Edulcorantes artificiales “despistan” el metabolismo y son peores que el azúcar [15-12-17]

by salud on 15/12/2017

in Nutricion,Obesidad,Salud

 

Edulcorantes artificiales “despistan” el metabolismo y son peores que el azúcar
 
Las intensas campañas públicas en Estados Unidos procurando que la población deje de beber tantas bebidas azucaradas, una de las principales causas de la epidemia de obesidad, impulsó a los fabricantes a sustituir con edulcorantes artificiales la glucosa natural.

Sin embargo un reciente informe de la Universidad Purdue, en Indiana, afirma haber descubierto que los edulcorantes pueden hacer “peor el remedio que la enfermedad”, en tanto alteran a fondo el metabolismo de la gente, provocando distintas afectaciones cardíacas, hipertensión e incluso un efecto rebote en la pérdida de peso.

El estudio desarrollado en laboratorio demostró que la ingesta de edulcorantes provoca en el organismo la respuesta que sería adecuada cuando se toma azúcar , esto es, la producción de insulina y otros procesos metabólicos. Pero todas esas hormonas se encuentran con que no tienen sobre lo qué actuar cuando no descubren glucosa, lo que causa un desajuste metabólico. Al adaptarse el organismo a ese fenómeno, cuando llega una ingesta de azúcar de verdad, el organismo, maleducado por las experiencias anteriores, no reacciona como lo debería hacer naturalmente y los compuestos azucarados persisten sin degradarse en el cuerpo.

Cuando la ciencia linda con las decisiones políticas

Los investigadores han expresado su preocupación en la página web de la Universidad, por cuanto entienden que la industria norteamericana está reaccionando solamente con visión comercial al problema sanitario de la epidemia de obesidad, sustituyendo glucosa por edulcorantes y generando un problema que podría ser aún más grave que el actual. Asimismo las presiones de la misma gente, por soluciones inmediatas a su obesidad, están fomentando la difusión de las nuevas bebidas de bajas calorías.

“Hay una gran presión por parte del sector público para encontrar soluciones que contrarresten el aumento de la obesidad y las enfermedades crónicas, y hay mucho dinero y negocio en juego para la industria alimentaria que desarrolla y promueve estos productos. Las bebidas se están convirtiendo en un asunto clave en la política sanitaria, y más a medida que los Gobiernos implantan impuestos para evitar el consumo de bebidas azucaradas, pero la mayoría de estas medidas excluyen las bebidas con otros edulcorantes porque se consideran sanas. A la hora de tomar decisiones políticas, es más importante que nunca que se tenga en cuenta lo que dice la ciencia”, enfatizan los autores del informe.

 

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas