From the category archives:

Obesidad

 

Tips para adelgazar

  • Desayuno: En vez de tomar jugo de naranja para el desayuno, sustitúyalo a veces con una naranja entera
  • Come alimentos acuosos como ensaladas, sopas y verduras al inicio de tu comida y te sentirás satisfecho con menos calorías
  • Usa ropa comoda, calzado comodo asi te daran voluntad para caminar más
  • No pretendas lo imposible: adelgazar toma tiempo, no pienses que vas a bajar 8 kilos en 1 semana, eso es imposible
  • Antes de comer, te conviene tomar un jugo de naranja, limón o pomelo, o, en su defecto, un caramelo ácido. Está comprobado que disminuye la ansiedad y, por consiguiente, el hambre voraz

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Este es el mal hábito que no te deja bajar de peso

ritmoromantica.pe.-Alexandra Zavala

Para bajar de peso es necesario llevar un estilo de vida saludable. Pero hay otros factores que también influyen. Por ejemplo, la velocidad con la que te alimentas importa y mucho.

Con múltiples estudios realizados al respecto, investigadores han concluido que quienes admiten ser comedores rápidos tienen el doble de posibilidad de volverse obesos en comparación a quienes comen de manera lenta.

Esta relación se puede explicar por muchos factores. La Dra. Kathleen Melanson, de la Universidad de Rhode Island, señala uno de ellos: mientras más permanezca la comida en tu boca, mayores señales de saciedad enviarán los sensores de tu boca al cerebro.

Además, el acto de masticar libera histamina, hormona que refuerza la sensación de saciedad. Y si tu cerebro reconoce que estás llena, será menos probable que sigas buscando comida.

Pero comer más no es la única razón por la que puedes engordar si te alimentas muy rápido. De hecho, cuando uno de los estudios ajustó el total de calorías consumidas entre comedores lentos y rápidos, encontró que la relación todavía existía.

Aunque aún no se ha encontrado una explicación, esto podría deberse a los niveles de azúcar en la sangre.

Cuando comes lento, el azúcar sube de manera controlada. Esto puede ayudar a regular tu apetito durante el día y a mejorar la forma en que tu cuerpo usa y almacena energía. Sin embargo, cuando comes demasiado rápido, el azúcar sube a través de picos, causando efectos totalmente contrarios a los esperados.

Desafortunadamente, no hay una medida exacta del tiempo en que deberías demorarte en comer (o cuántas veces tienes que masticar antes de pasar). Depende de muchas variables como la clase de comida que estás ingiriendo y qué tan grande es el bocado. Por ejemplo, un pedazo de carne tomará mucho más tiempo.

Lo mejor es concentrarse en la textura de la comida antes de terminar de pasarla. Masticar mucho, hará que el alimento se transforma en una masa suave, libre de pedazos diseminados. Luego, espera hasta que la comida baje hasta tu estómago antes de ir por otro bocado. ¡Esa es la mejor recomendación!

{ Comments on this entry are closed }

 

El arándano: reduce los niveles de azúcar y colabora en la ecología

Por su contenido en bajas calorías tiene una gran importancia en las dietas y también porque reduce el azúcar en la sangre

Arándano, arbusto pequeño que se encuentra en la mayor parte de Europa, Asia, América Central, EE.UU. y Canadá.

Es una planta muy importante no solo por sus frutos sino porque protege el suelo de los bosques de la erosión y contribuye a la formación de humus (sustancia proveniente de la descomposición de los restos orgánicos).

Siendo antes una planta silvestre, en estos últimos años se ha empezado a cultivar. Uno de los pioneros en el cultivo del arándano en el hemisferio sur fue Chile, en 1988 comenzaron las primeras exportaciones de la fruta, después de una etapa de investigación y desarrollo de diferentes variedades en condiciones agroclimáticas propias de distintas zonas.

El “Arándano Alto” (high bush) fue la primera especie que se introdujo a cultivo. El principal productor, consumidor, exportador e importador de arándanos del mundo es EE.UU, junto con Canadá abarcando el 90% del área productiva total, seguidos por Chile, Argentina, Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica.

Valor nutricional según la estandarización de la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos lo resume: bajo en grasas y sodio, libre de colesterol y rico en fibras y vitamina C.

En una dieta basada en 2000 calorías/por día esta composición nutricional en una porción de 142 gr, representa el aporte de 1% de grasas, 9% de carbohidratos, el 14% de fibras y el 15% de vitamina C.

En síntesis es un excelente alimento sano especial para dietas hipersódicas e hipocalóricas y con un gran contenido de fibra y Vitamina C, con propiedades medicinales, propiedades antiinflamatorias, especial para inflamaciones bucales (dejándola macerar y preparando un gargarismo) debido a sus propiedades desinfectantes.

El fruto seco combate las diarreas y frescos sirve como laxante. También se usa en la mejoría de la miopía. La tendencia al consumo del arándano y otras berries (frambuesas, moras, zarzas) es creciente en la mayoría de los mercados, por el concepto actual de una alimentación sana y natural que están adoptando la mayoría de países desarrollados ya que se le vincula con su origen silvestre.

En EE.UU, está disponible un alimento bebible compuesto de puré a base de arándano y tapioca.

 

{ Comments on this entry are closed }

.

El consumo de cítricos disminuye obesidad e incidencia cánceres digestivos

El consumo de cítricos aporta numerosos beneficios para la salud ya que contrarresta enfermedades relacionadas con la nutrición, como la obesidad infantil, los efectos dañinos del colesterol, e incluso disminuye la incidencia de cánceres digestivos.

Así se ha puesto de manifiesto durante la presentación en Valencia de la campaña nacional para el consumo de cítricos puesta en marcha por Intercitrus y que pretende incentivar el consumo de naranjas y mandarinas entre la población, especialmente entre los niños, y concienciar a los padres de la importancia y los beneficios de su consumo.

A la presentación han asistido el presidente de Intercitrus, Juan Safont, la consellera de Agricultura, Pesca y Alimentación, Maritina Hernández, la Pilar Codoñer, Jefe de Servicio de Pediatría Hospital Doctor Peset en Valencia y Profesora Titular de Pediatría de la Universitat de València.

Pilar Codoñer ha afirmado que estudios clínicos a nivel mundial apuntan a que los cánceres digestivos “disminuyen su incidencia cuando la población consume más cítricos” y su ingestión también puede contrarrestar el efecto dañino del colesterol.

“Los cítricos aportan vitaminas, agua, fibra, tienen un efecto saciante y un bajo contenido calórico”, afirma Codoñer, quien ha agregado que por ello “son beneficiosos en la prevención de la obesidad infantil, de ahí la importancia de educar a la población infantil para crear el hábito de consumo de cítricos”.

La obesidad infantil en España está cercana al 18% de los niños, y aunque el 60% de los menores consume al menos una fruta al día “deberíamos llegar a la ingesta de 5 raciones de fruta o verdura diarias”, según la especialista.

Por su parte, Juan Safont ha señalado que la crisis provoca un aumento en el consumo de los productos tradicionales, ya que se está más tiempo en casa, aunque también ha indicado que el relevo generacional “provoca una disminución global” de su ingesta.

El consumo medio de naranjas en España se sitúa en 53,3 gramos por persona y día y el del grupo mandarinas, en 17,1 gramos por persona y día, según se ha puesto de manifiesto durante la presentación de la campaña.

Además, se ha destacado que, según datos de la Fundación Española de Nutrición, una persona joven compra un 76 por ciento menos de naranjas y un 70 por ciento menos de mandarinas que una persona mayor. EFE

 

.

{ Comments on this entry are closed }

 

Menopausia no supone aumento de peso, sí de grasa abdominal

Contrariamente a la percepción popular, la menopausia no causa aumento de peso, aunque sí aumenta la grasa alrededor de la cintura, según un estudio publicado el martes en una revista médica.

El estudio realizado por la Sociedad Internacional de la Menopausia (IMS, por sus siglas en inglés) estableció que los cambios hormonales que ocurren durante la menopausia no estarían implicados en el aumento de peso.

“Es un mito que la menopausia hace que una mujer aumente de peso”, dijo la investigadora principal, Susan Davis, profesora de la Universidad de Monash en Melbourne, Australia.

“En realidad eso es sólo una consecuencia de los factores ambientales y el envejecimiento. Pero no hay duda de que el aumento de masa abdominal del que muchas mujeres se quejan tras la menopausia es real”, dijo.

“Esa es la respuesta del cuerpo a la caída de estrógenos en la menopausia, un cambio de almacenamiento de grasa de las caderas a la cintura”.

La investigación publicada en la revista Climacteric revisa los estudios realizados sobre el tema entre 1966 y 2012.

Según estos estudios, las mujeres ganan un promedio de 0,5 kg por año a partir de los 50 años, pero presentan un rápido aumento de la grasa abdominal el tercer año después de la menopausia. Los mismos cambios se observan entre las mujeres de diferentes regiones del mundo.

En Estados Unidos, en 2008 la obesidad abdominal afectaba al 65,5% de las mujeres de 40 a 59 años y al 73,8% de las mujeres mayores de 60 años.

La acumulación de grasa abdominal representa un aumento del riesgo de diabetes y sobre todo de enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte entre las mujeres posmenopáusicas.

“Las mujeres deben controlar su peso antes de que se convierta en un problema, y si no se preocupan antes de la menopausia, deben hacerlo cuando llega, es decir, cuidar su dieta y hacer más actividad física”, recomendó el presidente de la IMS Tobie de Villiers.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Comer ciertas frutas y verduras puede ayudar un poco con el control del peso

Un estudio encontró que los que comen manzanas, peras, bayas y pimientos controlaban mejor el peso a largo plazo

healthfinder.gov

Comer frutas y verduras que tienen niveles altos de unas sustancias llamadas flavonoides podría ayudar un poco con el control del peso a lo largo del tiempo, según sugiere un nuevo estudio.

“Observamos siete clases distintas de flavonoides, y encontramos que un mayor consumo se asociaba con un menor aumento de peso”, dijo la autora del estudio, Monica Bertoia, investigadora asociada de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Boston.

Las manzanas, las peras, las bayas y los pimientos estaban en la lista de productos agrícolas ricos en flavonoides que parecían plantear una diferencia, hallaron los investigadores.

Bertoia y sus colegas dieron seguimiento a más de 124,000 hombres y mujeres inscritos en tres estudios estadounidenses de gran escala, en los que se evaluaba qué cantidad comían de siete tipos de flavonoides durante el periodo de seguimiento de 24 años.

El estudio aparece en la edición en línea del 27 de enero de la revista BMJ.

Los participantes tenían distintas edades cuando se inscribieron en los estudios. Reportaron su peso, sus hábitos del estilo de vida y cualquier diagnóstico de enfermedad cada dos años desde 1986 hasta 2011. También reportaron sobre su dieta cada cuatro años.

Los investigadores descubrieron el vínculo más fuerte con el mantenimiento del peso con los flavonoides conocidos como flavonoles, flavan-3-oles, antocianinas y polímeros flavonoides.

El efecto sobre el peso fue modesto, dijo Bertoia, pero importante. Por ejemplo, para las antocianinas, “encontramos que aproximadamente un cuarto de una taza de fresas o cerezas proporcionan 10 miligramos [mg] de antocianinas, y cada aumento de 10 mg se asoció con ganar un cuarto de libra (0.11 kg) menos cada cuatro años”.

En promedio, Bertoia indicó, los hombres y las mujeres seguían aumentando de peso a lo largo de los años. Comer frutas y verduras ricos en flavonoides, para la mayoría, simplemente significó que aumentaban menos de peso. “Pero hubo unos pocos que perdieron peso”, añadió.

La razón exacta de por qué las frutas y las verduras parecen ayudar a controlar el peso no está clara, dijo Bertoia, que también es profesora de medicina en la Facultad de Medicina de la Harvard. En algunos estudios de tamaño reducido, se ha descubierto que los productos ricos en flavonoides reducen la ingesta total de calorías, añadió.

Otras investigaciones han sugerido que los flavan-3-oles reducen la absorción de la grasa de los alimentos y aumentan el gasto de energía, dijo.

Pero el estudio fue solamente observacional, de modo que no puede demostrar que haya una relación de causalidad entre los flavonoides y el control del peso, dijo Bertoia.

El efecto hallado también fue modesto, reconoció, aunque aun así fue valioso. “El hecho de prevenir incluso aumentos pequeños del peso (incluso 10 libras [4.5 kg]) puede reducir el riesgo de desarrollar algunas enfermedades, como por ejemplo la diabetes”, explicó Bertoia.

Connie Diekman, directora de nutrición universitaria en la Universidad de Washington, en St. Louis, dijo que “aunque este estudio muestra unos resultados interesantes, no muestra que haya una relación de causa y efecto. Sí proporciona una mayor validación de los beneficios para la salud de las frutas y las verduras, lo que para mí, como dietista registrada, es una buena noticia”.

Una información que falta, dijo Diekman, es lo que el grupo consumió con los productos agrícolas o en lugar de ellos, e indicó que ver todo el patrón dietético daría más información.

Pero incluso comer una porción individual de algunos productos agrícolas ricos en flavonoides cada día podría tener un buen impacto en la salud a nivel poblacional, dijeron los investigadores.

{ Comments on this entry are closed }

 

Trastornos metabólicos

hoy.com.do.-DOCTORA MÓNIKA CAMEJO

El metabolismo se define como el conjunto de transformaciones físicas, químicas y biológicas que en los organismos vivos experimentan las sustancias introducidas o las que en ellos se forman. El metabolismo comprende dos fases:

Anabolismo: Todo proceso constructivo por medio del cual las sustancias simples se convierten en compuestos más complejos por la acción de células vivientes.

Catabolismo: Es el metabolismo destructivo, contrario al anabolismo, es la transformación de sustancias desde un plano elevado de complejidad o especialización a otro más bajo o simple.

En nuestro organismo, existen varias sustancias que tienden a regular el metabolismo para mantener el equilibrio u homeostasis.

Esas sustancias pueden ser proteínas con acción enzimática u hormonal, u otros compuestos. Ante la ausencia, disminución o aumento de estas sustancias reguladoras ya sea por nacimiento, o por factores ambientales desencadena un desequilibrio de ellas y por ende del metabolismo, a lo que llamaríamos trastornos metabólicos.

El metabolismo se refiere a todos los procesos físicos y químicos del cuerpo que convierten o usan energía, y es un proceso constante que empieza en el momento de la concepción y termina con la muerte. Es un proceso vital para todas las formas de vida, no solo para los seres humanos. Si se detiene el metabolismo en un ser vivo, sobreviene la muerte.

Trastornos metabólicos. Pueden ser:

1. Del metabolismo basal
2. Del metabolismo intermediario
3. Del metabolismo mineral y óseo

El metabolismo basal (MB) es el índice metabólico o cantidad de energía que se gasta en condiciones normales para mantener la vida. Es el valor mínimo de energía necesario para subsistir y representa el 50-70 % del gasto energético diario de la mayoría de las personas sedentarias. Se calcula tras ayuno de 12- 24 horas en la mañana, después de una noche de sueño adecuado, a una temperatura confortable de 20-27 °C y tras estar tranquilo durante 30 minutos. En un adulto joven en reposo, con una superficie corporal de 1.8 m2 es de aproximadamente 70 kcal/m2/h.

El metabolismo basal puede variar por el sexo (en una mujer es 5-10 % menos que el hombre), por la edad, (disminuye con los años), el embarazo, y la alimentación (puede incrementar 10-20% tras la ingesta, siendo mayor tras consumo de proteínas que hidratos de carbono o grasas a lo que se le llama efecto térmico de los alimentos).
Las hormonas que más intervienen en el metabolismo basal son las hormonas tiroideas, la adrenalina y noradrenalina.

Las hormonas son compuestos producidos por células que pertenecen a una glándula y son enviadas al exterior de la célula o la circulación sistémica para encontrar el tejido a que está diseñada para recibirle y regular su acción.

Algunas de ellas pueden interferir, además del metabolismo basal, en el metabolismo intermediario de los hidratos de carbono, de los lípidos y proteínas, como el cortisol, la hormona del crecimiento, la insulina y las hormonas tiroideas, entre otras.

El cortisol, hormona que se incrementa en estrés físico y emocional o por la utilización de medicamentos con acción similar como la prednisona, dexametasona, puede hacer que aumente la producción o síntesis de glucosa por el hígado, degradación de proteínas del músculo esquelético, movilización de las grasas de los depósitos, aumentando la degradación de los ácidos grasos por los tejidos y reduciendo la habilidad de utilización de glucosa y por ende resistente a la insulina.

Trastornos del metabolismo basal

Las hormonas tiroideas (HT) son las principales reguladoras del metabolismo basal (MB).

El MB disminuye durante el sueño y la desnutrición.

Las HT son las que fijan la velocidad del metabolismo, producción de calor corporal y consumo de oxígeno. Estas son la tiroxina o T4 y la triyodotironina o T3.

Si existe un aumento en sangre de las HT o si hay hipertiroidismo, ya sea por aumento en la producción, siendo la causa más frecuente la enfermedad de Graves; de la liberación, o por fuente exógena como la administración por encima de los requerimientos del cuerpo de levotiroxina, puede aumentar el metabolismo basal de 30 a 60 % o hasta 100 % por encima del valor normal.

Los órganos más sensibles a los efectos de las HT son los músculos, el corazón, el hígado, el riñón y el cerebro durante su desarrollo. Se incrementa además la velocidad del metabolismo intermediario de los hidratos de carbono, lípidos y proteínas, estimulando la producción de enzimas que participan en estas vías metabólicas.

Estos pacientes son emocionalmente irritables, propensos al nerviosismo, sin embargo, presentan debilidad y cansancio físico. También aumenta la temperatura corporal, y para disipar pueden presentar sudoración, aumenta el apetito, pero no obstante la ingesta de alimentos, se le produce una degradación de las reservas proteicas y lipídicas con lo que el paciente adelgaza.

Todo lo contrario ocurre cuando hay una disminución de HT o hipotiroidismo. El paciente presenta fatiga, somnolencia, lentitud muscular, disminución de la frecuencia cardiaca, aumento de peso corporal, estreñimiento, lentitud mental, reducción del crecimiento del pelo, aspecto edematoso o hinchado del cuerpo, entre otras.

Trastornos del metabolismo intermediario

En los trastornos de metabolismo intermediario se incluye:

Trastornos del metabolismo de las lipoproteínas. Las lipoproteínas son compuestos que transportan en sangre a los lípidos o grasas. Estas son HDL, LDL, IDL, VLDL. Estos trastornos pueden generar un aumento del colesterol, triglicéridos o ambos a la vez. Pueden ser de origen genético o por causas secundarias como diabetes mellitus, hipotiroidismo, enfermedad renal o hepática y consumo de alcohol, tabaquismo, algunos medicamentos y -por supuesto- la dieta.

Trastorno del metabolismo de los hidratos de carbono. Puede deberse a trastornos en la secreción, acción de la insulina o ambos, generando diabetes mellitus. El exceso de otras hormonas, ya sean producidas por el organismo o exógenas, genera hiperglucemia. Se encuentran el cortisol, la hormona del crecimiento, las catecolaminas, y HT.

Hemocromatosis.
Es un trastorno por almacenamiento de hierro como consecuencia de un aumento inadecuado de la absorción intestinal del mismo. Este trastorno produce aumento excesivo de hierro en órganos como hígado, páncreas, corazón e hipófisis, generando alteraciones anatómicas y funcionales de estos órganos, como: cirrosis, diabetes mellitus, artritis, miocardiopatía, hipogonadismo o disminución de hormonas sexuales.

Gota y trastornos del metabolismo de las purinas. El ácido úrico es el producto final de la degradación de las purinas. Su aumento, o hiperuricemia, puede venir por aumento en producción, reducción en la eliminación o ambos. Puede generar artritis de articulación, depósitos en forma de tofos en las articulaciones o alrededor de ellas y urolitiasis. Otros trastornos del metabolismo intermediario son: enfermedades del metabolismo de aminoácidos, enfermedad de Wilson o trastorno del metabolismo del cobre, porfirias, galactosemia, enfermedad del depósito del glucógeno, entre otras.

{ Comments on this entry are closed }

 

Los programas grupales para perder peso podrían ser lo que mejor funcione

Un estudio halló que los que asisten a las reuniones pierden más peso, independientemente de si los lidera un profesional o un miembro

Una investigación reciente sugiere que si desea perder peso, no intente lograrlo solo.

“El tratamiento en grupo para perder peso produjo pérdida de peso, independientemente de si lo suministraba un profesional o un consejero que era un miembro”, señaló la autora del estudio Angela Marinilli Pinto, profesora asistente de psicología del Colegio Baruch de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. “Cuando las personas están en un grupo con otras que buscan lo mismo, sienten que si funcionó para otro, puede funcionar para ellos. Que quizás deban intentarlo”.

La investigación aparece en la edición del 9 de octubre de la revista Obesity.

Pinto y su equipo asignaron al azar a 141 hombres y mujeres con sobrepeso u obesos a uno de tres grupos.

Un grupo recibió 48 semanas de tratamiento conductual para perder peso con un profesional de salud.

Un segundo grupo participó en Weight Watchers durante 48 semanas, donde las reuniones son lideradas por un miembro que ha alcanzado y mantenido una meta de peso sano.

Un tercer grupo recibió tratamiento combinado. Primero recibieron 12 semanas de tratamiento conductual para perder peso con un profesional de salud, y luego hicieron la transición a 36 semanas de participación en Weight Watchers.

Pinto dijo que eligió Weight Watchers porque es el programa comercial más grande de EE. UU. También está orientado al cambio conductual, e incluye información sobre cómo modificar la dieta y aumentar la actividad física para perder peso y mantener la pérdida.

El equipo de Pinto evaluaba la hipótesis de que el método combinado produciría una mayor pérdida de peso que solo ir a Weight Watchers. Pensó que comenzar con líderes profesionalmente capacitados sería un buen inicio para el programa de pérdida de peso.

Los hallazgos fueron sorprendentes. A las 48 semanas, los investigadores no hallaron evidencia de que añadir un tratamiento breve liderado por profesionales, y luego hacer la transición al programa de Weight Watchers, mejorara los resultados.

A las 48 semanas, los del grupo liderado por profesionales habían perdido 5.4 kilos (11.9 libras), mientras que los que estaban en Weight Watchers habían perdido más (6 kilos o 13.2 libras). El grupo combinado fue el que menos perdió, con un promedio de 3.5 kilos (7.9 libras).

“El grupo de Weight Watchers perdió más que el grupo de combinación”, apuntó. “La pérdida de peso en el grupo liderado por un profesional no fue estadísticamente distinta de ninguno [de los otros dos] grupos”.

“El grupo de Weight Watchers produjo una mejor pérdida de peso que este método novedoso [de combinar ayuda paritaria y profesional]”, comentó. “Una mejor asistencia a las reuniones se asoció con una mejor pérdida de peso”.

Los del grupo de Weight Watchers eran más propensos a perder diez por ciento o más de su peso inicial que los otros grupos. Los expertos consideran que perder diez por ciento del peso excesivo es suficiente para plantear una diferencia en el riesgo de enfermedad.

Aunque más de un tercio de los del grupo de Weight Watchers perdieron diez por ciento o más de su peso inicial, apenas 15 por ciento de los del grupo combinado y 11 por ciento de los del grupo liderado por profesionales lo logró.

El estudio muestra que no hay evidencia de que añadir orientación profesional mejore la pérdida de peso respecto a los grupos liderados por pares.

Casi el 70 por ciento de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos, señaló Pinto. Los resultados del estudio podrían proveer una solución práctica para ellos.

La investigación fue financiada por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. Weight Watchers dio a los participantes cupones para que se inscribieran, pero no influyó la investigación. Pinto aclara que no tiene ninguna relación con Weight Watchers.

Los resultados son un poco sorprendentes, apuntó Connie Diekman, directora de nutrición universitaria de la Universidad de Washington, en St. Louis, porque la mayor parte de la evidencia ha hallado que la educación de parte de dietistas registrados o terapeutas conductuales fomenta una comprensión sobre la pérdida de peso y mejora el cumplimiento.

“El estudio sí demuestra que una participación regular en clases para perder peso ayuda a perder peso”, planteó. “Las personas deben tomar este punto en cuenta cuando piensen en perder peso. Quizás hacerlo solo no conduzca al éxito”.

Weight Watchers cuesta unos diez dólares por semana, dijo Pinto. “El costo de los programas liderados por profesionales disponibles para el público varía, pero es de aproximadamente 10 a 35 dólares o más por semana”, comentó Pinto.Los programas grupales para perder peso podrían ser lo que mejor funcione

Un estudio halló que los que asisten a las reuniones pierden más peso, independientemente de si los lidera un profesional o un miembro

healthfinder.gov.-Kathleen Doheny

Una investigación reciente sugiere que si desea perder peso, no intente lograrlo solo.

“El tratamiento en grupo para perder peso produjo pérdida de peso, independientemente de si lo suministraba un profesional o un consejero que era un miembro”, señaló la autora del estudio Angela Marinilli Pinto, profesora asistente de psicología del Colegio Baruch de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. “Cuando las personas están en un grupo con otras que buscan lo mismo, sienten que si funcionó para otro, puede funcionar para ellos. Que quizás deban intentarlo”.

La investigación aparece en la edición del 9 de octubre de la revista Obesity.

Pinto y su equipo asignaron al azar a 141 hombres y mujeres con sobrepeso u obesos a uno de tres grupos.

Un grupo recibió 48 semanas de tratamiento conductual para perder peso con un profesional de salud.

Un segundo grupo participó en Weight Watchers durante 48 semanas, donde las reuniones son lideradas por un miembro que ha alcanzado y mantenido una meta de peso sano.

Un tercer grupo recibió tratamiento combinado. Primero recibieron 12 semanas de tratamiento conductual para perder peso con un profesional de salud, y luego hicieron la transición a 36 semanas de participación en Weight Watchers.

Pinto dijo que eligió Weight Watchers porque es el programa comercial más grande de EE. UU. También está orientado al cambio conductual, e incluye información sobre cómo modificar la dieta y aumentar la actividad física para perder peso y mantener la pérdida.

El equipo de Pinto evaluaba la hipótesis de que el método combinado produciría una mayor pérdida de peso que solo ir a Weight Watchers. Pensó que comenzar con líderes profesionalmente capacitados sería un buen inicio para el programa de pérdida de peso.

Los hallazgos fueron sorprendentes. A las 48 semanas, los investigadores no hallaron evidencia de que añadir un tratamiento breve liderado por profesionales, y luego hacer la transición al programa de Weight Watchers, mejorara los resultados.

A las 48 semanas, los del grupo liderado por profesionales habían perdido 5.4 kilos (11.9 libras), mientras que los que estaban en Weight Watchers habían perdido más (6 kilos o 13.2 libras). El grupo combinado fue el que menos perdió, con un promedio de 3.5 kilos (7.9 libras).

“El grupo de Weight Watchers perdió más que el grupo de combinación”, apuntó. “La pérdida de peso en el grupo liderado por un profesional no fue estadísticamente distinta de ninguno [de los otros dos] grupos”.

“El grupo de Weight Watchers produjo una mejor pérdida de peso que este método novedoso [de combinar ayuda paritaria y profesional]”, comentó. “Una mejor asistencia a las reuniones se asoció con una mejor pérdida de peso”.

Los del grupo de Weight Watchers eran más propensos a perder diez por ciento o más de su peso inicial que los otros grupos. Los expertos consideran que perder diez por ciento del peso excesivo es suficiente para plantear una diferencia en el riesgo de enfermedad.

Aunque más de un tercio de los del grupo de Weight Watchers perdieron diez por ciento o más de su peso inicial, apenas 15 por ciento de los del grupo combinado y 11 por ciento de los del grupo liderado por profesionales lo logró.

El estudio muestra que no hay evidencia de que añadir orientación profesional mejore la pérdida de peso respecto a los grupos liderados por pares.

Casi el 70 por ciento de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos, señaló Pinto. Los resultados del estudio podrían proveer una solución práctica para ellos.

La investigación fue financiada por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. Weight Watchers dio a los participantes cupones para que se inscribieran, pero no influyó la investigación. Pinto aclara que no tiene ninguna relación con Weight Watchers.

Los resultados son un poco sorprendentes, apuntó Connie Diekman, directora de nutrición universitaria de la Universidad de Washington, en St. Louis, porque la mayor parte de la evidencia ha hallado que la educación de parte de dietistas registrados o terapeutas conductuales fomenta una comprensión sobre la pérdida de peso y mejora el cumplimiento.

“El estudio sí demuestra que una participación regular en clases para perder peso ayuda a perder peso”, planteó. “Las personas deben tomar este punto en cuenta cuando piensen en perder peso. Quizás hacerlo solo no conduzca al éxito”.

Weight Watchers cuesta unos diez dólares por semana, dijo Pinto. “El costo de los programas liderados por profesionales disponibles para el público varía, pero es de aproximadamente 10 a 35 dólares o más por semana”, comentó Pinto.

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas