From the category archives:

Lenguaje Corporal

10 claves secretas para descifrar el lenguaje corporal

huffingtonpost.com.mx

¿No sería tremendamente útil saber cómo leer el lenguaje corporal de alguien más?

Investigaciones muestran que aproximadamente el 55% de toda la comunicación proviene del lenguaje corporal. ¿Puedes imaginar qué ventaja sería para tu carrera y tus relaciones personales si fueras capaz de escuchar lo que no se dice?

(Chicos, esto podría ser útil algún un día, créanme).

Alta inteligencia emocional y lenguaje corporal

No es casualidad que las personas con alta inteligencia emocional sean muy conscientes de la importancia de la comunicación no verbal. Ellos prestan mucha atención al lenguaje corporal y otras señales no verbales al comunicarse con los demás.

He aquí buenas noticias. Cualquiera puede aprender a “leer” el lenguaje corporal.

A continuación te presento 10 herramientas secretas del intercambio para leer el lenguaje corporal. Con un poco de esfuerzo puedes implementarlas y ganar ventaja (y un gran impulso) para tu carrera profesional y tus relaciones personales.

Comencemos con la cara

1. Cuando alguien está sonriendo mira sus ojos. Una sonrisa verdadera y auténtica crea un arrugamiento de la piel alrededor de la esquina exterior de los ojos. Esto se conoce comúnmente como patas de gallo.

Si la sonrisa de alguien no las produce, esto sugiere que su sonrisa puede no ser genuina. La persona que sonríe puede estar ocultando sus verdaderos sentimientos o pensamientos hacia ti.

Una sonrisa feliz se define por las patas de gallo, ¡y no se puede fingir!

2. Mirada fija. Si alguien te está mirando intencionalmente durante demasiado tiempo… esto generalmente te hace sentir incómodo. Deliberadamente mirar a alguien sugiere una de dos cosas.

La persona que te mira así está tratando de engañarte, o de intimidarte o asustarte. Mantente alerta.

3. Cejas levantadas. Las cejas levantadas indican una de tres emociones: preocupación, sorpresa o miedo. La gente levanta sus cejas cuando se sienten incómoda con algo. Una vez más, las cejas levantadas no son algo que se pueda fingir.

Puede que te tome un tiempo averiguar qué causa ese malestar. Pero puedes tomar ventaja al menos al saber que alguien no está totalmente cómodo y relajado con lo que está sucediendo o se dice.

4. La mandíbula apretada, la frente arrugada o el cuello apretado. Estas respuestas corporales están controladas por el sistema límbico del cerebro. Todos ellos son signos de considerable angustia (es decir, reacciones de estrés).

Cuando veas estas reacciones, asegúrate de buscar la discrepancia entre el mensaje verbal y no verbal que puede estar recibiendo, para que te ayude a averiguar qué puede estar causando la angustia.

Ahora vámonos a otras partes del cuerpo

5. Reflejo del lenguaje corporal. Durante la conversación, si alguien imita lo que tú estás haciendo, eso significa que está de acuerdo contigo y la conversación va bien.

Por ejemplo, si el orador cruza sus piernas y el oyente hace lo mismo, eso representa que ambas partes están comprometidas en un diálogo cómodo.

Cuando las personas se sienten conectadas, inconscientemente reflejan el lenguaje corporal del otro.

6. Piernas y brazos cruzados suelen ser signos de resistencia. Sugieren que el oyente está cerrado a tu mensaje, sin importar si están sonriendo y asintiendo con la cabeza.

De nuevo, estos movimientos del cuerpo son reacciones inconscientes por lo que es importante prestar atención a lo que el oyente reacciona negativamente.

7. Encogerse de hombros es un gesto común que indica una falta de comprensión de lo que se dice o una situación que se está dando.

Si notas a un oyente encogiéndose de hombros, quizás quieras hacer una pausa y descubrir lo que no se se está entendiendo.

8. Abrir las palmas al hablar. Bárbara y Allan Pease afirman que una palma abierta representa históricamente “la verdad, la honestidad, la lealtad y la sumisión”.

Para leer algo interesante sobre esto échale un vistazo al libro de Pease: El libro definitivo del lenguaje corporal.

9. Postura de poder. Todos sabemos quién es el jefe cuando él/ella entra en la habitación. ¿Cómo? Su postura corporal habla alto y claro.

La pasos fuertes, la postura erguida, la cabeza en alto, los hombros hacia atrás, los ojos hacia delante y las palmas abiertas hacia abajo sugieren fuerza, confianza y liderazgo.

Mantener una buena postura exige respeto y poder; su ausencia proyecta falta de poder y de confianza.

10. Un dedo apuntado en una mano cerrada es muestra de que alguien está tratando de dominar y provocar la sumisión de los demás.

A nadie le gusta tener un dedo apuntado hacia ellos, esto crea mucha tensión y sentimientos negativos.

Intenta poner en práctica una o dos de estas herramientas. Antes de que te des cuenta serás un maestro en la lectura del lenguaje corporal.

{ Comments on this entry are closed }

Tu forma de caminar indica si eres agresivo o no

Una nueva investigación ha estudiado el comportamiento no verbal con objetivo de demostrar la relación entre nuestra forma de caminar y nuestra personalidad.

muyinteresante.es.-Sarah Romero

¿Podemos identificar a una persona agresiva por su forma de caminar? Un equipo de investigadores de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) ha llevado a cabo un estudio cuyo objetivo es la prevención de los delitos mediante el reconocimiento de personas potencialmente agresivas por su estilo a la hora de caminar.

Los expertos se centraron en la relación entre los cinco grandes rasgos de personalidad: sociabilidad, responsabilidad, apertura, amabilidad y neuroticismo y la forma de caminar o moverse, así como en la inclinación de un sujeto a la agresión según su forma de caminar.

Para ello, contaron con la participación de 29 personas que pasaron por evaluaciones de personalidad y una prueba sobre una cinta de correr a velocidad natural utilizando una tecnología de captura del movimiento. Dicho método registra las acciones humanas y utiliza esa información para crear un modelo de personaje animado en 3D. Se tuvo en cuenta la velocidad al andar, el movimiento de la pelvis y el del tórax.

Los resultados determinaron que un movimiento exagerado tanto de la parte inferior del cuerpo como de la superior indicaba un factor importante de agresividad. Además, si bien hubo una correlación moderada entre la velocidad al caminar y la agresividad para los hombres, no se observó esta asociación entre las mujeres.

Según los expertos, la personalidad está íntimamente relacionada con nuestra forma de caminar, por lo que aspectos como el movimiento de nuestros brazos, la velocidad a la que caminamos o el movimiento general del cuerpo, apuntan a diferentes características de la personalidad de un individuo.

Así, a mayor movimiento relativo a la hora de caminar, mayor nivel de agresividad presentaron los voluntarios: “Las personas suelen ser conscientes de que hay una relación entre la arrogancia y la psicología. Nuestra investigación proporciona una evidencia empírica que confirma que la personalidad se manifiesta, en efecto, en la forma de caminar”, explica Liam Satchell, líder del trabajo.

Según los autores, la identificación de una posible relación entre el movimiento biológico de un individuo y su intención de participar en una agresión podría ser utilizado para ayudar en la prevención de un delito.

El estudio ha sido publicado en la revista Journal of Nonverbal Behavior.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas