From the category archives:

Obesidad

El “jet lag” aumenta el riesgo de obesidad y cáncer de hígado

Este desfase horario también provoca fatiga, problemas para conciliar el sueño, confusión y dificultad para concentrarse e irritabilidad, entre otros síntomas.

latercera.com

La alteración del reloj biológico producida por el desfase horario o “jet lag” puede causar obesidad y aumentar el riesgo de cáncer de hígado, según los resultados de un estudio conocido hoy.

Publicada en la revista Cancer Cell, la investigación muestra el resultado de una recreación del efecto del desfase horario crónico en animales.

“Queríamos saber si el ‘jet lag’ crónico era suficiente para inducir cáncer en ratones bien alimentados, sin manipulación genética, sin radiación”, explicó el profesor David Moore, quien
lideró el estudio realizado en el Baylor College of Medicine de Texas.

Los investigadores ya conocían varios factores de riesgo para el cáncer de hígado, entre los que se encuentran el consumo de alcohol, el virus de la hepatitis o el hígado graso.

También sabían que el “jet lag” provocaba alteraciones en el ritmo circadiano, una especie de reloj por el que se guían los ciclos biológicos de los seres humanos, como los patrones de sueño o de la actividad cerebral.

Estos cambios en el ritmo circadiano pueden provocar alteraciones en el metabolismo, lo que lleva a un incremento en la obesidad.

Según relató Loning Fu, otra de las investigadoras que participó en este trabajo, los expertos recrearon en un laboratorio los efectos del desfase horario.

Para lograr esa simulación, cada semana encendieron y apagaron en horarios diferentes las luces de las salas en las que estaban los ratones.

Así descubrieron que los animales habían perdido el control de su metabolismo, por lo que subían de peso, comenzaban a tener más grasa y desarrollaban hígado graso.
Con el tiempo, algunos casos llegaban al cáncer de hígado.

“Encontramos otro factor, la producción elevada de ácidos biliares, que el hígado produce para ayudar a digerir las grasas. Potencialmente pueden ser tóxicos”, dijo Moore.

Según el experto, esta anomalía, esta mayor producción de ácidos, “parece ser clave para el cáncer de hígado”, pues no solo así lo sugieren estudios previos, sino que también fue un efecto
observado en esta investigación.

Los científicos se han enfocado ahora en examinar si hay medicamentos que puedan evitar este efecto en los niveles de ácido biliar, para saber si pueden ser utilizados para prevenir el cáncer
hepático en los seres humanos.

El “jet lag” no es solo un desequilibrio en el reloj biológico provocado por un viaje largo que atraviesa distintas zonas horarias, sino también un trastorno que pueden experimentar las
personas que trabajan en un horario nocturno, pues su exposición a la luz del día también se ve alterada.

Este desfase provoca fatiga, problemas para conciliar el sueño, confusión y dificultad para concentrarse e irritabilidad, entre otros síntomas.

{ Comments on this entry are closed }

La cirugía para perder peso resulta más beneficiosa para el corazón en las mujeres, según un estudio

Los investigadores sugieren que sus cuerpos podrían responder de forma distinta que los de los hombres después de la operación

healthfinder.gov

Después de la cirugía para perder peso, las mujeres podrían tener un riesgo más bajo de enfermedad cardiaca que los hombres, según un estudio pequeño reciente.

El estudio contó con casi 2,000 pacientes cuyo riesgo de enfermedad cardiaca se evaluó en la década anterior al momento en que se sometieron a la cirugía y un año después de la operación.

Todos los pacientes experimentaron una reducción significativa de su riesgo de enfermedad cardiaca después de la cirugía para perder peso (bariátrica). Las mujeres experimentaron una reducción en el riesgo del 41 por ciento, mientras que la reducción del riesgo de los hombres fue del 35.6 por ciento, una diferencia de aproximadamente un 20 por ciento, reportaron los investigadores.

El estudio se presentó el viernes en la Semana de la Obesidad (ObesityWeek), una conferencia anual acogida por la Sociedad Americana de Cirugía Metabólica y Bariátrica (American Society for Metabolic and Bariatric Surgery, ASMBS) y la Sociedad de la Obesidad (Obesity Society).

“Este estudio muestra que hay una diferencia según el sexo con respecto a los resultados para el corazón en los pacientes que se someten a una cirugía bariátrica”, dijo el autor del estudio, el Dr. John Morton, director de cirugía bariátrica en el Hospital de Atención de Salud Stanford, en Palo Alto, California.

“Los hallazgos sugieren que las mujeres podrían tener un mejor mecanismo de respuesta a la cirugía bariátrica, lo que lleva a una mayor normalización de los factores de riesgo cardiacos bioquímicos”, comentó en un comunicado de prensa de la ASMBS.

La Dra. Stacy Brethauer, cirujana bariátrica en la Clínica Cleveland, dijo que “la obesidad es un factor de riesgo importante y modificable de enfermedad cardiaca, la causa principal de mortalidad en Estados Unidos para hombres y mujeres”. Brethauer no participó en la investigación.

“Pero este estudio sugiere que los hombres y las mujeres podrían responder de forma distinta a la cirugía bariátrica con respecto a la salud cardiaca a pesar de que la pérdida de peso es comparable”, añadió.

Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

{ Comments on this entry are closed }

Salud: hombres casados son más gordos pero viven más años

Un estudio realizado por la Universidad de Harward señala que aquellos hombres que son gorditos y están casados, viven por más tiempo gracias a los cuidados de su pareja

elpopular.pe

Si tu también tienes amigos que siempre fueron delgados pero al momento de casarse engordaron, pues según la ciencia tendría una explicación ya que estos hombres se sienten confiados y no necesitan aparentar un fisico increíble para agradar a alguien.

Por otro lado, algo que llamo la atención en este estudio, es que estos varones de contestura gruesa suelen vivir por más tiempo y esto se debe a que su pareja siempre están pendiente de su cuidado y chequeos médicos.

Según un estudio realizado por la Universidad de Harvard, los hombres comprometidos o casados tienden a subir de peso porque “ya no están en el mercado”.

De hecho, quienes tienen una relación estable suelen no preocuparse por mantenerse atractivos, pues ya tienen a alguien que los ama y acepta tal como son. Es por eso que tienden a comer más y sin sentirse presionados por mantener un peso bajo.

Asi como los hombres que son gordos y están casados tienden a vivir más tiempo debido ya que sus mujeres se encargan de exigirles que se chequeen constantemente, además de pedirles que cuiden su alimentación.

Es por eso que estos hombres suelen mantenerse más saludables y hasta logran evitar el cáncer u otras enfermedades, a diferencia de los solteros, cuya vida suele estar llena de excesos. Los hombres casados pueden tener alimentación más saludable, sobre todo porque cuentan con el apoyo y motivación de su pareja. Tienden a deprimirse menos y hasta no sienten temor en compartir una rica comida con la persona que aman.

{ Comments on this entry are closed }

5 formas de mejorar tu metabolismo y reducir el estrés

Si quieres funcionar mejor y bajar de peso más rápido, incrementa tu metabolismo

esmas.com

El metabolismo se refiere a la forma en la que tu cuerpo produce energía con los alimentos que consumes. Esta energía no nada más se refiere a las calorías que necesitas para correr y hacer tus actividades diarias, también se refiere a la forma en la que cada célula de tu cuerpo utiliza esa energía. Esto es importante porque cada función de tu cuerpo (como la función cerebral, la digestiva, la hepática, la tiroidea, etc.) depende de esta conversión de energía. Si tus células no están usando de manera eficiente la energía, tus funciones corporales no estarán operando correctamente.

5 formas de mejorar tu metabolismo

1. Reduce tus niveles de estrés.

El estrés es el principal causante de un metabolismo lento.  Este estrés puede ser físico, emocional, por falta de sueño o por malos hábitos alimenticios. Tú mismo serás quien evalúe lo que te cause estrés y decidirás la mejor manera de evitar que te afecte.

¿Hasta cuándo vas a seguir dejando que el estrés te afecte tanto?

2. Haz ejercicio… pero sin exagerar.

Hacer ejercicio de forma regular es importante para acelerar tu metabolismo y para muchos otros beneficios a tu salud. Sin embargo, sobre-ejercitarte puede dañar tu metabolismo en vez de ayudarte.

Ejercitarte de manera exagerada hace que tu cuerpo necesite obtener energía de tus reservas de proteína, lo que libera hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina, cuando haces esto de manera constante y sin un entrenamiento, una dieta y un sueño adecuados, tus niveles de estrés aumentan… y ya sabes qué pasa.

3. Duérmete, niñ@, duérmete ya…

Así es, por favor, ¡duerme adecuadamente! Esto significa que debes dormir suficientes horas, en un lugar sin ruidos ni luz, etc. (En nuestro Home de Día a Día tenemos muchas notas sobre el sueño y la importancia de dormir bien).

Estudios científicos han demostrado que dormir mal eleva los niveles de estrés. Aunque sólo hayas pasado una mala noche, los niveles de cortisol se verán muy afectados al día siguiente, ahora imagina lo que pasa cuando pasas muchas malas noches.

4. ¡Deja de probar mil dietas y come bien!

Probar todas las dietas milagrosas que te encuentras por ahí y estar dándole algo diferente a tu cuerpo cada semana, también aumentará los niveles de estrés y evitará que tus órganos funcionen correctamente.

Es hora de que comas balanceadamente y lleves una dieta saludable. No existen milagros, lo único que te va a hacer sentir mejor es que lleves una dieta combinando alimentos de todos los grupos del Plato del Bien Comer prefiriendo siempre el consumo de frutas y verduras crudas y de todos los colores.

5. Checa y cura tus intestinos.

Si no tienes un sistema gastrointestinal funcionando correctamente (gastritis, colitis, síndrome del colon irritable, etc.), jamás podrás tener un buen metabolismo. Es hora de que cures este tipo de enfermedades acudiendo con tu médico para llevar el mejor tratamiento para ti. También verás que cuando cambies tu dieta, tu sistema gastrointestinal va a mejorar.

{ Comments on this entry are closed }

El adelgazamiento se puede contagiar

Un estudio realizado sobre personas sometidas a operación de estómago ha confirmado que, cuando alguien adelgaza y cambia sus hábitos, “contagia” ese adelgazamiento a las personas que le rodean. De esta forma, adelgazar tiene un aliciente adicional, en beneficio de nuestros familiares más próximos.

Diversas investigaciones habían demostrado que la obesidad se transmite a las personas más cercanas a quien la sufre. Ahora, un estudio realizado en la Universidad de Stanford (California, Estados Unidos), ha comprobado que los familiares de los pacientes sometidos a “by pass” gástrico también adelgazan, además de adoptar estilos de vida más saludables. Dicho estudio ha sido dirigido por John Morton y publicado en “Archives of Surgery”.

Se analizó la evolución de 35 pacientes que se sometieron a la mencionada intervención y otros 35 familiares que convivían con ellos, además de 15 hijos menores de edad. El 60% de los adultos y el 73% de los niños eran obesos. Un año después de la operación, pudo comprobarse que, como media, los familiares habían rebajado su peso en un 3%, lo que constituye una cifra que no es espectacular, pero tampoco despreciable.

De esta investigación podemos extraer conclusiones interesantes, aunque no vayamos a pasar por el quirófano. Y es que es muy probable que, si conseguimos cambiar ciertos hábitos (tomar mucha fibra y pocas grasas y azúcares, hacer comidas frugales y frecuentes, aumentar nuestra actividad física,…), además de adelgazar nosotros mismos, también lo harán las personas que nos rodean que son, normalmente, aquellas a las que más queremos.

{ Comments on this entry are closed }

Falso, que baste recortar calorías para bajar de peso: científicos

Malas noticias para quienes quieren bajar de peso. Una nueva evaluación de la manera en que responde el organismo a las dietas muestra que deshacerse de las grasas es dos veces más difícil de lo que se pensaba.

Los cálculos también derriban el mito de que reducir calorías llevará a una baja continua de peso. De hecho, el efecto de reducir la ingestión de calorías desaparece a los tres años, más o menos, señalan científicos.

Expertos en obesidad habían sugerido anteriormente que reducir 100 kilocalorías por día en la dieta durante seis meses llevaría a bajar unos 2.5 kilos. Pero resulta que en realidad se necesita probablemente un año para bajar esos kilos, y cualquier reducción adicional se detendrá en algún punto pasados tres años, en vez de continuar siempre al mismo ritmo.

Las personas han seguido durante años esa fórmula para bajar de peso, y ahora resulta que es por completo errónea, señaló Kevin Hall, especialista en modelos matemáticos del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades del Riñón de Estados Unidos, ubicado en Maryland. La razón de que sea errónea es que no considera los cambios metabólicos que ocurren cuando las personas cambian su dieta. Si se reducen las calorías, el metabolismo se vuelve más lento a medida que se pierde más peso, hasta llegar a un punto de estabilidad.

Un error popular es que las personas obesas o con sobrepeso tienen un metabolismo más lento, lo cual significaría que no queman calorías tan aprisa como las delgadas. En realidad, mientras más gorda es una persona, más alto es probablemente su metabolismo, apuntó el doctor Hall ante la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, que realiza una reunión en esta ciudad de Canadá.

“A diferencia de la noción popular de que las personas más pesadas tienen un metabolismo más lento, mientras más peso se tiene más calorías se queman –sostuvo–. Mientras más de esa masa sea tejido magro, no adiposo, aún más calorías se queman… y las personas obesas tienden a tener masa elevada tanto de tejido adiposo como de tejido magro.”

Científicos estadunidenses han usado esta nueva evaluación para construir un modelo matemático de la forma en que el organismo humano responde a las variaciones en la absorción de energía a través de los alimentos.

El modelo permite a las personas acudir a un sitio web para calcular, con base en su edad, sexo y peso corporal, cuántas calorías necesitan reducir de su dieta para alcanzar cierta meta de reducción de peso.

“Con el viejo sistema, alguien que reduce 100 calorías diarias podría esperar bajar 2.5 kilos en seis meses –explicó el doctor Hall–. Con el nuevo método, le llevaría un año bajar esos 2.5 kilos. La fórmula es reducir 10 kilocalorías diarias de la dieta por cada medio kilo que se quiera bajar.”

El doctor Hall comentó que dar a las personas expectativas poco realistas sobre la facilidad con que bajarán de peso puede resultar desalentador si el consejo resulta erróneo.

{ Comments on this entry are closed }

La obesidad empieza en la cuna

Nuestra relación con la alimentación se labra en la cuna. Es en los tres primeros años de vida cuando se perfila la conducta alimentaria y también el riesgo de que ésta comporte problemas de salud con el paso de los años.

Un estudio presentado por la Fundación Thao ha concluído que uno de cada tres niños españoles entre tres y 12 años tiene sobrepeso, algo que a la larga puede reducir la esperanza de vida, según los expertos. La investigación ha sido llevada a cabo con más de 26.000 menores y en 29 ciudades españolas. Este problema nos cuesta al año 5.000 millones de euros. El sobrepeso y la obesidad se pueden detectar en los primeros años de vida y los expertos aseguran que es ahí cuando hay que atajar el problema para corregir los malos hábitos alimenticios.

Uno de cada tres niños entre 3 y 12 años tiene sobrepeso

Según el último Informe Thao de Salud-Infantil, presentado ayer en Barcelona, uno de cada cinco niños de edades comprendidas entre los tres y cinco años padece exceso de peso (sobrepeso u obesidad). Cuando los datos se extrapolan a toda la muestra analizada (un total de 26.250 niños españoles de tres a doce años) el porcentaje aumenta hasta casi el 30% —uno de cada tres—, diez puntos porcentuales por encima del registrado entre la misma franja de edades en Europa.

Los expertos están convencidos de que procurando un buen entorno emocional a los bebés y encauzando correctamente su relación con la comida se pueden frenar «en gran medida» los problemas de sobrepeso hasta la adolescencia. El psiquiatra Rafael Casas, director científico de la Fundación Thao, organización no lucrativa dedicada a promover estilos de vida más saludables y a prevenir problemas de salud, recuerda que los primeros años de vida «son un período crucial en la adquisición de los hábitos». En este sentido, destaca tres momentos cruciales a la hora de modelar la conducta alimentaria: cuando el bebé desarrolla su preferencia por los sabores, cuando autorregula la ingesta de alimentos y cuando le llegan las consignas familiares y culturales sobre la alimentación y la actividad física. «Actuando sobre estos factores podemos conseguir que los bebés lleguen a los cinco años con un peso normal», apunta Rafael Casas.

¡Ahora, como los mayores! Recuerda, asimismo, que «los pequeños, de forma innata, tienden a rechazar determinados sabores, lo que se conoce como neofobia, y también a controlar y autorregular su ingesta alimentaria; los padres deben orientar correctamente estos comportamientos si quieren que sus hijos crezcan sanos». Cita como ejemplo. la «mala praxis» en la que incurren muchas familias que consiste en «utilizar el alimento como recompensa».

Un momento vital es, según los especialistas, cuando los bebés abandonan la lactancia y entran en contacto con la alimentación complementaria. «Es aquel momento en el que se les dice: ¡Ahora ya puedes comer como los mayores!», afirma Casas. Sin embargo, a su juicio, es justo entonces cuando se debe formular la pregunta: ¿Cómo qué mayores?

«Es esencial que los padres y las madres se involucren en un periodo tan crucial y acompañen a sus hijos a conocer nuevos sabores y a saber regular su saciedad», dijo el responsable científico de la Fundación. Explicó también que es precisamente en el núcleo familiar donde el menor adquiere los hábitos alimenticios y por este motivo considera que es necesario que el adulto se responsabilice y «dé ejemplo con una cultura alimentaria saludable». Precisamente, con el objetivo de fomentar las conductas responsables entre padres, tutores y educadores, la Fundación Thao promoverá este año un programa pionero centrado en bebés de 0 y 3 años. Según avanzó ayer el presidente de la Fundación, Henri García, el programa arrancará en Cataluña, aunque se extenderá por el resto de comunidades españolas en función del respaldo económico que reciba.

{ Comments on this entry are closed }

Produce embarazos de alto riesgo la obesidad

Genera sobre todo hipertensión y eclampsia

La obesidad se ubica en primer lugar como desencadenante de alto riesgo en el embarazo, según reportes del Hospital de Gineco obstetricia del Centro Médico Nacional de Occidente, (CMNO) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco.

Este nosocomio que por cierto, es uno de los dos que a nivel nacional existen en el esquema IMSS especializados en el abordaje de embarazos de alto riesgo (el otro se ubica en el CMN La Raza en la Ciudad de México), ingresó durante 2010 un total de siete mil 492 pacientes y atendió en el mismo periodo, cuatro mil 429 eventos obstétricos, entre partos y cesáreas.

Al informar lo anterior, el jefe de la División de Obstetricia del nosocomio, Salvador Hernández Higareda, dijo que la obesidad tiende a provocar en la gestante un incremento en su presión arterial, lo que desencadena una preeclampsia-eclampsia, entidad que constituye un elevado riesgo, incluso de muerte, tanto para la madre como para el bebé.

El especialista señaló que otro factor de riesgo en el embarazo, es la edad de 35 años o más, así como la adolescencia. Uno y otro extremo, dijo, conllevan una serie de elementos que elevan las posibilidades de que el embarazo se complique.

Dijo que la edad idónea para el embarazo es entre los 20 y los 30 o 34 años, antes o después de ese rango, el riesgo de complicación aumenta.

Concretamente en la adolescencia temprana, el especialista dijo que “nada más por ser adolescente y estar embarazada es de alto riesgo porque comúnmente tienden a desarrollar problemas hipertensivos, a tener malnutrición y a no haber tomado ácido fólico previo al embarazo”, esto al margen de una pelvis no totalmente desarrollada que finalmente, redundará en que la gestación deba resolverse mediante una cesárea.

Por otra parte, el entrevistado dijo que si la mujer tiene antecedentes familiares de hipertensión, si desarrolló esta condición en un embarazo previo, o bien, si tuvo una gestación que culminó pre-término, también aumentan las probabilidades de tener un embarazo de alto riesgo.

Un embarazo de alto riesgo también se desencadena si es múltiple, esto es de dos productos o más, así como si la paciente desarrolló alguna infección en vías urinarias o a nivel cérvico vaginal y si tiene enfermedades crónicas como diabetes, cáncer o alguna patología auto inmune como el lupus eritematoso sistémico.

Lo ideal es que antes de embarazarse, toda mujer busque la consulta preconcepcional. Dijo que el Hospital de Gineco obstetricia fue pionero en el establecimiento de ésta estrategia, que tras un análisis integral de la mujer, determina los factores de riesgo que tiene y las implicaciones que éstos pueden acarrearle si decide una gestación.

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas