From the category archives:

Neurologia

Descubren hasta 11 dimensiones en el cerebrocerebro

Blue Brain Project descubre un universo de estructuras y espacios multidimensionales dentro de nuestro cerebro.

muyinteresante.es

¿Todo un universo multidimensional dentro de nuestro propio cerebro? Cada vez hay más personas que son capaces de escuchar colores, saborear palabras o ver sonidos. Es lo que conocemos como sinestesia, una condición neurológica no patológica que permite entender el mundo en cuatro dimensiones. Ahora, un nuevo trabajo llevado a cabo por científicos del Blue Brain Project (Suiza) ha descubierto estructuras en el cerebro con hasta once dimensiones. Seguimos desentrañando los secretos arquitectónicos más profundos de nuestro órgano pensante.

Concretamente, utilizando la topología algebraica de una forma que nunca se ha utilizado antes en neurociencia, los investigadores han descubierto un universo de estructuras y espacios geométricos multidimensionales dentro de las redes del cerebro.

La investigación, publicada en la revista Frontiers in Computational Neuroscience, muestra que estas estructuras surgen cuando un grupo de neuronas forma una unión o grupo: cada neurona se conecta a otra neurona del grupo de una manera muy específica que genera un objeto geométrico muy preciso. Cuantas más neuronas haya en esa cuadrilla neuronal, mayor es la dimensión del objeto geométrico.

“Encontramos un mundo que nunca habíamos imaginado. Hay decenas de millones de estos objetos incluso en una pequeña partícula del cerebro, Hasta siete dimensiones, y en algunas redes incluso encontramos estructuras de hasta once dimensiones”, explica Henry Markram, líder del trabajo.

Los científicos realizaron múltiples pruebas en tejido cerebral virtual para comprobar que las estructuras cerebrales multidimensionales descubiertas no aparecían por casualidad. Luego, en las pruebas sobre tejido cerebral real en laboratorio, confirmaron que el cerebro se ‘reconecta’ continuamente durante el desarrollo con objeto de construir una red con tantas estructuras dimensionales como sea posible.

Ante un estímulo, el tejido del cerebro virtual creó momentáneamente agujeros de alta dimensión o cavidades.

“La aparición de cavidades de alta dimensionalidad cuando el cerebro procesa información significa que las neuronas de la red reaccionan a los estímulos de una manera extremadamente organizada. Es como si el cerebro reaccionara a un estímulo construyendo una torre de bloques multidimensionales, comenzando con barras (1D), luego tablas (2D), luego cubos (3D), y luego geometrías más complejas con 4D, 5D, etc. La progresión de la actividad a través del cerebro se asemeja a un castillo de arena multidimensional que se materializa fuera de la arena y luego se desintegra “, aclara Ran Levi, coautor del estudio.

La complejidad del cerebro, al descubierto

Si los mundos 4D extienden nuestra imaginación, mundos con 5, 6 o más dimensiones son demasiado complejos para que la mayoría de nosotros los comprendamos. Aquí es donde entra en acción la topología algebraica: una rama de las matemáticas que puede describir sistemas con cualquier número de dimensiones.

“La topología algebraica es como un telescopio y un microscopio al mismo tiempo, puede ampliar las redes para encontrar estructuras ocultas -los árboles en el bosque- y ver los espacios vacíos -los claros del bosque- todo al mismo tiempo”, explica Kathryn Hess, coautora del trabajo.

¿Estarán escondidos los recuerdos en una de estas cavidades dimensionales?

{ Comments on this entry are closed }

El cerebro y el ejercicio cognitivo

Durante siglos se pensó que el cerebro era un refrigerador de sangre y que el corazón era el principal motor de las funciones cognitivas del ser humano. Hoy, esto se considera arqueología del saber. Sabemos que no sólo realiza las actividades más complejas del cuerpo, sino que también es un órgano muy dinámico, sujeto a constantes cambios de acuerdo a los estímulos que recibe. El conocimiento sobre el cerebro ha ido en aumento conforme la tecnología de imagen mejora. La resonancia magnética funcional (MRIf) ha permitido mirar dentro del cerebro sin tener que abrirlo, además, permite conocer que áreas están trabajando cuando éste realiza alguna actividad cognitiva.

Se pensaba que el cerebro perdía su plasticidad y capacidad a medida que pasamos de la infancia a la edad adulta. Hoy, sin embargo, disponemos de evidencia creciente de que el cerebro retiene su plasticidad hasta muy entrada la edad adulta y posiblemente durante toda la duración de la vida. La actividad plástica se refiere a la capacidad del cerebro para reasignar funciones en otras áreas del cerebro. El hecho de que muchas funciones cerebrales tengan una localización típica se conoce como el concepto de localización cerebral.

Aunque el cerebro forma su estructura de acuerdo al código genético, esta conformación no produce una red de células inalterables. Las conexiones envejecidas pueden permanecer flexibles, y otras nuevas pueden formarse, sin importar cuán vieja sea la materia gris del cerebro. De acuerdo al doctor Arnold B. Scheibel, profesor de neurobiólogo y psiquiatría de 81 años de edad, en la UCLA, “con la plasticidad podemos hacer un corto circuito a la evolución. Podemos forzarnos a evolucionar dentro de nuestro periodo de vida”

Una de las formas como los científicos han encontrado que se puede mantener esta plasticidad cerebral es a través de la actividad física. Aunque no se ha podido señalar los mecanismos por lo cual esto ocurre, el esfuerzo del sistema cardiovascular y muscular parece mantener al cerebro más flexible. Los estudios clínicos han demostrado que los ejercicios aeróbicos de caminar mejoran las funciones ejecutivas del cerebro en personas de 60 a 75 años, y no hay razón para pensar que esto no pueda ocurrir en personas de 80 a 95 años de edad.

Probablemente uno de los actos más críticos en la plasticidad cerebral está en el ejercicio mental. Así como Scheibel señalaba, el ejercicio mental mantiene al cerebro vivo; “ahora nos damos cuenta, después de un trabajo muy exhaustivo, que el tan llamado cerebro envejecido es tan poderoso en aprendizaje como el de un cerebro joven”. La nueva evidencia, que surge tanto de los estudios con animales como la investigación con humanos, abre vía enteramente nueva de pensar sobre los efectos del ejercicio cognitivo. Como señala el doctor Goldberg (El cerebro ejecutivo 2000), en lugar de intentar configurar o reconfigurar procesos mentales específicos, es mejor tratar el reconfigurar el propio cerebro. Esto quiere decir, en vez de tratar de mejorar el nuestro juego tratemos de mejorar el cuerpo que lo juega.

El cerebro es el microcosmos de todos los sistemas biológicos, es el más complejo y diverso en estructura y función. Los aspectos bioquímicos del envejecimiento del sistema nervioso están siendo aceleradamente reconocidos. Hoy se está estudiando cómo se pierden las neuronas, cómo afectan los radicales libres y del estrés oxidativo a la actividad neuronal, se han identificado los genes que controlan el ciclo celular y las vías de transducción en las señales de la membrana celular. Estas son áreas que están emergiendo con un considerable progreso.

El dinamismo informático que caracteriza nuestra sociedad ejerce una fuerte presión sobre el grado de gratificación social que se otorga a los individuos. El tener el vigor mental a lo largo de nuestra vida nunca ha sido tan esencial para el éxito como lo es hoy. Las funciones ejecutivas, que son las que le dan a la persona la habilidad para planificar, organizar el tiempo, estar enfocado y motivado en alguna actividad, mejoran con el entrenamiento meramente físico. Una alteración en la función ejecutiva interfiere con la habilidad del individuo para establecer, mantener el apoyo social. Muy probablemente con los ejercicios cognitivos y la actividad física, la habilidad de los sujetos para cambiar de una tarea a otra mejoran.

Existe evidencia de que el ejercicio mental no dirigido, de hecho, aleatorio, tiene un efecto protector demostrable contra la demencia. Esto hace suponer que un régimen de trabajo cognitivo orientado y científicamente diseñado debería ser aún más. El beneficio, mental y físico, que se obtiene cuando las personas envejecidas permanecen en contacto con sus familiares y amigos se puede incrementar cuando se incluye un plan de ejercicios cognitivos. Los datos demuestran que una vida socialmente activa beneficia las funciones cerebrales tanto como lo hacen los ejercicios físicos. El estar socialmente activo también ayuda a mantener una actitud positiva, al estimular los sentimientos de valoración.

 

{ Comments on this entry are closed }

Las autopsias revelan que con frecuencia el alzhéimer no se diagnostica correctamente

Un estudio halla que cerca de la mitad no tiene una cantidad suficiente de lesiones cerebrales para confirmar la enfermedad

Una investigación reciente sugiere que diagnosticar la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia no siempre está bien definido, lo que eleva la probabilidad de diagnósticos errados entre muchos adultos mayores.

El hallazgo se basa en un análisis de autopsias cerebrales, que halló que cerca de la mitad de aquellos a quienes se había diagnosticado alzhéimer antes de su muerte no mostraban, de hecho, evidencia del grado adecuado de lesiones cerebrales para corroborar el diagnóstico.

“Diagnosticar tipos específicos de demencia entre quienes son muy ancianos es complejo, pero con el gran aumento en los casos de demencia esperado en los próximos diez años en los EE. UU, será cada vez más importante reconocer, diagnosticar, prevenir y tratar correctamente el declive cognitivo relacionado con el envejecimiento”, señaló en un comunicado de prensa de la Academia Estadounidense de Neurología el Dr. Lon White, autor del estudio, del Sistema Médico Kuakini de Honolulú.

Los hallazgos, que se publicaron el 23 de febrero, deberán presentarse el 13 de abril en la reunión anual de la academia en Honolulú.

Los investigadores hicieron autopsias de los cerebros de 426 residentes estadounidenses de origen japonés de Hawái que tenían, en promedio, 87 años al morir. A cerca de la mitad se le había diagnosticado algún tipo de demencia, en particular alzhéimer.

Entre aquellos cuyo perfil de lesiones cerebrales no confirmó un diagnóstico de alzhéimer, los investigadores sí descubrieron evidencia de otras formas de demencia, como demencia con cuerpos de Lewy, demencia vascular, atrofia cerebral generalizada y una variedad de formas no específicas.

Las probabilidades de un diagnóstico errado, según hallaron los investigadores, pareció incrementar con la edad del paciente.

“Hacen falta estudios de mayor tamaño para confirmar estos hallazgos y dar ideas de cómo podemos diagnosticar con más precisión y prevenir la enfermedad de Alzheimer y otros procesos principales de enfermedades de demencia en los adultos mayores”, anotó White.

Los expertos señalan que las investigaciones presentadas en reuniones no están sometidas al mismo tipo de escrutinio riguroso que las investigaciones que se publican en revistas médicas revisadas por pares.

{ Comments on this entry are closed }

Bebés con riesgo de Alzheimer presentan diferencias en el desarrollo del cerebro

Investigadores de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island, Estados Unidos, y el Instituto Banner de Alzheimer, en Arizona, también Estados Unidos, han descubierto que los niños que llevan un gen asociado con un mayor riesgo para la enfermedad de Alzheimer tienden a poseer diferencias en el desarrollo del cerebro en comparación con los niños sin el gen.

El estudio, publicado en la revista ‘JAMA Neurology’, muestra algunas de las diferencias de desarrollo más tempranas asociadas con una variante del gen llamado APOE- E4, un genotipo común y un factor de riesgo conocido para la aparición tardía de la enfermedad de Alzheimer.

Los científicos tomaron imágenes de los cerebros de 162 niños sanos de edades entre dos y 25 meses, todos ellos con pruebas de ADN para ver qué variante del gen APOE que llevaban. Un total de 60 tenían la variante E4 que se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Usando una técnica especializada de resonancia magnética, los autores compararon los cerebros de los portadores de E4 con los no portadores y vieron que los niños con APOE E4 poseían un mayor crecimiento del cerebro en áreas del lóbulo frontal y una disminución en varias áreas de las zonas media y posterior del cerebro, que tienden a estar afectadas en los pacientes ancianos con enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores destacaron que los hallazgos no significan que cualquiera de los niños en el estudio están destinados a desarrollar la enfermedad de Alzheimer o que los cambios cerebrales detectados son los primeros signos clínicos de la enfermedad. Sin embargo, el estudio plantea que los cerebros de los portadores de APOE-E4 tienden a desarrollarse de forma diferente muy pronto en la vida de los que no llevan E4.

Es posible que estos primeros cambios proporcionen un “punto de apoyo” para las patologías posteriores que conducen a los síntomas de Alzheimer, según los investigadores. La información de esta investigaión puede ser un paso importante hacia la comprensión de cómo este gen confiere un riesgo para el Alzheimer, algo que no se entiende bien actualmente.

“Este trabajo es acerca de la comprensión de cómo este gen influye en el desarrollo del cerebro”, dijo Sean Deoni, quien supervisa bebé Advanced Imaging Lab de la Universidad de Brown y fue uno de los autores principales del estudio. “Estos resultados no establecen una relación directa con los cambios observados en los pacientes de Alzheimer, pero con más investigación que pueden decirnos algo acerca de cómo el gen contribuye al riesgo de Alzheimer más tarde en la vida.

La variante APOE E4 vinculada a la enfermedad de Alzheimer está presente en aproximadamente el 25 por ciento de la población de Estados Unidos. No todo el que lleva el gen tiene la enfermedad de Alzheimer, pero el 60 por ciento de las personas que desarrollan la enfermedad poseen al menos una copia del gen E4.

Se cree que el gen tiene varias funciones diferentes en la sangre y el cerebro, algunos de los cuales aún no se han aclarado. Por ejemplo, se ha mostrado que participa en la regulación de amiloide, una proteína del cerebro que se acumula en la enfermedad de Alzheimer y ahora está siendo foco de tratamientos en investigación.

RESONANCIA MAGNÉTICA

Los investigadores utilizaron una técnica de resonancia magnética desarrollada en ‘Brown’s Advanced Baby Imaging Lab’, que permite fotografiar los cerebros de los bebés sanos mientras duermen sin medicación.

La técnica también es capaz de tener imágenes de la materia gris, la parte del cerebro que contiene neuronas y fibras nerviosas, y la materia blanca, que contiene el material graso que aísla las fibras nerviosas.

Se cree que tanto la materia gris como la blanca se cree que tienen un papel en la enfermedad de Alzheimer. El crecimiento de la materia blanca comienza poco después del nacimiento y es una medida importante del desarrollo del cerebro.

“Estamos en un buen lugar para poder investigar cómo este gen influye en el desarrollo de niños sanos –dijo Deoni, profesor asistente de Ingeniería en la Universidad Brown–. Estos niños no son medicados y no muestran ningún deterioro cognitivo, todo lo contrario, en realidad, se están desarrollando con normalidad”.

No hay ninguna razón para creer que los niños no van a continuar desarrollándose con normalidad, según Deoni. No hay evidencia sólida que sugiere que los portadores de E4 sufren problemas cognitivos o retraso en el desarrollo y las zonas de mayor crecimiento plantean la posibilidad de que el gen en realidad podría conferir algunas ventajas a los lactantes desde el principio.

 

{ Comments on this entry are closed }

 
La familia y los amigos parecen detectar mejor los inicios de la demencia

Un estudio halla que interrogar rápidamente a las personas más cercanas al paciente resulta más preciso que la evaluación médica

Una investigación reciente sugiere que cuando se trata del inicio de la enfermedad de Alzheimer, la familia y los amigos más cercanos de una persona pueden detectar mejor las señales iniciales de problemas que las evaluaciones tradicionales de los médicos.

El hallazgo, sobre el que se informa en línea en la revista Brain, se basa en la aparente precisión de las observaciones recolectadas de la familia y de los amigos en respuesta a un cuestionario cuidadosamente diseñado sobre demencia que se consigue en varios idiomas y ya está en uso en clínicas de todo el mundo.

El cuestionario, conocido como Ascertain Dementia 8 (Determinación de la demencia o AD8), está diseñado para obtener observaciones sobre el juicio, los niveles de actividad, la capacidad de aprendizaje, la falta de memoria, la repetitividad y las capacidades generales de pensamiento.

Los investigadores hallaron que las respuestas de la familia y de los amigos al cuestionario, que se puede llenar en dos minutos, parecen correlacionarse de manera precisa con indicadores biológicos de enfermedad de Alzheimer con más frecuencia que las pruebas estándares de los médicos.

Evaluaron datos de los cuestionarios acerca de más de 250 personas que habían completado evaluaciones tradicionales de demencia, y a quienes se les habían practicado pruebas de fluidos espinal y escáneres de placa cerebral en busca de marcadores biológicos de la enfermedad.

“A partir de los resultados, la AD8 parece ser superior a las pruebas convencionales en su capacidad para detectar señales preliminares de demencia”, aseguró en un comunicado de prensa de la Universidad de Washington el Dr. John C. Morris, coautor del estudio y director del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer Knight de la Facultad de medicina de esta universidad de San Luis.

“No nos puede decir si la demencia es causada por el alzhéimer o por otros trastornos, pero nos permite saber si existe la necesidad de evaluaciones más extensas para determinarlo”, explicó.

Morris también sugirió que la técnica de cuestionario podría resultar una respuesta rápida y poco costosa a la carga financiera de examinar a todos los pacientes potenciales de enfermedad de Alzheimer en busca de marcadores biológicos de la enfermedad.

“El AD8 nos proporciona una alternativa corta y de muy bajo costo que toma pocos minutos. . . para evaluar si hay demencia y así identificar a aquellos individuos que necesitan evaluaciones de seguimiento para determinar si realmente existen señales de alzhéimer”, dijo.

Las observaciones de la familia y de los amigos, que se basan en el contacto estrecho y continuo, también podrían presentar mejor el avance de la enfermedad, dijo, teniendo en cuenta que la prueba en el consultorio del médico solo genera una instantánea de la condición de la persona en un momento dado.

“Estos informantes nos pueden dar la perspectiva retrospectiva que necesitamos para saber si las capacidades mentales de una persona han comenzado a declinar de manera significativa, lo que indica que hacen falta más exámenes”, concluyó Morris.

 

{ Comments on this entry are closed }

¿Puedo morir de un chupetón?

Las marcas que surgen tras un beso-succión son inocuas normalmente, pero no siempre.

muyinteresante.es

Científicamente hablando, la sugilación, más conocida como chupetón, es un tipo de hematoma llamado equimosis que surge debido a una fuerte succión realizada con la boca sobre alguna parte del cuerpo, normalmente el cuello. Su evolución de colores suele ir desde el negro y el morado hasta el anaranjado y el amarillo, pasando por el azul y el verde; y dura en torno a unos quince días. A priori son bastante inocuos, pero en ocasiones pueden dar problemas más graves que los puramente estéticos.

El verano pasado se publicó la noticia de que un joven de diecisiete años había muerto en México a causa de un chupetón que le había dado su novia. Al parecer, había vuelto a casa porque estaba sufriendo convulsiones tras besarse con ella, y allí murió de una embolia ante la mirada impotente de sus padres.

Sin embargo, muchos médicos se apresuraron a aclarar que la posibilidad de este tipo de accidentes –un coágulo en una arteria cerebral– es muy remota. Charles Abrams, presidente de la Sociedad Estadounidense de Hematología, afirmó que los coágulos en venas o arterias se suelen formar cuando el flujo sanguíneo es lento, algo que difícilmente puede producir un beso y que, según este científico, requeriría un trauma muy potente.

Aun así, no es el primer accidente descrito en la literatura médica por una succión amatoria. En 2010, el New Zealand Medical Journal destapó el caso de una mujer que sufrió parálisis de un brazo durante varios días a causa de un chupetón.

{ Comments on this entry are closed }

El sonambulismo se asocia a la epilepsia

En un 40 por ciento de los casos, el sonambulismo se asocia a la epilepsia.

Guadalajara, Jalisco.- La neuróloga María Ingrid Alanís Guevara, señaló que hasta en un 40 por ciento de los casos, el sonambulismo se asocia a la epilepsia.

Dijo que “resulta fundamental que, quien padece dicha parasomnia, se estudie a profundidad, no sólo con la polisomnografía, sino también con electroencefalogramas que permitan un diagnóstico preciso”.

La experta indicó que el sonambulismo es una parasomnia caracterizada por una alteración en la conducta durante el ciclo superficial del sueño.

Explicó que es expresada a través de conductas automáticas que pueden ser tan breves como sentarse y hablar o dar unos pasos, hasta casos extremos como salir del domicilio e incluso conducir un vehículo.

“Por mucho tiempo se le veía como algo chistoso y no se le daba mayor importancia”; sin embargo, recientemente se han establecido aspectos muy interesantes sobre el sonambulismo, como el que ya se señaló, que hasta en un 40 por ciento tiene una asociación con la epilepsia, reiteró.

Detalló que cuando la persona es sonámbula, se ha observado que presenta alteraciones en la conducción eléctrica cerebral, lo cual se concluyó cuando este trastorno dejó de tratarse solamente como una parasomnia y se realizaron estudios aparte de la polisomnografía que incluyeron el ya referido electroencefalograma.

Además, destacó, dentro del sinfín de formas de epilepsia, existen las llamadas nocturnas, dentro de las cuales están las frontales y las temporales caracterizadas no tanto por convulsiones, sino por trastornos conductuales como los que se expresan en el sonambulismo.

Destacó que cuando se establece el diagnóstico de sonambulismo, el tratamiento es farmacológico y se administra como mínimo durante seis meses y tanto al administrarlo como al retirarlo, se hace de manera progresiva “nunca de un día para otro” para evitar se produzca dependencia.

Detalló que el sonambulismo suele ser más común en la infancia y también en la adolescencia, en el primer caso debido al proceso de conocimiento y capacidad de asombro propio de los niños, mientras que en los adolescentes, puede deberse a la ‘explosión hormonal’ característica de esta etapa.

Luego, dijo, suele haber otro pico de aparición en individuos entre los 40 y los 50 años, pero lo común es que, si hubo sonambulismo durante la niñez, es prácticamente un hecho que éste reaparecerá.

Asimismo indicó que al margen del tratamiento, las personas con este tipo de parasomnia, idóneamente deben evitar el consumo de café, té, refrescos oscuros, así como bebidas alcohólicas y tabaquismo.

{ Comments on this entry are closed }

Una actividad mental y social activa retrasa los síntomas del Alzheimer

Entre las muchas frustraciones que rodean el diagnóstico de Alzheimer, una de las que más preocupan es el hecho de que poco pueden hacer los pacientes, ni los médicos, para detener o tratar la enfermedad. Mientras algunos de los fármacos más prometedores están en desarrollo, los únicos asesoramientos que los médicos ofrecen a los pacientes es que traten de mantenerse mentalmente activos como puedan –por ejemplo con el aprendizaje de nuevas lenguas, lectura, juegos mentales de destreza y, sobre todo, lograr mantener todo lo activamente posible su vida social-. Lo ideal es que la estimulación sea constante, para así lograr mantener las partes sanas del cerebro no afectadas por la enfermedad todo el tiempo tiempo que sea posible. También hay evidencia de que toda una vida repleta de actividad puede acumularse en las llamadas “reservas”, que pueden compensar las funciones del cerebro en las primeras etapas del Alzheimer.

En un informe publicado en la revista Neurology, el Dr. Keith Johnson del Hospital General de Massachusetts y la Escuela de Medicina de Harvard, y sus colegas, revelan que mantenerse mentalmente y socialmente activo puede retrasar la aparición de problemas de memoria y otros síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Así, mientras que los resultados no muestran que la actividad mental puede afectar a la biología de la enfermedad de Alzheimer en modo alguno, sí que puede tener un impacto significativo en los síntomas. “Y eso es enorme”, como confirma el el doctor David Knopman, profesor de neurología, que fue quien revisó el documento y lo recomendó para su publicación. “Si mantener la actividad mental activa se tradujera en un año o dos de retraso de los síntomas en la población, estaríamos ante un avance enorme.”

En el estudio participaron 186 voluntarios sanos con una edad media de 74 años que accedieron a informar de sus actividades cognitivas actuales y anteriores, así como a someterse a un escáner cerebral para medir los niveles de la proteína llamada amiloide, asociada con el Alzheimer y la memoria. El grupo con una mayor actividad intelectual durante su vida no mostró niveles más bajos de la progresión de Alzheimer que los que reportaron menos estimulación cognitiva. Pero sí que fueron capaces de retrasar la aparición de los síntomas, presumiblemente debido a una base intelectual más fuerte, compensada por los efectos de la enfermedad durante un período de tiempo más largo.

“Si dos personas tienen la misma cantidad ante la enfermedad de Alzheimer, y uno de ellos está comprometido con actividades más cognitivamente estimulantes y el otro no, los síntomas de la enfermedad de Alzheimer aparecerían antes en la persona con una menor actividad y estímulo cognitivo “, tal y como confirma Knopman.

Este es uno de los primeros estudios en investigar la conexión de las personas que sanas mediante el uso de técnicas de imagen con tecnología de última generación, para recoger los depósitos de proteínas en el cerebro.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas