From the category archives:

Epilepsia

 

 «Tengo epilepsia»

Familiares y afectados combaten el tabú sobre la enfermedad que afecta a 2.500 guipuzcoanos. «El desconocimiento provoca el miedo, por eso queremos informar», subrayan desde la asociación

La mejor medicina contra el estigma que aún envuelve la epilepsia ya se ha inventado: hablar. Compartir experiencias, «salir del armario», no esconder la enfermedad, tratarla como otra dolencia crónica, eliminar prejuicios, ayuda al tratamiento de una patología que afecta a unos 2.500 guipuzcoanos. Familiares y afectados han tomado una buena dosis de ese fármaco milagroso en el octavo encuentro celebrado en Donostia, de la mano de la Asociación Guipuzcoana de Epilepsia (AGE). «Tengo epilepsia, no lo escondo, pero tampoco lo llevo colgado de un cartel», dice Dunixe Oiarbide, hernaniarra de 38 años a quien le diagnosticaron epilepsia hace siete años. No fue ninguna sorpresa para ella, bien al contrario. El enésimo médico al que recurría en ese peregrinaje de consultas que muchos pacientes sufren logró poner nombre a los mareos y síncopes que padecía con relativa frecuencia desde que era niña. «El diagnóstico me dio más seguridad, porque ahora, sabiendo lo que tengo, me atrevo a hacer más cosas sin miedo», cuenta.

Su experiencia no ha sido un camino de rosas, pero tampoco le añade dramatismo a su relato. La mitad de los casos de epilepsia manifiestan sus primeros síntomas de pequeño, como le ocurrió a Dunixe, lo que puede hacer más discriminatoria la enfermedad si no es bien entendida por los compañeros de clase y profesores. La asociación guipuzcoana está haciendo un esfuerzo para que el mensaje llegue a ese colectivo más vulnerable.

LA EPILEPSIA

Qué es: Es un trastorno neurológico. Una crisis epiléptica se desencadena por un exceso de actividad eléctrica de un grupo de neuronas (células cerebrales) hiperexcitables y puede afectar a funciones como el movimiento o el comportamiento, o al nivel de conciencia.

Tipos: Las crisis epilépticas pueden manifestarse de formas muy diferentes, no solo convulsiones: desconexión del entorno, sensaciones gástricas, alteraciones visuales y/o auditivas pasajeras.

Tratamiento: Los fármacos logran controlar las crisis en aproximadamente el 70% de las personas. Cuando el tratamiento farmacológico fracasa, se puede recurrir a la cirugía.
 
Afectados: En España, se estima que cerca de 400.000 personas padecen epilepsia. En Gipuzkoa, el número ronda los 2.500.

 

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Mitos y verdades de la epilepsia

Afecta tanto a varones como mujeres, de cualquier edad, país y estrato social, pero sólo el 30% de las personas la manifiesta con convulsiones. Todo lo que tenes que saber sobre ella.

tn.com.ar

La epilepsia es un trastorno neurológico crónico que afecta tanto a varones como mujeres, de cualquier edad, país y estrato social. En todo el mundo, unos 50 millones de personas la padecen, lo que convierte a esta enfermedad en la causa neurológica de defunción más común.

Sin embargo, la epilepsia se puede tratar fácil y asequiblemente con medicación diaria, y, aproximadamente, el 70% de los casos responde al tratamiento. El problema es que alrededor de tres cuartas partes de las personas que viven en países de ingresos bajos y medianos no reciben el tratamiento que necesitan.

Al tratarse de una enfermedad que se manifiesta a través de convulsiones recurrentes, en muchos lugares del mundo los pacientes y sus familias pueden ser víctimas de la estigmatización y la discriminación frente al desconocimiento social.

Por eso, la doctora Analía Calle (M.N. 111.586), neuróloga de INEBA especialista en epilepsia, conversó con TN sobre lo que todos deberían saber sobre esta enfermedad:

¿Por qué se producen las convulsiones?

Los episodios de convulsiones se deben a descargas eléctricas excesivas de grupos de células cerebrales. Las descargas pueden producirse en diferentes partes del cerebro y pueden ir desde episodios muy breves de ausencia o de contracciones musculares hasta convulsiones prolongadas y graves. Su frecuencia también puede variar desde menos de una al año hasta varias al día.

¿Qué es una convulsión?

Las convulsiones son episodios breves de movimientos involuntarios que pueden afectar a una parte del cuerpo (convulsiones parciales) o a su totalidad (convulsiones generalizadas) y a veces se acompañan de pérdida de la consciencia y del control de los esfínteres.

Si convulsionaste una vez, ¿significa que tenes epilepsia?

Una sola convulsión no significa epilepsia. De hecho, hasta un 10% de la población mundial sufre una convulsión a lo largo de su vida. La epilepsia se define por dos o más convulsiones no provocadas.

¿Qué síntomas se manifiestan?

Las características de los ataques son variables y dependen de la zona del cerebro en la que empieza el trastorno, así como de su propagación. Pueden producirse síntomas transitorios, como ausencias o pérdidas de conocimiento, y trastornos del movimiento, de los sentidos (en particular la visión, la audición y el gusto), del humor o de otras funciones cognitivas.

Las personas con convulsiones tienden a padecer más problemas físicos (tales como fracturas y hematomas derivados de traumatismos relacionados con las convulsiones) y mayores tasas de trastornos psicosociales, incluidas la ansiedad y la depresión.

¿La epilepsia es contagiosa?

No, la epilepsia no es contagiosa.

¿Por qué se discrimina a los pacientes?

Es uno de los trastornos reconocidos más antiguos del mundo, sobre el cual existen registros escritos que se remontan al 4000 a. C. Durante siglos, el temor, la incomprensión, la discriminación y estigmatización social han rodeado a esta enfermedad. Esta estigmatización persiste hoy en día en muchos países del mundo y puede influir en la calidad de vida de las personas con epilepsia y sus familias.

¿Qué causa la epilepsia?

El tipo más frecuente de epilepsia, que afecta a 6 de cada 10 personas, es la epilepsia idiopática, es decir, la que no tiene una causa identificable. La epilepsia con causas conocidas se denomina epilepsia secundaria o sintomática. Dichas causas pueden consistir en:

– daño cerebral por lesiones prenatales o perinatales

– malformaciones congénitas o alteraciones genéticas con malformaciones cerebrales asociadas

– un traumatismo craneoencefálico grave;

– los tumores cerebrales.

¿Cómo se puede tratar?

La epilepsia se puede tratar fácil y asequiblemente con medicación diaria. En los pacientes que responden mal al tratamiento farmacológico puede resultar útil el tratamiento quirúrgico.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Cisticercosis, primera causa de epilepsia en México

La enfermedad es causada por la ingestión de huevos del parásito ‘taenia’, que se encuentra en alimentos contaminados

informador.com.mx.- CIUDAD DE MÉXICO.-

La cisticercosis es la parasitosis más frecuente en México, y la de tipo cerebral constituye la primera causa de epilepsia, manifestó Alma Griselda Ramírez Reyes, especialista del Centro Médico Nacional Siglo XXI.

La enfermedad es causada por la ingestión de huevos del parásito taenia solium que se encuentran en alimentos contaminados, y está relacionada con la pobreza y con la deficiente infraestructura sanitaria, predominantemente en zonas rurales.

En el marco del Primer Simposio de Microbiología y Parasitología Clínica, la especialista detalló que entre los factores de riesgo está el consumo de carne de cerdo, frutas y verduras contaminadas, a consecuencia de su cocción o preparación insalubre.

Una vez que el parásito se aloja en el intestino delgado, se adhiere a través del epitelio y pasa al torrente sanguíneo hacia diferentes órganos y sigue produciendo larvas. Puede alojarse en los pulmones, en los tejidos muscular y subcutáneo, aunque sus efectos más devastadores se presentan cuando se aloja en el sistema nervioso central.

La mejor forma de evitarla es la prevención a través del aseo correcto de las manos después de ir al baño, lavar frutas y verduras con agua y jabón, además de un adecuado nivel de cocción de los alimentos y tratamiento a animales enfermos.

Una persona infectada que no se lava bien las manos después de una deposición puede diseminar el parásito, explicó Ramírez Reyes en su conferencia Neurocisticercosis, en la Escuela Superior de Medicina (ESM) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

En diversos lugares del mundo la cisticercosis es endémica, y en América Latina la mayor prevalencia se registra en Brasil y México; también en África y en el sureste asiático, en especial en India y Nepal.

En México, las entidades con mayor prevalencia de la enfermedad son Guanajuato, Jalisco y el Estado de México, pero en general en todo el país se le considera un problema de salud pública muy importante.

De acuerdo con sus datos, en zonas rurales entre 10 y 25 por ciento hay portadores de taenia solium, prevalencia muy alta, y con mayor índice de afecciones entre la población de 15 a 40 años, económicamente activa.

Citó que la mortalidad mundial es de 50 mil casos anualmente y se estima que casi 20 millones de personas en todo el orbe están infectadas.

En México, el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía de la Secretaría de Salud es el nosocomio que cuenta con el estudio más completo y el seguimiento de la cisticercosis cerebral.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Epilepsia: moderna tecnología permitirá detectarla tempranamente

Por primera vez en la historia del Seguro Social, la epilepsia será detectada temprana y certeramente en pacientes de toda edad, gracias a la puesta en funcionamiento de la Unidad de Video Epilepsia y Polisomnografía en el Hospital Nacional Guillermo Almenara de EsSalud.

Mediante este revolucionario procedimiento para la detección de la epilepsia, se beneficiarán las especialidades de Neurología, Neurocirugía, Pediatría, Geriatría, Medicina Interna, así como la Unidad de Cuidados Intensivos y el Servicio de Emergencia.

Esta moderna tecnología de diagnóstico permite distinguir la epilepsia de males muy comunes en pacientes psiquiátricos, explicó el jefe del Servicio de Neurología del citado nosocomio, doctor Miguel Quiñones Núñez.

Indicó que su mayor virtud consiste en identificar el foco epileptógeno, es decir la zona donde nacen las crisis epilépticas,  como un modo de evaluación pre quirúrgico, lo que favorece en la efectividad, seguridad y calidad de la atención médica, contribuyendo a la recuperación y bienestar de quienes padecen epilepsia.

La polisomnografía también permite determinar trastornos de respiración vinculados al sueño, como la apnea y arritmia cardiaca, hipertensión arterial y enfermedad coronaria, en personas de 65 años. Asimismo, casos de sonambulismo, terror nocturno, y enuresis.

El doctor Quiñones señaló que la patología más recurrente entre los adultos mayores es la epilepsia vascular, que podrá ser tratada con mayor rigurosidad, aumentando de este modo la posibilidad de que recuperen su salud.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Cirugía detiene ataques en muchos epilépticos

Casi la mitad de los pacientes con epilepsia que son sometidos a una cirugía logran detener sus ataques completamente por al menos 10 años, dijeron científicos el viernes.

Esto sugiere una alternativa efectiva al costoso y difícil tratamiento con fármacos.

En el primer estudio a largo plazo de pacientes epilépticos post-cirugía, un equipo británico halló que el 82 por ciento no sufría ataques al año siguiente, el 52 por ciento lograba el mismo resultado a los cinco años, al igual que un 47 por ciento después de 10 años. “Si los ataques no logran ser controlados con medicamentos, ahí es cuando se debe considerar la operación”, dijo John Duncan, del Hospital Nacional de Neurocirugía de la University College London, que lideró el estudio.

“En esas personas, la cirugía tiene una buena probabilidad de detener los ataques”, agregó. La epilepsia es un desorden cerebral que afecta a alrededor de 50 millones de personas en todo el mundo, incluyendo varios millones de niños jóvenes y adolescentes. Puede causar ataques recurrentes, en los cuales algunas células del cerebro envían señales defectuosas, provocando espasmos musculares violentos y pérdida de consciencia.

La epilepsia se divide en focal, en la cual una parte específica del cerebro es afectada, o generalizada, donde las regiones del cerebro involucradas están mucho más expandidas. No existe una cura para la enfermedad, pero los medicamentos pueden ayudar a evitar los ataques en algunos pacientes. Los fármacos comunes incluyen al divalproex sódico, la versión genérica de Depakote, de Abbott Laboratories y Trileptal, vendido por el laboratorio suizo Novartis AG.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, estudios recientes tanto en el mundo desarrollado como en los países en desarrollo demostraron que hasta el 70 por ciento de los nuevos diagnósticos en niños y adultos pueden ser tratados exitosamente con fármacos antiepilépticos. Luego de dos a cinco años de tratamiento satisfactorio, los medicamentos se pueden retirar en el 70 por ciento de los niños y el 60 por ciento de los adultos sin recaídas. Cerca de la mitad de los casos de epilepsia son focales, y en Gran Bretaña, donde se realizó el estudio de Duncan, la cirugía sólo está disponible para ese grupo de pacientes, a menudo cuando dos o tres tipos de medicamentos ya fracasaron.

El estudio, publicado en la revista médica The Lancet, siguió a 615 pacientes por hasta 19 años después de la cirugía. La duración promedio de la epilepsia antes de la operación fue 20 años. Duncan y otros expertos dijeron que, a la luz de sus resultados, es importante mejorar las evaluaciones prequirúrgicas para que los candidatos a la cirugía puedan ser operados antes. En relación a los costos relativos de los dos enfoques, Duncan explicó en una entrevista telefónica que en Gran Bretaña la cirugía supone un pago único de alrededor de 13.000 libras (20.000 dólares), mientras que la terapia con fármacos cuesta aproximadamente 1.000 libras (1.500 dólares) por año más los costos acumulables de la asistencia sanitaria.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

La desconocida epilepsia: mitos y realidades de esta enfermedad

  • La epilepsia no es de niños, puede presentarse en cualquier edad y persona.
  • No todas las crisis epilépticas implican sacudidas ni todas las pérdidas de conocimiento con sacudidas son crisis epilépticas.
  • El epiléptico no se traga la lengua, no hay que meterle nada en la boca.
  • La mujer epiléptica puede tener hijos: no tienen por qué heredar la enfermedad.

Sabemos poco de la epilepsia. Tan poco como que, pese a los años, persisten mitos que pueden estigmatizar a los afectados o, incluso, poner en riesgo sus vidas. La epilepsia puede generar muchas manifestaciones clínicas y no solo, como muchos creen, movimientos descontrolados y energéticos de todo el cuerpo.

La epilepsia es una enfermedad neurológica caracterizada por una actividad eléctrica alterada de las neuronas. Hasta aquí su definición. Lo que siguen son los diez falsos mitos sobre esta enfermedad que han reunido y aclarado los médicos de la Clínicas Quirón.

La epilepsia es una enfermedad de niños

Esta patología puede presentarse a cualquier edad y en cualquier persona (afecta por igual a hombres y mujeres), aunque en los mayores suele tener causas subyacentes diferentes a las de los niños.

La epilepsia se contagia

Las causas de la epilepsia son muy variadas y pueden responder a tumores cerebrales, meningitis, traumatismos craneales, intoxicación por alcohol o drogas, factor genético o familiar, pero nunca por contagio.

Si tiene sacudidas es epilepsia

No todas las crisis epilépticas implican sacudidas. En muchas ocasiones, las crisis son sutiles y consisten en leves desconexiones del medio, movimientos involuntarios imperceptibles de una extremidad, movimientos automáticos como frotarse las manos o de chupeteo o, incluso, en la percepción de olores o sensaciones anómalas. Tampoco todas las pérdidas de conocimiento con sacudidas son crisis epilépticas, ya que pueden ser, por ejemplo, síncopes.

Los epilépticos se tragan la lengua y se asfixian

Es imposible tragarse la lengua, aunque en ocasiones se muerden la lengua y expulsan sangre con saliva por la boca. Durante un ataque epiléptico se contraen todos los músculos, incluyendo los de la respiración, por lo que la persona puede adquirir un color morado durante el inicio de la crisis al dejar de respirar, aunque tenga la vía aérea libre. Comprueba que no tiene nada en el cuello que pueda dificultar la respiración, como un collar o una corbata.

Durante una crisis tengo que meterle algo en la boca

Nunca debes introducir objetos en la boca de quien esté sufriendo una crisis ya que con ello no solo no evitas que se asfixie, sino que aumenta la probabilidad de que ese objeto se vaya a la vía aérea y no pueda respirar. Además, sus músculos de la masticación se contraen completamente, por lo que pueden romper los dedos de la persona que se intente introducir algún objeto.

Hay que ‘luchar’ contra la crisis

Nunca hay que luchar contra las crisis. Si presencias un ataque epiléptico, debes mantener la calma, colocar a la persona en posición de seguridad para evitar que se golpee y se dañe (acostado, de medio lado y sujetando la cabeza con cuidado o apoyándola en una almohada o superficie blanda).

Los epilépticos son enfermos mentales

La gran mayoría de personas con epilepsia no tiene alteraciones cerebrales que provoquen trastornos mentales.

Los epilépticos no pueden hacer lo mismo que los demás

La epilepsia puede generar algunas limitaciones, pero muchas personas afectadas llevan una vida completamente normal. Hay ciertas profesiones que no deben ejercer, como las de conductor profesional, policía, militar o piloto, y determinados deportes que tampoco es recomendable que practiquen, como el submarinismo o el paracaidismo.

Las mujeres epilépticas no pueden tener hijos

Existe la creencia de que las mujeres epilépticas no pueden tener descendencia. Esto no sólo no es así, sino que los hijos no tienen por qué heredar la enfermedad. La única precaución que deben tomar es planificar el embarazo y contar con su neurólogo para adecuar la medicación más segura, tanto para la madre como para el feto.

La epilepsia ni se cura ni se opera

La epilepsia se puede tratar, aunque los fármacos no han conseguido progresar en cuanto a resultados en el control de las crisis tanto como lo han hecho en cuanto a tolerabilidad. Para los pacientes farmacorresistentes, la cirugía de la epilepsia puede ser la solución para controlar las crisis o hacerlas desaparecer. Un 10% de los resistentes al tratamiento farmacológico son candidatos a esta cirugía, que consigue controlar las crisis al 60-80% de los pacientes y reducir su número a un 10-20% más.

{ Comments on this entry are closed }

.

Epilepsia infantil y problemas psiquiátricos

Sufrir epilepsia en la etapa infantil aumenta la posibilidad de desarrollar síntomas psiquiátricos. Esto sucede en un 43% de los afectados y, si no se le pone remedio, la situación empeora con los años. Así, las niñas tienden a padecer más problemas emocionales, mientras que en los niños aumenta el riego de hiperactividad, falta de atención y dificultades para relacionarse con los demás. Estos son los resultados de un estudio realizado con menores noruegos por el Centro Nacional para la Epilepsia del Hospital Universitario de Oslo, publicados en la revista “Epilepsia”.

Sufrir epilepsia en la etapa infantil aumenta la posibilidad de desarrollar síntomas psiquiátricos. Esto sucede en un 43% de los afectados y, si no se le pone remedio, la situación empeora con los años. Así, las niñas tienden a padecer más problemas emocionales, mientras que en los niños aumenta el riego de hiperactividad, falta de atención y dificultades para relacionarse con los demás. Estos son los resultados de un estudio realizado con menores noruegos por el Centro Nacional para la Epilepsia del Hospital Universitario de Oslo, publicados en la revista “Epilepsia”.

Epilepsia y géneros

Los dos resultados evidencian por primera vez que los niños o adolescentes entre 8 y 13 años con epilepsia son más vulnerables a desarrollar problemas psiquiátricos y que el sexo influye en el tipo de afección. Otros factores de riesgo que han detectado los investigadores respecto al desarrollo de psicopatologías son un estatus socioeconómico bajo o tener otra enfermedad crónica, como asma o diabetes.

No obstante, tener o haber sufrido epilepsia implicaría un peso mucho mayor para desarrollar alteraciones psiquiátricas en chicas: el análisis ha mostrado un mayor riesgo en las niñas entre los 10 y los 13 años. Los niños (varones) con epilepsia, en cambio, parecen casi tan afectados por un bajo estatus socioeconómico que por sufrir la enfermedad. Aunque los motivos de las diferencia aún deben estudiarse con más profundidad, los especialistas sospechan que detrás está la actitud más negativa con que ellas viven la epilepsia.

Los resultados están en sintonía con estudios anteriores que ya habían demostrado que la edad infantil presentaba un mayor riesgo de desarrollar problemas de conducta y trastornos psiquiátricos como ansiedad, depresión y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Otros estudios anteriores también señalaban otros factores de peso, como epilepsia del lóbulo temporal, que suele tener su origen en trastornos acaecidos durante el desarrollo -como fiebre, infecciones virales, meningitis o traumatismos craneoencefálicos- y al menos una crisis psicomotora por semana (es el tipo de crisis más frecuente en los adultos epilépticos).

Más enfermedades psiquiátricas con epilepsia

Según los últimos datos disponibles, en España, 400.000 personas sufren esta enfermedad relacionada con las conexiones neuronales del cerebro, y que puede afectar a cualquier edad, etnia, clase social o país. Además, cada año 20.000 desarrollan la patología por primera vez. Si bien niños y jóvenes son los que tienen mayor riesgo de padecerla, no es exclusiva; según las estadísticas, 15 de cada 1.000 personas mayores de 75 años también conviven con ella. Es un trastorno difícil de diagnosticar y tratar puesto que se conocen más de 40 tipos distintos, todas con causas diversas, desde genéticas a infecciosas.

Con el tratamiento adecuado, el 70% de los pacientes epilépticos consiguen no tener crisis y otro porcentaje importante deja la medicación transcurridos unos años. Sin embargo, el 30% de los pacientes no consiguen controlarla de manera adecuada. A este fallo en el tratamiento farmacológico debe sumársele una minoría de pacientes que también manifiestan otras enfermedades psiquiátricas. En estos casos, el diagnóstico y tratamiento pueden verse comprometidos por crisis convulsivas incontroladas, por el estigma social asociado o por la propia terapia de la epilepsia.

La International League Against Epilepsy incluyó en 2005 las alteraciones psiquiátricas como parte de la enfermedad. No tener este aspecto en cuenta podría tener un impacto negativo en la respuesta al tratamiento farmacológico y quirúrgico y en la calidad de vida de los afectados. El tratamiento inadecuado incrementa la demanda asistencial y el gasto sanitario, que puede evitarse si se toman las medidas apropiadas.

Por tanto, los especialistas insisten que deben tenerse en cuenta en todo momento, desde el momento de la valoración hasta el momento de decidir el tratamiento que se ajuste a la práctica psiquiátrica habitual. En la anamnesis habitual deberían incluirse preguntas destinadas a obtener información sobre estas cuestiones. Según los investigadores del estudio noruego, identificar a los grupos de más riesgo ayudaría a los médicos en el futuro, que podrían llevar a cabo intervenciones dirigidas a la prevención de problemas psiquiátricos más graves.

Personalidad no definida

Aunque no hay una personalidad característica de los niños y niñas afectadas (a pesar de una cierta controversia al respecto), varios estudios los describen como tensos, dependientes, socialmente aislados y con baja autoestima. Asimismo, investigaciones dirigidas a pacientes con epilepsia del lóbulo temporal los han caracterizado como personas con una alta emocionalidad, tendencias maníacas, depresión, carencia del sentido del humor, sexualidad alterada, ira, hostilidad, agresión, dependencia o pasividad, entre otras características. También se han detectado una amplia variedad de síntomas afectivos, mucho más frecuentes que los trastornos psicóticos.

ANTICIPARSE A LAS CRISIS CONVULSIVAS

Uno de los principales objetivos del tratamiento de la epilepsia es minimizar el riesgo de crisis convulsivas que son, a la vez, también un factor de riesgo de desarrollar problemas psiquiátricos. Recientemente, investigadores del Instituto Cajal (del CSIC) y del Instituto del Cerebro y la Médula Espinal del Hospital de la Pitié-Salpêtrièr de París (Francia) han identificado el mecanismo que desencadena los episodios epilépticos, como publican su estudio en la revista “Nature Neuroscience”.

Otra buena noticia es que el estudio se ha hecho en pacientes con epilepsia de lóbulo temporal, que en el 80% de los casos muestra resistencia a los fármacos y que, como han indicado varios estudios, es un factor de riesgo importante de desarrollar otras afecciones mentales. Según los resultados, antes de que se produzca la crisis epiléptica hay un evento eléctrico que podría funcionar como interruptor de alerta.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

 

Un joven con epilepsia crea una ‘app’ para Apple Watch que avisa en caso de ataque

SeizAlarm permite que el usuario pida ayuda si cree que está a punto de sufrir un episodio epiléptico. Por desgracia, Apple no permite de momento que la aplicación pueda detectar los ataques sola'app' para Apple Watch que avisa en caso de ataque

elconfidencial.com

A Greg Pabst le diagnosticaron epilepsia en 2006. Desde entonces ha tenido auras (sensaciones que preceden a un ataque fuerte, aunque no siempre acaben así) cada semana. Este joven de 38 años deseaba que hubiera alguna forma de avisar a alguien si comenzaba a sufrir uno de estos episodios. Su neurólogo le explicó que sería cuestión de tiempo que alguien desarrollara algo así para el Apple Watch, y Pabst decidió que para qué esperar si podía hacerlo él.

Así nació SeizAlarm, una app para el wearable de Apple que avisa ante este tipo de crisis. “He tenido epilepsia desde hace 9 años y quería encontrar una forma de que aquellos que sufren este tipo de ataques pudieran pedir ayuda”, explica a Teknautas Pabst. La utilidad de un sistema así es evidente, ya que sólo en España existen más de 270.000 personas que conviven con esta enfermedad, según el estudio Epiberia.

Tras investigar un poco, el joven descubrió que existían servicios similares para otras plataformas, pero ninguno para los dispositivos de la manzana. De hecho la mayoría requería comprar una pieza de hardware, como el reloj Embrace financiado recientemente en Indiegogo. Pabst no quería que la gente tuviera que adquirir gadgets adicionales, especialmente cuando se puede tener uno multitarea. Dicho y hecho: este desarrollador web diseñó la aplicación, mientras que un amigo desarrollador de apps se encargaba del resto. Tres meses después SeizAlarm se convertía en la primera app de este estilo compatible con el Apple Watch.

La aplicación permite hacer una solicitud de ayuda inmediata o con retraso. Este último tipo de petición es la más útil para pacientes como Pabst, que reciben avisos por parte de su organismo cada semana, aunque luego estos no se traduzcan en un verdadero ataque. Según el joven, “sólo se pide ayuda cuando se cumple un plazo de tiempo de entre 45 y 60 segundos, a menos que el usuario cancele antes. Si por el contrario este deja de responder por culpa de las convulsiones, puede tener la tranquilidad de que alguien llegará para socorrerle”. Y si al final todo queda en un susto, no hay más que darle al botón de cancelar.

SeizAlarm aprovecha la condición wearable del Apple Watch, su accesibilidad (ni siquiera hay que sacarlo del bolsillo) y sobre todo su GPS. Gracias a él es posible llegar hasta el paciente, ya que los contactos de emergencia guardados en la app recibirán, junto con el aviso, las coordenadas del paciente.

En cuanto al medio de contacto, existen tres: llamada, mensaje de texto y email. Pabst aclara que fuera de Norteamérica sólo funciona la opción del correo electrónico, pero que en el futuro esperan ofrecer todos los servicios internacionalmente. Además, aunque la aplicación es actualmente gratuita, el objetivo final es cobrar una tasa “justa” al mes por ella: mientras que los usuarios gratuitos podrán seguir registrando sus ataques, sólo los que paguen podrán enviar las peticiones de ayuda.

Detectar los ataques, con la venia de Apple

De momento la app sirve para pedir ayuda, pero ¿podría detectar un ataque por sí misma? Si se aprovechara el acelerómetro del smartwatch para ello, la utilidad de SeizAlarm sin duda se multiplicaría. Por desgracia, esto es de momento imposible: “Apple no permite que los desarrolladores accedan al sensor de movimiento, aunque sabemos que eso va a cambiar en el futuro”. Esta función, que se emplea por ejemplo para contar pasos, podría detectar sin problemas los espasmos propios de un ataque para que la aplicación avisara por sí sola.

Apple ya ha anunciado que los desarrolladores podrán hacer uso del acelerómetro en sus apps tras la actualización de este otoño (Watch OS 2), pero Pabst no esperó a que otra persona creara algo como SeizAlarm y tampoco va a hacerlo en este caso. El joven ha encontrado una solución intermedia, en la que ya trabaja: detectar los ataques a través del sensor de movimiento del iPhone. “No será tan preciso como el reloj, ya que el smartphone no se mueve tanto en un bolsillo comparado con los brazos, aunque soluciona este problema y permite que aquellas personas sin Apple Watch también puedan utilizar la aplicación.

Según Pabst, la gran meta ahora es lograr que su app pueda funcionar en segundo plano y monitorizar el movimiento durante el sueño. De esta forma sería también útil en caso de ataque nocturno, cuando el usuario no es capaz de prever el ataque y avisar con antelación.

SeizAlarm funciona en Apple Watch y en iPhone, pero Pabst adelanta que pretende llevar su aplicación a Android y probablemente a Windows Phone. Eso sí, primero quiere perfeccionarla en el smartwatch de los de Cupertino antes de dar el salto. Gracias a esta app, muchos usuarios tienen ahora un motivo más para hacerse con este dispositivo.

 

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas