From the category archives:

Deporte – Ejercicio

Los ciclistas son más felices que los conductores y los que van en tren, afirma un estudio

Los pasajeros de coche también están de buen humor, en general

Montar bicicleta podría beneficiar a su mente igual que a su cuerpo. Las personas que usan una bicicleta para desplazarse en general son más felices que las que conducen o usan el transporte público, según un estudio reciente.

“Hallamos que las personas están en el mejor estado de ánimo mientras montan bicicleta, en comparación con todos los demás medios de transporte”, señaló el autor líder del estudio, Eric Morris, profesor asistente de planificación urbana y regional de la Universidad de Clemson en Carolina del Sur. “Los ciclistas en general son más jóvenes y físicamente sanos, rasgos que las personas más felices generalmente poseen”, comentó Morris en un comunicado de prensa de la universidad.

Los investigadores examinaron cómo las emociones de las personas diferían mientras se desplazaban. Usando datos recolectados por la Oficina de Estadísticas de Trabajo, evaluaron sentimientos como la felicidad, el dolor, el estrés, la fatiga y la tristeza. También se tomó en cuenta el medio de transporte.

Según el estudio, que aparece en una edición reciente de la revista Transportation, los ciclistas son un grupo distinto de personas a quienes en general les encanta montar bicicleta.

Después de los ciclistas, los pasajeros de coche son los segundos viajeros más felices. Los conductores de coches quedaron en tercer lugar.

En el extremo opuesto del espectro, los que van en autobús y en tren son los viajeros más infelices. Pero los trenes y los autobuses en general se usan para ir al trabajo, lo que podría explicar por qué las personas que usan esas formas de transporte muestran menos entusiasmo.

La experiencia emocional de los viajeros es tan importante como la velocidad y el tiempo de desplazamiento, aseguraron los investigadores.

“Comprender la relación entre cómo nos desplazamos y cómo nos sentimos ofrece ideas sobre formas de mejorar los servicios de transporte existentes, priorizar las inversiones, y teorizar y modelar los costos y los beneficios del desplazamiento”, aseguró Morris.

{ Comments on this entry are closed }

Descubren una proteína que ‘engaña’ al corazón para que crea que haces ejercicioDescubren una proteína que ‘engaña’ al corazón para que crea que haces ejercicio

La cardiotrofina-1 favorece el crecimiento sano de los tejidos y el bombeo de la sangre, reduciendo el riesgo de sufrir insuficiencia cardiaca.

muyinteresante.es

El crecimiento del músculo cardíaco, un evento comúnmente conocido como hipertrofia cardíaca, es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en el mundo. Se produce cuando el corazón es incapaz de bombear sangre normalmente y, como método adaptativo, crece de manera disfuncional dañando parte del tejido.

La hipertrofia es normalmente una adaptación perjudicial, generalmente irreversible, y suele conducir a una insuficiencia cardíaca.

Pero ahora un grupo de investigadores ha descubierto una proteína que es capaz de hacer crecer al corazón de manera sana, de forma distinta a cuando lo hace en una hipertrofia patológica. ¿Cómo? Haciéndole creer al corazón que el cuerpo se está ejercitando. La proteína se denomina cardiotrofina-1 (CT-1), y es capaz de “engañar” al corazón para que actúe como si estuviera haciendo ejercicio. Así se favorece el crecimiento sano de sus tejidos y el bombeo de la sangre, evitando que estos crezcan de manera disfuncional, y reduciendo la probabilidad de que se produzca una insuficiencia.

“Descubrimos que CT-1 provoca el crecimiento de los músculos de forma más sana y estimula el crecimiento de los vasos sanguíneos en el corazón. Esto incrementa la habilidad del corazón para bombear sangre, tal y como se vería durante el ejercicio o el embarazo”, según el autor principal del estudio, Lynn Megeney.

La ciencia ya había demostrado con anterioridad que tanto el embarazo como el ejercicio de resistencia son dos circunstancias en las que se produce esta forma sana de crecimiento de órganos, a diferencia del crecimiento disfuncional de la hipertrofia patológica, que daña los tejidos del órgano. Cuando esta se produce, la masa muscular del corazón aumenta, pero no se produce una mejora correspondiente en su función de bombear sangre, convirtiendo este proceso en inadaptativo.

Gracias a la proteína CT-1, el cuerpo responde de la misma manera que bajo la influencia de estos procesos orgánicos, el ejercicio físico intenso y el embarazo.

“Esta terapia experimental es muy emocionante, porque parece prometedora para el tratamiento de insuficiencia cardiaca tanto en el lado izquierdo como en el derecho del corazón”, afirma el cardiólogo y coautor del estudio Duncan Stewart.

Tal como se detalla en el estudio, quedó demostrado que la proteína CT1 humana se compromete con una forma completamente reversible de crecimiento miocárdico, y que atenúa la patología y la pérdida de función en un modelo agresivo de insuficiencia cardíaca. A su vez, promueve el crecimiento de cardiomiocitos, en parte, mediante la activación limitada de una señal de hipertrofia, que de otro modo sería patológica. Además, esta proteína se relaciona con una señal de crecimiento vascular derivada de cardiomiocitos para asegurar que el modesto crecimiento del músculo cardíaco coincida también con la formación de vasos sanguíneos nuevos, un proceso llamado angiogénesis.

No obstante, aún es necesario obtener las patentes necesarias para poder tratar enfermedades cardiacas con esta proteína, y poder probar su eficacia antes de lanzar un producto al mercado. Por ello, en la actualidad, el único tratamiento para tratar la afección en el lado derecho del corazón es a través de un trasplante.

{ Comments on this entry are closed }

Diabetes mellitus y ejercicio

La diabetes mellitus tipo 2 se ha convertido en uno de las grandes problemas de salud en todo el mundo.

Este mal, capaz de destruir progresivamente todos los rincones del organismo, es conocido popularmente como “elevación del azúcar en la sangre” y se caracteriza por complejas alteraciones metabólicas que conducen a accidentes cardiovasculares, insuficiencia renal, amputaciones y ceguera. Como la mayoría de enfermedades, su aparición tiene un componente genético, pero la mayor parte de los casos se asocia a estilos de vida poco saludables, como el sedentarismo, el tabaquismo y la nutrición inadecuada.

Hoy en día, los factores de riesgo están bien documentados y es posible prevenir una gran proporción de casos. Algunos estudios han demostrado reducciones en la aparición de diabetes entre el 60 y el 90%, gracias a hábitos saludables como el ejercicio diario, pasar poco tiempo sentado frente a la pantalla de TV, consumir sólo las calorías necesarias para mantener un peso normal, disfrutar de un alto consumo de frutas y verduras, no fumar y limitar el consumo de alcohol. Es tan poderoso el poder preventivo de estos hábitos que algunos expertos han llegado a plantear la necesidad de incrementar las primas y aportes mensuales a los seguros de salud a quienes no adopten hábitos y estilos de vida saludables, los cuales han demostrado reducir los altísimos costos de esta enfermedad.

Al realizar cualquier tipo de actividad física, el músculo utiliza el azúcar y la grasa como combustibles, lo cual restablece el equilibrio metabólico desde las primeras contracciones musculares. Muchas reacciones bioquímicas en nuestro organismo están reguladas por el equilibrio energético y se relacionan con la salud cardiovascular, la aparición de cáncer y, por supuesto, la elevación de la glicemia o diabetes mellitus.

Existen estrategias y políticas internacionales que deben ser adoptadas cuanto antes. Incentivar y facilitar el transporte activo en bicicleta o caminando, motivar el uso de escaleras, modificar los puestos y horarios de trabajo para estar menos tiempo sentados y dedicar unos minutos más del tiempo libre a realizar ejercicio. Estas estrategias requieren de cambios sustanciales en la educación básica y superior, la infraestructura urbana y las políticas empresariales para ser exitosas y sostenibles.

 

{ Comments on this entry are closed }

La nueva moda fitness: Yoga con cerveza

Esta práctica nacida en Alemania tiene fanáticos en otras partes de Europa

cdn.com.do

Posteriormente del yoga caliente y del yoga aéreo, otra forma ha ganado seguidores desde su creación en Alemania en 2015: el yoga con cerveza.  “BierYoga es la unión de dos grandes amores: la cerveza y el yoga”, sintetiza la página web del movimiento.

Emily y Jhula, creadoras de la nueva disciplina fitness en Berlín dicen “Ambos son terapias centenarias para el cuerpo, la mente y el alma. El gusto de beber cerveza y la ampliación de la conciencia del yoga se complementan y en conjunto ofrecen una experiencia vigorizante” y “El yoga con cerveza es divertido pero no es broma: tomamos las filosofías del yoga y las combinamos con el placer de beber cerveza para alcanzar el nivel más alto de conciencia”.

A pesar de que ya lleva dos años, esta forma de yoga comenzó a convertirse en moda sólo a comienzos de 2017, cuando se diseminó por Europa, Australia y Asia, con muchos seguidores en Tailandia, Singapur y Nueva Zelanda.

La experiencia es para “amantes de la cerveza a los que les gusta el yoga” , “yogis a los que les gusta la cerveza” y cualquier persona que quiera iniciarse en las poses clásicas del yoga con una botella de lager o IPA y tenga más de 16 años.

La sesión de una hora cuesta €5  euros para quienes llevan su colchoneta y sus cervezas y por €6 euros las entrenadoras profesionales ofrecen cervezas y micheladas de su propio bar.

En la India, The Hindustan Times reflejó el fenómeno y citó voces críticas: “Es sólo otro método para atraer nuevos clientes al yoga”, dijo el experto Ashish Gupta. “No tiene beneficios para la salud. “Sin dudas es una práctica que se disfruta, pero también se engorda y se desarrolla esa barriga de cerveza que se quiere evitar con el ejercicio”.

{ Comments on this entry are closed }

Caminar: una buena manera de frenar el Alzheimer

Caminar es muy recomendable para las personas en riesgo de desarrollar el mal de Alzheimer. Este buen hábito disminuye el declive cognitivo de los individuos que sufren de un impedimento cognitivo leve o de la enfermedad de Alzheimer, concluyó una nueva investigación

“Como todavía no contamos con una cura para el Alzheimer, esperamos encontrar maneras de aliviar la progresión de la patología o sus síntomas”, dijo Cyrus Raji, de la Universidad de Pittsburgh.

El mal de Alzheimer

El mal de Alzheimer es una patología neurodegenerativa que va progresivamente afectando la memoria y las habilidades cognitivas. La Organización Mundial de la Salud calcula que 24 millones de personas padecen actualmente esta patología y se espera que este número aumente en la próxima década.

El impedimento cognitivo leve, por su parte, se presenta cuando una persona sufre de dificultades cognitivas o de memoria que son mayores a las que sobrevienen naturalmente con la edad. Alrededor del 50% de los individuos con este problema desarrollan posteriormente un Alzheimer.

Caminar para el cerebro

Los investigadores trabajaron con 426 personas, incluyendo a adultos mayores sanos, con impedimento cognitivo leve y con Alzheimer. Raji averiguó cuanto caminaba cada uno por día y evaluó los cambios en su volumen cerebral utilizando equipos de resonancia magnética funcional. A su vez los voluntarios realizaron, en sucesivas ocasiones a lo largo del tiempo, exámenes mentales destinados a evaluar sus habilidades cognitivas.

Y resultó que los participantes que hacían actividad física tenían un mayor volumen cerebral. “El volumen es un signo vital para el cerebro. Cuando disminuye, eso significa que las células cerebrales están muriendo. Cuando permanece es su tamaño, la salud cerebral se mantiene”, dijo Raji.

“Encontramos que caminar ocho kilómetros por semana protege a la estructura cerebral durante 10 años en las personas con Alzheimer e impedimento cognitivo leve, especialmente en las áreas claves para la memoria y el aprendizaje. También encontramos que estos individuos muestran una menor pérdida de memoria por de cinco años”, agregó el especialista.

Raji aclaró que caminar no es una cura para el Alzheimer pero “puede mejorar la resistencia del cerebro a la enfermedad y disminuir la pérdida de memoria a lo largo del tiempo”.

 

{ Comments on this entry are closed }

.

El Tai Chi podría ayudar a los pacientes de insuficiencia cardiaca

Investigadores informan que el antiguo ejercicio chino parece mejorar la calidad de vida

El antiguo ejercicio chino llamado Tai Chi podría mejorar la calidad de vida de las personas que sufren de insuficiencia cardiaca, según informan investigadores de la Harvard.

El Tai Chi combina movimientos circulares fluidos, equilibrio y cambios en la distribución del peso, técnicas de respiración y una conciencia interna enfocada. Ya se ha demostrado que resulta útil en una variedad de afecciones médicas, entre ellas la hipertensión, las enfermedades del equilibrio y musculoesqueléticas, y la fibromialgia, anotaron los investigadores.

“El entrenamiento en Tai Chi mejoró importantes parámetros de la calidad de vida, el estado de ánimo y la confianza de hacer ejercicio en pacientes de insuficiencia cardiaca”, apuntó la Dra. Gloria Yeh, investigadora líder, de la división de medicina general y atención primaria del Centro Médico Beth Israel Deaconess, y profesora asistente de medicina de la Facultad de medicina de la Harvard.

“Mantener un régimen de ejercicio es importante en la insuficiencia cardiaca. El Tai Chi podría ser una alternativa adecuada o un ejercicio adjunto para estos pacientes”, señaló.

El Tai Chi incorpora aeróbicos de intensidad baja y moderada con entrenamiento de fuerza, técnicas de respiración, relajación y gestión del estrés, explicó Yeh.

El informe aparece en la edición del 25 de abril de Archives of Internal Medicine.

Para el estudio, el equipo de Yeh asignó al azar a cien pacientes de insuficiencia cardiaca a un programa de Tai Chi de doce semanas o a sesiones educativas sobre la insuficiencia cardiaca.

Los investigadores encontraron que aunque ambos grupos tenían un uso similar de oxígeno durante caminatas de seis minutos, los que practicaban Tai Chi mostraron mayores mejoras en la calidad de vida, que se midió con el Cuestionario de vida con insuficiencia cardiaca de Minnesota.

Además, los que practicaron Tai Chi también mostraron una mejora en el estado de ánimo y en el número de calorías que quemaban semanalmente, frente a los que estaban en el programa educativo, añadieron los investigadores.

Las personas que tienen insuficiencia cardiaca sufren por la incapacidad del corazón de bombear la sangre con eficacia para satisfacer las necesidades del organismo. La afección provoca falta de aire, tos, congestión venosa crónica, inflamación de los tobillos y dificultad para hacer ejercicio.

El Dr. Gregg Fonarow, jefe asociado de cardiología de la facultad de medicina Geffen de la Universidad de California en Los Ángeles, anotó que “la insuficiencia cardiaca resulta en una discapacidad funcional en la capacidad funcional, la calidad de vida y el estado de ánimo”.

“Aunque el ejercicio aeróbico tradicional puede ofrecer algunos beneficios a los pacientes de insuficiencia cardiaca, muchos de ellos tienen dificultades para realizar y continuar con ejercicio aeróbico regular”, agregó.

Ha habido un interés creciente en utilizar ejercicios de cuerpo y mente como el Tai Chi en pacientes de insuficiencia cardiaca, dijo Fonarow. “Tal vez sea más fácil de implementar y agradable, y conllevar el beneficio añadido de la meditación”, apuntó.

“Como complemento de la atención médica estándar, este estudio ha demostrad que el Tai Chi mejoró la calidad de vida, el estado de ánimo y la auto eficacia del ejercicio”, aseguró Fonarow. “El Tai Chi parece ser una alternativa segura al entrenamiento con ejercicio convencional de intensidad de baja a moderada en pacientes de insuficiencia cardiaca. Se necesitan más estudios para comparar el Tai Chi con el entrenamiento en ejercicio aeróbico y para determinar si practicar Tai Chi tendrá un impacto favorable sobre el riesgo de hospitalización o la supervivencia en pacientes de insuficiencia cardiaca”.

Otro estudio que apareció en la misma revista encontró que los pacientes de VIH podrían estar en mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca.

En el estudio, el Dr. Adeel A. Butt, de la Facultad de medicina de la Universidad de Pittsburgh, y colegas recolectaron datos sobre 8,486 veteranos, 2,391 de los cuales eran VIH positivos. Durante el seguimiento de 7.3 años, los investigadores encontraron que los que eran VIH positivos tenían un riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca 81 por ciento más elevado que los que no lo eran.

Podría haber varios motivos para la conexión entre el VIH y la insuficiencia cardiaca, entre ellos la infección misma, el uso empedernido de alcohol, los efectos secundarios de la terapia antirretroviral, deficiencias nutricionales y daño al músculo cardiaco, especuló el grupo de Butt.

“La infección con VIH se asocia con un mayor riesgo de insuficiencia cardiaca tras ajustar por los factores de riesgo tradicionales de esa enfermedad”, escribieron los investigadores. “Esta asociación persiste incluso tras excluir a los pacientes con antecedentes de línea de base de enfermedad cardiaca coronaria, insuficiencia cardiaca y angina, además de un evento de enfermedad cardiaca coronaria en el periodo de seguimiento tras el diagnóstico de insuficiencia cardiaca, y antecedentes de abuso de alcohol o un diagnóstico de dependencia. La infección viral continua se asocia con un mayor riesgo de insuficiencia cardiaca”.

 

{ Comments on this entry are closed }

Qué comer cuando se practica deporte habitualmente

El consumo de proteínas y carbohidratos dependen de la actividad y la composición corporal de cada persona.

Los nutrientes que una persona necesita para tener una práctica deportiva dependen del tipo de actividad que realiza y de su estado nutricional, es decir cantidad de grasa y masa muscular que presenta.

Efectivamente quien busca modificar el peso corporal, debe fijarse en la cantidad total de energía que consume, para facilitar la disminución de la masa corporal. “Si existe déficit baja la masa, y si sobra energía aumenta el peso. Lo anterior en combinación a un programa de ejercicios, favorece una tendencia a la disminución de la grasa y al aumento de la masa muscular”, explica Juan Tejo, académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.

Si el objetivo es aumentar la masa muscular, el nutricionista y profesor de educación física sostiene, que se debe generar un balance positivo de energía y de proteínas, para lo cual la persona debe aumentar la ingesta de alimentos como pescado, carnes bajas en grasa, huevos y lácteos.

En caso de tener poca grasa corporal, se debe aumentar la ingesta de energía. En cambio, si posee grandes depósitos de grasa, un régimen bajo en calorías pero alto en proteínas favorecerá la construcción muscular.

Según explica el especialista, cuando se desarrollan actividades aeróbica, aumenta la necesidad de algunas vitaminas ligadas a la generación de energía y a la capacidad antioxidante, tal como las vitaminas C y E.

“En general es importante considerar que cada vez que modificamos nuestro nivel de actividad física, deberemos modificar la alimentación para optimizar el cumplimiento de los objetivos”, subraya Tejo.

Importancia el agua

“Cada persona debe tomar en cuenta su alimentación para realizar un trabajo físico. Así, por ejemplo, si alguien va a media tarde a pedalear debe almorzar. Si es en la mañana, debe consumir algo que rompa el ayuno nocturno, ya sea un desayuno completo o al menos una fruta o una caja de leche o una barrita de cereal”, dice el experto.

Otro tema importante es la hidratación. Es vital mantener la cantidad de agua que permita regular la temperatura corporal y las funciones metabólicas básicas. “Hay que estar atento a la sensación de sed, pero eso sucede cuando ya hace falta agua, por eso es importante consumir de forma regular durante la sesión de ejercicio fuentes de líquidos como jugos, agua o bebidas isotónicas”, comenta el académico de la U. Andrés Bello.

Riesgos

Uno de los riesgos de muchas personas que practican actividad física es realizarla arduamente y saltándose las comidas. Lo más probable es que esta persona baje de peso, dice el profesional, pero poniendo en riesgo su salud, es decir, puede perder una gran cantidad de masa muscular. Esto es lo que genera el efecto de rebote.

Cuando esto sucede también se pueden producir alteraciones de ánimo, disminución de la concentración, de la calidad de los aprendizajes, de la resistencia, del brillo del pelo y de la calidad de la piel, entre muchos efectos.

“En el mediano plazo aparecen típicamente cuadros de anemia por la falta de fierro y algunas enfermedades vinculadas a la disminución de las vitaminas. Si restringimos la ingesta de hidratos de carbono o masas, bajaremos de peso sobre la base de la deshidratación, peso que rápidamente se recupera”, advierte Tejo

 

{ Comments on this entry are closed }

Adultos mayores que se ejercitan ganan cinco años más de vida

Según estudio, hacer menos de una hora de ejercicio ligero a la semana “no tiene ningún impacto”.

Los adultos mayores que hacen ejercicio regular, mínimo tres horas a la semana, viven cinco años más que los sedentarios, ya que tiene un efecto tan benéfico en la salud como dejar de fumar, aseguran especialistas.

En un artículo publicado en la revista ‘British Journal of Sports Medicine’, expertos afirman que el ejercicio tiene un poderoso impacto en la esperanza de vida, por lo que piden campañas para fomentar el deporte entre las personas mayores.

Los especialistas, del Hospital Universitario de Oslo, llevaron a cabo un estudio de seguimiento de cinco mil 700 hombres en edad avanzada (de 68 a 77 años) en Noruega sobre sus niveles de ejercicio.

Encontraron que hacer menos de una hora de ejercicio ligero a la semana “no tiene ningún impacto”, pero en general el practicar 150 minutos de actividad física semanal -a cualquier intensidad- “alarga la vida”.

De acuerdo con el estudio, que duró 11 años, ejercitarse un mínimo de seis sesiones de 30 minutos por semana reduce en 40% las probabilidades de morir.

Incluso, cuando los hombres tenían 73 años de edad en promedio al inicio del seguimiento, la actividad física les regala cinco años o más de vida.

La actividad física regular, a cualquiera que sea la edad, es beneficioso para la salud de su corazón y en última instancia puede ayudar a vivir más tiempo.

Sin embargo, las más recientes estadísticas muestran que casi la mitad de la gente adulta no hace ejercicio moderado en absoluto.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas