From the category archives:

Psicologia – Psiquiatria

Lograr el apego al tratamiento del paciente depresivo, el reto

Para los especialistas el diagnóstico de la depresión debe ser el más preciso posible para implementar el tratamiento más adecuado, con el fin de lograr la remisión completa de la enfermedad. Sin embargo, el mayor reto al que se enfrentan los médicos se relaciona con lograr el “apego” del paciente a la terapia, ya que su abandono provocará recaídas agravadas que complicarán su enfermedad.

Cuando “el paciente percibe una mejoría notable durante el tratamiento, se conforma y lo abandona, pero si no está totalmente recuperado sufrirá un regreso de los episodios depresivos, con mayor intensidad. Se habla de recuperación cuando el paciente tiene más de 6 meses de no presentar sintomatología”, explicó el Dr. Francisco López Muñoz, directivo del doctorado de Medicina, de la Universidad Camilo José Cela en Madrid.

A pesar de ser un padecimiento psiquiátrico curable, en muchos casos el tratamiento podría durar años para lograr su remisión completa. La misión es que el paciente no abandone la terapia con el fin de disminuir los síntomas y evitar las recaídas.

Si se cumple el tratamiento completo con los medicamentos prescritos, según el diagnóstico, el tiempo de recuperación ocurre, incluso, en un intervalo de cuatro a seis semanas…”De ahí la importancia de la remisión, porque si un paciente no está totalmente recuperado tiende a tener más episodios crónicos, con mayor frecuencia”, advirtió el galeno.

Añadió, además, que el abandono provocará alteraciones en el desenvolvimiento cotidiano de la persona, que suelen agravar otras condiciones de salud y aumentar el índice de mortalidad en pacientes con padecimientos crónicos como los cardiovasculares, diabetes, VIH, entre otros. Asimismo, se puede incrementar el riesgo de suicidio si no se atiende el problema correctamente.

La depresión es el segundo grupo donde mayor tasa de suicidio existe, sólo superado por el Trastorno Bipolar, donde hay cuadros maniacos y depresivos. La tasa de suicidio por depresión es del 15%, según lo apunta el psiquiatra de la Universidad Camilo  José Cela.

Además del medicamento, otro aspecto que ha contribuido a apoyar el tratamiento médico y combatir la depresión es la capacidad de las personas de aceptar su condición en la actualidad.

En el pasado ir al psiquiatra era sinónimo de locura, aunque había mayor tolerancia a los que iban un psicólogo. Por lo que la depresión y su tratamiento con especialistas ya no es tan “mal vista”. “Se toma como algo más normal y quizás esto se deba a que hoy día contamos con terapias farmacológicas más inofensivas para tratarla”, comentó el Dr. Ricardo Secín.

Abundó, sin embargo, que cuando el paciente no responde a los tratamientos, algo se ha hecho mal, existe un diagnóstico equivocado, por lo que “antes de pensar en hacer algo diferente o nuevo, es necesario recapitular sobre lo que está sucediendo con nuestro paciente”.

Por otro lado, la automedicación es muy elevada, ya que el paciente prefiere la recomendación del amigo o del vecino, a tener que ir con un psiquiatra. Además de que hay fármacos nuevos que no requieren receta.

En el padecimiento depresivo, hasta ahora se han identificado importantes factores de riesgo, entre los que destacan, ser mujer, separación sentimental, viudez, desempleo, bajo nivel socioeconómico y baja escolaridad.

Las cifras disponibles señalan que el padecimiento afecta a más de 340 millones de personas en el mundo, correspondiendo a México aproximadamente 8.9 millones. Tiene mayor incidencia en adultos jóvenes, entre los 20 y 35 años y es un mal que afecta más mujeres que a hombres, en una relación de 2 a 1. Las previsiones indican que para el 2030  esta enfermedad será la primera causa de discapacidad en nuestro país.

AstraZéneca es uno de los laboratorios en México que ofrece posibilidades médicas para una mejor calidad de vida a pacientes con trastornos de depresión.

Las alternativas terapéuticas consideran síntomas como sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad o vacío; pensamientos pesimistas, disminución del apetito, sentimientos de culpa, inutilidad y/o impotencia, irritabilidad, inquietud, pérdida de interés en las actividades o pasatiempos que antes disfrutaba, fatiga o falta de energía, dificultad para concentrarse o recordar, pensamientos suicidas o intentos de suicidio, dolores y malestares persistentes, insomnio, despertar muy temprano o dormir mucho.

{ Comments on this entry are closed }

El cerebro y el ejercicio cognitivo

Durante siglos se pensó que el cerebro era un refrigerador de sangre y que el corazón era el principal motor de las funciones cognitivas del ser humano. Hoy, esto se considera arqueología del saber. Sabemos que no sólo realiza las actividades más complejas del cuerpo, sino que también es un órgano muy dinámico, sujeto a constantes cambios de acuerdo a los estímulos que recibe. El conocimiento sobre el cerebro ha ido en aumento conforme la tecnología de imagen mejora. La resonancia magnética funcional (MRIf) ha permitido mirar dentro del cerebro sin tener que abrirlo, además, permite conocer que áreas están trabajando cuando éste realiza alguna actividad cognitiva.

Se pensaba que el cerebro perdía su plasticidad y capacidad a medida que pasamos de la infancia a la edad adulta. Hoy, sin embargo, disponemos de evidencia creciente de que el cerebro retiene su plasticidad hasta muy entrada la edad adulta y posiblemente durante toda la duración de la vida. La actividad plástica se refiere a la capacidad del cerebro para reasignar funciones en otras áreas del cerebro. El hecho de que muchas funciones cerebrales tengan una localización típica se conoce como el concepto de localización cerebral.

Aunque el cerebro forma su estructura de acuerdo al código genético, esta conformación no produce una red de células inalterables. Las conexiones envejecidas pueden permanecer flexibles, y otras nuevas pueden formarse, sin importar cuán vieja sea la materia gris del cerebro. De acuerdo al doctor Arnold B. Scheibel, profesor de neurobiólogo y psiquiatría de 81 años de edad, en la UCLA, “con la plasticidad podemos hacer un corto circuito a la evolución. Podemos forzarnos a evolucionar dentro de nuestro periodo de vida”

Una de las formas como los científicos han encontrado que se puede mantener esta plasticidad cerebral es a través de la actividad física. Aunque no se ha podido señalar los mecanismos por lo cual esto ocurre, el esfuerzo del sistema cardiovascular y muscular parece mantener al cerebro más flexible. Los estudios clínicos han demostrado que los ejercicios aeróbicos de caminar mejoran las funciones ejecutivas del cerebro en personas de 60 a 75 años, y no hay razón para pensar que esto no pueda ocurrir en personas de 80 a 95 años de edad.

Probablemente uno de los actos más críticos en la plasticidad cerebral está en el ejercicio mental. Así como Scheibel señalaba, el ejercicio mental mantiene al cerebro vivo; “ahora nos damos cuenta, después de un trabajo muy exhaustivo, que el tan llamado cerebro envejecido es tan poderoso en aprendizaje como el de un cerebro joven”. La nueva evidencia, que surge tanto de los estudios con animales como la investigación con humanos, abre vía enteramente nueva de pensar sobre los efectos del ejercicio cognitivo. Como señala el doctor Goldberg (El cerebro ejecutivo 2000), en lugar de intentar configurar o reconfigurar procesos mentales específicos, es mejor tratar el reconfigurar el propio cerebro. Esto quiere decir, en vez de tratar de mejorar el nuestro juego tratemos de mejorar el cuerpo que lo juega.

El cerebro es el microcosmos de todos los sistemas biológicos, es el más complejo y diverso en estructura y función. Los aspectos bioquímicos del envejecimiento del sistema nervioso están siendo aceleradamente reconocidos. Hoy se está estudiando cómo se pierden las neuronas, cómo afectan los radicales libres y del estrés oxidativo a la actividad neuronal, se han identificado los genes que controlan el ciclo celular y las vías de transducción en las señales de la membrana celular. Estas son áreas que están emergiendo con un considerable progreso.

El dinamismo informático que caracteriza nuestra sociedad ejerce una fuerte presión sobre el grado de gratificación social que se otorga a los individuos. El tener el vigor mental a lo largo de nuestra vida nunca ha sido tan esencial para el éxito como lo es hoy. Las funciones ejecutivas, que son las que le dan a la persona la habilidad para planificar, organizar el tiempo, estar enfocado y motivado en alguna actividad, mejoran con el entrenamiento meramente físico. Una alteración en la función ejecutiva interfiere con la habilidad del individuo para establecer, mantener el apoyo social. Muy probablemente con los ejercicios cognitivos y la actividad física, la habilidad de los sujetos para cambiar de una tarea a otra mejoran.

Existe evidencia de que el ejercicio mental no dirigido, de hecho, aleatorio, tiene un efecto protector demostrable contra la demencia. Esto hace suponer que un régimen de trabajo cognitivo orientado y científicamente diseñado debería ser aún más. El beneficio, mental y físico, que se obtiene cuando las personas envejecidas permanecen en contacto con sus familiares y amigos se puede incrementar cuando se incluye un plan de ejercicios cognitivos. Los datos demuestran que una vida socialmente activa beneficia las funciones cerebrales tanto como lo hacen los ejercicios físicos. El estar socialmente activo también ayuda a mantener una actitud positiva, al estimular los sentimientos de valoración.

 

{ Comments on this entry are closed }

¿Cómo afecta dormir mal a nuestra capacidad para aprender?

Identifican qué área del cerebro se ve afectada y de qué forma por una mala calidad de sueño.

muyinteresante.es

La mayoría de nosotros sabemos que una noche de sueño reparador es clave para la felicidad y la productividad, y que a la inversa, esto es, una noche de insomnio o de dormir pocas horas, puede tener efectos negativos en nuestro rendimiento durante el día. Ahora, un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Zúrich y del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zurich (Suiza), ha descubierto precisamente cómo puede verse afectada el área del cerebro responsable de aprender nuevas habilidades por dormir mal.

Los expertos se propusieron examinar el efecto de una fase de sueño profundo perturbado en la capacidad del cerebro, concretamente de la corteza motora, para aprender cosas nuevas. Así, contaron con la participación de 6 mujeres y 7 hombres a quienes se les pidió realizar tareas motoras durante el día siguiente a una noche de sueño ininterrumpida y después de una noche durante la que la fase de sueño profundo había sido alterada.

Usando un electroencefalograma, los investigadores monitorearon la actividad cerebral de los participantes mientras dormían. El primer día del experimento en el que los participantes tuvieron que aprender una serie de movimientos con las manos, los participantes pudieron dormir sin molestias. En la segunda noche, sin embargo, los expertos manipularon la calidad del sueño de los participantes, enfocándose en la corteza motora e interrumpiendo su sueño profundo. A continuación, evaluaron la capacidad de los participantes para aprender nuevos movimientos. Por la mañana, el rendimiento de aprendizaje de los sujetos fue el más alto, como se esperaba. Sin embargo, a medida que avanzaba el día, cometían cada vez más y más errores. Algo que también se esperaba.

Nuevamente, tras una noche de sueño reparador, la eficiencia de aprendizaje de los participantes aumentó de nuevo. Tras otra noche de sueño interrumpido, su eficiencia de aprendizaje no solo no mejoró sino que a la mañana siguiente, el rendimiento de los participantes fue tan bajo como en la noche del día anterior.

La razón por la que esto ocurre, según los autores, es que al interrumpir el sueño profundo, las sinapsis de las neuronas no “descansan” como lo harían normalmente durante el sueño reparador. Sin este período de restauración nocturna, las sinapsis permanecen muy excitadas durante demasiado tiempo, algo que inhibe la neuroplasticidad, y redunda en que aprender cosas nuevas ya no es posible.

“En la región fuertemente excitada del cerebro, la eficiencia del aprendizaje estaba saturada y ya no podía cambiarse, lo que inhibía el aprendizaje de las habilidades motoras”, explica Nicole Wenderoth, líder del trabajo.

Para confirmar que estaban alterando el área del cerebro derecho responsable del sueño profundo, los investigadores repitieron el experimento asignando la misma tarea pero manipulando una región diferente del cerebro. No se produjo ningún cambio en el desempeño de los participantes. Se trata de la primera vez que un estudio demuestra la relación causal entre el sueño profundo y la eficiencia del aprendizaje.

El estudio ha sido publicado en la revista Nature Communications.

{ Comments on this entry are closed }

10 signos para identificar el Síndrome de Asperger

actualidadenpsicologia.com

El Síndrome de Asperger es una perturbación neurológica de la familia de los trastornos del espectro autista que afecta de tres a siete niños por cada 1.000 aproximadamente.    Debido a que cada niño exterioriza un conjunto diferente de síntomas, no existe una checklist precisa de los comportamientos necesarios para el diagnóstico.   En cambio, existen muchas conductas que pueden ser signos de este síndrome.

Aquí se revisan 10 de los comportamientos más comunes que se pueden observar y son de utilidad para todos aquellos que posiblemente convivan con un niño que tenga esta condición.

1. Fijación en una sola actividad

Es común que los niños con Síndrome de Asperger se centren en solo uno o escasos intereses y lo hagan durante horas y horas.   Los niños parecen obsesionados con algo, como puede ser coches, muñecas, libros de cuentos, por lo cual juegan y les dedican una cantidad de tiempo que parece exagerada.

2. Hablar como un “pequeño profesor”

En algunos casos los niños Asperger suenan como si fueran pequeños sabios, pueden tener habilidades verbales avanzadas, pero debido a su componente de espectro autista, su discurso puede estar centrado en un tema que les obsesiona y del cual quieren hablar todo el tiempo, otro aspecto es que su forma de hablar resulta ser muy formal, más de lo normal para su edad y en ocasiones prefieren hablar con adultos.

3. Dificultad para interpretar las señales sociales

Otro signo clave son las dificultades sociales y es el motivo por el cual se consulta más frecuente en busca de ayuda.

Para los niños con asperger descifrar el lenguaje corporal puede resultarles complicado, así como esperar su turno para realizar una actividad o sostener una conversación.

El trabajo grupal en la escuela suele ser muy difícil de asumir, ya que se les dificulta esperar su turno para participar y no tienen la facilidad para aceptar otros puntos de vista que no concuerden con el suyo propio, lo cual dificulta sostener una conversación de dos vías.

Por esta razón y por otros motivos los niños con Asperger suelen resultar aislados de sus compañeros.

4. Necesidad de rutinas

Los niños Asperger frecuentemente necesitan rutinas diarias de lo contrario todo les puede resultar confuso, ducharse a las 8:30 am, desayuno a las 9 am, almuerzo a las 12, cena a las 6, acostarse a las 9:30pm …   la vida muy bien estructurada.

Salirse de la rutina para ir de compras o simplemente salir casualmente, causa un caos y es necesario anunciar este cambio de planes inclusive con días de anticipación para no generar malestar en ellos, aunque se trata de incluir un evento nuevo, es probable que no logren asimilarlo finalmente y sea mejor retirarlo.

5. Rabietas emocionales

Muchos niños con el síndrome de Asperger no pueden manejar sus emociones adecuadamente, cuando se abruman emocionalmente pueden hacer pataletas, los padres lo pueden percibir como una incapacidad para controlar las emociones cuando la situación está fuera de control.

6. Falta de empatía

Otro signo del síndrome de Asperger es una aparente falta de empatía hacia los demás, la incapacidad para reconocer los sentimientos, deseos y necesidades de los otros, pueden parecer como si vivieran en su propia burbuja.

7. No entienden las sutilezas del habla

Los niños con Asperger pueden tener dificultad para comprender lo que trasmite el cambio de tono y acento de la voz de los demás, pueden darle un sentido literal a las palabras y ser incapaces de entender el sarcasmo, las ironías, y el doble sentido, son incapaces de distinguir cuando se les habla en serio o se está bromeando, creyendo todo lo que se les dice así sea inverosímil.

8. Lenguaje corporal insólito

Pueden presentar inexpresión facial, posturas inusuales, ausencia total de contacto visual o fijar inapropiadamente la mirada.

9. Retraso en el desarrollo motor

En ocasiones se puede presentar pobres habilidades motoras o retardos en habilidades básicas motrices, tales como insertar, recortar, pegar o la escritura manual, en las habilidades con la mano y el pie como andar en bicicleta.

10. Sensibilidad sensorial

Algunos niños con Síndrome de Asperger poseen una mayor sensibilidad sensorial, por lo cual pueden fácilmente ser sobre estimulados por ciertas sensaciones, como luces, ruidos fuertes o irritabilidad a las diferentes texturas.

Si usted sospecha que su hijo puede tener el síndrome de Asperger, el mejor camino a seguir es consultar con un experto el cual realizara una evaluación profesional, no se desanime, un diagnóstico de Asperger no es el final del camino, sino el inicio de un camino diferente al de sus compañeros “neurotípicos”, no olvide que muchos personajes geniales como Albert Einstein, Isaac Newton, y músicos destacados como Syd Barrett, fundador de Pink Floyd tienen los síntomas para ser considerados con el Síndrome de Asperger.

{ Comments on this entry are closed }

La baja autoestima promueve prejuicios contra los demás

Cuando las personas se sienten mal consigo mismas, son más propensas a mostrar prejuicios contra las personas que son diferentes. Ésta es la demoledora conclusión de un nuevo estudio, que parece venir a confirmar una vieja idea de la sabiduría popular, la de que ver en otras personas defectos, reales o imaginarios, nos sirve de consuelo para los nuestros propios.

Jeffrey Sherman (Universidad de California en Davis) y Thomas Allen utilizaron el Test de Asociación Implícita (IAT por sus siglas en inglés) (una tarea diseñada para evaluar las reacciones automáticas de las personas a palabras y/o imágenes) para investigar la veracidad de esta creencia.

Con el fin de poner al descubierto los prejuicios de los sujetos de estudio, quizá no asumidos de manera consciente por ellos, se pidió a estas personas que observaran la pantalla de un ordenador mientras aparecía en ella una serie de palabras positivas, palabras negativas, e imágenes de rostros de personas blancas o de color. En la primera parte del test, a los participantes se les pidió que presionaran la tecla “E” al ver rostros negros o palabras negativas, y la tecla “I” al ver rostros blancos o palabras positivas.

En la segunda tarea, se invirtieron las normas, de modo que entonces los participantes tuvieran que asociar las palabras positivas con los rostros de color, y las palabras negativas con los rostros blancos.

Determinar prejuicios mediante el test IAT es bastante simple: Si el sujeto tiene ideas negativas sobre las personas de color, debería resultarle más difícil la segunda tarea.

Esto debería darse aún más cuando la persona se siente mal consigo misma.

En su experimento, Sherman y Allen pidieron a los participantes responder a un cuestionario de 12 preguntas muy difíciles que requieren de pensamiento creativo. Nadie logró más de dos respuestas correctas. A la mitad aproximada de los participantes se les dio a conocer el resultado de sus respuestas al test y se les dijo que el promedio de respuestas acertadas de los demás participantes era de nueve, para que se sintieran mal consigo mismos. A la otra mitad se les dijo que sus respuestas al test serían evaluadas posteriormente. Luego, todos los participantes pasaron por el test  IAT, y, como era de esperar, quienes se sentían mal consigo mismos por sus resultados en la prueba mostraron más evidencias de estar ostentando prejuicios contra otras personas.

 

{ Comments on this entry are closed }

 Las parejas ahora van a terapia antes de que surjan los problemas

AÚN SON POCOS, pero su aumento ha sido sostenido y ya están bien identificados. Diversos especialistas consultados por Tendencias lo confirman: si hasta hace una década sólo una de cada 10 parejas solicitaba una “terapia preventiva”, que la ayudara a esclarecer qué conflictos podría enfrentar una vez casada, hoy ese número ha aumentado en, por lo menos, un 20%. ¿El denominador común? La creencia de que esperar que surja un conflicto para luego “remediarlo” es una estrategiademasiado tardía y que, en esos términos, lo que hay que hacer es buscar a un especialista para que detecte el problema antes de que se manifieste y proponga soluciones. Y esto es válido para casarse o para irse a vivir juntos.

Los que están consultando por este tipo de tratamiento son jóvenes profesionales de entre 25 y 33 años, de los segmentos medios y altos, que viven en torno a una enorme expectativa de éxito en sus vidas. Y en ese escenario, la relación de pareja aparece como una dimensión más de éxito.

Son los representantes de la generación Y, la más preparada académicamente, la que decidió postergar la maternidad, el matrimonio y, en general, la estabilidad que conocieron y persiguieron desde muy temprano otras generaciones.

De hecho, son los mismos que han experimentado varias relaciones de pareja y, muy probablemente, con más de alguna de ellas han convivido, pero por eso mismo, necesitan de mayores garantías cuando quieren llegar a formalizar. Y si bien tienen claro que ningún contrato les asegura que la persona que están eligiendo sea la definitiva, a pesar de eso, quieren que lo sea, y en ese empeño prefieren prevenir.

Para ellos, sostiene la experta en terapia de parejas y subdirectora del Instituto Chileno de Psicoterapia Integrativa, Verónica Bagladi, “está siendo cada vez más notorio que iniciar una relación comprometida no asegura que ésta vaya a terminar bien”, a pesar de todo el esfuerzo que se ponga en ella.

Un ejemplo de la necesidad de buscar ayuda antes de que surja el problema es el caso de Paula, una sicóloga de 28 años que junto a su pareja consultó a una especialista sólo cuatro meses antes de casarse. En ese momento, ellos no tenían grandes conflictos, pero ella quería estar segura de poder ayudar en el proceso a la hija de su pareja, en ese entonces de cuatro años. Como él se había separado hace tres años y se había quedado con la tuición de la niña, para Paula era “bueno consultar esto antes, plantear el tema, saber que venía un cambio, una transición grande y que teníamos que aprender a abordarlo”. Para ella, la preocupación más grande era asumir la maternidad, porque implicaba un enorme desafío. Además, no sabía qué dificultades podría traerles el proceso de formar una nueva familia.

Este es uno de los temores de estas parejas, asegura Bagladi, que muchas veces vienen de otro matrimonio o tienen hijos de otras parejas. En estos casos, dice la especialista, está la necesidad de prevenir un conflicto que podría afectar a más personas, no sólo a los dos más involucrados. Uno de los grandes temas, sostiene, es el miedo a que, cuando hay niños, “la pareja no los acepte o que a los niños les resulte muy difícil adaptarse”.

Cuestión de bienestar

El sicólogo clínico y académico de la U. Central, Fernando Urra, asegura que las parejas que llegan a este tipo de terapia están seguras de querer asumir un compromiso importante, pero viven con el fantasma del fracaso rondando y buscan asesoría, tal como lo harían para comprar una casa o un auto. Sin embargo, el mismo especialista cree que hay otro factor en juego, que también es un signo de los tiempos modernos: la necesidad de bienestar en todo ámbito.

Hoy, dice Urra, queremos vivir en pareja para pasarlo bien. “Trabajamos mucho y nos vemos muy poco, por lo que queremos asegurarnos que en esos momentos en que nos veamos, lo pasemos bien”. Algo que le parece más sano que lo que, a su juicio, se vivía hace una década, cuando las parejas aplicaban lo que él llama la “técnica del chicle”, esa que indicaba que la goma de mascar debía botarse apenas perdiera el sabor. Una forma de ejemplificar a las parejas que, ante el primer problema, decidían divorciarse. Hoy, dice el especialista, las parejas jóvenes tienen muy claro que asumir la responsabilidad de una vida en pareja es algo importante y quieren enfocarse en lo esencial.

Renay Cleary, directora de investigación del Instituto de Investigación de Relaciones de Pareja, en EE.UU., comenta a La Tercera que no le extraña esta tendencia que se está dando en Chile y que también se aprecia hace algunos años en ese país, porque, por su experiencia, lo más lógico que pueden hacer estos adultos jóvenes es consultar y, ante la duda, abstenerse. “El divorcio es más común en la generación actual que en, por ejemplo, la 50, por lo tanto, es plausible que los individuos que estén considerando la idea de casarse puedan estar preocupados del divorcio. Además, más individuos que antaño son hijos de padres divorciados, lo que también puede predisponerlos a considerar seriamente las implicancias de casarse”.

Ahora, esta tendencia no ha anulado la mayoritaria manera en que las parejas comiezan a convivir: uno de ellos se empieza a quedar frecuentemente en la casa del otro, sin que eso signifique estrictamente, “vivir juntos”. La ropa se va acumulando junto al cepillo de dientes y el secador de pelo, hasta que un día parece infinitamente más conveniente dejar de “hacerse los lesos” y comenzar a convivir.

Sin embargo, todo parece indicar que esta inercia podría comenzar a tener otra dinámica. De acuerdo con los especialistas, estas consultas “preventivas” de los jóvenes están asociadas a todos aquellos temas que impliquen un aumento del nivel de compromiso, como compartir la casa, tener un hijo o irse a vivir juntos a otro país. Cada vez más, la “teoría de la inercia”, propuesta por diferentes estudios, la misma que hace que se pase de un estado de compromiso a otro sin reflexionarlo mucho, parece el camino menos seguro para afianzar una relación, frente a la que se tienen diferentes temores.

Según Verónica Bagladi, uno de los temas principales que las parejas buscan trabajar es la forma de resolver los conflictos, pero hay diferencias entre hombres y mujeres. La experta explica que en este tipo de terapias participan ambos integrantes, pero que hay una parte que se realiza de manera individual. En esas ocasiones, “cuando sale el tema de pareja, las mujeres tienden a preguntarse si su pareja será el hombre indicado para formar una familia, mientras que ellos suelen preocuparse de qué tan buenos compañeros llegarán a ser en el largo plazo”.

Para Paula, sólo beneficios han quedado después de esta consulta preventiva: “Sin la terapia hubiera sido muy dificil. Yo creo que no hubiera resultado, porque había temas bien fuertes que revisar, sobre todo la relación con mis suegros, y esto me permitió vivir el proceso sin un desgaste tan tremendo”.

 

{ Comments on this entry are closed }

¿Es él de los impacientes? Mírelo a los ojos

Las personas menos pacientes cambian el enfoque visual con rapidez, halla un estudio

Las personas con movimientos oculares rápidos tienden a ser menos pacientes y más propensas a tomar decisiones impulsivas, afirma un estudio reciente.

Evaluar el movimiento corporal, lo que incluye la velocidad de los ojos a medida que se enfocan entre una cosa y otra, ayuda a revelar cómo evalúa el cerebro de una persona el paso del tiempo en relación con el valor de una recompensa potencial, comentaron los investigadores de la Universidad de Johns Hopkins.

“Cuando acudo a la farmacia y veo una cola larga, ¿cómo decido cuánto tiempo estoy decidido a esperar?”, planteó en un comunicado de prensa de la universidad la investigadora principal, Reza Shadmehr, profesora de ingeniería biomédica y neurociencia. “Y los que se van y nunca entran en la cola también son los que tienden a hablar y caminar rápido, quizá debido a la forma en que valoran el tiempo en relación con las recompensas”.

Tener una mejor comprensión de cómo las personas evalúan el tiempo cuando toman decisiones podría ayudar a explicar por qué las disfunciones en ciertas áreas del cerebro hacen que la toma de decisiones sea más difícil para las personas con lesiones cerebrales o trastornos neurológicos como la esquizofrenia, señalaron los investigadores.

Para el estudio, que aparece en la edición de esta semana de la revista Journal of Neuroscience, los investigadores condujeron una serie de experimentos con voluntarios y hallaron una correlación potente entre la velocidad del movimiento ocular y la paciencia o impulsividad.

“Parece que las personas que realizan movimientos rápidos, al menos movimientos oculares, tienden a estar menos dispuestas a esperar”, señaló Shadmehr.

“Nuestra hipótesis es que podría haber un vínculo fundamental entre la forma en que el sistema nervioso evalúa el tiempo y la recompensa con el control de los movimientos y la toma de decisiones”, señaló Shadmehr. “Después de todo, la decisión de moverse se ve motivada por un deseo de mejorar la situación propia, que también es un potente factor de motivación en la toma de decisiones más complejas”.

{ Comments on this entry are closed }

Siete formas para utilizar el lenguaje corporal a tu favor

Cambiaras la forma de pararte, saludar o mirar a las personas

sumedico.com

Nuestras acciones hablan más por nosotros, y no siempre reaccionamos como se debe. La clave es que nuestro cuerpo exprese más de lo que queremos y lo mejor es saber cómo utilizar el rostro, la postura y las manos a nuestro favor. Te decimos en estas 7 formas de utilizar el lenguaje corporal.

1 Corrige tu postura

Es lo que las personas más notan. Debes estar erguido pero sin estar rígido. Este tipo de postura transmite fuerza y confianza cuando no se nota forzado. El estar encorvado dice que las personas son inseguras, tímidas o están tratando de protegerse.

2 Apretón de manos

El apretón de manos dice mucho de ti, y es en donde se refleja la confianza  al estar con alguien más. Debe ser fuerte, sin apretar demasiado, solo es hacerle saber que estás ahí, con cordialidad. Cuando no sucede así, o solo tocas la mano del otro como si no estuvieras de todo presente, manifiesta  y transmite desconfianza.

3 Posiciona apropiadamente tu cuerpo en el espacio

Estar consciente de las distancias puede proveerte información sobre las relaciones subyacentes entre las personas. Como también ayudarte a dejar claro que tan cercano te sientes con respecto a las personas con las que te relacionas y que tan cerca te sienten a ti.

4 Evita recargarte en cualquier objeto

Este mal hábito transmite el sentimiento de que, dicho coloquialmente, “no puedes contigo mismo” y pararte sobre tus propios pies te resulta difícil. Haz consciencia de este punto.

5 Pon atención a tu expresión facial

El rostro puede ser el mayor delator en cuanto a queremos expresar, no siempre va acorde a nuestras palabras. Este confirma nuestras palabras, indica cómo nos sentimos conforme a lo que decimos. Cuando observas a otras personas te pueden decir mucho sobre la veracidad de sus palabras o lo genuino de sus intenciones. Es mejor que procures decir con tu rostro lo que dices con tus palabras. Alinea mente, corazón y habla, es una forma de crear comunicación sincera en tus relaciones.

6 Contacto Visual

Cuando alguien te habla en primer lugar, míralo. Si tus ojos están revoloteando alrededor de quien quiere transmitirte un mensaje, le transmites que no te importa lo que dice. En segundo lugar procura mirar a los otros con receptividad, no con prejuicio o agresión. Podría parecer superficial o manipulador, pero en realidad es profundo y efectivamente “los ojos son las ventanas del alma” y sólo puedes irradiar aquello que existe en ti.

7 Sé empático

Lo importante de estar en persona es que debes expresar a la gente que está a tu alrededor que estás con ellas y te importan. La empatía mantiene relaciones armoniosas.

Este es probablemente uno de los mayores retos personales y espirituales que podemos enfrentar, pero en la tradición budista por ejemplo, la comunidad (o sangra) juega un papel fundamental en el desarrollo espiritual del individuo.  Si estás vivo es porque muchas personas han contribuido con su cuidado para que sobrevivieras y llegaras a este momento. Mantén eso en mente  y cultiva la gratitud.

Los hábitos no son fáciles, pero la constancia hace que todo se pueda, Deja que tu cuerpo hable bien por ti, tú lo controlas.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas