Déficit de nutrientes en embarazadas influye en la salud de los niños a largo plazo [13-11-17]

by salud on 13/11/2017

in Embarazo,Nutricion,Salud

 

Déficit de nutrientes en embarazadas influye en la salud de los niños a largo plazo

Los resultados de dos encuestas argentinas muestran que tanto en los mayores niveles socioeconómicos, como en los más bajos, existen carencias en la alimentación de las futuras mamás que más tarde mostrarán sus consecuencias

Una de las problemáticas más frecuentes en el embarazo, es la deficiencia de nutrientes, sobre todo vitaminas y minerales, que tanto la mamá como el bebé necesitan para estar bien.

La Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNYS) realizada en Argentina en 2007 demostró que un porcentaje importante de mujeres embarazadas presentaba déficit de calorías, proteínas, calcio, hierro, vitamina B12 y ácido fólico.

“Lo mismo ocurrió en el marco de una encuesta alimentaria realizada por nuestro grupo hace algunos años, gracias a la cual encontramos que hay déficit de vitamina A. Lo más interesante es que si bien la mayoría de las embarazadas que tenían déficit de nutrientes provenía de hogares pobres o indigentes, la diferencia no fue tan importante respecto de los hogares no pobres o mejor posicionados”, comentó la doctora Susana Salzberg, médica especialista en Nutrición y Diabetes y asesora del Comité de Diabetes y Embarazo de la Sociedad Argentina de Diabetes (SAD) en una entrevista concedida a ProSalud News.

“Los datos de ambas encuestas nos dan que pensar porque en el embarazo la madre tiene mayor requerimiento energético y proteico, especialmente a partir del segundo trimestre. También hay una mayor necesidad de aporte de otros nutrientes tales como vitaminas y minerales. Inclusive, los datos bibliográficos indican que en aquellas embarazadas que tienen una alimentación adecuada y no presentan carencias previas, la ingesta alimentaria es insuficiente para cubrir las recomendaciones de hierro y de ácido fólico establecidas para el embarazo. Esto quiere decir que la suplementación medicamentosa de estos nutrientes es necesaria”, agregó la especialista.

En cuanto a la importancia de la alimentación, y sobre todo de la presencia de determinados nutrientes que son vitales, si bien la doctora Salzberg se refirió a lo fundamental que es contar con una adecuada nutrición durante la gestación, “dado que eso permitirá que el bebé se forme correctamente”, hizo particular hincapié en el después, en lo que ocurre a futuro.

“Indudablemente los primeros meses de vida son muy importantes, pero lo que debemos tener particularmente en vista es que cuando un niño no recibe la cantidad y calidad de alimento que necesita durante la gestación, podría verse perjudicado luego en su vida adulta cuando por la adaptación que su metabolismo realizó frente a la falta de nutrientes desarrolle una mayor predisposición a tener patologías complejas y crónicas como hipertensión, diabetes y enfermedades coronarias”, puntualizó Salzberg.

Para prevenir esta situación, en ocasiones es necesario recurrir a la suplementación farmacológica de vitaminas y minerales para prevenir los déficits en el embarazo, sobre todo en aquellas embarazadas consideradas “de alto riesgo nutricional” entre las que se cuentan las que tienen carencias previas, las que cursaron embarazos muy seguidos, las fumadoras, las vegetarianas y las adolescentes.

“Durante muchos años, se tuvo el criterio de que las vitaminas engordan, algo que no es cierto porque se trata de una sustancia que aporta nutrientes, no calorías. También en los últimos años se restringió mucho la ingesta alimentaria durante el embarazo para evitar que la mamá engorde de más. Frente a eso podemos decir que si bien es importante que no haya una ganancia de peso desmedida, lo fundamental es que se lleguen a cubrir los requerimientos del crecimiento fetal”, consignó la doctora y concluyó: “Por ejemplo, es conocido por todos el aporte del ácido fólico desde tres a cuatro semanas previas a la concepción, ya que este nutriente favorece la reducción de la incidencia de malformaciones congénitas del tubo neural (anencefalia, hidrocefalia, espina bífida y otras). Cuando esto no está disponible de manera biológica, se recurre a los suplementos”.

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas