El sulfato de condroitina se muestra como alternativa segura y eficaz para el tratamiento de la artrosis

by salud on 09/11/2016

in Artrtitis - artrosis - osteoporosis,Medicamentos - farmacos,Salud

El sulfato de condroitina se muestra como alternativa segura y eficaz para el tratamiento de la artrosis

Una investigación comparó la seguridad y eficacia del sulfato de condroitina, el antinflamatorio celecoxib y placebo, mostrando los resultados igual eficacia entre sulfato de condroitina y celecoxib y superior a la de placebo, en la reducción del dolor y la mejora de la discapacidad funcional en pacientes con artrosis de rodilla.

miradaprofesional.com

En el debate recurrente sobre el tratamiento de elección de la artrosis, tradicionalmente centrado en analgésicos y antinflamatorios, cada vez cobra más peso la alternativa que supone el sulfato de condroitina, del que se acumulan las evidencias de su buen perfil de eficacia y seguridad.

En el marco del 4º Congreso Mundial de Debates y Consensos de Enfermedades Óseas, Musculares y Articulares (BMJD), celebrado en Barcelona, se presentaron los resultados del estudio Concept, que demuestran la seguridad y eficacia del Sulfato de condroitina en artrosis.

Para el investigador principal del estudio, Tomasz Blicharski, profesor del Departamento de Rehabilitación y Ortopedia de la Universidad de Lublin (Polonia), “estos resultados muestran de forma estadísticamente significativa que el tratamiento con sulfato de condroitina de grado farmacéutico es una alternativa eficaz y segura para el alivio a largo plazo de la artrosis de rodilla”.

El Concept (Chondroitin vs celecoxib vs placebo trial) es un estudio en fase III, aleatorio, doble ciego y de tipo doble dummy, en el que han participado 604 pacientes con artrosis de rodilla (criterios ACR, grados 1-3 KL) de 16 centros de Bélgica, República Checa, Italia, Polonia y Suiza. Siguiendo las directrices de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para la evaluación de un sysadoa (Symptomatic Slow Action Drug for Osteoarthritis), tiene como criterios principales el dolor y la función, así como un diseño de tres brazos, con sulfato de condroitina altamente purificado, un comparador activo (celecoxib) y placebo. Los pacientes bajo tratamiento activo recibieron 800 mg/d de sulfato de condroitina o 200 mg/d de celecoxib.

Resultados a 6 meses Tras un seguimiento de seis meses, el análisis por intención de tratar mostró que el dolor, medido en una escala EVA, se redujo significativamente en los grupos de sulfato de condroitina y de celecoxib, en ambos casos un 52 por ciento, en comparación con placebo (-42 por ciento), en ambos casos p<0,05. El índice de Lequesne, que evalúa el dolor y la función, mostró resultados muy similares de sulfato de condroitina (-37 por ciento) y celecoxib (-36 por ciento), así como significativamente distintos del placebo (-28 por ciento), p<0,05 en ambos casos. Por otro lado, los análisis de seguridad no mostraron diferencias significativas entre los tres grupos en estudio.

“Era un estudio necesario para demostrar que sulfato de condroitina puede ser usado como fármaco de primera elección en el tratamiento de la artrosis de rodilla”, destaca Blicharski, “ya que el efecto positivo de la administración de sulfato de condroitina permite tener un paciente con una mejora de sus articulaciones y menor dolor durante un periodo de tiempo más largo que el paciente que recibe AINE”.

En esta misma línea, Maritza Quintero, presidenta de la Sociedad Venezolana de Reumatología y profesora de la especialidad en la Universidad de Los Andes en Mérida (Venezuela), que participó en el simposio de presentación de resultados del Concept en el congreso BMJD, admite que el estudio tiene unas implicaciones prácticas evidentes.

Fármaco más seguro De entrada, “porque sulfato de condroitina es un fármaco más seguro, que no presenta los efectos adversos cardiovasculares, gastrointestinales y renales asociados a los inhibidores selectivos COX-2”. Por consiguiente, “se puede administrar a un mayor número de pacientes, como los que tienen comorbilidad o están polimedicados, incluso de forma crónica, mientras que, en general, se aconseja que los AINE e inhibidores selectivos COX-2 se administren sólo en episodios agudos de la enfermedad y durante el menor tiempo posible”.

Tratándose de un sysadoa, Quintero reconoce que puede esperarse una mejora de los resultados con sulfato de condroitina más allá de los seis meses de tratamiento del estudio Concept, “ya que el fármaco ejerce un efecto anabólico que en algunos pacientes podría suponer una mejora de su patología a largo plazo. De hecho -añade-, en otros ensayos de mayor duración, de hasta 2 y 3 años, como el Mosaic, también presentado en Barcelona, se ha observado una mejora progresiva de los síntomas”.

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas