From the category archives:

Deporte – Ejercicio

Caminar: una buena manera de frenar el Alzheimer

Caminar es muy recomendable para las personas en riesgo de desarrollar el mal de Alzheimer. Este buen hábito disminuye el declive cognitivo de los individuos que sufren de un impedimento cognitivo leve o de la enfermedad de Alzheimer, concluyó una nueva investigación

“Como todavía no contamos con una cura para el Alzheimer, esperamos encontrar maneras de aliviar la progresión de la patología o sus síntomas”, dijo Cyrus Raji, de la Universidad de Pittsburgh.

El mal de Alzheimer

El mal de Alzheimer es una patología neurodegenerativa que va progresivamente afectando la memoria y las habilidades cognitivas. La Organización Mundial de la Salud calcula que 24 millones de personas padecen actualmente esta patología y se espera que este número aumente en la próxima década.

El impedimento cognitivo leve, por su parte, se presenta cuando una persona sufre de dificultades cognitivas o de memoria que son mayores a las que sobrevienen naturalmente con la edad. Alrededor del 50% de los individuos con este problema desarrollan posteriormente un Alzheimer.

Caminar para el cerebro

Los investigadores trabajaron con 426 personas, incluyendo a adultos mayores sanos, con impedimento cognitivo leve y con Alzheimer. Raji averiguó cuanto caminaba cada uno por día y evaluó los cambios en su volumen cerebral utilizando equipos de resonancia magnética funcional. A su vez los voluntarios realizaron, en sucesivas ocasiones a lo largo del tiempo, exámenes mentales destinados a evaluar sus habilidades cognitivas.

Y resultó que los participantes que hacían actividad física tenían un mayor volumen cerebral. “El volumen es un signo vital para el cerebro. Cuando disminuye, eso significa que las células cerebrales están muriendo. Cuando permanece es su tamaño, la salud cerebral se mantiene”, dijo Raji.

“Encontramos que caminar ocho kilómetros por semana protege a la estructura cerebral durante 10 años en las personas con Alzheimer e impedimento cognitivo leve, especialmente en las áreas claves para la memoria y el aprendizaje. También encontramos que estos individuos muestran una menor pérdida de memoria por de cinco años”, agregó el especialista.

Raji aclaró que caminar no es una cura para el Alzheimer pero “puede mejorar la resistencia del cerebro a la enfermedad y disminuir la pérdida de memoria a lo largo del tiempo”.

 

{ Comments on this entry are closed }

.

El Tai Chi podría ayudar a los pacientes de insuficiencia cardiaca

Investigadores informan que el antiguo ejercicio chino parece mejorar la calidad de vida

El antiguo ejercicio chino llamado Tai Chi podría mejorar la calidad de vida de las personas que sufren de insuficiencia cardiaca, según informan investigadores de la Harvard.

El Tai Chi combina movimientos circulares fluidos, equilibrio y cambios en la distribución del peso, técnicas de respiración y una conciencia interna enfocada. Ya se ha demostrado que resulta útil en una variedad de afecciones médicas, entre ellas la hipertensión, las enfermedades del equilibrio y musculoesqueléticas, y la fibromialgia, anotaron los investigadores.

“El entrenamiento en Tai Chi mejoró importantes parámetros de la calidad de vida, el estado de ánimo y la confianza de hacer ejercicio en pacientes de insuficiencia cardiaca”, apuntó la Dra. Gloria Yeh, investigadora líder, de la división de medicina general y atención primaria del Centro Médico Beth Israel Deaconess, y profesora asistente de medicina de la Facultad de medicina de la Harvard.

“Mantener un régimen de ejercicio es importante en la insuficiencia cardiaca. El Tai Chi podría ser una alternativa adecuada o un ejercicio adjunto para estos pacientes”, señaló.

El Tai Chi incorpora aeróbicos de intensidad baja y moderada con entrenamiento de fuerza, técnicas de respiración, relajación y gestión del estrés, explicó Yeh.

El informe aparece en la edición del 25 de abril de Archives of Internal Medicine.

Para el estudio, el equipo de Yeh asignó al azar a cien pacientes de insuficiencia cardiaca a un programa de Tai Chi de doce semanas o a sesiones educativas sobre la insuficiencia cardiaca.

Los investigadores encontraron que aunque ambos grupos tenían un uso similar de oxígeno durante caminatas de seis minutos, los que practicaban Tai Chi mostraron mayores mejoras en la calidad de vida, que se midió con el Cuestionario de vida con insuficiencia cardiaca de Minnesota.

Además, los que practicaron Tai Chi también mostraron una mejora en el estado de ánimo y en el número de calorías que quemaban semanalmente, frente a los que estaban en el programa educativo, añadieron los investigadores.

Las personas que tienen insuficiencia cardiaca sufren por la incapacidad del corazón de bombear la sangre con eficacia para satisfacer las necesidades del organismo. La afección provoca falta de aire, tos, congestión venosa crónica, inflamación de los tobillos y dificultad para hacer ejercicio.

El Dr. Gregg Fonarow, jefe asociado de cardiología de la facultad de medicina Geffen de la Universidad de California en Los Ángeles, anotó que “la insuficiencia cardiaca resulta en una discapacidad funcional en la capacidad funcional, la calidad de vida y el estado de ánimo”.

“Aunque el ejercicio aeróbico tradicional puede ofrecer algunos beneficios a los pacientes de insuficiencia cardiaca, muchos de ellos tienen dificultades para realizar y continuar con ejercicio aeróbico regular”, agregó.

Ha habido un interés creciente en utilizar ejercicios de cuerpo y mente como el Tai Chi en pacientes de insuficiencia cardiaca, dijo Fonarow. “Tal vez sea más fácil de implementar y agradable, y conllevar el beneficio añadido de la meditación”, apuntó.

“Como complemento de la atención médica estándar, este estudio ha demostrad que el Tai Chi mejoró la calidad de vida, el estado de ánimo y la auto eficacia del ejercicio”, aseguró Fonarow. “El Tai Chi parece ser una alternativa segura al entrenamiento con ejercicio convencional de intensidad de baja a moderada en pacientes de insuficiencia cardiaca. Se necesitan más estudios para comparar el Tai Chi con el entrenamiento en ejercicio aeróbico y para determinar si practicar Tai Chi tendrá un impacto favorable sobre el riesgo de hospitalización o la supervivencia en pacientes de insuficiencia cardiaca”.

Otro estudio que apareció en la misma revista encontró que los pacientes de VIH podrían estar en mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca.

En el estudio, el Dr. Adeel A. Butt, de la Facultad de medicina de la Universidad de Pittsburgh, y colegas recolectaron datos sobre 8,486 veteranos, 2,391 de los cuales eran VIH positivos. Durante el seguimiento de 7.3 años, los investigadores encontraron que los que eran VIH positivos tenían un riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca 81 por ciento más elevado que los que no lo eran.

Podría haber varios motivos para la conexión entre el VIH y la insuficiencia cardiaca, entre ellos la infección misma, el uso empedernido de alcohol, los efectos secundarios de la terapia antirretroviral, deficiencias nutricionales y daño al músculo cardiaco, especuló el grupo de Butt.

“La infección con VIH se asocia con un mayor riesgo de insuficiencia cardiaca tras ajustar por los factores de riesgo tradicionales de esa enfermedad”, escribieron los investigadores. “Esta asociación persiste incluso tras excluir a los pacientes con antecedentes de línea de base de enfermedad cardiaca coronaria, insuficiencia cardiaca y angina, además de un evento de enfermedad cardiaca coronaria en el periodo de seguimiento tras el diagnóstico de insuficiencia cardiaca, y antecedentes de abuso de alcohol o un diagnóstico de dependencia. La infección viral continua se asocia con un mayor riesgo de insuficiencia cardiaca”.

 

{ Comments on this entry are closed }

Qué comer cuando se practica deporte habitualmente

El consumo de proteínas y carbohidratos dependen de la actividad y la composición corporal de cada persona.

Los nutrientes que una persona necesita para tener una práctica deportiva dependen del tipo de actividad que realiza y de su estado nutricional, es decir cantidad de grasa y masa muscular que presenta.

Efectivamente quien busca modificar el peso corporal, debe fijarse en la cantidad total de energía que consume, para facilitar la disminución de la masa corporal. “Si existe déficit baja la masa, y si sobra energía aumenta el peso. Lo anterior en combinación a un programa de ejercicios, favorece una tendencia a la disminución de la grasa y al aumento de la masa muscular”, explica Juan Tejo, académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.

Si el objetivo es aumentar la masa muscular, el nutricionista y profesor de educación física sostiene, que se debe generar un balance positivo de energía y de proteínas, para lo cual la persona debe aumentar la ingesta de alimentos como pescado, carnes bajas en grasa, huevos y lácteos.

En caso de tener poca grasa corporal, se debe aumentar la ingesta de energía. En cambio, si posee grandes depósitos de grasa, un régimen bajo en calorías pero alto en proteínas favorecerá la construcción muscular.

Según explica el especialista, cuando se desarrollan actividades aeróbica, aumenta la necesidad de algunas vitaminas ligadas a la generación de energía y a la capacidad antioxidante, tal como las vitaminas C y E.

“En general es importante considerar que cada vez que modificamos nuestro nivel de actividad física, deberemos modificar la alimentación para optimizar el cumplimiento de los objetivos”, subraya Tejo.

Importancia el agua

“Cada persona debe tomar en cuenta su alimentación para realizar un trabajo físico. Así, por ejemplo, si alguien va a media tarde a pedalear debe almorzar. Si es en la mañana, debe consumir algo que rompa el ayuno nocturno, ya sea un desayuno completo o al menos una fruta o una caja de leche o una barrita de cereal”, dice el experto.

Otro tema importante es la hidratación. Es vital mantener la cantidad de agua que permita regular la temperatura corporal y las funciones metabólicas básicas. “Hay que estar atento a la sensación de sed, pero eso sucede cuando ya hace falta agua, por eso es importante consumir de forma regular durante la sesión de ejercicio fuentes de líquidos como jugos, agua o bebidas isotónicas”, comenta el académico de la U. Andrés Bello.

Riesgos

Uno de los riesgos de muchas personas que practican actividad física es realizarla arduamente y saltándose las comidas. Lo más probable es que esta persona baje de peso, dice el profesional, pero poniendo en riesgo su salud, es decir, puede perder una gran cantidad de masa muscular. Esto es lo que genera el efecto de rebote.

Cuando esto sucede también se pueden producir alteraciones de ánimo, disminución de la concentración, de la calidad de los aprendizajes, de la resistencia, del brillo del pelo y de la calidad de la piel, entre muchos efectos.

“En el mediano plazo aparecen típicamente cuadros de anemia por la falta de fierro y algunas enfermedades vinculadas a la disminución de las vitaminas. Si restringimos la ingesta de hidratos de carbono o masas, bajaremos de peso sobre la base de la deshidratación, peso que rápidamente se recupera”, advierte Tejo

 

{ Comments on this entry are closed }

Adultos mayores que se ejercitan ganan cinco años más de vida

Según estudio, hacer menos de una hora de ejercicio ligero a la semana “no tiene ningún impacto”.

Los adultos mayores que hacen ejercicio regular, mínimo tres horas a la semana, viven cinco años más que los sedentarios, ya que tiene un efecto tan benéfico en la salud como dejar de fumar, aseguran especialistas.

En un artículo publicado en la revista ‘British Journal of Sports Medicine’, expertos afirman que el ejercicio tiene un poderoso impacto en la esperanza de vida, por lo que piden campañas para fomentar el deporte entre las personas mayores.

Los especialistas, del Hospital Universitario de Oslo, llevaron a cabo un estudio de seguimiento de cinco mil 700 hombres en edad avanzada (de 68 a 77 años) en Noruega sobre sus niveles de ejercicio.

Encontraron que hacer menos de una hora de ejercicio ligero a la semana “no tiene ningún impacto”, pero en general el practicar 150 minutos de actividad física semanal -a cualquier intensidad- “alarga la vida”.

De acuerdo con el estudio, que duró 11 años, ejercitarse un mínimo de seis sesiones de 30 minutos por semana reduce en 40% las probabilidades de morir.

Incluso, cuando los hombres tenían 73 años de edad en promedio al inicio del seguimiento, la actividad física les regala cinco años o más de vida.

La actividad física regular, a cualquiera que sea la edad, es beneficioso para la salud de su corazón y en última instancia puede ayudar a vivir más tiempo.

Sin embargo, las más recientes estadísticas muestran que casi la mitad de la gente adulta no hace ejercicio moderado en absoluto.

{ Comments on this entry are closed }

La mejor combinación de dieta y ejercicio para adelgazar seguro

El régimen y la actividad física son los dos pilares para estar sanos. Una joven británica se sirvió además de las redes sociales para motivarse a la hora de perder kilos

elconfidencial.com

Cuando la estudiante de interpretación musical Alice Liveing decidió publicar sus progresos para perder peso en Instagram, nunca pudo imaginar que se convertiría en todo un fenómeno de masas con casi medio millón de seguidores.

La joven de veintitrés años declara que el propósito para colgar sus fotografías era, en principio, una excusa para sentirse más motivada: “Fue alucinante crear esta red de apoyo”. Dos años y medio después, esta británica ha conseguido adelgazar diez kilos, rebajar cuatro tallas, tener una figura envidiable y una salud de hierro. ¿Cómo lo ha logrado? ¿Son sus técnicas factibles para cumplir el propósito de adelgazar que nos hemos propuesto en este año que empieza?

Frutas, vegetales y proteínas

En su página de de la popular red social, Alice comparte sus trucos para elaborar un plan que permita, poco a poco, lograr lo que ella ha alcanzado. Su experiencia le ha llevado también a publicar su primer libro ‘Clean Eating Alice, The Body Bible: Feel Fit and Fabulous from the Inside Out’.

“Era una adicta a los regímenes. Probé todas las tendencias bajas en carbohidratos como la dieta Dukan”, explica Alice al diario ‘New York Post’. Debido a que no conseguía nunca llevar a cabo estas propuestas, decidió cambiar de parecer de manera radical: “Mi enfoque se basa en el equilibrio”, apunta la británica que subraya también la relación directa que existe entre la dieta y sentirse bien psicológicamente: “Adoraba compartir una pizza con mis compañeros de piso y luego escabullirme a la tienda de la esquina para comprar dulces o cualquier cosa que cupiera en mis manos. Comía como una forma de hacer frente a mis emociones negativas”.

Su régimen se sustenta en una estrecha relación entre comer con sentido común y realizar ejercicios de fitness. Respecto a las cantidades, señala: “No me pongo restricciones, pero consumo sobre todo frutas, vegetales y proteínas, por lo que pocas veces me siento con hambre”.

Lo importante es utilizar un buen combustible que sea a la vez sabroso para seguir manteniendo la motivación: “La comida que elaboro no es exótica, cara o pretenciosa, y no requiere tampoco de ingredientes que no puedas encontrar en el supermercado”, declara en otra entrevista al diario británico ‘Daily Mail’. Siguiendo estas premisas, entre sus frutas favoritas se encuentra el aguacate; las espinacas, el brécol y el repollo forman parte de sus vegetales más preciados; por lo que respecta a las proteínas no faltan el pollo y el pescado. Polémica nos resultará, sin embargo, para los españoles su preferencia por los aceites. Alice no es partidaria del aceite de oliva ni de otros aceites vegetales tradicionales, como el de girasol, y propone sustituirlos por otras alternativas como el aceite de coco. Entre los alimentos de los que huye: “me alejo de los azúcares refinados y de casi todas las comidas procesadas, si bien me declaro una amante del bacon”.

¿Cómo realiza los platos? “Mis comidas están elaboradas alrededor de una fuente de proteínas, así que normalmente empiezo desde ahí, por ejemplo con pechuga de pollo o salmón. Voy añadiendo después algunas verduras como col rizada, espinacas o brécol. Por útimo incluyo algún carbohidrato; mi favorito son las patatas”.

Subraya la veinteañera una curiosa consecuencia de publicar su dieta en Instagram: “Me resultaba placentero hacer que mis platos tuvieran un buen aspecto, así como que supieran bien”. ¿Un efecto beneficioso de la moda del ‘foodporn’?: “Soy consciente de que algunas personas pueden sentirse molestas cuando sus amigos publican fotos de comida en las redes sociales, pero por muy fastidioso que les resulte a algunos esto fue lo que me permitió entablar una relación saludable con la comida y crear así platos nuevos y deliciosos que pudieran también ayudar a los demás”.

Su preocupación por la alimentación le ha llevado a ampliar sus conocimientos sobre la materia y planea, en la actualidad, obtener algún título relacionado con la especialidad: “Me gustaría llevar la alimentación sana a las masas y ser el equivalente femenino de Jamie Oliver”.

Ejercicio aeróbico

Fuera de los aspectos estéticos, lo importante para Alice eran las malas sensaciones físicas que sentía al no cuidar su cuerpo. Entre sus asignaturas como estudiante de interpretación estaba el baile: “En cada disciplina de danza mis tutores me decían que me faltaban energía y fuerza. Me sentía abatida. Había trabajado muy duro para entrar en esta escuela y estaba desaprovechando la oportunidad”.

No es posible conseguir un cuerpo como el de Alice sin un trabajo físico de fondo. La instagramer acude al gimnasio entre cuatro y seis veces por semana y dice que se sirve de las guías de la página LDNM como auténticas biblias para estar en forma.

Muy importante también le ha resultado intercambiar impresiones con sus seguidores sobre sentadillas, levantamientos de piernas, movimientos con el balón medicinal, flexiones u otros ejercicios corrientes. Alice remarca, de este modo, el poder que pueden tener las redes sociales incluso para mantenerse sano.

Impulsada por su éxito, la joven ha lanzado también su propio canal de Youtube y espera seguir publicando guías de alimentación y ejercicio. Licenciada el pasado año en actuación musical, ha comenzado también su carrera en este campo y no renuncia a su sueño de llegar a interpretar en los grandes teatros de Londres.

{ Comments on this entry are closed }

Estos son los tres mejores deportes para el corazón (y ninguno es el ‘running’)

Que cualquier tipo de deporte es bueno para prevenir cardiopatías ya nos lo han dicho. Ahora, un nuevo estudio establece el escalafón

buenavida

Sabemos que el deporte es bueno para la salud en general y para el sistema cardiovascular en particular. Pero ¿cuál es el que más cuida de nuestro corazón? Investigadores europeos y australianos unieron fuerzas para averiguarlo, y los resultados de su estudio se publicaron el pasado noviembre en el British Journal of Sports Medicine. El ejercicio que mejor previene las cardiopatías, concluyeron, es el relacionado con los deportes de raqueta, la natación y el aeróbic. Disciplinas que reducen en un mayor porcentaje las posibilidades de morir por alguna enfermedad cardiovascular o infarto.

Para poder llegar a esta teoría, los investigadores analizaron los hábitos de ejercicio físico de más de 80.000 británicos con una mediana de edad de 52 años a los que se hizo un seguimiento durante unos nueve años. A lo largo de ese periodo, más de 8.700 participantes murieron por diferentes causas y más de 1.900 lo hicieron como consecuencia de una enfermedad cardiovascular o infarto. Con estos datos, los científicos estudiaron qué influencia podría tener el tipo de deporte o ejercicio físico que realizaban los voluntarios con sus posibilidades de morir en los siguientes años.

Para el doctor Emilio Luengo, cardiólogo responsable de Actividad Física del Programa de Empresas Cardiosaludables de la Fundación Española del Corazón, no hay una aparente razón clínica o deportiva específica que explique por qué los deportes de raqueta, la natación y el aeróbic reducirían en mayor medida el riesgo de muerte cardiovascular respecto a los demás. Sin embargo, es cierto que todos ellos tienen elementos en común que los convierten en el tipo de ejercicio físico saludable que los cardiólogos recomiendan. “Se trata de actividades deportivas de tiempo libre y con un carácter lúdico, sin un especial componente competitivo en la población general que los practica; implican un ejercicio aeróbico con movimiento de amplios grupos musculares, pero sin una solicitación extrema de los mismos; y son satisfactorios desde el punto de vista de la inteligencia emocional y social”, detalla el cardiólogo.

Por su parte, el doctor Carlos de Teresa, miembro de la Junta de Gobierno de la Sociedad Española de Medicina del Deporte, sugiere que los resultados positivos a favor de los deportes de raqueta, la natación y el aeróbic también podrían explicarse por ser “deportes en los que el patrón de ejercicio es interválico. Y son precisamente este tipo de actividades físicas las que han demostrado efectos más positivos para la salud”. Asimismo, señala, “todos los deportes referidos en este artículo estimulan la resistencia cardiorrespiratoria y la fuerza muscular, dos cualidades físicas que, al mejorar, reducen el riesgo relativo de muerte cardiovascular”.

Respecto a los beneficios para el corazón que se consiguen específicamente gracias a los mencionados deportes y su impacto positivo en los factores de riesgo cardiovascular, se trata de los siguientes:

El bádminton, el tenis y el squash son deportes que se caracterizan por enlazar “componentes interválicos de alta intensidad con descansos entre los puntos de juego, lo que provoca un gasto energético elevado que contribuye a controlar el peso graso y a aumentar el peso y la funcionalidad musculares. Esto, a su vez, tiene un efecto beneficioso frente a la obesidad y la diabetes”, indica el doctor Carlos de Teresa.

El experto en medicina del deporte revela que la natación estimula, por una parte, el desarrollo muscular y, por la otra, la coordinación neuromuscular. A nivel cardiovascular, este último efecto es clave, ya que “implica una actividad neurológica que facilita el control de la presión arterial. Asimismo, el aumento de la masa muscular que se consigue con la natación incrementa también el gasto energético, lo que mejora el perfil lipídico (el nivel de grasas en sangre tales como el colesterol y los triglicéridos) y el peso graso”.

En la gimnasia tipo aeróbic o la danza, al igual que en la natación, también interviene una coordinación neuromuscular positiva para nuestro sistema cardiovascular. Además, este tipo de actividades “tienen un componente lúdico, que sin duda aporta todos los efectos beneficiosos que se contraponen a los producidos por el estrés”, señala el doctor de Teresa.

Por el contario, el ciclismo, el running, el fútbol o el rugby no mostraron en el estudio una reducción significativa de las posibilidades de morir por esta causa.  Aun así, “los deportes de equipo han demostrado beneficios cardiovasculares en otros grupos poblacionales diferentes a los de este estudio”, apunta el cardiólogo Emilio Luengo.

{ Comments on this entry are closed }

¿Cuántas calorías se queman haciendo ejercicio?

¿Se queman más calorías con la bici o haciendo pilates? Entérate de cuántas calorías se queman haciendo los ejercicios más comunes.

muyinteresante.es

¿Cuántas calorías se queman haciendo zumba? ¿Y pesas? Has decidido finalmente ir al gimnasio y no te decides por qué clase comenzar. Si quieres saber cuántas calorías se queman haciendo ejercicios como aeróbic, pilates o zumba, quizá esto te ayude a optar por una clase de alta intensidad o por una más relajada, según la cantidad de tiempo y objetivos que tengas. Sea como fuere y según nuestro interés en perder peso, nuestra condición física y nuestras metas deportivas, las calorías que quememos en un entrenamiento también dependerán de nuestro esfuerzo o las ganas con las que vayamos a una clase o entrenamiento.

Los siguientes datos son las calorías estimadas durante 30 minutos de actividad (basados en una mujer de unos 77 kilogramos de peso):

Aerobic

Tiempo de entrenamiento: 30 minutos

Calorías quemadas: 116

Ballet

Tiempo de entrenamiento: 30 minutos

Calorías quemadas: 116

Bodypump

Tiempo de entrenamiento: 30 minutos

Calorías quemadas: 209

Pilates

Tiempo de entrenamiento: 30 minutos

Calorías quemadas: 96

Entrenamiento de fuerza

Tiempo de entrenamiento: 30 minutos

Calorías quemadas: 116

Yoga

Tiempo de entrenamiento: 30 minutos

Calorías quemadas: 96

Zumba

Tiempo de entrenamiento: 30 minutos

Calorías quemadas: 339

Step

Tiempo de entrenamiento: 30 minutos

Calorías quemadas: 250

GAP (Glúteos, abdominales y piernas)

Tiempo de entrenamiento: 30 minutos

Calorías quemadas: 125

Caminar rápido

Tiempo de entrenamiento: 30 minutos

Calorías quemadas: 125
Si tienes problemas o lesiones comunes no significa que debas evitar las clases de alta intensidad. Únicamente es importante la supervisión de un médico para configurar un entrenamiento acorde a tu condición física.

Si te gusta bailar pero tienes problemas con las coreografías avanzadas, prueba una clase de zumba. Te ayudará a ganar confianza y a retener los movimientos y posturas sin agobiarte.

¿Tienes una gran fuerza muscular, pero un equilibrio horrible? Una clase de yoga podría ser el suplemento perfecto.

{ Comments on this entry are closed }

Las personas obesas tienen más riesgo de padecer asma inducido por ejercicio

Las personas obesas tienen más riesgo de padecer asma inducido por ejercicio (ETA, en sus siglas en inglés), una afección que está presente en el 90 por ciento de los asmáticos. Así lo asegura una investigación publicada en The Physician and Sportsmedicine.

“Los pacientes con sobrepeso o obesidad tienen mayor posibilidad de padecer asma inducido por ejercicio”, afirma Simon Bacon, investigador del Hospital du Sacré-Coeur de Montréal en Canadá y autor principal del estudio.

“Cada punto de aumento en el índice de masa corporal (IMC) se asocia con un nueve por ciento de incremento de la posibilidad de padecer este tipo de asma”, puntualiza el experto.

La investigación ha evaluado a 673 asmáticos intermitentes afectados en grado leve, moderado y grave. Su IMC ha sido calculado teniendo en cuenta los datos de peso y altura.

Además, también se han valorado, entre otros, factores como el ejercicio, la presencia de animales o polén y el nivel de estrés, que pueden desencadenar la aparición de asma.

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas