From the category archives:

Femenina

Tratan alergias e infecciones con distintos tipos de inmunoterapias 

La osteoporosis y su tratamiento

Entre las causas que provocan la osteoporosis encontramos la disminución de los niveles de estrógenos en las mujeres y de la testosterona en los hombres.

De “epidemia silenciosa” y como el segundo problema de salud más preocupante, es calificada por la Organización Mundial de la  Salud (OMS) la osteoporosis, enfermedad  que se caracteriza por el debilitamiento y pérdida de la masa ósea produciendo fracturas a lo largo del tiempo.

La osteoporosis, que no es exclusiva de las mujeres sino que también afecta a los varones, es una enfermedad asintomática, que de acuerdo a los especialistas si se puede prevenir y no es un proceso natural del envejecimiento, sin embargo muchas personas no acceden a un tratamiento.

Entre las causas que provocan la osteoporosis encontramos la disminución de los niveles de estrógenos en las mujeres y de la testosterona en los hombres, el sedentarismo, la falta de calcio y vitamina D, el consumo de alcohol y el tabaquismo

Se estima que en el mundo 20 de cada 100 mujeres con osteoporosis se fracturan la cadera y 4 de ellas mueren en el primer año. El riesgo de sufrir fracturas por osteoporosis es del 40 % en mujeres del 13 % en hombres.

En el Perú, la osteoporosis –que constituye un problema de salud pública- se ha incrementado progresivamente en los últimos diez años de acuerdo a datos oficiales del Ministerio de salud (MINSA).

Entre el 20% y 30% de las mujeres peruanas tiene osteoporosis al llegar la menopausia. El 55 por ciento de las mujeres postmenopáusicas tiene osteopenia con riesgo de sufrir fracturas si no recibe tratamiento.

Hace algunos meses una investigación publicada en la Revista Médica Británica señalaba que la ingesta de suplementos de calcio podría aumentar las posibilidades de de sufrir ataques cardiacos. Los científicos que realizaron el estudio, recomiendan una revisión del uso de suplementos cálcicos para prevenir la osteoporosis.

El diagnóstico y tratamiento de la osteoporosis es muy importante. Sin embargo, la mayoría de medicamentos que se prescriben para esta enfermedad no están libres de eventos adversos que pueden limitar la adherencia al tratamiento.

El éxito de un tratamiento se basa en la posibilidad de emplear a largo plazo  medicamentos que controlen esta enfermedad sin embargo los efectos que producen como el estreñimiento o la intolerancia gástrica generan el abandono al tratamiento de parte de los pacientes.

 

{ Comments on this entry are closed }

Las mujeres ganan 7 kilos entre los 45 y 54 años con la menopausia

El el caso de los hombres, ellos empiezan a coger kilos a un ritmo aproximado de 0,5 kilos por año a partir de los 35 años

EP / Madrid Durante la perimenopausia y la menopausia las mujeres aumentan su peso una media de 7 kilos y, al menos la mitad de este exceso se concentra en la zona abdominal, según un estudio del Instituto Médico europeo de la Obesidad (IMEO) en base a una muestra de 126 mujeres entre 45 y 54 años, con motivo del Día Internacional de la Mujer.

El supervisor del estudio y portavoz del IMEO, Rubén Bravo, ha señalado que “la migración de grasa en la mujer hacia la cintura se relaciona con una mayor incidencia de diabetes, hipertensión, sobrepeso y obesidad en esta etapa”. Además, han añadido que no es nada alentador que en España 4 de cada 10 mujeres experimentan problemas de sobrepeso y obesidad y que a medida que aumenta su edad, esta tendencia se acentúa.

En comparación con los hombres, ellos empiezan a coger kilos a un ritmo aproximado de 0,5 kilos por año a partir de los 35 años. En cambio, las mujeres no sufren este deterioro hasta que comienza con la perimenopausia, normalmente entre los 45 y 50 años.

Según Bravo, a partir de los 45 años la mujer empieza a perder parte de su masa muscular, algo que es “imprescindible mantener a cualquier edad” por ser la responsable del 70 por ciento del consumo calórico diario”.

De este modo, la recomendación que este instituto da es ir a un nutricionista especializado en menopausia, ya que se necesita una dieta orientada a mantener esta masa muscular que se sirva de las proteínas y reduzca determinados hidratos de carbono altos en harinas refinadas y grasas saturadas.

Cambios en la dieta para afrontar mejor esta etapa

Para que las mujeres puedan mantener la línea y afrontar esta etapa con vitalidad, este instituto ha recomendado también que las mujeres cambien la dieta y tengan una suplementación natural adecuada.

El cese de la menstruación desata cambios hormonales relacionados con la producción de estrógenos y progesterona, ya que estas dos hormonas tienen un papel cardioprotector e influyen sobre el metabolismo de huesos, músculos y piel, además de sus funciones sexuales y de reproducción.

Además, su efecto sobre el cerebro determina en parte el comportamiento de la mujer y su déficit conlleva a unos síntomas que se manifiestan a nivel físico, psicológico y emocional.

El aporte de calcio y vitamina D es fundamental por la tendencia del hueso a desmineralizarse tras el cese de la producción de estrógenos. De este modo, el IMEO señala que para prevenir la osteoporosis hay que aumentar el consumo de alimentos ricos en calcio como lácteos desnatados, pescados azules como el salmón y verduras de hoja verde.

Por ello, han apuntado que los alimentos enriquecidos con calcio no serán útiles si contienen 0 por ciento de materia grasa, ya que sin la vitamina D liposoluble el calcio no se absorberá, ni se fijará en el hueso.

Algunos alimentos que disminuyen la absorción intestinal de calcio son los ricos en fósforo, como carnes rojas, carnes de caza, embutidos o bebidas carbonatadas. También los excitantes como la cafeína, teína, alcohol o el exceso de sal favorecen la pérdida de calcio a través de la orina.

De este modo, el IMEO recomienda reducir el consumo de grasas saturadas presentes en lácteos enteros, carnes grasas, embutidos grasos, bollería, salsas o ‘snacks’ para evitar la subida del colesterol, además de beber al menos 2 litros de agua al día y el consumo de vitaminas y minerales antioxidantes como la vitamina A, la vitamina C, el selenio, el zinc o los carotenos para frenar los procesos oxidativos que conducen al envejecimiento celular.

Tratamientos naturales para hacer la menopausia más llevadera

En muchas ocasiones se suele recomendar un tratamiento hormonal de sustitución para compensar la falta de estrógenos. Aún así, los expertos del IMEO han sugerido optar por una terapia nutricional combinada con fitoterapia que puede ayudar a corregir el déficit hormonal.

Entre algunos de los remedios naturales más utilizados en la menopausia están el Omega 3, que ayuda a reducir los sofocos durante la menopausia; y el lúpulo, que con su poder antioxidamnte, antiinflamatorio y cardioprotector se utiliza en muchos productos medicinales para prevenir enfermedades relacionadas con el envejecimiento celular.

Por otro lado, también han destacado la Cimífuga, que tiene un efecto regulador hormonal y actúa como sedante contra la ansiedad y la tensión nerviosa. Además en el 80 por ciento de los casos puede aliviar los sofocos y mejorar los síntomas menopáusicos.

La Maca Andina contribuye a reducir el cansancio, la depresión y sobre todo la falta de deseo sexual; el Dong Quai e smuy utilizada ne lños problemas hormonales femeninos, aunque está contraindicada en caso de hipertensión.

Por último, el Aceite de Onagra alivia algunos síntomas de la menopausia, como sofocos, sequedad en las mucosas y retención de líquidos; y las isoflavonas ayudan también a disminuir los sofocos, fatiga, sudor nocturno o cambios en el estado de ánimo.

{ Comments on this entry are closed }

La lactancia reduce el riesgo de artritis en la madre

Muchas mujeres en todo el mundo apuestan por la lactancia materna natural frente a biberones. Y es que dar el pecho aporta muchos beneficios no solo para el bebé sino también para la madre. Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista científica Rheumatology ha demostrado que las mujeres que amamantan a sus hijos tienen menos riesgo de padecer artritis reumatoide en el futuro.

Para llegar a esta conclusión los investigadores encuestaron a unas 7.000 mujeres de más de 50 años de edad procedentes del sur de China de las cuales, aproximadamente una de cada diez sufrían artritis. De este modo recopilaron desde el historial sanitario y el estilo de vida y el número de embarazos aparte, claro está, de la cantidad de tiempo que habían dado el pecho a cada uno de sus bebés. Los resultados mostraron que las mujeres que habían dado de mamar tenían aproximadamente la mitad de probabilidades de sufrir artritis reumatoide que aquellas que no lo habían hecho.

Según las hipótesis de los expertos, la enfermedad puede verse afectada por factores hormonales. En concreto, durante el embarazo y la lactancia se incrementan los niveles de progesterona, una hormona con efectos antiinflamatorio y que podría proteger de algunas enfermedades. Otra de las hipótesis que manejan los investigadores es que en las mujeres que dan el pecho se reducen los niveles de Contaminantes Orgánicos Persistentes, también conocidos como COP’s, que son sustancias químicas tóxicas que se acumulan en el organismo y afectan a nuestro sistema inmunitario.

 

{ Comments on this entry are closed }

Mujer, mayor de 50, cuidadora: peor salud

telecinco.es

Las mujeres son más longevas, pero también tienen una vejez con peor salud que los hombres. Y así lo perciben y manifiestan. La desigualdad de género en la salud de la vida adulta se agudiza porque, a partir de los 50 las mujeres no solo tienen más enfermedades incapacitantes y dolorosas como la artrosis o la artritis. Sino que, al cumplir con el rol tradicional de cuidadoras de familiares mayores, de nietos, añaden carga emocional, que supone en no pocos casos, depresión.

Son algunas de las conclusiones de un informe de la Fundación Mapfre y de la Universidad a distancia (UNED), “Salud en la vida adulta y su relación con el envejecimiento saludable”. También que los españoles con 50 o más años, son los europeos que sienten que tienen peor salud, en la misma línea que el resto de países mediterráneos. Según los expertos, esto es así, al margen de que España tenga un equilibrio dinámico entre años de vida y la discapacidad y la esperanza de vida. No se perciben igual las limitaciones físicas en un país o en otro, según existan o no infraestructuras urbanas y sociales para la discapacidad. En España, señala una de las autoras del informe, hay más consciencia de las limitaciones y menos problema en contarlas, que en países nórdicos, por ejemplo

La autopercepción de peor salud aumenta cuando se trata de personas de edad avanzada y cuando son cuidadoras de un familiar o de los nietos. Las mujeres de forma mayoritaria, porque asumen el tradicional rol social de atender a los demás. A los problemas físicos, en cualquier persona, se unen en las que son cuidadores, hábitos como reducir las horas de sueño o el tabaquismo, en mujeres, y la ingesta de alcohol en los hombres. Pero además hay impacto emocional. “La sobrecarga de responsabilidad sobre el cuidado, la falta de ayudas sociales, les hace sentir ansiedad y depresión”, dice Rosa Gómez Redondo, catedrática de la UNED.

La insuficiente aplicación de la ley de dependencia, dicen las autoras del informe, la falta de una red de apoyo social público y privado, inciden en la carga de los cuidadores. Una población que, aseguran, carece de relevo. Por la baja natalidad, que merma las generaciones venideras. Contar con redes de apoyo mejoraría la salud física y mental de hombres y mujeres por encima de los 50.

{ Comments on this entry are closed }

 Enfermedades cardiacas pueden tomar desprevenidas a las mujeres

El ataque cardiaco y otras enfermedades pueden tomar desprevenidas a las mujeres en formas que las pruebas estándar del corazón detectan.

Forma parte de una extraña brecha de género: las mujeres tienden a tener síntomas diferentes de ataque cardiaco que los hombres, y son más propensas a morir en los 12 meses posteriores a su primer ataque al corazón.

De hecho, más del 40% de las mujeres estadounidenses no se ha dado cuenta todavía de que las enfermedades cardíacas son la primera causa de muerte de su género. Una de cada 30 muertes de mujeres en 2007 fue por cáncer de mama, en comparación con una de cada tres por enfermedades cardiovasculares, según la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).

Según un nuevo informe ha habido muy pocos avances en la lucha contra las diferencias de género en las enfermedades cardiacas. En él se esbozan las preguntas más frecuentes que los científicos deben responder para encontrar las mejores maneras de atender el corazón femenino y, en primer lugar, prevenir problemas.

“El corazón de una mujer es la amenaza más grande para su salud, y todos los que se hagan cargo de una mujer tienen que darse cuenta de eso”, dijo la cardióloga Nanette Wenger, de la Universidad de Emory, quien es coautora del informe.

No hay que confundirse: las enfermedades cardiacas también son la principal causa de muerte entre los hombres. Son más frecuentes en los hombres y tienden a afectarlos más de una década antes que a las mujeres.

Sin embargo, aunque las muertes por esta razón han disminuido en general en los últimos años en Estados Unidos, esa mejora ha sido más lenta para las mujeres, que enfrentan algunos problemas específicos, según el informe de la organización sin fines de lucro Society for Women’s Health Research (Sociedad para la Investigación sobre la Salud de las Mujeres) y WomenHeart: The National Coalition for Women with Heart Disease (Corazón de las Mujeres: Coalición Nacional para Mujeres con Enfermedades Cardiacas).

No hacer ejercicio y comer mucha comida chatarra es malo para el corazón, sea una mujer o un hombre.

El colesterol elevado obstruye las arterias y la hipertensión puede causar un accidente vascular en el cerebro.

Pero hay un problema. Incluso si una prueba a las principales arterias del corazón no encuentra bloqueo alguno, las mujeres en situación de riesgo todavía pueden tener un problema grave: algo llamado enfermedad microvascular coronaria, que es menos común en los hombres.

Wenger explica que en esa enfermedad se dañan los pequeños vasos sanguíneos que irrigan el corazón, de manera que se cierran involuntariamente; sufren un espasmo.

El informe indica que parte de la falta de comprensión acerca de estas diferencias de género se debe a que los estudios relacionados con el corazón todavía no hacen suficiente hincapié en las mujeres, especialmente las pertenecientes a minorías.

Sólo una tercera parte de los estudios de tratamiento cardiovascular incluyen información sobre cómo responde cada sexo, a pesar de que las políticas federales estadounidenses dicen que deberían precisarlo. El informe exhortó a los científicos a que hagan comparaciones directas de qué tratamientos funcionan mejor en las mujeres y que se mejoren las pruebas de diagnóstico.

Otra cuestión: incluso las mujeres jóvenes tienen a veces ataques al corazón y hay indicios preocupantes de que los riesgos aumentan.

Ha habido un pequeño incremento en las muertes entre mujeres menores de 45 años. Además, la presión arterial alta, diabetes o complicaciones relacionadas con el embarazo una preocupación creciente a medida que más mujeres se embarazan mientras tienen sobrepeso no son sólo problemas temporales, sino que aumentan el riesgo de que esas madres sufran enfermedades del corazón cuando tienen entre 40 y 65 años de edad.

El informe dice que muy pocos médicos son conscientes de que deben tener en cuenta esas diferencias de género.

La periodista Lauran Neergaard cubre la información médica y de salud para The Associated Press en Washington DC.

 

{ Comments on this entry are closed }

Premenopausia: recomendaciones y consejos

En la entrada de hoy queremos explicaros la premenopausia además de daros una serie de recomendaciones saludables y consejos nutricionales para afrontarla de la mejor forma y ánimo.

Cuando hablamos de menopausia generalmente nos referimos a toda una etapa en la que la mujer entra en la edad madura. Pero lo cierto es que convendría diferenciar entre tres períodos de transición paulatina del estado reproductivo o período fértil de la vida al no reproductivo: la premenopausia, la menopausia y la postmenopausia.

  • Premenopausia: Período que precede a la menopausia. Puede durar meses o años y suele ir acompañado de alteraciones del ciclo tanto en lo que se refiere a la cantidad de la pérdida como a la frecuencia de presentación, aunque algunas mujeres no presentan irregularidades previas y simplemente un día dejan de menstruar.
  • Menopausia: Desaparición definitiva de las reglas.
  • Posmenopausia: Período posterior a la menopausia. En esta fase aparecen las complicaciones y los síntomas por la falta de hormonas (estrógenos) que irán instaurándose de forma lenta y progresiva con el paso de los años.

Premenopausia

Esta transición del período reproductivo al no reproductivo en la vida de la mujer se inicia unos 10 años antes del cese definitivo de las menstruaciones, es decir, alrededor de los 40 años. En la mayoría de las mujeres durante la premenopausia, se producen diferentes cambios físicos o psicológicos. Durante este período, pueden experimentar una serie de síntomas como: ciclos irregulares, reglas más largas y abundantes, primeros sofocos y sudores nocturnos, sequedad en la piel y mucosas (también en la vagina), cambio en la distribución de la masa corporal, alteraciones del sueño, cambios de humor, ansiedad o pérdida de la capacidad de atención.

Si bien estos síntomas no son una amenaza grave para la salud, sí pueden resultar molestos y limitar la actividad normal de la mujer y por lo tanto su calidad de vida. Afortunadamente, existen numerosas soluciones y consejos para aliviar los incómodos síntomas de esta etapa de la vida.

El papel del FSH en la menopausia

La FSH (Hormona Folículo Estimulante) es una hormona que participa en la producción de los óvulos. En la etapa fértil de la mujer, los niveles de FSH aumentan durante la primera parte del ciclo menstrual hasta que se produce la ovulación. Después dichos niveles descienden, se normalizan hasta que se produce la menstruación y vuelven a aumentar en el siguiente ciclo y así sucesivamente.

Pero cuando se acerca la menopausia, la FSH alcanza niveles más elevados porque los ovarios tienen más dificultad de producir óvulos. Eso se debe a que el organismo reacciona produciendo más FSH para estimular la producción de óvulos.

Uno de los métodos para saber si la mujer se encuentra en un estado cercano a la menopausia es la medición de la FSH (Hormona Estimuladora del Folículo). En la farmacia encontrarás un producto que te permitirá conocer los niveles de FSH: el Test de Menopausia de Cinfa. Ello te ayudará a estar mejor informada sobre si sus síntomas como primeros sofocos, ciclos irregulares, sequedad vaginal y/o de la piel, problemas para dormir e irritabilidad tienen que ver con el inicio de la transición a la menopausia. La prueba es muy simple, basta con utilizar la primera orina de la mañana.

Consejos de hábitos de vida durante la premenopausia

Las principales medidas que se pueden llevar a cabo son eficaces, resultan muy sencillas de aplicar en la vida diaria y no comportan riesgos asociados.

  • Fomenta tu autoestima: dedica tiempo a tus aficiones que durante un tiempo hayas dejado olvidadas. Una actitud positiva y activa es vital para hacer frente al desánimo característico de esta etapa.
  • Realiza ejercicio físico moderado y regular: hay que evitar el sedentarismo, por ejemplo, caminando entre media hora y hora diaria o con otro tipo de actividades como el baile, aerobic, el yoga, la natación y de acuerdo a las posibilidades reales de cada uno. Incorpora por ejemplo las siguientes actividades en tu rutina diaria:- Subir y bajar escaleras en lugar de coger el ascensor.

    – Si es posible, ir al trabajo andando.

    – No utilizar el coche para trayectos pequeños

    – Si coges el bus o el metro, bajate dos paradas antes

  • Realiza controles periódicos de tensión arterial, colesterol y glucosa.
  • Huye del tabaco: fumar puede adelantar el comienzo de la menopausia.
  • Acude a las revisiones ginecológicas: para evitar problemas típicos de esta etapa es imprescindible un control ginecológico periódico. Tu médico valorará la severidad de los síntomas y los posibles tratamientos.
  • Evita la automedicación con hormonas u otros medicamentos: consulta con tu médico y también en la farmacia para fomentar el cumplimiento terapéutico y realizar el seguimiento farmacológico del mismo.
  • Consultanos también en la farmacia acerca de soluciones nutricionales: muchos de los trastornos que afectan la calidad de vida de la mujeres, en muchos casos requerirá de una prescripción farmacológica. El empleo de soluciones nutricionales que contengan isoflavonas de soja pueden ser un recurso de gran ayuda para combatir los efectos emocionales y físicos de la mujer en esta etapa de la vida.

Consejos nutricionales para mejorar la calidad de vida en la premenopausia

Durante este período es fundamental seguir una alimentación variada, equilibrada y adecuada. Los siguientes consejos nutricionales te ayudarán a reducir el consumo de grasas y azúcares e aumentar el consumo de frutas, verduras y cereales y finalmente incrementar el consumo de calcio y vitamina D.

  • Desayuna siempre: saltarse el desayuno incrementa el riesgo de obesidad.
  • Elige alimentos con fibra y si puede ser integral mucho mejor: previenen el estreñimiento, normaliza tus niveles de azúcar y reducen el colesterol. Se encuentran en cereales, legumbres, verduras, fruta, hortalizas y frutos secos.
  • Come legumbres entre dos y cuatro veces a la semana (alubias, guisantes, garbanzos, habas, lentejas,etc). Mantienen a raya el colesterol.
  • Toma tres frutas al día: elígelas frescas y enteras, ricas en vitaminas y minerales necesarios para nuestro corazón y para tener una piel más joven y firme por su contribución al mantenimiento del colágeno.
  • Evita las grasas saturadas (mantequillas, tocino, seso, paté, embutidos, etc) y las grasas trans (productos de bollería, palomitas, panadería industrial, precocinados,etc). No son recomendables porque aumentan el colesterol. En cambio, apuesta por las grasas insaturadas como el aceite de oliva y los pescados azules (sardinas, jurel, atún, trucha, salmón,etc)
  • Modera el consumo de proteínas: seleccione cortes magros de carne, tanto de carnes rojas (ternera, cordero, caza) cono aves (pollo y pavo).
  • Reduce la sal en las comida: la sal aumenta la tensión arterial y la retención de líquidos. Por ello, sustitúyela por especias como pimienta, ajo, hierbas aromáticas y zumo de limón. Evita alimentos precocinados como las conservas, sopas de sobre, pastillas de caldo, embutidos,etc.
  • Modera el consumo de alcohol y café y otros estimulantes perjudiciales: más de dos o tres tazas de café diarias o más de dos vasos de vino al día no son recomendables. Asimismo, es conveniente evitar las comidas picantes, que pueden desencadenar la aparición de los sofocos.
  • Incorpora el calcio y la vitamina D a tu dieta: sus huesos serán más fuertes: elige lácteos como leche semidesnatada, quesos frescos desnatados y yogures bajos en grasa.
  • Bebe alrededor de dos litros de agua al día (8 vasos): es importante mantener una correcta hidratación. Favorecen la digestión de los alimentos, y ayudan a normalizar el tránsito intestinal.

Y para despedir esta entrada, recuerda que la menopausia es una etapa más en la vida de la mujer, no es ninguna enfermedad ni mucho menos. En algunos países incluso tanto la menopausia como el envejecimiento son razón de orgullo, por ejemplo, en la India, no solamente no se da importancia a la menopausia, sino que se espera con cierta ilusión porque la mujer asciende en la escala social.

{ Comments on this entry are closed }

No dejes que tu salud decaiga aunque hayas tenido un bebé

Las madres, que usualmente se encargan de preparar las comidas muchas veces, tienen poco tiempo para preparar comidas saludables

Un estudio publicado en la revista Pediatrics asegura que los padres primerizos, en especial las madres, descuidan su salud por dedicar gran parte de su tiempo y energía al cuidado de sus pequeños, según Health.com.

Los investigadores estudiaron a 1,500 personas y descubrieron que los jóvenes que se convierten en padres hacen menos ejercicio que los que no tienen hijos.

El estudio también descubrió que son las mujeres quienes presentan mayor Índice de Masa Corporal (IMC) y dietas menos saludables.

Las madres consumían en promedio 400 calorías más por día que aquellas que aún no habían tenido hijos. Además su consumo de grasas saturadas, azúcares y refrescos es mayor.

Las madres, que usualmente se encargan de preparar las comidas muchas veces, tienen poco tiempo para preparar comidas saludables para ellas mismas y para sus hijos, por lo que también son propensas a consumir alimentos procesados sencillos de preparar como los macarrones con queso, dice Jerica Berge, autora principal del estudio y profesora de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis, en entrevista para Health.

“Las mamás pueden tener múltiples exigencias de tiempo y tienen que sacrificar la preparación de comidas saludables. Cocinan alimentos con mayor grasa porque no tienen tiempo de hacerlo de otra manera”, dijo Berge.

Eso no significa que estén comiendo solamente comida chatarra, agrega Berge. Las madres comen tanta fruta, granos enteros, calcio y fibra como sus contrapartes sin hijos. “Descubrimos que están tratando (de comer sanamente), pero no son capaces de hacerlo todo el tiempo”, dijo Berge.

En el estudio participaron personas de distintos condiciones socioeconómicas con hijos menores a un año.

En lo que respecta al ejercicio, el cuidado de los hijos parece afectar en el tiempo destinado a esa actividad en padres y madres. Cada semana, los papás y las mamás perdían alrededor de 60 a 90 minutos de actividad física, frente a los adultos sin hijos, según Health.

Fran Biagoli, médico de familia en Portland, no participó en la investigación, pero asegura que los hallazgos refuerzan lo que ella dice a muchos padres jóvenes y futuros padres: “Hablo con ellos y les digo que deben sentar cabeza. Es una conversación que tengo a menudo y desde el principio”, dice.

Lograr que entiendan la importancia de una buena dieta y ejercicio regular es necesario antes de la llegada del bebé, pues lo más seguro es que después no tengan tiempo para adoptar esos hábitos, según Biagoli.

“Cuando tienen un recién nacido, no descansan lo suficiente y ningún mensaje les llegará”, dice Biagoli.

Los meses después de convertirse en padres son ciertamente un “periodo de alto riesgo” para los adultos jóvenes, agrega Berges. “Es una nueva fase en la vida, están aprendiendo a ser padres, existe una concesión entre ser padres y cuidar de sí mismos, y tienen que ser capaces de balancearlo”.

{ Comments on this entry are closed }

Las claves para afrontar la menopausia

El ginecólogo José María Fernández Moya participó en las Aulas de Salud de El Norte de Castilla, donde explicó las principales consecuencias del final de la vida reproductiva de la mujer

elnortedecastilla.es

«A las mujeres, la biología les ha jugado una faena muy gorda». Así, sin paños calientes. El doctor José María Fernández Moya, coordinador jefe de Ginecología y Obstetricia de las Unidades de Salud de la Mujer de Recoletas Red Hospitalaria, fue ayer claro y franco: «La población envejece; la vida media está hoy en día en los 87 años, y tenemos que estar preparados para ello». Y en este vivir más, «pero también, y sobre todo, vivir mejor», las mujeres cuentan con el hándicap de la menopausia. «A partir de los 50 años, la mujer deja de producir hormonas; pero claro, vive hasta los 87, así que tenemos un problema porque pueden empezar a aparecer fenómenos adversos que van a repercutir de forma muy importante en su calidad de vida», explicó el doctor Fernández Moya, que enumeró en las Aulas de Salud de El Norte de Castilla las principales consecuencias de la menopausia. Aunque eso sí, y lo apuntó en varios momentos de su conferencia, «cada uno de ustedes es un ser individual, y va a vivir esta etapa de la vida de forma individual. Por ello es importante conocer el síndrome climatérico de la mano de su ginecólogo, y dejar de lado los consejos de las vecinas de cabecera. No vale el café para todos».

En su recorrido por los principales síntomas citó los sofocos –«uno de los fundamentales y que hacen que la mujer pierda su control biológico»– y tal vez el más comentado entre las mujeres que inician esta etapa. En el otro lado, la sensación de atrofia o sequedad vaginal es «el que más se callan», pero que puede ir asociado a multitud de patologías que necesitan de una adecuada higiene. En este punto, el doctor Fernández Moya reivindicó el concepto de salud vaginal, «al igual que hablamos de salud de los dientes o de los ojos».

Otra de las consecuencias de la menopausia es la osteoporosis. Una de cada tres mujeres mayores de 50 años la va a padecer. «Es necesario prevenir», añadió el ginecólogo, que apuntó que se registran en España más de 25.000 fracturas al año.

Y en este suma y sigue de contraindicaciones de género, Fernández Moya señaló que la ausencia de hormonas en la mujer multiplica por diez el riesgo cardiovascular y aumenta las posibilidades de sufrir cáncer. El más frecuente, el de mama –«que hoy en día se ha logrado controlar de forma muy importante»–, aunque también citó el cáncer de ovario.

Prevención

Sofocos, osteoporosis, riesgo cardiovascular, posibilidad de sufrir cáncer… Y una solo palabra para enfrentarlas: prevención, pero desde la juventud. Aquí, José María Fernández Moya introdujo otra interesante e innovadora reivindicación: educar desde el colegio en la salud de la mujer y la menopausia.

«No consiste solo en añadir años a la vida, sino vida a los años, que intentemos prolongarla», aseveró el coordinador jefe de Ginecología y Obstetricia de las Unidades de Salud de la Mujer de Recoletas Red Hospitalaria. En este punto, adoptar hábitos de vida saludable es crucial para mitigar estos síntomas: un paseo diario, no fumar y que no falte calcio y vitamina D.

Fernández Moya rompió también una lanza a favor de los tratamientos hormonales, denostados durante años tras un estudio de la doctora Manso de 2002 y que ella misma terminó rechazando. «El año pasado esta doctora se retractó en una carta; pero ya hemos perdido una oportunidad de tratar la menopausia para aquellas personas que así lo necesiten», comentó durante el turno de preguntas de estas Aulas de Salud, patrocinadas por la Junta de Castilla y León, Recoletas Red Hospitalaria y Gullón.«Todo el mundo quiere llegar a viejo, pero nadie quiere serlo. Podemos modificar nuestro envejecimiento con hábitos de vida saludable, y esa será la fórmula para vivir más y mejor», finalizó.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas