó.

 

{ Comments on this entry are closed }

Lecciones para ser feliz

Entrevista con Tal Ben-Shahar, el profesor de Harvard que asegura que la felicidad es una ciencia.

La inteligencia llegó a Harvard desde que se terminó de poner el último ladrillo. Pero hasta que, años atrás, desembarcó un profesor israelí de sicología llamado Tal Ben-Shahar, nunca había llegado a las aulas algo tan sutil, irresistible e inexplorado como la felicidad.

En la historia de la universidad, pocas veces hubo una cátedra más popular que la suya: más de 800 alumnos inscritos. Allí, Shahar, exestudiante de informática en Harvard, un atleta lleno de reconocimiento que descubrió que la felicidad nunca tiene forma de medalla, se dedicó a enseñar científicamente cómo ser dichoso en la vida, gracias a la sicología positiva. Como en toda disciplina, asegura, basta con leer algunos libros, ser disciplinado y cumplir con los ejercicios.

En la actualidad, la felicidad dejó de ser una elucubración filosófica o especulación de los gurús de la “nueva era”, y se transformó en índice para evaluar el progreso de cada país. Las naciones rinden cuenta de su dicha en el World Database of Happiness, una base de datos que, muchas veces, no se emparenta ni con la riqueza y ni con los buenos gobiernos. Es una fórmula más compleja que Shahar, considerado ya autoridad mundial en el rubro, con seis títulos publicados sobre cómo ser feliz –y con una cátedra de Harvard que está hoy disponible para cursarse por Internet–, se ocupa de revelar su esencia en cada sitio donde lo invitan a disertar.

Shahar visitó recientemente Argentina como expositor estrella del World Business Forum, donde reflexionó sobre cómo la felicidad afecta al mundo corporativo. Antes de hacer su ponencia, hizo una pausa para conversar con PODER.

Usted habla de una ciencia de la felicidad. ¿En qué se basa esa afirmación?
Hasta hace poco, el tema de la felicidad y de cómo abrazar esa cualidad en nuestras vidas era dominado por la psicología pop. En muchos seminarios “new age” y libros que se ofrecen hoy, hay mucho de entretenimiento y carisma, pero relativamente poca sustancia. Prometían cinco pasos rápidos hacia la felicidad, o tres secretos para el éxito o cuatro formas de encontrar  al amor de tu vida. Normalmente, estas son promesas vacías, y a través de los años la gente se volvió cínica sobre la autoayuda.
Del otro lado, tenemos a los académicos, que escriben y estudian el tema con solidez y bagaje, pero cuyos resultados no llegan a la mayoría de la gente. Tal como lo veo yo, el rol de la psicología positiva –que es lo que hacemos en mi curso– es establecer un puente entre la torre y la calle principal, entre el rigor de la academia y el entretenimiento del movimiento de autoayuda. Todo aquello que sostiene la psicología positiva está basado en evidencia, es científico.

¿No cree que a veces, no es solo la democracia la que ayuda a la felicidad, mientras las dictaduras la oprimen, sino que existen factores como el clima que pueden favorecer o no la felicidad y hacer que los países tropicales sean más dichosos que los países fríos?
La democracia, está comprobado, es buena para el desarrollo del ser humano y su dicha, y la opresión es todo lo contrario. Aquí, las cuestiones climáticas influyen muy poco. Lo más importante, sin embargo, son las relaciones: pasar tiempo con gente que te importe y que a ellos les importes tú. Una de las razones de por qué los países de Sudamérica obtienen, en general, altos niveles de felicidad, es por su énfasis en la familia y en los amigos. Así que la fuente más importante de felicidad puede ser la persona que está sentada a tu lado.

Un estudio señala que el dinero no hace la felicidad, pero que la gente feliz atrae más dinero y más posibilidades de negocios. ¿Está de acuerdo con esto?
Así es. Una investigación encabezada por Ed Diener, Laura King y Sonja Lyubomirsky concluye que la felicidad conduce a un mayor éxito en el trabajo, en las relaciones y a una mejor salud. Es importante señalar, sin embargo, que una vida feliz no sobreviene tras superar emociones dolorosas y luchas. De todos modos, la gente que experimenta más emociones positivas a lo largo de su vida –aun en medio de un duro trabajo– en general le va mejor.
Por otra parte, un mayor ingreso, una vez que las necesidades básicas están satisfechas desde luego, no los vuelve más felices. La gente ha buscado la felicidad en los lugares equivocados. Piensa que se encuentra en un nuevo ascenso, en la próxima compra, en la próxima victoria; de hecho, descubre que se halla en ellos mismos. Es decir, la dicha está determinada en mayor parte por un estado de la mente, que por una cuestión de estatus o por el monto que hay en nuestra cuenta bancaria. Si nuestras necesidades básicas –comida y hogar– no están aún satisfechas, lógicamente, todo ingreso extra nos va a traer más felicidad, pero una vez que estas demandas se llenan, esta dependerá de otros factores.

¿Por qué algunas de las personalidades más inteligentes de la historia, como Nietzsche, Sartre, Kierkegaard, Schopenhauer, fueron tan depresivas? ¿Ser demasiado inteligente atenta contra la felicidad?
¡Oh, no! No existe una correlación entre inteligencia y felicidad. Sabemos de los depresivos porque suelen quejarse de sus padecimientos. Pero, no le quepan dudas: hay millones de depresivos que no escribieron obras maestras de la filosofía ni fueron compositores de grandes sinfonías. La balanza es la misma.

Alguna gente sostiene que, gracias a la tecnología, el confort, somos más felices que en la antigüedad. Sin embargo, según parece, están equivocados.
Los niveles de felicidad comenzaron a medirse hace medio siglo aproximadamente. Y aun, cuando las sociedades se volvieron más prósperas en la mayoría de los países, los estudios demuestran que la felicidad no se ha elevado.
Ciertos maestros de la espiritualidad advierten que la sicología jamás proveerá de felicidad porque se limita a la mente. Y la mente es la que genera todas las insatisfacciones y pesadumbres de la humanidad. ¿Qué opina de eso?
Si la sicología se limita solo a la mente, estoy de acuerdo. Jamás podrá traerte más felicidad. De cualquier manera, en la actualidad los psicólogos exploran, usando métodos científicos, el rol del cuerpo, al igual que técnicas espirituales. Cuando, por ejemplo, combinamos técnicas de la psicología cognitiva –es decir, de la mente–, con meditación –espíritu– y ejercicio físico, aumentamos los niveles de felicidad y satisfacción de aquel que los practica.

Se cuenta que Buda renunció a un imperio cuando era príncipe para encontrar la felicidad y liberarse del sufrimiento. ¿Debemos seguir su ejemplo y darles menos darle valor a las cosas mundanas para ser felices?
No creo que sea necesario, o deseable, renunciar al mundo, a nuestra realidad, para encontrar la felicidad. Si aceptamos que la vida es dura a veces, que tiene sus subidas y bajadas, entonces estaremos abiertos a los regalos que nos rodean. Las cosas mundanas le dan a tu vida un sentido. Aunque no lo crea, es lo ordinario lo que hace la vida extraordinaria.

Pasos para alcanzar la felicidad

1.- Permitirse actuar como ser humano. Cuando aceptamos las emociones –miedo, tristeza, ansiedad– como naturales, tendremos una mayor tendencia a superarlas. Rechazar nuestras emociones, positivas o negativas, lleva a la frustración y a la infelicidad. Estamos obsesionados culturalmente con el placer y creemos que un rasgo de la buena vida es la ausencia de disconfort, y cuando experimentamos algo doloroso, creemos que esto indica que hay algo mal en nosotros. De hecho, hay algo malo en nosotros si no experimentamos tristeza y ansiedad a veces, es humano. La gran paradoja es que cuando aceptamos nuestros sentimientos, nos permitimos ser humanos y experimentar también nuestras emociones dolorosas, nos abrimos a experimentar también las emociones positivas.

2.- La felicidad se ubica en la intersección entre el placer y el significado. Ya sea que uno se encuentre en casa o en el trabajo, la meta es combinar actividades que son, a la vez, disfrutables y con significado para nosotros. Cuando esto no es posible, hay que asegurarse de tener recreos de felicidad, momentos en la semana que nos provean de placer y significado. Los estudios indican que una hora o dos de una experiencia placentera y significativa pueden afectar la cualidad entera de tu día, e incluso de toda tu semana.

3.- Recordar que la felicidad depende, al margen de circunstancias extremas, de aquello donde ponemos la atención por nuestra interpretación de episodios externos. Por ejemplo, ¿eres de los que piensan en el lado vacío o en el lado lleno del vaso? ¿Vemos los fracasos como catastróficos o como oportunidades de aprendizaje?

4.- Simplificar las cosas. En general, estamos muy ocupados tratando de involucrarnos en más actividades que nos dejan menos y menos tiempo. La cantidad influye en la calidad. Y comprometemos nuestra felicidad tratando de hacer demasiadas cosas. Aprender a decir “no” a los demás, a veces es una forma de decirnos “sí” a nosotros mismos.

5.- Recordar la conexión cuerpo y mente. Lo que hacemos o no hacemos con nuestros cuerpos influye en  nuestra mente. El ejercicio regular, el descanso adecuado y hábitos de comida saludables ayudan a la salud física y psíquica.

6.- Expresar gratitud cada vez que sea posible. Muchas veces, damos nuestras vidas por hechas. Aprender a apreciar y saborear las cosas bellas de la vida, desde la comida a la gente, desde la naturaleza hasta una sonrisa.

 

{ Comments on this entry are closed }

En busca de la autoestima perdida

Pensando ayer en una persona que lee @masdelamitad, decido aparcar mi coche para telefonearla:

-Hola, Luisa… Cuando tenías la autoestima tan baja, ¿qué hubiera pasado si alguien te dice que ‘eres’ especial?

-Que no me lo hubiera creído

-¿Qué pasó cuando te dije: ‘tienes’ algo especial?

-(Se ríe ilusionada) Eso sí me podia permitir creerlo y te hice una propuesta: ‘¿Cuando empezamos?’

El restablecimiento de la autoestima de cada persona es un proceso dinámico en el cual las pautas se modifican y ajustan de acuerdo a los escalones que se van ascendiendo, desde un sótano- al que por uno u otro motivo ha llegado-, hasta alguna planta por encima del mismo. Ese salto es el que marcará el comienzo de la recuperación.

Tan solo un escalón por encima, la perspectiva de la vida es ya diferente a la que se veía a través de  la pequeña rendija por la que observaba el mundo de los demás, y que hacía siempre perdedor al mundo propio. En ese sótano interior la aspiración se limita a hacer confortable el aislamiento, sobrevivir a él. Subir el primer escalón es encontrar el valor de tener un objetivo correcto: ‘congeniar con la vida’.

Es un regreso al hogar íntimo y privado en el que cuidar de uno mismo y de todo lo que se aloja allí. Es probable que se tenga que ir descubriendo poco a poco ya que cada persona posee el suyo y es exclusivo y diferente del de los demás. Esta diferencia no hace peor ni  resta reconocimiento, respeto, amor, credibilidad.  Un error de base suele ser  intentar reconocerse a través de la imagen que reflejan los otros, real o no, porque cuando no se es capaz de apostar por uno mismo, la diferencia con quienes le rodean se convertirá en agravio comparativo y nunca en aportación sumatoria. Recordar en ese momento el potencial inherente a todas y cada una de las personas para ser y hacer algo bien, bueno, diferente aportará arrojo para al menos tratar de hacerse visible.

Así es cada ser humano, especial, y así va aprendiendo, enriqueciéndose, reconociendo los aciertos y los que no lo son tanto. Equivocarse no devuelve a la invisibilidad del sótano, sino que procura una nueva oportunidad para conseguir lo que se desea por vías distintas. No le arrebata su turno para hacerlo. La equivocación es un baremo valioso para concretar y definir bien el objetivo en base a sus capacidades para realizarlo. Ceder espacio a la frustración es mantener un  vacío carente de eficacia que hará imposible salir de ella.

Con el primer  escalón, el objetivo debe estar muy claro y no  perderlo de vista: recuperarse a sí misma, a sí mismo, y descubrir  o recordar las capacidades y cualidades que posee, la valía que tiene siendo quien es. Si precisa de modelos que inspiren su proceso de crecimiento, deben ser compatibles y asumibles y no ser quien no se tiene  posibilidad de ser por no encajar en las diferencias específicas que cada plantilla posee. Tener autoestima no significa perder la identidad y pasar a engrosar  las filas estandarizadas y estereotipadas de quienes parece que sí la tienen. Conservar su propia idiosincrasia aporta elementos vitales para un mismo y para el grupo social, familiar, profesional, etc. al que se pertenezca. Dentro de él, se van matizando, adaptando e incorporando nuevas herramientas y actitudes necesarias para la justa convivencia, pero sin necesidad de autodestruirse para conservarla.

Hay que descubrir cuál es la plantilla propia y exclusiva para, a partir de ahí, sacarle todo el partido posible. Es importante identificar el puesto que se ha estado ocupando durante el tiempo que se ha perdido la propia identidad y renunciar a él. No se puede recuperar la plantilla original mientras se está ocupando otra que no le pertenece por miedos, desconocimiento o imposiciones.

Tener una correcta autoestima es asomarse al interior de uno mismo sin miedo a descubrirse y sin temor a valorarse o a corregirse. Desde su escalón cada vez más conocedor de la realidad sabe que quien menosprecia no posee la razón, sino el problema, que intenta ocultar creando uno igual en el otro. ‘Ser’ con la seguridad de poseer el liderazgo propio permite agradecer y pedir perdón desde la humildad sin el temor a caer en la subordinación moral. Una vez en ese escalón, lo demás fluirá de manera diferente a como lo sentía desde su sótano; por eso no siempre las prioridades que veía allí coincidirán con las que descubra una vez se instale en el escalón de  su propia aceptación.

El proceso de reencuentro con la autoestima es un camino enriquecedor y plagado de descubrimientos.

Hoy puede ser un día estupendo para ponerse en marcha.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas