From the category archives:

Psicologia – Psiquiatria

Tu jefe podría ser un psicópatajefe sicopata

Según un estudio de la Universidad de Bond, 1 de cada 5 CEO es un psicópata.

elcontribuyente.mx

Al escuchar la palabra “psicópata” quizás te venga a la mente algún caso, ficticio o real, de asesinos en serie, como Jeffrey Dahmer, la Mataviejitas o una serie de películas de terror, como la inaugurada por El silencio de los inocentes. Lo cierto es que ni todos los asesinos en serie son psicópatas ni todos los psicópatas son asesinos en serie. Tu jefe, el dueño de la empresa bien podría ser uno.

En los años setenta, el psicólogo criminal Robert D. Hare creó un test clínico para detectar psicópatas. La prueba se centra en veinte características, que entre más presentes, más lo introducen dentro del espectro de la psicopatía. Algunas de estas son un ego muy inflado, falta de remordimiento, conexiones afectivas superficiales, impulsividad y falta de empatía. ¿Tu jefe es una persona manipuladora, superficialmente encantadora, que parece incapaz de sentir remordimiento o culpa? Mantén los ojos bien abiertos.

Resulta que, según un estudio de la Universidad de Bond, en Australia, si bien en la población general una de cada 100 personas es un psicópata aproximadamente, en los puestos más altos del mundo corporativo la concentración es mucho mayor. Pues, dice el psicólogo Nathan Brooks, responsable del estudio, entre los CEO la concentración puede llegar a ser de hasta el 21%; es decir, aproximadamente uno de cada cinco podría ser uno.

En un principio, un comportamiento impulsivo y poco empático puede ser favorable en el mundo de los negocios, pues éste muchas veces está dominado por personas que logran completar el trabajo, cueste lo que cueste. Sin embargo, hay literatura especializada que da fe de cómo la presencia de psicópatas en un empresa puede ser perjudicial para una organización (sólo hay que pensar en el fiasco del antiguo CEO de Uber).

Algunos de los males que un psicópata puede traer al lugar de trabajo son ausentismo laboral y rotación de personal. De hecho, hay estudios que muestran que mantener el enfoque opuesto, cuidando del bienestar de tus trabajadores, es lo que te dará mayores dividendos.

{ Comments on this entry are closed }

 

Una buena autoestima es clave para ser exitosos en el día a día

Nos permite hacer frente con mejores recursos a las distintas situaciones de la vida.

La autoestima es una autovaloración que realizan todos los seres humanos en relación a los pensamientos, sentimientos y acciones que llevan a cabo, análisis que influirá en las acciones sociales y en los proyectos. Se alimenta también del reconocimiento social, así como de los logros y éxitos de cada persona en particular.

Los expertos sostienen que quienes piensan bien de sí mismos generalmente se encuentran satisfechos y disfrutan de sus posiciones en la vida. Una mirada introspectiva sobre uno mismo es esencial para obtener resultados positivos.

¿Quién soy? ¿Cuáles son mis cualidades? ¿De qué soy capaz? ¿Cuáles son mis éxitos y mis fracasos, mis habilidades y mis limitaciones? ¿Cuánto valgo para mí y para la gente que me importa? ¿Merezco el amor de los demás o siento que no puedo ser valorado? ¿Qué puedo hacer por mí mismo? Estos son algunos de los interrogantes que conviene realizar para tener más en claro qué rol cumple la autoestima en cada uno.

“Esa mirada-juicio sobre uno mismo es vital. Cuando es positiva, permite actuar con aplomo, sentirse a gusto consigo mismo, enfrentar dificultades. Cuando es negativa, engendra sufrimientos y molestias que afectan la vida cotidiana”, sostiene Luis Hornstein, psicoanalista y presidente de la Fundación para el Estudio de la Depresión. Y agrega: “La autoestima es sentirnos competentes para enfrentarnos a los desafíos y creernos merecedores de recompensa. Contiene varios aspectos: confianza en nuestra capacidad de pensar y tomar decisiones adecuadas, y convicción en nuestro derecho a ser reconocidos por los demás y por nosotros mismos. La autoestima facilita la acción: la acción alienta, modela y construye la autoestima. Junto a las relaciones afectivas y a los proyectos es uno de los grandes nutrientes”.

Los niveles de autoestima no permanecen siempre iguales, sino que sufren fluctuaciones ligadas a los estados psicológicos, y a las circunstancias de la vida. “Una buena autoestima nos permite hacer frente a las situaciones de nuestra vida personal o laboral, y nos ayuda a recuperarnos de nuestras caídas con mayor rapidez. Por el contrario, un déficit de autoestima nos lleva a buscar amparo en lo que ya conocemos y nos resulta fácil. Se elige permanecer en el mismo lugar, donde no se es feliz, pero se está cómodo”, puntualiza la licenciada en Psicología Claudia Erlich, del centro de estudios del estrés y la ansiedad Hémera.

“Nos percibimos a nosotros mismos de acuerdo al sentido que le adjudicamos a la mirada del otro, que nos refleja, al modo de un espejo. Nuestra imagen de nosotros mismos depende de cómo nos veamos reflejados en el semejante, de cómo interpretemos lo que la mirada del otro nos devuelve. Hay una ida y vuelta permanente con esa mirada que desciframos de una u otra manera, y según esa lectura regulamos las relaciones interpersonales. El reconocimiento del otro es esencial en la construcción de la personalidad psíquica”, apunta la licenciada en Psicología Lila Isacovich, de la Fundación Buenos Aires.

Las personas con una autoestima alta, generalmente tienen una actitud audaz, toman más iniciativa, buscan el desafío, son positivas, establecen metas realistas e instituyen relaciones armoniosas. En cambio, quienes poseen una autoestima baja proponen objetivos no realistas, establecen relaciones competitivas, tienden a compararse, son pesimistas y buscan la aprobación de los demás.

 

{ Comments on this entry are closed }

¿La obesidad de los papás podría aumentar el riesgo de autismo de los niños?

Un estudio halla un ligero aumento relacionado con el peso de los padres, no de las madres

Los niños con papás obesos, pero cuyas madres no son obesas, podrían tener un riesgo ligeramente más alto de autismo que los niños con papás más delgados, según sugiere un estudio reciente de gran tamaño.

Los investigadores descubrieron que de los casi 93,000 niños noruegos a los que realizaron un seguimiento, los que tenían papás obesos al nacer tenían el doble de riesgo de ser autistas. Pero las probabilidades seguían siendo pequeñas: se diagnosticó autismo a un poco menos del 0.3 por ciento, frente al 0.14 por ciento de los niños con papás con un peso normal.

Los hallazgos, publicados en línea el 7 de abril en la revista Pediatrics, son los primeros que relacionan la obesidad de los papás con el riesgo de autismo. Y los expertos hicieron hincapié en que no está claro que el exceso de peso de los papás, por sí mismo, provoque el aumento.

Una posibilidad es que haya una asociación “indirecta”, afirmó el investigador principal, el Dr. Pal Suren, del Instituto Noruego de Salud Pública en Oslo.

Ciertas variaciones genéticas, por ejemplo, podrían estar relacionadas con riesgos más altos de obesidad y de autismo, explicó Suren. O, dijo, los hombres obesos podrían ser más propensos a ciertas exposiciones ambientales que contribuyen al riesgo de autismo.

Por otra parte, comentó Suren, es posible que la obesidad de los papás tenga un efecto directo, al alterar la calidad del esperma, por ejemplo. Pero, por ahora, todo es especulación.

Lo que fue sorprendente, dijeron los investigadores, es que la obesidad de las madres no estuviera relacionada con un aumento del riesgo de autismo. Alguna investigación anterior ha señalado tal conexión.

Pero en este estudio, cualquier vínculo entre el peso de las mamás y el riesgo del trastorno del desarrollo despareció una vez tomaron en cuenta el peso de los papás.

Esto ofrece pistas de que el peso de los papás podría ser realmente más importante, aunque no está claro por qué, dijo Suren. Se necesitan muchas más investigaciones para comprender qué sucede, comentó.

“Sin duda sería beneficioso el que se replicaran nuestros análisis en estudios de población en otros países, para ver si la asociación es generalizable a otras poblaciones”, dijo Suren.

Un experto en autismo que revisó el estudio se mostró de acuerdo. Y si se confirma el vínculo, “entonces es necesario comprender por qué existe esta asociación”, dijo el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Steven and Alexandra Cohen de Nueva York.

De momento, Adesman enfatizó que el riesgo vinculado a la obesidad de los papás era pequeño.

De los casi 93,000 niños a los que se realizó un seguimiento durante un promedio de hasta los 7 años edad, a 419 se les diagnosticó un trastorno del espectro autista. Esa cifra incluyó a 25 niños con un trastorno autista con papás obesos.

“De modo que la mayoría de los casos de autismo no estaban relacionados con la obesidad parental”, dijo Adesman. Además, añadió, “más del 99.5 por ciento de los niños con papás obesos no tenían autismo. Eso es esperanzador”.

Aun así, dijo Adesman, incluso si la obesidad de los papás tuviera solo un pequeño impacto en el riesgo de autismo, seguiría siendo preocupante a nivel de población general, ya que la obesidad se ha vuelto muy habitual en todo el mundo.

Según las últimas cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., a aproximadamente uno de cada 68 niños estadounidenses les han diagnosticado un trastorno del espectro autista. El término se refiere a un grupo de trastornos del desarrollo que, en distinto grado, alteran la capacidad de las personas de comunicarse y socializar con los demás.

Nadie sabe cuáles son las causas exactas del autismo, pero los expertos están de acuerdo en general en que se trata de una combinación compleja de vulnerabilidad genética y exposición ambiental.

Los investigadores han conseguido encontrar unos pocos centenares de genes que están vinculados con el riesgo de autismo. Todavía no hay responsables ambientales definitivos, pero hay estudios que han sugerido que ciertos factores durante el embarazo podrían ser importantes, como la exposición de las madres al aire contaminado, la ingesta baja de folato (una vitamina B) y las infecciones virales.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Agorafobia ¿Causas? ¿Soluciones?

Hoy quiero hablar acerca de posibles causas de la agorafobia. La agorafobia es el miedo a experimentar ataques de pánico en un lugar donde nadie pueda ayudarte. Por eso se terminan evitando los lugares abiertos y uno se siente cómodo en su propia casa.

Problemas de orientación.

Si uno pasa muchos años encerrado y jugando a la computadora, va a terminar debilitando su orientación espacial. Hay mucha diferencia entre estar sentado en un cubículo y salir al mundo real. Nuevos estudios rebelan que los agorafóbicos sufren un problema de orientación en el oído y los ojos. Parece ser que cuando una persona que tiene la orientación espacial débil sale al mundo puede tener un ataque de pánico por que sus ojos y su cerebro no son capaces de procesar la información del espacio en tres dimensiones. Por ende el cerebro envía señales de miedo y la persona tiene su primer ataque de pánico.

La solución sería que el agorafobico fortalezca su orientación espacial. A lo mejor tomando clases de baile o haciendo deporte. Es algo complicado, por que hasta el día de hoy no existe un servicio integro de rehabilitación para agorafóbicos. Es un trastorno del cual se sabe muy poco y tampoco nadie toma demasiado en serio. Según mi investigación hay muchos libros de arquitectura y urbanismo que sin ser literatura medica reconocen a la agorafobia como “ansiedad urbana”. Por lo general es un trastorno que se da mayormente en ciudades grandes.

Si la persona se siente comoda con su cuerpo y segura de su cuerpo estoy seguro que va a poder salir a la calle sin problemas. Los agorafobicos en la mayoría de los casos tienen un enorme miedo a caerse. No se sienten cómodos con sus cuerpos. Sienten que no tienen control sobre el mismo. Estoy seguro que ningún bailarín experimentado sufriría jamás de agorafobia, por que son personas que se sienten seguras de su cuerpo y de su caminar.

Dos personajes historicos sufrieron agorafobia en el pasado. Freud y Darwin. No quiero atar cabos sin pruebas, pero probablemente al pensar tanto han dejado de lado el desarrollo de su inteligencia kinestesica y por ende han desarrollado agorafobía. La ansiedad no es una enfermedad, es un sintoma. La enfermedad probablemente sea algo que tiene que ver con el equilibrio.

 

{ Comments on this entry are closed }

Bullying:baja estima del agredido; resentimiento del agresor

Con el inicio del nuevo año escolar el lunes 10 de marzo, el sistema de Hospitales de la Solidaridad recomendó evaluaciones psicológicas para los estudiantes a fin de identificar a tiempo posibles casos de bullying.

En ese contexto, dio algunas pautas que caracterizan a agresores y agredidos, a fin de tomar precacuciones y acciones:

Las víctimas

Los escolares víctimas de bullying se caracterizan por su baja autoestima, son tímidos, retraídos y, generalmente, no comunican a sus padres o a los profesores por temor a represalias.

Igualmente, se observa una baja en el rendimiento escolar y en casos extremos puede llevarlos al suicidio.

Los agresores

Los niños agresores, generalmente, viven en un ambiente familiar disfuncional, inestable, donde los padres se pelean constantemente delante de ellos.  Existe una falta de respeto y de maltrato hacia el niño, lo que genera sentimientos de ira, frustración y resentimiento.

Qué hacer

Lidia Palomino, psicóloga de Sisol de Puente Piedra señaló que un chequeo psicológico permite a los padres identificar las fortalezas y debilidades de sus hijos, y desarrollar estrategias para una conducta adecuada.

Refirió que si un padre se da cuenta que su hijo necesita desarrollar algunas capacidades o muestra conductas, ya sea de baja autoestima o de agresión, debe brindarle el apoyo necesario, no dejarlo y pensar que se va solucionar más adelante.

Mencionó que tanto los niños agredidos como los agresores son producto de familias disfuncionales, inestables, donde se vive en un ambiente de peleas, discusiones, y falta de comunicación.

“Todos los niños en edad escolar deberían pasar por un chequeo psicológico, ser evaluados, ver qué áreas están fortalecidas, qué áreas están débiles y trabajar en eso”, señaló.

Explicó que el bullying  es un comportamiento de hostigamiento permanente, de maltrato físico, psicológico, hacia un estudiante por parte de otro grupo de estudiantes, con la intención de lastimarlo, amedrentarlo, afectar su dignidad y faltarle el respecto.

El papel del profesor

Precisó que en el colegio es el profesor de aula quien debe tomar acción cuando ocurren estos hechos, siempre en coordinación con los padres de familia. Generalmente ocurre durante el recreo, en el baño o a la salida fuera del colegio.

Pero, además los padres deben enseñar a sus hijos a hablar, a decir “no quiero”, a decir “¡basta!”, son palabras claves para poder defenderse ante una situación de bullying, y si es necesario apoyarse con los profesores.

¿Cambiarlos de colegio?

Afirmó que en ningún caso la solución es cambiarlos de colegio. “La baja autoestima de un niño agredido será igual en cualquier lugar y siempre habrá gente que se va aprovechar de su condición. Igualmente en aquellos que cometen bullying, hay que trabajar con un psicólogo tanto el niño como la familia, enseñarles a valorarse, a respetarse y respetar a los demás”, concluyó.

 

{ Comments on this entry are closed }

¿Se puede ser amigo de una ex pareja?¿Se puede ser amigo de una ex pareja?

abejorro.net

La amistad entre dos personas es un vínculo que no reconoce fronteras, razas o religiones. Es esa otra persona a la que se considera un “hermano del alma” que está incondicionalmente. Pero, ¿y si esa persona fuera un ex?El debate es amplio y abierto. Algunos profesionales en psicología sostienen que luego de una ruptura en una pareja, lo mejor es tomar distancia y que cada cual siga su camino.Pero de la vereda de enfrente, se encuentran aquellas personas que creen que vale la pena seguir una relación de amistad con aquella persona que fue tan importante en su vida, pese a que el amor se haya diluido.Pero la amistad debe ser recíproca en este caso y que no sea sólo uno quien desee mantener el vínculo con otra finalidad.”Ex’s” y cienciaLas razones por las que se decide tener una relación de amistad con los ex son variadas. Sin embargo para la ciencia, esta conducta puede reflejar signos de “psicopatía”.Así lo reflejó una investigación realizada por la Universidad de Oakland, Estados Unidos, liderada por los doctores Lisa Welling y Justin Mogilski, quienes afirmaron que en la mayoría de los casos, las personas que mantienen una relación de amistad con sus ex parejas “por algún interés” pueden mostrar rasgos de manipulación y/o narcisismo.Para el estudio se recolectaron datos de 861 personas a quienes se les pidió contestar una serie de preguntas que reflejaran los rasgos oscuros de su personalidad, y descubrieron que la mayoría de ellas mantenían una amistad con sus ex parejas para obtener algo a cambio como sexo, dinero o compañía, mostrando una leve tendencia hacia el lado masculino. Los demás, en cambio, mantenían contacto sólo por el apego emocional.El vínculo de amor con una pareja es difícil de superar, ya sea por el apego a lo conocido, miedo a la soledad o por puro egocentrismo. Así es como, muchas veces, las personas no logran “cortar” o, en otros casos, buscan darse otra oportunidad para proyectar una nueva relación de amor.Estas relaciones denominadas “cíclicas”, tienden a ser más impulsivas a la hora de tomar decisiones importantes. Como consecuencia, llevan a la mala comunicación y a estar menos satisfecho con la pareja según un estudio realizado en la Universidad de Kansas de Estados Unidos.Amber Vennum, autora de la investigación, explica que hay una propensión a tomar decisiones que afectan negativamente a la relación y de este modo, la baja autoestima e incertidumbre sobre el futuro de la pareja son protagonistas en la relación, y así es como la confianza sobre el futuro de la pareja, disminuye.La autora sostiene que las mayorías de estas relaciones cíclicas en las cuales hay rupturas y encuentros no tienen un buen futuro por delante.

{ Comments on this entry are closed }

Como las mascotas pueden curar la fobia socialfpbias

Perros, gatos, conejos y tantos otros animales son capaces de aportar bienestar a los individuos que tienen que lidiar con un trastorno mental.

regiondigital.com

Psicólogos y psiquiatras de alrededor del mundo muestran su preocupación por las recientes estadísticas que indican la tendencia creciente de las temidas dolencias mentales, las cuales afectan a un considerable porcentaje de los habitantes de todos los países, quienes pueden verse beneficiados por la presencia de una mascota en casa. Perros, gatos, conejos y tantos otros animales son capaces de aportar bienestar a los individuos que tienen que lidiar con un trastorno mental, existiendo la posibilidad de que el mismo incluso llegue a ser curado.

Un claro ejemplo es el de la fobia social, un problema de timidez extrema y miedo permanente que actúa como impedimento para aquel que lo padece evitando que se relacione con normalidad con el resto de personas. Año tras año varios pacientes consiguen reducir considerablemente la ansiedad que les provoca la socialización en general gracias al simple hecho de que cuentan con la compañía de un perro tanto adquirido en una Tienda de Animales como adoptado en una asociación protectora. La obligatoriedad de tener que sacarlo a la calle con tal de que pasee y haga sus necesidades acarrea un aumento de la frecuencia con la que la persona fóbica social abandona su lugar de mayor tranquilidad que acostumbra a ser la vivienda, lo cual sería imposible sin el aumento de seguridad propia que le otorga el perro dándole cariño. Tener algo más de confianza en uno mismo lleva a aquel que lidia con la fobia social a dar el difícil paso de salir más a la calle, aspecto que se traduce en relacionarse con otras personas que también pasean a sus respectivos perros y que tienden a realizar preguntas a los otros dueños relacionadas con los canes, desde la edad hasta el tipo de raza.

La timidez extrema y el temor a acudir a lugares públicos también son factores que paulatinamente son dejados atrás debido a que es necesario acudir de vez en cuando al veterinario con la mascota con el objetivo de que reciba los pertinentes cuidados y su salud sea óptima. Otros emplazamientos que serán visitados con frecuencia son los supermercados y las tiendas especializadas en busca de alimentos, juguetes y otros productos para el animal, invitando a la persona a interactuar socialmente con los dependientes y los veterinarios. Solamente dando este tipo de pasos un tímido puede pasar a ser incluso alguien extrovertido, proceso que es simplificado sustancialmente con la presencia de un animal que provoca los estímulos adecuados para dar pie a dichas situaciones.

Tanto los perros como otras mascotas pueden ayudar a aquellos individuos que sufren una de las enfermedades más graves, la cual se conoce bajo el nombre de depresión. Vencerla por completo es una ardua tarea que exige muchísimo sacrificio, aunque el mismo no sirve prácticamente de nada si el sujeto no cuenta con cariño a diario. De ello se encarga precisamente el animal que le dará todo su amor a dicha persona compensándole así los cuidados brindados. Aunque salir del estado depresivo depende de muchos más factores lo cierto es que supone una gran ayuda vivir periódicamente este comportamiento de ternura animal, desde los lamidos de un perro que tanta alegría desprende al ver a su compañero humano hasta las caricias con su cuerpo por parte de un gato. Así pues, tarde o temprano los mimos de la mascota acaban afectando positivamente a cualquier depresivo mejorando notablemente su estado de ánimo y haciendo que cada día su vida cobre sentido.

Un estado por el que todo ser humano pasa varias veces a lo largo de su vida es el del estrés. Existen varias maneras aptas para combatirlo, pero ninguna de ellas es tan eficaz como la de tener una mascota. Y es que no hay nada mejor para desestresarse después de una dura jornada laboral que llegar a casa y que tu fiel compañero te reciba alegremente e incluso te invite a jugar con él dándote antes y después un cariño impagable. El hecho de ver que el mismo es tan feliz contando simplemente con tu compañía y pasándoselo bien de vez en cuando provoca un irremediable pensamiento de que verdaderamente el ser humano no necesita todo lo que anhela, ya que con mucho menos cualquier persona puede alcanzar el nivel máximo de felicidad. Es por ello que algunos psicólogos realizan la afirmación de que los animales también ayudan filosóficamente provocando un cambio en la manera de pensar.

Son tantas las dolencias que un animal puede llegar a curar y los incontables beneficios aportados que algunos expertos catalogan como el inicio de una terapia la acción de hacerse con una mascota independientemente del tipo de ser vivo que se escoja. Y no es para menos, puesto que desde el primer minuto en que te acompaña un animal tu vida empieza a cambiar de manera positiva prácticamente sin darte cuenta.

{ Comments on this entry are closed }

Lecciones para ser feliz

Entrevista con Tal Ben-Shahar, el profesor de Harvard que asegura que la felicidad es una ciencia.

La inteligencia llegó a Harvard desde que se terminó de poner el último ladrillo. Pero hasta que, años atrás, desembarcó un profesor israelí de sicología llamado Tal Ben-Shahar, nunca había llegado a las aulas algo tan sutil, irresistible e inexplorado como la felicidad.

En la historia de la universidad, pocas veces hubo una cátedra más popular que la suya: más de 800 alumnos inscritos. Allí, Shahar, exestudiante de informática en Harvard, un atleta lleno de reconocimiento que descubrió que la felicidad nunca tiene forma de medalla, se dedicó a enseñar científicamente cómo ser dichoso en la vida, gracias a la sicología positiva. Como en toda disciplina, asegura, basta con leer algunos libros, ser disciplinado y cumplir con los ejercicios.

En la actualidad, la felicidad dejó de ser una elucubración filosófica o especulación de los gurús de la “nueva era”, y se transformó en índice para evaluar el progreso de cada país. Las naciones rinden cuenta de su dicha en el World Database of Happiness, una base de datos que, muchas veces, no se emparenta ni con la riqueza y ni con los buenos gobiernos. Es una fórmula más compleja que Shahar, considerado ya autoridad mundial en el rubro, con seis títulos publicados sobre cómo ser feliz –y con una cátedra de Harvard que está hoy disponible para cursarse por Internet–, se ocupa de revelar su esencia en cada sitio donde lo invitan a disertar.

Shahar visitó recientemente Argentina como expositor estrella del World Business Forum, donde reflexionó sobre cómo la felicidad afecta al mundo corporativo. Antes de hacer su ponencia, hizo una pausa para conversar con PODER.

Usted habla de una ciencia de la felicidad. ¿En qué se basa esa afirmación?
Hasta hace poco, el tema de la felicidad y de cómo abrazar esa cualidad en nuestras vidas era dominado por la psicología pop. En muchos seminarios “new age” y libros que se ofrecen hoy, hay mucho de entretenimiento y carisma, pero relativamente poca sustancia. Prometían cinco pasos rápidos hacia la felicidad, o tres secretos para el éxito o cuatro formas de encontrar  al amor de tu vida. Normalmente, estas son promesas vacías, y a través de los años la gente se volvió cínica sobre la autoayuda.
Del otro lado, tenemos a los académicos, que escriben y estudian el tema con solidez y bagaje, pero cuyos resultados no llegan a la mayoría de la gente. Tal como lo veo yo, el rol de la psicología positiva –que es lo que hacemos en mi curso– es establecer un puente entre la torre y la calle principal, entre el rigor de la academia y el entretenimiento del movimiento de autoayuda. Todo aquello que sostiene la psicología positiva está basado en evidencia, es científico.

¿No cree que a veces, no es solo la democracia la que ayuda a la felicidad, mientras las dictaduras la oprimen, sino que existen factores como el clima que pueden favorecer o no la felicidad y hacer que los países tropicales sean más dichosos que los países fríos?
La democracia, está comprobado, es buena para el desarrollo del ser humano y su dicha, y la opresión es todo lo contrario. Aquí, las cuestiones climáticas influyen muy poco. Lo más importante, sin embargo, son las relaciones: pasar tiempo con gente que te importe y que a ellos les importes tú. Una de las razones de por qué los países de Sudamérica obtienen, en general, altos niveles de felicidad, es por su énfasis en la familia y en los amigos. Así que la fuente más importante de felicidad puede ser la persona que está sentada a tu lado.

Un estudio señala que el dinero no hace la felicidad, pero que la gente feliz atrae más dinero y más posibilidades de negocios. ¿Está de acuerdo con esto?
Así es. Una investigación encabezada por Ed Diener, Laura King y Sonja Lyubomirsky concluye que la felicidad conduce a un mayor éxito en el trabajo, en las relaciones y a una mejor salud. Es importante señalar, sin embargo, que una vida feliz no sobreviene tras superar emociones dolorosas y luchas. De todos modos, la gente que experimenta más emociones positivas a lo largo de su vida –aun en medio de un duro trabajo– en general le va mejor.
Por otra parte, un mayor ingreso, una vez que las necesidades básicas están satisfechas desde luego, no los vuelve más felices. La gente ha buscado la felicidad en los lugares equivocados. Piensa que se encuentra en un nuevo ascenso, en la próxima compra, en la próxima victoria; de hecho, descubre que se halla en ellos mismos. Es decir, la dicha está determinada en mayor parte por un estado de la mente, que por una cuestión de estatus o por el monto que hay en nuestra cuenta bancaria. Si nuestras necesidades básicas –comida y hogar– no están aún satisfechas, lógicamente, todo ingreso extra nos va a traer más felicidad, pero una vez que estas demandas se llenan, esta dependerá de otros factores.

¿Por qué algunas de las personalidades más inteligentes de la historia, como Nietzsche, Sartre, Kierkegaard, Schopenhauer, fueron tan depresivas? ¿Ser demasiado inteligente atenta contra la felicidad?
¡Oh, no! No existe una correlación entre inteligencia y felicidad. Sabemos de los depresivos porque suelen quejarse de sus padecimientos. Pero, no le quepan dudas: hay millones de depresivos que no escribieron obras maestras de la filosofía ni fueron compositores de grandes sinfonías. La balanza es la misma.

Alguna gente sostiene que, gracias a la tecnología, el confort, somos más felices que en la antigüedad. Sin embargo, según parece, están equivocados.
Los niveles de felicidad comenzaron a medirse hace medio siglo aproximadamente. Y aun, cuando las sociedades se volvieron más prósperas en la mayoría de los países, los estudios demuestran que la felicidad no se ha elevado.
Ciertos maestros de la espiritualidad advierten que la sicología jamás proveerá de felicidad porque se limita a la mente. Y la mente es la que genera todas las insatisfacciones y pesadumbres de la humanidad. ¿Qué opina de eso?
Si la sicología se limita solo a la mente, estoy de acuerdo. Jamás podrá traerte más felicidad. De cualquier manera, en la actualidad los psicólogos exploran, usando métodos científicos, el rol del cuerpo, al igual que técnicas espirituales. Cuando, por ejemplo, combinamos técnicas de la psicología cognitiva –es decir, de la mente–, con meditación –espíritu– y ejercicio físico, aumentamos los niveles de felicidad y satisfacción de aquel que los practica.

Se cuenta que Buda renunció a un imperio cuando era príncipe para encontrar la felicidad y liberarse del sufrimiento. ¿Debemos seguir su ejemplo y darles menos darle valor a las cosas mundanas para ser felices?
No creo que sea necesario, o deseable, renunciar al mundo, a nuestra realidad, para encontrar la felicidad. Si aceptamos que la vida es dura a veces, que tiene sus subidas y bajadas, entonces estaremos abiertos a los regalos que nos rodean. Las cosas mundanas le dan a tu vida un sentido. Aunque no lo crea, es lo ordinario lo que hace la vida extraordinaria.

Pasos para alcanzar la felicidad

1.- Permitirse actuar como ser humano. Cuando aceptamos las emociones –miedo, tristeza, ansiedad– como naturales, tendremos una mayor tendencia a superarlas. Rechazar nuestras emociones, positivas o negativas, lleva a la frustración y a la infelicidad. Estamos obsesionados culturalmente con el placer y creemos que un rasgo de la buena vida es la ausencia de disconfort, y cuando experimentamos algo doloroso, creemos que esto indica que hay algo mal en nosotros. De hecho, hay algo malo en nosotros si no experimentamos tristeza y ansiedad a veces, es humano. La gran paradoja es que cuando aceptamos nuestros sentimientos, nos permitimos ser humanos y experimentar también nuestras emociones dolorosas, nos abrimos a experimentar también las emociones positivas.

2.- La felicidad se ubica en la intersección entre el placer y el significado. Ya sea que uno se encuentre en casa o en el trabajo, la meta es combinar actividades que son, a la vez, disfrutables y con significado para nosotros. Cuando esto no es posible, hay que asegurarse de tener recreos de felicidad, momentos en la semana que nos provean de placer y significado. Los estudios indican que una hora o dos de una experiencia placentera y significativa pueden afectar la cualidad entera de tu día, e incluso de toda tu semana.

3.- Recordar que la felicidad depende, al margen de circunstancias extremas, de aquello donde ponemos la atención por nuestra interpretación de episodios externos. Por ejemplo, ¿eres de los que piensan en el lado vacío o en el lado lleno del vaso? ¿Vemos los fracasos como catastróficos o como oportunidades de aprendizaje?

4.- Simplificar las cosas. En general, estamos muy ocupados tratando de involucrarnos en más actividades que nos dejan menos y menos tiempo. La cantidad influye en la calidad. Y comprometemos nuestra felicidad tratando de hacer demasiadas cosas. Aprender a decir “no” a los demás, a veces es una forma de decirnos “sí” a nosotros mismos.

5.- Recordar la conexión cuerpo y mente. Lo que hacemos o no hacemos con nuestros cuerpos influye en  nuestra mente. El ejercicio regular, el descanso adecuado y hábitos de comida saludables ayudan a la salud física y psíquica.

6.- Expresar gratitud cada vez que sea posible. Muchas veces, damos nuestras vidas por hechas. Aprender a apreciar y saborear las cosas bellas de la vida, desde la comida a la gente, desde la naturaleza hasta una sonrisa.

 

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas