From the category archives:

Obesidad

 

Edulcorantes artificiales “despistan” el metabolismo y son peores que el azúcar
 
Las intensas campañas públicas en Estados Unidos procurando que la población deje de beber tantas bebidas azucaradas, una de las principales causas de la epidemia de obesidad, impulsó a los fabricantes a sustituir con edulcorantes artificiales la glucosa natural.

Sin embargo un reciente informe de la Universidad Purdue, en Indiana, afirma haber descubierto que los edulcorantes pueden hacer “peor el remedio que la enfermedad”, en tanto alteran a fondo el metabolismo de la gente, provocando distintas afectaciones cardíacas, hipertensión e incluso un efecto rebote en la pérdida de peso.

El estudio desarrollado en laboratorio demostró que la ingesta de edulcorantes provoca en el organismo la respuesta que sería adecuada cuando se toma azúcar , esto es, la producción de insulina y otros procesos metabólicos. Pero todas esas hormonas se encuentran con que no tienen sobre lo qué actuar cuando no descubren glucosa, lo que causa un desajuste metabólico. Al adaptarse el organismo a ese fenómeno, cuando llega una ingesta de azúcar de verdad, el organismo, maleducado por las experiencias anteriores, no reacciona como lo debería hacer naturalmente y los compuestos azucarados persisten sin degradarse en el cuerpo.

Cuando la ciencia linda con las decisiones políticas

Los investigadores han expresado su preocupación en la página web de la Universidad, por cuanto entienden que la industria norteamericana está reaccionando solamente con visión comercial al problema sanitario de la epidemia de obesidad, sustituyendo glucosa por edulcorantes y generando un problema que podría ser aún más grave que el actual. Asimismo las presiones de la misma gente, por soluciones inmediatas a su obesidad, están fomentando la difusión de las nuevas bebidas de bajas calorías.

“Hay una gran presión por parte del sector público para encontrar soluciones que contrarresten el aumento de la obesidad y las enfermedades crónicas, y hay mucho dinero y negocio en juego para la industria alimentaria que desarrolla y promueve estos productos. Las bebidas se están convirtiendo en un asunto clave en la política sanitaria, y más a medida que los Gobiernos implantan impuestos para evitar el consumo de bebidas azucaradas, pero la mayoría de estas medidas excluyen las bebidas con otros edulcorantes porque se consideran sanas. A la hora de tomar decisiones políticas, es más importante que nunca que se tenga en cuenta lo que dice la ciencia”, enfatizan los autores del informe.

 

{ Comments on this entry are closed }

tips para bajar de peso

Tips y consejos para Adelgazar

  • En Fiestas: Evite las bebidas ricas en calorías de las fiestas, como el ponche de huevo y la cidra de manzana. Beba un solo vaso
  • Sea selectivo con los alimentos — No desperdicie las preciadas calorías en papitas o galletas comunes. Sea selectivo y elija solamente los alimentos que realmente le gustan, o los que relaciona con la temporada
  • Ayuna una vez a la semana: Haz una ayuno desintoxicante. Prueba a estar un día a la semana solo fruta y verdura
  • Queso bajo en grasa. 30 gramos de queso cheddar regular aportan 6 gramos de grasa saturada mientras que 30 gramos de queso cheddar bajo en grasa aportan 1 gramo.
  • No te compares con otras personas

{ Comments on this entry are closed }

Saltarse el desayuno: consecuencias

Saltarse el desayuno: consecuencias

¿Cómo afecta al organismo tener hábitos alimenticios irregulares como no desayunar?

muyinteresante.es.-Sarah Romero

¿El desayuno nos ayuda a perder peso o tiene el efecto opuesto? Lo cierto es que existen estudios contradictorios en este sentido. Así, un gran estudio poblacional publicado en la revista The Journal of Nutrition, sugiere que un desayuno abundante nos ayuda a evitar tomar otros bocados durante el día, lo que mantiene a raya el aumento de peso. Otro estudio, publicado en la revista British Journal of Nutrition, exponía que saltarse el desayuno no afecta a nuestra ingesta de calorías a lo largo del día. Sin embargo, la mayoría de estos estudios son observacionales y no pueden decirnos mucho sobre los mecanismos que están detrás de la pérdida de peso, nuestro metabolismo y el desayuno.

Una nueva investigación desarrollada por la Universidad de Bath (Reino Unido) y publicada en la revista Journal of Physiology ha explorado los efectos metabólicos de tomar o de saltarse el desayuno. El estudio, dirigido por Javier González, examina cómo afecta el desayuno al metabolismo y a las células grasas de las personas delgadas y obesas.

Los expertos pidieron a 49 participantes adultos que desayunaran o ayunaran hasta el mediodía, todos los días, durante 6 semanas. De los participantes, 29 se clasificaron como “delgados” y 20 como “obesos”, de acuerdo con su índice de masa corporal (IMC). Los participantes en el grupo de desayuno consumieron 350 kilocalorías dentro de las 2 horas posteriores al despertar, mientras que los del grupo de ayuno no consumieron nada hasta el mediodía.

Tanto antes como después, el equipo examinó los marcadores de salud cardiometabólica de los voluntarios, sus respuestas al apetito y su distribución de grasa corporal. Además, monitorearon la actividad de 44 genes que regulan proteínas clave, y la capacidad de las células grasas para usar glucosa en respuesta a la insulina.

Los delgados obtienen beneficios por saltarse el desayuno

Los resultados determinaron que, en las personas delgadas, saltarse el desayuno durante 6 semanas aumentó la actividad de los genes que ayudaron a quemar grasa, por lo tanto, mejoró el metabolismo. Sin embargo, este efecto no se observó en los adultos obesos.

Así, en los individuos obesos, las células de grasa no podían tomar tanta glucosa en respuesta a la insulina como lo hicieron las personas delgadas. Este efecto parece ser proporcional a la grasa de todo el cuerpo del individuo.

Los investigadores creen que este es un mecanismo de adaptación en las personas con obesidad, donde su cuerpo está tratando de limitar la cantidad de glucosa que pueden tomar sus células adiposas, por lo que evita almacenar grasa adicional.

“Al entender mejor cómo responde la grasa a qué y cuándo comemos, nos puede ayudar a centrarnos más en esos mecanismos. Podemos descubrir nuevas formas de prevenir las consecuencias negativas de tener una gran cantidad de cuerpo graso, incluso si no podemos deshacernos de ella “, explica González.

El estudio, sin embargo, tiene limitaciones, pues los participantes tomaron desayunos con alto contenido de carbohidratos, de ahí que no sea posible extrapolar estos hallazgos a otros tipos de desayunos, especialmente aquellos con alto contenido de proteínas.

“Nuestros estudios futuros también explorarán cómo el desayuno interactúa con otros factores del estilo de vida como el ejercicio”, finaliza González.

{ Comments on this entry are closed }

 

Vinculan peso y asma

Adelgazar reduce la gravedad del mal respiratorio

Perder peso podría ayudar a reducir la gravedad del asma en los adultos obesos, encuentra un nuevo estudio canadiense.

“Nos alegró observar una mejora significativa en los síntomas del asma, y en la calidad de vida de estos individuos. Este estudio ofrece más respaldo a la necesidad de gestionar (los trastornos crónicos) para mejorar la vida de los pacientes”, comentó en un comunicado de prensa del Colegio Americano de Médicos del Tórax (American College of Chest Physicians) la autora del estudio, la Dra. Smita Pakhale, del Hospital de Ottawa y la Universidad de Ottawa.

Las personas que son obesas tienen alrededor de 1.5 veces más probabilidades de sufrir asma que las que no lo son. Un aumento de tres unidades en el índice de masa corporal (IMC), un cálculo de la grasa corporal que se basa en la estatura y el peso, se asocia con un aumento del 35 por ciento en el riesgo de asma, señalaron los investigadores.

Un IMC de 18.5 a 24.9 se considera como un peso normal, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos. Un IMC de 25 a 29.9 es sobrepeso, y a partir de 30 se considera obesidad, dicen los CDC.

El estudio encontró que cuando las personas obesas con asma perdieron peso, mostraron una mejora significativa en la gravedad del asma, el control del asma y la calidad de vida.

Los hallazgos sugieren que perder peso puede ayudar a aliviar el asma en las personas obesas, según los autores del estudio.

 

{ Comments on this entry are closed }

Sedentarismo y obesidad, asesinos en serie

La obesidad constituye un factor de riesgo para contraer enfermedades crónicas, causantes de 1.9 millones de muertes cada año alrededor del mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta en su página web que el incremento de la inactividad física propicia obesidad, un factor de riesgo para enfermedades crónicas, que causan 1.9 millones de muertes anuales en el mundo.

Si usted está tranquilamente sentado o acostado mientras lee este artículo y no pretende realizar ningún ejercicio el día de hoy, piénselo dos veces: su vida corre peligro. En efecto, la falta de actividad física es, según los médicos, un síndrome de consecuencias muy graves para la salud. Obesidad, padecimientos cardiovasculares, hemorroides y problemas óseos, entre otras muchas enfermedades, son el resultado directo de un estilo de vida sedentario.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como al estudio Entendiendo el sobrepeso y la obesidad, efectuado por la Unidad de Factores de Riesgo Cardiovascular del Hospital General de México, la obesidad constituye un factor de riesgo para contraer enfermedades crónicas, causantes de 1.9 millones de muertes cada año alrededor del mundo.

El doctor David Oliva Herver, profesor de la Facultad de Medicina de la UNAM, subrayó que 30 minutos diarios de actividad física moderada son suficientes para reducir o eliminar las posibilidades de sufrir afecciones cardiovasculares, obesidad, diabetes tipo 2, osteoporosis, cáncer de colon y de mama, entre otras.

En efecto, el ejercicio no es sólo una condición para conservar la buena salud y alcanzar un mayor equilibrio físico, mental y emocional; también juega un papel fundamental en la prevención de enfermedades graves. “La evidencia de que la actividad física reduce dramáticamente el riesgo de padecer diabetes tipo 2 y diversas afecciones cardiovasculares es asombrosa”, señalan investigadores de la Universidad de Queens en la publicación académica, Obesity.

Para acabar con el sedentarismo y evitar sus terribles consecuencias -la obesidad en primer lugar-, basta ejercitarse durante 30 minutos diariamente o, cuando menos, tres veces por semana. Además, esos 30 minutos pueden repartirse a lo largo del día, en sesiones de 10 minutos cada una. Y otra buena noticia: no es necesario que el ejercicio consista en algún deporte. Caminar a buen ritmo, subir y bajar escaleras, andar en bicicleta, bailar, hacer jardinería o realizar tareas domésticas es suficiente para obtener los mismos beneficios.

Ahora mismo puede salir a pasear, por ejemplo. Mediante la práctica constante de alguna actividad física, usted evitará los riesgos del sedentarismo -obesidad, diabetes, osteoporosis y demás peligros que continuarán al acecho mientras usted no se decida a abandonar su sillón favorito.

Causas que favorecen la baja actividad de los niños y adultos en la sociedad desarrollada

Transporte:

  • Uso preferencial de vehículos de motor en vez de caminar o usar bicicleta (automóvil, autobus).
  • Uso preferencial de elevadores, escaleras eléctricas, entre otros.

Casa:

  • Equipamientos tecnológicos para la mayoría de las tareas del hogar: lavar, limpiar, cocinar.
  • Uso de elevadores en vez de escaleras.

Trabajo:

  • Mecanización, robótica, computarización y sistemas de control.

Escuela:

  • Limitaciones de espacio y equipamiento para la actividad física y deporte.
  • Poca importancia curricular de la educación física y de vida saludable.

Actividades sedentarias de ocio en el hogar:

  • Visión de la televisión, videos, videojuegos, Internet, computadoras.

Actividades recreativas fuera del hogar:

  • Prácticas deportivas o juegos: limitadas por falta de seguridad y de espacios.
  • Transporte en vehículos al lugar de su realización.
  • Actividades de ocio sedentarias.

{ Comments on this entry are closed }

.

Contra el sobrepeso, una hora de ejercicio físico al día

La clave para mantener un peso adecuado y evitar los kilos de más es practicar una actividad física durante 60 minutos al día. Así lo demuestran las conclusiones de un trabajo que publica esta semana la revista ‘Journal of the American Medical Association (JAMA).

No queda más remedio que sudar la camiseta, aseguran los autores de este trabajo, que realizaron un seguimiento a 34.079 mujeres durante aproximadamente 13 años.

Las participantes, ninguna de las cuales realizaba una dieta especial, fueron divididas en función de la actividad física que realizaban. Así, se establecieron tres grupos: el de las que practicaban un equivalente a 150 minutos de ejercicio moderado a la semana; las que entrenaban de 150 a 420 minutos y, finalmente, quienes realizaban más de 420 minutos semanales de ejercicio de moderado a intenso.

Los investigadores, miembros de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), evaluaron los cambios producidos en el peso y la actividad de las mujeres estudiadas cada tres años. Los resultados de su trabajo pusieron de manifiesto que el grupo que mejor consiguió mantener su peso a lo largo del seguimiento, –ganaron menos de 2,3 kilos- fue el formado por las participantes que realizaban unos 420 minutos semanales de ejercicio, lo que equivale a aproximadamente una hora de actividad física diaria.

“Estos datos sugieren que la recomendación federal [del gobierno de EEUU] de realizar 150 minutos de actividad semanal es suficiente para reducir el riesgo de enfermedades crónicas, pero es insuficiente para prevenir las ganancias de peso en ausencia de una restricción calórica”, comentan los investigadores en las páginas de la revista médica.

En sus conclusiones, estos autores también remarcan que, en su trabajo, el ejercicio sólo era efectivo para controlar el peso en mujeres con un índice de masa corporal normal. En aquellas que ya padecían obesidad, la actividad física parecía menos efectiva. “Esto enfatiza la importancia de controlar la ingesta de calorías para mantener el peso en este grupo”, comentan.

 

{ Comments on this entry are closed }

Beber té rojo disminuye los niveles de grasa

Hablamos con Horacio Bustos, sommelier y un estudioso del té, qúién nos contó sobre las buenas propiedades para nuestro organismo del té rojo o Pu-Erh, como es también conocido

Siempre intentamos dar a conocer notas que te puedan ayudar no sólo en tun estética sino también a tu salud, ya que si te sentís bien te ves bien. En esta oportunidad conversamos con Horacio Bustos, quién nos hablo de los beneficios de beber té rojo.  Al té rojo se lo conoce también con el nombre de Pu-Erh, y se refiere a un condado del mismo nombre ubicado en Yunnan, en el sur China y perteneciente a SiMao y XiShuangBanna. Pu-Erh se incorporó a China en el siglo XIII y se la denomina “la región de la eterna primavera”.

Y es que esta región cuenta con una cadena montañosa, con lluvias constantes y temperatura templada en el que no predominan las heladas, clima en donde el árbol de té rojo llamado Qingmao, se desarrolla en su plenitud sobre todo considerando que el té rojo puede llegar a estacionarse por un período de 60 años.

El Pu-Erh ha contado con una larga historia, ya que era utilizado como moneda por los habitantes en sus intercambios locales y en los tributos a la nobleza dinástica.

Multiples Propiedades:

El té Pu-Erh es una subclase del té negro y se lo considera en China,el té medicinal por excelencia, y en occidente ya lo han bautizado por sus potentes propiedades con el efectivo título de “Devoragrasas”, para consumir luego de comidas pesadas facilitando la digestión, pero vamos a ver un ver un poco de esta temática.´Entre sus múltiples propiedades aumenta el metabolismo del hígado con lo que se convierte en una gran medicina para las resacas, disminuye los niveles de colesterol, refuerza el sistema inmunitario preservándolo de infecciones, disminuye los niveles de grasa, y tiene un alto poder saciante, lo que disminuye el apetito creando una sensación de saciedad por horas.

Cómo prepararlo:

La preparación del té rojo consiste en una cucharada de postre de la planta de Pu-Erh y agua a 85° durante 3 a 5 minutos, para obtener la infusión en su punto ideal de preparación, quedando con un rojo intenso. Es interesante observar la espuma que genera luego del servido, es recomendable no beberlo con ningún agregado para saborear su esencia pero de agregarle algún endulzante preferentemente que sea de origen natural o integral, nada de azúcar ya que aumenta los valores de grasa.
Sus aromas son más bien vegetales, con notas terrosas, firmes, textura envolvente, seco pero armonioso, a este té se lo compara normalmente con algunos vinos en los que un mayor tiempo de guarda le otorga una madurez que solo el Pu-Erh puede expresar. Bon Appetit.

{ Comments on this entry are closed }

.

La presión para que sean delgadas podría robarle el sueño a las chicas jóvenes

Investigadores sugieren que las amigas son la fuente más probable de este problema entre las blancas

Algunas personas podrían perder sueño por la presión para que sean delgadas, sobre todo las chicas jóvenes blancas que son presionadas por sus amigas a perder peso o a permanecer delgadas, según un estudio reciente.

“Hay una cantidad significativa de investigación en otras áreas sobre la presión que sufren las chicas adolescentes por minimizar el peso corporal, pero esta presión en su relación con la salud del sueño es un tema menos explorado, y sus consecuencias se desconocen casi en su totalidad”, anotó la investigadora principal del estudio Katherine Marczyk, estudiante doctoral en psicología clínica de la salud y medicina conductual de la Universidad del Norte de Texas en Denton, Texas. “Estos resultados son importantes, ya que este descubrimiento podría ser uno de los primeros pasos en esta investigación”, explicó en un comunicado de prensa de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (American Academy of Sleep Medicine).

Al conducir el estudio, que será presentado el martes en la reunión anual de la Asociación de Sociedades Profesionales del Sueño (Associated Professional Sleep Societies) en Minneapolis, los investigadores pidieron a 789 estudiantes de escuela intermedia de Texas, todas de sexo femenino y con un promedio de edad de doce años, que describieran cuánta presión sentían por perder peso y ser delgadas.

Las niñas también señalaron las fuentes de dicha presión, que incluía a sus pares, familiares, amigos y los medios de comunicación. Entonces, los investigadores evaluaron la calidad del sueño de las niñas para medir cómo esta presión externa por ser delgadas afectaba cuánto dormían.

La presión por ser delgadas que las niñas sentían de sus amigas además de los medios de comunicación predecía significativamente la duración del sueño, dando cuenta de 4.5 por ciento de la diferencia en la cantidad que dormían las niñas.

Esa discrepancia en la duración del sueño subió a seis por ciento en las niñas blancas (alrededor del 60 por ciento de las participantes del estudio) que se enfrentaban a presión por ser delgadas de parte de sus amigas, encontraron los investigadores.

Los autores del estudio añadieron que perder el sueño podría poner a las chicas jóvenes en riesgo de otros problemas de salud, que incluyen un aumento en la ansiedad y la depresión.

Debido a que este estudio se presentó en una reunión médica, sus datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por colegas.

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas