Como las mascotas pueden curar la fobia social

by salud on 16/07/2017

in Fobias,Psicologia - Psiquiatria,Salud

Como las mascotas pueden curar la fobia socialfpbias

Perros, gatos, conejos y tantos otros animales son capaces de aportar bienestar a los individuos que tienen que lidiar con un trastorno mental.

regiondigital.com

Psicólogos y psiquiatras de alrededor del mundo muestran su preocupación por las recientes estadísticas que indican la tendencia creciente de las temidas dolencias mentales, las cuales afectan a un considerable porcentaje de los habitantes de todos los países, quienes pueden verse beneficiados por la presencia de una mascota en casa. Perros, gatos, conejos y tantos otros animales son capaces de aportar bienestar a los individuos que tienen que lidiar con un trastorno mental, existiendo la posibilidad de que el mismo incluso llegue a ser curado.

Un claro ejemplo es el de la fobia social, un problema de timidez extrema y miedo permanente que actúa como impedimento para aquel que lo padece evitando que se relacione con normalidad con el resto de personas. Año tras año varios pacientes consiguen reducir considerablemente la ansiedad que les provoca la socialización en general gracias al simple hecho de que cuentan con la compañía de un perro tanto adquirido en una Tienda de Animales como adoptado en una asociación protectora. La obligatoriedad de tener que sacarlo a la calle con tal de que pasee y haga sus necesidades acarrea un aumento de la frecuencia con la que la persona fóbica social abandona su lugar de mayor tranquilidad que acostumbra a ser la vivienda, lo cual sería imposible sin el aumento de seguridad propia que le otorga el perro dándole cariño. Tener algo más de confianza en uno mismo lleva a aquel que lidia con la fobia social a dar el difícil paso de salir más a la calle, aspecto que se traduce en relacionarse con otras personas que también pasean a sus respectivos perros y que tienden a realizar preguntas a los otros dueños relacionadas con los canes, desde la edad hasta el tipo de raza.

La timidez extrema y el temor a acudir a lugares públicos también son factores que paulatinamente son dejados atrás debido a que es necesario acudir de vez en cuando al veterinario con la mascota con el objetivo de que reciba los pertinentes cuidados y su salud sea óptima. Otros emplazamientos que serán visitados con frecuencia son los supermercados y las tiendas especializadas en busca de alimentos, juguetes y otros productos para el animal, invitando a la persona a interactuar socialmente con los dependientes y los veterinarios. Solamente dando este tipo de pasos un tímido puede pasar a ser incluso alguien extrovertido, proceso que es simplificado sustancialmente con la presencia de un animal que provoca los estímulos adecuados para dar pie a dichas situaciones.

Tanto los perros como otras mascotas pueden ayudar a aquellos individuos que sufren una de las enfermedades más graves, la cual se conoce bajo el nombre de depresión. Vencerla por completo es una ardua tarea que exige muchísimo sacrificio, aunque el mismo no sirve prácticamente de nada si el sujeto no cuenta con cariño a diario. De ello se encarga precisamente el animal que le dará todo su amor a dicha persona compensándole así los cuidados brindados. Aunque salir del estado depresivo depende de muchos más factores lo cierto es que supone una gran ayuda vivir periódicamente este comportamiento de ternura animal, desde los lamidos de un perro que tanta alegría desprende al ver a su compañero humano hasta las caricias con su cuerpo por parte de un gato. Así pues, tarde o temprano los mimos de la mascota acaban afectando positivamente a cualquier depresivo mejorando notablemente su estado de ánimo y haciendo que cada día su vida cobre sentido.

Un estado por el que todo ser humano pasa varias veces a lo largo de su vida es el del estrés. Existen varias maneras aptas para combatirlo, pero ninguna de ellas es tan eficaz como la de tener una mascota. Y es que no hay nada mejor para desestresarse después de una dura jornada laboral que llegar a casa y que tu fiel compañero te reciba alegremente e incluso te invite a jugar con él dándote antes y después un cariño impagable. El hecho de ver que el mismo es tan feliz contando simplemente con tu compañía y pasándoselo bien de vez en cuando provoca un irremediable pensamiento de que verdaderamente el ser humano no necesita todo lo que anhela, ya que con mucho menos cualquier persona puede alcanzar el nivel máximo de felicidad. Es por ello que algunos psicólogos realizan la afirmación de que los animales también ayudan filosóficamente provocando un cambio en la manera de pensar.

Son tantas las dolencias que un animal puede llegar a curar y los incontables beneficios aportados que algunos expertos catalogan como el inicio de una terapia la acción de hacerse con una mascota independientemente del tipo de ser vivo que se escoja. Y no es para menos, puesto que desde el primer minuto en que te acompaña un animal tu vida empieza a cambiar de manera positiva prácticamente sin darte cuenta.

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas