From the category archives:

Deporte – Ejercicio

Ejercicios durante el embarazo mejoran salud cardíaca de los hijos

Actividad física regular logró modelar corazón de los niños in útero, volviéndolo más fuerte y sano. Beneficio se mantuvo después del parto.

Muchas mujeres reducen o prácticamente eliminan la actividad física cuando están embazadas, por temor a que se produzcan problemas durante la gestación. La ciencia, sin embargo, ha demostrado que es un gran error: en 2010, un estudio de la U. de Auckland demostró que los hijos de madres que hicieron ejercicio aeróbico hasta las 36 semanas de gestación tenían menos posibilidades de tener obesidad en el futuro. Y ahora, una nueva investigación, realizada por científicos de la U. de Arkansas, comprobó que hacer ejercicios como caminar, trotar, hacer yoga o levantar pesas livianas, tres veces a la semana, tiene un impacto directo en la salud cardíaca de los fetos. Un beneficio que se prolonga después del nacimiento.

Así lo comprobó la fisióloga de la Facultad de Medicina y Biociencias de la U. de Arkansas, Linda E. May, quien ha estudiado por más de cuatro años la relación entre actividad física en el embarazo y salud cardíaca fetal. En este estudio, dado a conocer recientemente en un congreso en Washinton, analizó a un grupo de 61 mujeres en estado de gestación, de entre 20 y 35 años. Cerca de la mitad de ellas había hecho ejercicio regularmente durante su embarazo, la mayoría de tipo aeróbico, como trotar o caminar, aunque otras practicaban yoga o levantaban pesas livianas. La otra mitad de las madres era normalmente activa, pero no practicaba ningún ejercicio de manera formal.

En las semanas 28, 32 y 36 de gestación, la doctora May sometió a ambos grupos a exámenes no invasivos, para evaluar la salud cardíaca de los fetos. Lo que encontró es que el ejercicio de la madre logra modelar el corazón del feto y transformarlo en un órgano más sano y resistente. Su ritmo cardíaco era más lento, pero con mayor variabilidad (variaciones entre latidos), lo que es reconocido como un indicador de buena respuesta de entrenamiento y considerada una evidencia de que el corazón de una persona es más fuerte y más eficiente.

Los test se replicaron un mes después de nacidos los niños y los beneficios permanecían. “Básicamente, tanto el feto y (luego) el niño logran los mismos beneficios que reporta a su madre el entrenamiento, aunque ha-ya sido sólo ella la que hizo el ejercicio”, explica a La Tercera Linda E. May.

Aunque los expertos no midieron qué tipo de ejercicio era el que lograba mejores resultados, sí establecieron que a mayor actividad física semanal, mayor es el fortalecimiento del corazón del feto.

Tampoco saben qué mecanismo opera en este proceso, aunque creen que algunas hormonas que liberan las personas cuando hacen ejercicios cruzan la placenta, logrando potenciar la salud cardíaca del feto.

Programación prenatal

Para la experta, este hallazgo avala la importancia que tiene la programación prenatal, pues comprueba que el ambiente en el que crece el feto puede influir en la forma en que se desarrollarán sus órganos, algo que puede impactar en la salud del individuo en la adultez. “Nuestros resultados muestran que los comportamientos maternos saludables pueden conducir a un crecimiento beneficioso del feto, que dura después del nacimiento y, probablemente, más allá. Esto sugiere que el embarazo es el primer período de tiempo para influir positivamente en la promoción de la salud y prevención de enfermedades”, explica.

El próximo paso de la investigación, dice la experta de la U. de Arkansas, es volver a examinar a los bebés involucrados en el estudio más adelante, para ver si los efectos cardíacos continuarán en la niñez temprana e incluso, más allá.

 .

{ Comments on this entry are closed }

 

Los hombres que toman estatinas quizá hagan menos ejercicio

El mayor declive en la actividad se observó entre los que apenas empezaban a tomar los medicamentos, halla un estudio

Los hombres mayores que toman los medicamentos para reducir el colesterol conocidos como estatinas parecen ser ligeramente menos activos que los que no los toman, sugiere un estudio reciente.

Los usuarios de estatinas registraron unos 40 minutos menos de actividad moderada cada semana en comparación con los no usuarios, según el estudio. Esos hallazgos confirman los de estudios anteriores que encontraron una asociación entre una reducción en la actividad y el uso de estatinas como Lipitor, Pravachol, Crestor, Zocor, Lescol y Vytorin, según la información de respaldo del estudio.

Pero las conclusiones del estudio no significan que las personas deban abandonar sus fármacos reductores del colesterol.

“Las estatinas son extremadamente útiles para las personas que las necesitan”, enfatizó el autor líder del estudio, David Lee, profesor asistente del departamento de práctica farmacéutica de la Universidad Estatal de Oregón y del Colegio de Farmacia de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, en Portland. “Realmente han cambiado el panorama de la salud cardiovascular en los últimos 20 años”.

“Pero lo que quiero que la gente tenga en cuenta es que pueden tener algunos efectos adversos sobre los músculos que podrían llevar a una reducción del ejercicio”, continuó Lee. “Porque quizá al estar conscientes del problema podamos animar a los pacientes a en realidad hacer un esfuerzo para mantener sus hábitos de ejercicio. Porque el ejercicio es realmente muy importante, tanto para mantener la salud en general como para mantener la capacidad de ser independiente a medida que envejecemos”.

Lee y sus colaboradores reportan sus hallazgos en la edición en línea del 9 de junio de la revista JAMA Internal Medicine.

Las estatinas se consideran en general como una forma segura de reducir los niveles malos de colesterol y el riesgo de acumulación de placa en los vasos sanguíneos y la enfermedad cardiaca subsiguiente, según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU. Los efectos secundarios podrían incluir dolor muscular, fatiga y debilidad, según el estudio.

Para explorar cómo las estatinas afectan la actividad física en los hombres mayores, los autores del estudio analizaron datos sobre más de 3,000 hombres a partir de los 65 años de edad reclutados entre 2000 y 2002.

La edad promedio era de 73 años. Todos los hombres podían caminar por su cuenta y vivían independientemente.

Alrededor de una cuarta parte ya tomaban estatinas cuando se inició el estudio, mientras que más o menos otra cuarta parte comenzaron a usar estatinas en algún momento durante el periodo de seguimiento de siete años. Alrededor de la mitad nunca tomaron estatinas.

Todos los participantes ofrecieron detalles sobre sus rutinas de actividad física al inicio del estudio, y de nuevo dos veces más durante los años. Además, en el momento de su tercer y último informe, todos pasaron una semana usando un dispositivo que monitoriza la actividad, conocido como un acelerómetro, para rastrear los niveles de actividad física moderados y vigorosos, además del tiempo que pasaban en sedentarismo.

El equipo halló que, según las respuestas a las encuestas, los niveles de actividad parecieron declinar ligeramente tanto entre los usuarios como entre los no usuarios de estatinas.

Pero los hombres que acababan de iniciar un régimen de estatinas durante el estudio experimentaron una tasa más rápida de declive en la actividad que los que nunca tomaron estatinas.

Además, incluso tras tomar en cuenta otros factores como los antecedentes de ataque cardiaco y/o accidente cerebrovascular, las lecturas de los acelerómetros revelaron que tanto los niveles de actividad moderada como de actividad vigorosa fueron mensurablemente más bajos entre los usuarios de estatinas.

Por ejemplo, los pacientes de estatinas realizaban cinco o más minutos menos de actividad moderada, y 0.6 minutos menos de actividad física, a diario. Al mismo tiempo, sus hábitos sedentarios aumentaron en casi ocho minutos al día, según el estudio.

“Pero no observamos la causa ni el motivo subyacente para la reducción del ejercicio”, reconoció Lee. “Pero la hipótesis central es que las personas que toman una estatina sí experimentan un aumento en el dolor muscular. En realidad es el efecto secundario más común. Y los estudios observacionales han mostrado que hasta el 20 por ciento de las personas que toman estatinas sufren de dolor muscular”.

“Al mismo tiempo, la debilidad y la fatiga también son efectos secundarios”, anotó. “Y también podrían formar parte del problema. Podría tratarse de una combinación de sentir algo de dolor, sentirse un poco más cansado y sentirse un poco más débil. Todo eso en conjunto podría ser el motivo de que los pacientes simplemente no estén dispuestos a realizar tanto ejercicio. Quizá también otras personas que toman estatinas creen que ya no necesitan hacer ejercicio. Pero para ser honestos, realmente no creo que ese sea el factor más importante. Creo que tiene más que ver con los efectos secundarios”.

En un editorial que acompañó al estudio de Lee, la Dra. Beatrice Alexandra Golomb, profesora de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego en La Jolla, dijo que el impacto potencial de las estatinas sobre los patrones de ejercicio es algo que “tanto médicos como pacientes deben plantear en la conversación cuando se evalúen cómo estos fármacos podrían afectar la calidad de vida en general del paciente”.

“La reducción podría parecer pequeña en un solo día”, anotó. “Pero con el tiempo realmente se acumula, sobre todo dado que la mayoría de personas ya no hacen la cantidad de ejercicio que necesitan. Sabemos que el ejercicio tiene beneficios profundos para las personas en casi todos los aspectos de la salud, sobre todo en la edad avanzada”.

“Esto no quiere decir que las personas que claramente ameritan la terapia con estatinas no deban tomarla”, enfatizó Golomb. “Para muchas, los beneficios superarán estos tipos de consideraciones. Pero hay personas en los márgenes para quienes este impacto del medicamento sobre el ejercicio es un tema que vale la pena hablar”.

{ Comments on this entry are closed }

.

Contra el sobrepeso, una hora de ejercicio físico al día

La clave para mantener un peso adecuado y evitar los kilos de más es practicar una actividad física durante 60 minutos al día. Así lo demuestran las conclusiones de un trabajo que publica esta semana la revista ‘Journal of the American Medical Association (JAMA).

No queda más remedio que sudar la camiseta, aseguran los autores de este trabajo, que realizaron un seguimiento a 34.079 mujeres durante aproximadamente 13 años.

Las participantes, ninguna de las cuales realizaba una dieta especial, fueron divididas en función de la actividad física que realizaban. Así, se establecieron tres grupos: el de las que practicaban un equivalente a 150 minutos de ejercicio moderado a la semana; las que entrenaban de 150 a 420 minutos y, finalmente, quienes realizaban más de 420 minutos semanales de ejercicio de moderado a intenso.

Los investigadores, miembros de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), evaluaron los cambios producidos en el peso y la actividad de las mujeres estudiadas cada tres años. Los resultados de su trabajo pusieron de manifiesto que el grupo que mejor consiguió mantener su peso a lo largo del seguimiento, –ganaron menos de 2,3 kilos- fue el formado por las participantes que realizaban unos 420 minutos semanales de ejercicio, lo que equivale a aproximadamente una hora de actividad física diaria.

“Estos datos sugieren que la recomendación federal [del gobierno de EEUU] de realizar 150 minutos de actividad semanal es suficiente para reducir el riesgo de enfermedades crónicas, pero es insuficiente para prevenir las ganancias de peso en ausencia de una restricción calórica”, comentan los investigadores en las páginas de la revista médica.

En sus conclusiones, estos autores también remarcan que, en su trabajo, el ejercicio sólo era efectivo para controlar el peso en mujeres con un índice de masa corporal normal. En aquellas que ya padecían obesidad, la actividad física parecía menos efectiva. “Esto enfatiza la importancia de controlar la ingesta de calorías para mantener el peso en este grupo”, comentan.

 

{ Comments on this entry are closed }

Las horas de ocio sedentario incrementan el riesgo cardiovascular, independientemente de la actividad física realizada

Las horas de ocio sedentario incrementan el riesgo cardiovascular, independientemente de la actividad física realizada

Según el estudio AFINOS, los adolescentes que emplean más tiempo en conductas sedentarias tienen mayores niveles de presión arterial, triglicéridos y glucosa

El tiempo consumido en conductas sedentarias (número de horas con bajo consumo energético) a lo largo del día tiene un efecto negativo sobre el riesgo cardiovascular, de forma independiente de la actividad física realizada, según afirman las conclusiones del estudio AFINOS, realizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en colaboración con la Universidades Autónoma y Complutense de Madrid.

La investigación, publicada en el último número de la ‘Revista Española de Cardiología’, analizó una muestra de 201 adolescentes españoles de entre 13 y 17 años en los que se valoró mediante una técnica objetiva (acelerometría) el nivel de sedentarismo de la muestra, en lugar de su nivel de actividad física, para relacionarlo con el nivel de adiposidad y los factores de riesgo cardiovascular.

Así, los resultados detectaron que los adolescentes que emplearon más tiempo en conductas sedentarias tuvieron cifras más altas de presión arterial, triglicéridos y glucosa y presentaron mayor riesgo cardiovascular global, del mismo modo que los adolescentes que con mayor nivel de adiposidad general y abdominal. Además, se demostró que los adolescentes con sobrepeso que también son sedentarios, presentan un riesgo cardiovascular todavía mayor.

En este sentido, las adolescentes del estudio tenían niveles mayores de adiposidad general, mientras que los varones presentaban mayor nivel de obesidad abdominal. En el caso de los factores de riesgo cardiovascular, los varones mostraron mayor presión arterial y concentración de glucosa que las chicas, mientras que éstas mostraron cifras más altas de colesterol “malo” (cLDL).

“Resulta imprescindible realizar recomendaciones con el fin de reducir el tiempo que niños y adolescentes permanecen inactivos”, comentó uno de los responsables del estudio, el doctor Óscar Veiga. A este respecto, los resultados de AFINOS “reflejan la importancia de tener en cuenta las conductas sedentarias como parte de la estrategia en la prevención del desarrollo prematuro de riesgo cardiovascular en la infancia y la adolescencia, como un factor independiente de la actividad física realizada”, añadió.

AMBIENTE OBESOGÉNICO

En Europa, se estima que, cada año, 400.000 nuevos niños se convierten en obesos. En España, el 40 por ciento de los escolares de 6 a 10 años tienen sobrepeso, mientras que, entre los adolescentes, uno de cada tres tiene sobrepeso y uno de cada 20 es obeso.

Según informó la Sociedad Española de Cardiología (SEC) en un comunicado, el origen de la actual epidemia de obesidad parece encontrarse en que una gran parte de la población vive en un “ambiente obesogénico”, caracterizado por posibilitar un “acceso fácil” a alimentos de gran palatabilidad y energía y por restringir y desincentivar la realización de grandes cantidades de actividad física.

A este respecto, la reducción de la actividad física habitual se ha visto reforzada como consecuencia de la cantidad de horas que los niños pasan sentados en la escuela, el uso del transporte motorizado para desplazarse y la proliferación de actividades de ocio tecnológico que incitan al sedentarismo, entre otros.

60 MINUTOS DE EJERCICIO AL DÍA

De hecho, sólo el 28 por ciento de los chicos y el 16 por ciento de las chicas españolas entre 12 y 17 años realizan la cantidad de actividad física recomendada para su edad, es decir, 60 minutos de ejercicio al día al menos cinco días a la semana.

En cambio, este grupo poblacional invierte mucho tiempo en conductas de ocio sedentario. Concretamente, y según datos en población española del ‘Health Behaviour School Children Study’, en torno al 44 por ciento de los adolescentes ve la televisión más de tres horas al día y un 32,8 por ciento dedica entre una y dos horas al día a jugar con el ordenador.

La obesidad se asocia con patologías graves que, en su mayoría, se desarrollarán en la edad adulta, advirtieron desde la SEC. Entre las principales patologías asociadas a la obesidad, destacan la diabetes, la enfermedad coronaria, la hipertensión, la disnea (sensación de falta de aire), la apnea de sueño, el cáncer de mama o el cáncer de colon.

{ Comments on this entry are closed }

Los ciclistas son más felices que los conductores y los que van en tren, afirma un estudio

Los pasajeros de coche también están de buen humor, en general

Montar bicicleta podría beneficiar a su mente igual que a su cuerpo. Las personas que usan una bicicleta para desplazarse en general son más felices que las que conducen o usan el transporte público, según un estudio reciente.

“Hallamos que las personas están en el mejor estado de ánimo mientras montan bicicleta, en comparación con todos los demás medios de transporte”, señaló el autor líder del estudio, Eric Morris, profesor asistente de planificación urbana y regional de la Universidad de Clemson en Carolina del Sur. “Los ciclistas en general son más jóvenes y físicamente sanos, rasgos que las personas más felices generalmente poseen”, comentó Morris en un comunicado de prensa de la universidad.

Los investigadores examinaron cómo las emociones de las personas diferían mientras se desplazaban. Usando datos recolectados por la Oficina de Estadísticas de Trabajo, evaluaron sentimientos como la felicidad, el dolor, el estrés, la fatiga y la tristeza. También se tomó en cuenta el medio de transporte.

Según el estudio, que aparece en una edición reciente de la revista Transportation, los ciclistas son un grupo distinto de personas a quienes en general les encanta montar bicicleta.

Después de los ciclistas, los pasajeros de coche son los segundos viajeros más felices. Los conductores de coches quedaron en tercer lugar.

En el extremo opuesto del espectro, los que van en autobús y en tren son los viajeros más infelices. Pero los trenes y los autobuses en general se usan para ir al trabajo, lo que podría explicar por qué las personas que usan esas formas de transporte muestran menos entusiasmo.

La experiencia emocional de los viajeros es tan importante como la velocidad y el tiempo de desplazamiento, aseguraron los investigadores.

“Comprender la relación entre cómo nos desplazamos y cómo nos sentimos ofrece ideas sobre formas de mejorar los servicios de transporte existentes, priorizar las inversiones, y teorizar y modelar los costos y los beneficios del desplazamiento”, aseguró Morris.

{ Comments on this entry are closed }

Descubren una proteína que ‘engaña’ al corazón para que crea que haces ejercicioDescubren una proteína que ‘engaña’ al corazón para que crea que haces ejercicio

La cardiotrofina-1 favorece el crecimiento sano de los tejidos y el bombeo de la sangre, reduciendo el riesgo de sufrir insuficiencia cardiaca.

muyinteresante.es

El crecimiento del músculo cardíaco, un evento comúnmente conocido como hipertrofia cardíaca, es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en el mundo. Se produce cuando el corazón es incapaz de bombear sangre normalmente y, como método adaptativo, crece de manera disfuncional dañando parte del tejido.

La hipertrofia es normalmente una adaptación perjudicial, generalmente irreversible, y suele conducir a una insuficiencia cardíaca.

Pero ahora un grupo de investigadores ha descubierto una proteína que es capaz de hacer crecer al corazón de manera sana, de forma distinta a cuando lo hace en una hipertrofia patológica. ¿Cómo? Haciéndole creer al corazón que el cuerpo se está ejercitando. La proteína se denomina cardiotrofina-1 (CT-1), y es capaz de “engañar” al corazón para que actúe como si estuviera haciendo ejercicio. Así se favorece el crecimiento sano de sus tejidos y el bombeo de la sangre, evitando que estos crezcan de manera disfuncional, y reduciendo la probabilidad de que se produzca una insuficiencia.

“Descubrimos que CT-1 provoca el crecimiento de los músculos de forma más sana y estimula el crecimiento de los vasos sanguíneos en el corazón. Esto incrementa la habilidad del corazón para bombear sangre, tal y como se vería durante el ejercicio o el embarazo”, según el autor principal del estudio, Lynn Megeney.

La ciencia ya había demostrado con anterioridad que tanto el embarazo como el ejercicio de resistencia son dos circunstancias en las que se produce esta forma sana de crecimiento de órganos, a diferencia del crecimiento disfuncional de la hipertrofia patológica, que daña los tejidos del órgano. Cuando esta se produce, la masa muscular del corazón aumenta, pero no se produce una mejora correspondiente en su función de bombear sangre, convirtiendo este proceso en inadaptativo.

Gracias a la proteína CT-1, el cuerpo responde de la misma manera que bajo la influencia de estos procesos orgánicos, el ejercicio físico intenso y el embarazo.

“Esta terapia experimental es muy emocionante, porque parece prometedora para el tratamiento de insuficiencia cardiaca tanto en el lado izquierdo como en el derecho del corazón”, afirma el cardiólogo y coautor del estudio Duncan Stewart.

Tal como se detalla en el estudio, quedó demostrado que la proteína CT1 humana se compromete con una forma completamente reversible de crecimiento miocárdico, y que atenúa la patología y la pérdida de función en un modelo agresivo de insuficiencia cardíaca. A su vez, promueve el crecimiento de cardiomiocitos, en parte, mediante la activación limitada de una señal de hipertrofia, que de otro modo sería patológica. Además, esta proteína se relaciona con una señal de crecimiento vascular derivada de cardiomiocitos para asegurar que el modesto crecimiento del músculo cardíaco coincida también con la formación de vasos sanguíneos nuevos, un proceso llamado angiogénesis.

No obstante, aún es necesario obtener las patentes necesarias para poder tratar enfermedades cardiacas con esta proteína, y poder probar su eficacia antes de lanzar un producto al mercado. Por ello, en la actualidad, el único tratamiento para tratar la afección en el lado derecho del corazón es a través de un trasplante.

{ Comments on this entry are closed }

Diabetes mellitus y ejercicio

La diabetes mellitus tipo 2 se ha convertido en uno de las grandes problemas de salud en todo el mundo.

Este mal, capaz de destruir progresivamente todos los rincones del organismo, es conocido popularmente como “elevación del azúcar en la sangre” y se caracteriza por complejas alteraciones metabólicas que conducen a accidentes cardiovasculares, insuficiencia renal, amputaciones y ceguera. Como la mayoría de enfermedades, su aparición tiene un componente genético, pero la mayor parte de los casos se asocia a estilos de vida poco saludables, como el sedentarismo, el tabaquismo y la nutrición inadecuada.

Hoy en día, los factores de riesgo están bien documentados y es posible prevenir una gran proporción de casos. Algunos estudios han demostrado reducciones en la aparición de diabetes entre el 60 y el 90%, gracias a hábitos saludables como el ejercicio diario, pasar poco tiempo sentado frente a la pantalla de TV, consumir sólo las calorías necesarias para mantener un peso normal, disfrutar de un alto consumo de frutas y verduras, no fumar y limitar el consumo de alcohol. Es tan poderoso el poder preventivo de estos hábitos que algunos expertos han llegado a plantear la necesidad de incrementar las primas y aportes mensuales a los seguros de salud a quienes no adopten hábitos y estilos de vida saludables, los cuales han demostrado reducir los altísimos costos de esta enfermedad.

Al realizar cualquier tipo de actividad física, el músculo utiliza el azúcar y la grasa como combustibles, lo cual restablece el equilibrio metabólico desde las primeras contracciones musculares. Muchas reacciones bioquímicas en nuestro organismo están reguladas por el equilibrio energético y se relacionan con la salud cardiovascular, la aparición de cáncer y, por supuesto, la elevación de la glicemia o diabetes mellitus.

Existen estrategias y políticas internacionales que deben ser adoptadas cuanto antes. Incentivar y facilitar el transporte activo en bicicleta o caminando, motivar el uso de escaleras, modificar los puestos y horarios de trabajo para estar menos tiempo sentados y dedicar unos minutos más del tiempo libre a realizar ejercicio. Estas estrategias requieren de cambios sustanciales en la educación básica y superior, la infraestructura urbana y las políticas empresariales para ser exitosas y sostenibles.

 

{ Comments on this entry are closed }

La nueva moda fitness: Yoga con cerveza

Esta práctica nacida en Alemania tiene fanáticos en otras partes de Europa

cdn.com.do

Posteriormente del yoga caliente y del yoga aéreo, otra forma ha ganado seguidores desde su creación en Alemania en 2015: el yoga con cerveza.  “BierYoga es la unión de dos grandes amores: la cerveza y el yoga”, sintetiza la página web del movimiento.

Emily y Jhula, creadoras de la nueva disciplina fitness en Berlín dicen “Ambos son terapias centenarias para el cuerpo, la mente y el alma. El gusto de beber cerveza y la ampliación de la conciencia del yoga se complementan y en conjunto ofrecen una experiencia vigorizante” y “El yoga con cerveza es divertido pero no es broma: tomamos las filosofías del yoga y las combinamos con el placer de beber cerveza para alcanzar el nivel más alto de conciencia”.

A pesar de que ya lleva dos años, esta forma de yoga comenzó a convertirse en moda sólo a comienzos de 2017, cuando se diseminó por Europa, Australia y Asia, con muchos seguidores en Tailandia, Singapur y Nueva Zelanda.

La experiencia es para “amantes de la cerveza a los que les gusta el yoga” , “yogis a los que les gusta la cerveza” y cualquier persona que quiera iniciarse en las poses clásicas del yoga con una botella de lager o IPA y tenga más de 16 años.

La sesión de una hora cuesta €5  euros para quienes llevan su colchoneta y sus cervezas y por €6 euros las entrenadoras profesionales ofrecen cervezas y micheladas de su propio bar.

En la India, The Hindustan Times reflejó el fenómeno y citó voces críticas: “Es sólo otro método para atraer nuevos clientes al yoga”, dijo el experto Ashish Gupta. “No tiene beneficios para la salud. “Sin dudas es una práctica que se disfruta, pero también se engorda y se desarrolla esa barriga de cerveza que se quiere evitar con el ejercicio”.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas