Mujer, mayor de 50, cuidadora: peor salud

telecinco.es

Las mujeres son más longevas, pero también tienen una vejez con peor salud que los hombres. Y así lo perciben y manifiestan. La desigualdad de género en la salud de la vida adulta se agudiza porque, a partir de los 50 las mujeres no solo tienen más enfermedades incapacitantes y dolorosas como la artrosis o la artritis. Sino que, al cumplir con el rol tradicional de cuidadoras de familiares mayores, de nietos, añaden carga emocional, que supone en no pocos casos, depresión.

Son algunas de las conclusiones de un informe de la Fundación Mapfre y de la Universidad a distancia (UNED), “Salud en la vida adulta y su relación con el envejecimiento saludable”. También que los españoles con 50 o más años, son los europeos que sienten que tienen peor salud, en la misma línea que el resto de países mediterráneos. Según los expertos, esto es así, al margen de que España tenga un equilibrio dinámico entre años de vida y la discapacidad y la esperanza de vida. No se perciben igual las limitaciones físicas en un país o en otro, según existan o no infraestructuras urbanas y sociales para la discapacidad. En España, señala una de las autoras del informe, hay más consciencia de las limitaciones y menos problema en contarlas, que en países nórdicos, por ejemplo

La autopercepción de peor salud aumenta cuando se trata de personas de edad avanzada y cuando son cuidadoras de un familiar o de los nietos. Las mujeres de forma mayoritaria, porque asumen el tradicional rol social de atender a los demás. A los problemas físicos, en cualquier persona, se unen en las que son cuidadores, hábitos como reducir las horas de sueño o el tabaquismo, en mujeres, y la ingesta de alcohol en los hombres. Pero además hay impacto emocional. “La sobrecarga de responsabilidad sobre el cuidado, la falta de ayudas sociales, les hace sentir ansiedad y depresión”, dice Rosa Gómez Redondo, catedrática de la UNED.

La insuficiente aplicación de la ley de dependencia, dicen las autoras del informe, la falta de una red de apoyo social público y privado, inciden en la carga de los cuidadores. Una población que, aseguran, carece de relevo. Por la baja natalidad, que merma las generaciones venideras. Contar con redes de apoyo mejoraría la salud física y mental de hombres y mujeres por encima de los 50.

{ Comments on this entry are closed }

Descubren hasta 11 dimensiones en el cerebrocerebro

Blue Brain Project descubre un universo de estructuras y espacios multidimensionales dentro de nuestro cerebro.

muyinteresante.es

¿Todo un universo multidimensional dentro de nuestro propio cerebro? Cada vez hay más personas que son capaces de escuchar colores, saborear palabras o ver sonidos. Es lo que conocemos como sinestesia, una condición neurológica no patológica que permite entender el mundo en cuatro dimensiones. Ahora, un nuevo trabajo llevado a cabo por científicos del Blue Brain Project (Suiza) ha descubierto estructuras en el cerebro con hasta once dimensiones. Seguimos desentrañando los secretos arquitectónicos más profundos de nuestro órgano pensante.

Concretamente, utilizando la topología algebraica de una forma que nunca se ha utilizado antes en neurociencia, los investigadores han descubierto un universo de estructuras y espacios geométricos multidimensionales dentro de las redes del cerebro.

La investigación, publicada en la revista Frontiers in Computational Neuroscience, muestra que estas estructuras surgen cuando un grupo de neuronas forma una unión o grupo: cada neurona se conecta a otra neurona del grupo de una manera muy específica que genera un objeto geométrico muy preciso. Cuantas más neuronas haya en esa cuadrilla neuronal, mayor es la dimensión del objeto geométrico.

“Encontramos un mundo que nunca habíamos imaginado. Hay decenas de millones de estos objetos incluso en una pequeña partícula del cerebro, Hasta siete dimensiones, y en algunas redes incluso encontramos estructuras de hasta once dimensiones”, explica Henry Markram, líder del trabajo.

Los científicos realizaron múltiples pruebas en tejido cerebral virtual para comprobar que las estructuras cerebrales multidimensionales descubiertas no aparecían por casualidad. Luego, en las pruebas sobre tejido cerebral real en laboratorio, confirmaron que el cerebro se ‘reconecta’ continuamente durante el desarrollo con objeto de construir una red con tantas estructuras dimensionales como sea posible.

Ante un estímulo, el tejido del cerebro virtual creó momentáneamente agujeros de alta dimensión o cavidades.

“La aparición de cavidades de alta dimensionalidad cuando el cerebro procesa información significa que las neuronas de la red reaccionan a los estímulos de una manera extremadamente organizada. Es como si el cerebro reaccionara a un estímulo construyendo una torre de bloques multidimensionales, comenzando con barras (1D), luego tablas (2D), luego cubos (3D), y luego geometrías más complejas con 4D, 5D, etc. La progresión de la actividad a través del cerebro se asemeja a un castillo de arena multidimensional que se materializa fuera de la arena y luego se desintegra “, aclara Ran Levi, coautor del estudio.

La complejidad del cerebro, al descubierto

Si los mundos 4D extienden nuestra imaginación, mundos con 5, 6 o más dimensiones son demasiado complejos para que la mayoría de nosotros los comprendamos. Aquí es donde entra en acción la topología algebraica: una rama de las matemáticas que puede describir sistemas con cualquier número de dimensiones.

“La topología algebraica es como un telescopio y un microscopio al mismo tiempo, puede ampliar las redes para encontrar estructuras ocultas -los árboles en el bosque- y ver los espacios vacíos -los claros del bosque- todo al mismo tiempo”, explica Kathryn Hess, coautora del trabajo.

¿Estarán escondidos los recuerdos en una de estas cavidades dimensionales?

{ Comments on this entry are closed }

Diabetes mellitus y ejercicio

La diabetes mellitus tipo 2 se ha convertido en uno de las grandes problemas de salud en todo el mundo.

Este mal, capaz de destruir progresivamente todos los rincones del organismo, es conocido popularmente como “elevación del azúcar en la sangre” y se caracteriza por complejas alteraciones metabólicas que conducen a accidentes cardiovasculares, insuficiencia renal, amputaciones y ceguera. Como la mayoría de enfermedades, su aparición tiene un componente genético, pero la mayor parte de los casos se asocia a estilos de vida poco saludables, como el sedentarismo, el tabaquismo y la nutrición inadecuada.

Hoy en día, los factores de riesgo están bien documentados y es posible prevenir una gran proporción de casos. Algunos estudios han demostrado reducciones en la aparición de diabetes entre el 60 y el 90%, gracias a hábitos saludables como el ejercicio diario, pasar poco tiempo sentado frente a la pantalla de TV, consumir sólo las calorías necesarias para mantener un peso normal, disfrutar de un alto consumo de frutas y verduras, no fumar y limitar el consumo de alcohol. Es tan poderoso el poder preventivo de estos hábitos que algunos expertos han llegado a plantear la necesidad de incrementar las primas y aportes mensuales a los seguros de salud a quienes no adopten hábitos y estilos de vida saludables, los cuales han demostrado reducir los altísimos costos de esta enfermedad.

Al realizar cualquier tipo de actividad física, el músculo utiliza el azúcar y la grasa como combustibles, lo cual restablece el equilibrio metabólico desde las primeras contracciones musculares. Muchas reacciones bioquímicas en nuestro organismo están reguladas por el equilibrio energético y se relacionan con la salud cardiovascular, la aparición de cáncer y, por supuesto, la elevación de la glicemia o diabetes mellitus.

Existen estrategias y políticas internacionales que deben ser adoptadas cuanto antes. Incentivar y facilitar el transporte activo en bicicleta o caminando, motivar el uso de escaleras, modificar los puestos y horarios de trabajo para estar menos tiempo sentados y dedicar unos minutos más del tiempo libre a realizar ejercicio. Estas estrategias requieren de cambios sustanciales en la educación básica y superior, la infraestructura urbana y las políticas empresariales para ser exitosas y sostenibles.

 

{ Comments on this entry are closed }

 Un estudio resalta la carga de la artritis sobre la calidad de vida

La gente que sufre de esta dolorosa afección es menos activa y tiene más ‘días menos saludables’ cada mes

Un estudio reciente ayuda a confirmar lo que muchos estadounidenses que tienen artritis podrían ya saber, que la enfermedad puede disminuir sustancialmente la calidad de vida.

Los investigadores analizaron los datos de un millón de adultos que participaron en la encuesta del Sistema de Vigilancia de los Factores de Riesgo Conductuales en 2003, 2005 y 2007. El 27 por ciento de los encuestados que tenía artritis refirió salud mala o aceptable, frente al 12 por ciento de los que no tenían artritis.

Comparados con otros adultos, los que tienen artritis presentan un promedio superior de días con menos salud física al mes (siete frente a tres), días con menos salud mental al mes (cinco frente a tres), total de días con menos salud (diez frente a cinco) y días de actividad limitada (cuatro frente a uno), según el informe que aparece en línea el 28 de abril en la revista Arthritis Care and Research.

El estudio también halló que las personas que tienen limitaciones en las actividades relacionadas con la diabetes presentaban menos calidad de vida en cuanto a la salud que los que no tenían dichas limitaciones.

Los valores de las cinco medidas de calidad de vida relacionada con la salud fueron tres veces peores en los adultos que tenían artritis, frente a los que no la tenían. Las cinco medidas eran demográfica (edad, sexo, etnia/raza), factores sociales (situación laboral, niveles educativos y de ingreso), factores de atención de la salud (acceso y barreras en el costo para obtener atención), conductas relacionadas con la salud (tabaquismo, uso del alcohol, niveles de actividad física) y afecciones de salud (diabetes, peso, hipertensión).

Los ingresos familiares reducidos, la incapacidad para trabajar, no poder pagar por la atención y tener diabetes se relacionaron de manera intensa con mala calidad de vida relacionada con la salud, según anotaron Sylvia Furner y sus colegas de la facultad de salud pública de la Universidad de Illinois en Chicago.

Además, los adultos que tenían artritis que eran físicamente activos tenían menos probabilidades de referir salud aceptable o mala, según señalaron los autores del estudio.

“Teniendo en cuenta la alta prevalencia proyectada de la artritis en los EE. UU., las intervenciones deberían enfrentar la salud física y la mental”, concluyó Furner. “Incrementar la actividad física, reducir [trastornos coexistentes] y aumentar el acceso a la atención de la salud podrían mejorar la calidad de los adultos que tienen artritis”, explicó en un comunicado de prensa de la revista.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., los médicos le han diagnosticado artritis a cerca de 50 millones de adultos estadounidenses, cifra que podría aumentar a 67 millones para 2030.

 

{ Comments on this entry are closed }

La hora a la que comes altera tu reloj biológicoLa hora a la que comes altera tu reloj biológico

El estudio expone que las personas que sufren de jet lag podrían tratar de comer en intervalos de tiempo específicos para ayudar a restablecer sus relojes internos.

muyinteresante.es

Ya sabemos que el cuerpo humano trabaja todo el día. Nuestras funciones biológicas siguen ciclos de 24 horas, o ritmos circadianos, que son cambios fisiológicos y mentales impulsados por nuestros relojes biológicos internos. Ahora, una investigación llevada a cabo por expertos de la Facultad de Salud y Ciencias Médicas de la Universidad de Surrey (Reino Unido), explica cómo podemos restablecer uno de estos relojes corporales. Con los horarios de comida.

Recordemos que los ritmos circadianos son controlados, a su vez, por los llamados relojes maestros de nuestros cerebros. Este ‘reloj maestro’, no es sino un grupo de neuronas que se comunican entre sí y que se encuentran en un área del cerebro conocida como el núcleo supraquiasmático (abreviado NSQ), dentro del hipotálamo.

El SCN tiene aproximadamente 20.000 neuronas o células nerviosas y el área cerebral en el que se encuentra (el hipotálamo) controla la temperatura corporal, el hambre y la sed.

La investigación ha examinado el efecto de un retraso de 5 horas en los tiempos de comida en el reloj maestro del cuerpo, así como en sus varios ritmos circadianos periféricos.

¿Por qué elegir la comida?

Aunque sabemos que los ritmos circadianos, el metabolismo humano, los patrones de alimentación y la nutrición están interconectados, el vínculo entre las comidas y el ritmo circadiano no ha sido suficientemente investigado.

Por ello, reunieron a 10 jóvenes sanos para un experimento que duró 13 días. Se sirvió a los participantes tres comidas al día, separadas por intervalos de 5 horas, que se producían o muy temprano o mucho más tarde de haberse despertado. Los primeros intervalos de comida comenzaron media hora después de despertarse, mientras que los tardíos comenzaron 5,5 horas después de ese momento. Todas las comidas tenían el mismo contenido nutricional y el mismo número de calorías.

Los científicos midieron los ritmos circadianos de los participantes en una “rutina constante” de 37 horas, que es un protocolo de investigación especial que permite específicamente a los científicos medir el ritmo circadiano de una persona. Por lo general, implica reposo continuo en cama bajo iluminación persistente. En este caso, la rutina incluía iluminación débil, bocadillos pequeños igualmente espaciados, actividad física reducida y no dormir.

¿Qué ocurrió?

En general, el retraso en el tiempo de las comidas no influyó en el apetito o somnolencia de los participantes. El reloj maestro del cerebro tampoco se vio afectado, ya que sus biomarcadores -por ejemplo, melatonina y cortisol, y la expresión génica- permanecieron sin cambios. Sin embargo, lo que sí cambió significativamente fueron los niveles de azúcar en sangre de los participantes. Los tiempos tardíos de las comidas retrasaron los ritmos de azúcar en sangre en un promedio de 5 horas.

“Un retraso de 5 horas en los tiempos de las comidas causa una demora de 5 horas en nuestros ritmos internos de azúcar en sangre. Creemos que esto se debe a cambios en los relojes en nuestros tejidos metabólicos, pero no en el reloj maestro en el cerebro. Esperábamos ver algunos retrasos en los ritmos después de las comidas tardías, pero el tamaño del cambio en los ritmos de azúcar en la sangre fue sorprendente. También fue sorprendente que otros ritmos metabólicos, incluyendo la insulina en sangre y los triglicéridos, no cambiaron “, explica Jonathan Johnston, coautor del trabajo.

Además, descubrieron que el ritmo de la expresión de un gen llamado PER2 también se retrasó 1 hora.

“Por lo tanto, las comidas cronometradas desempeñan un papel en la sincronización de los ritmos circadianos periféricos en los seres humanos y pueden tener especial relevancia para los pacientes con trastornos del ritmo circadiano, trabajadores por turnos y viajeros transmeridianos”, concluyen los autores.

Así, las personas que sufren habitualmente jet lag podrían tratar de comer en intervalos de tiempo específicos para ayudar a restablecer sus relojes internos.

{ Comments on this entry are closed }

 Cáncer de mama también afecta a jóvenes

La mayoría de las pruebas de cáncer de mama se hacen a partir de los 50 años, dejando de lado a las mujeres más jóvenes

Aunque es rara, la incidencia de cáncer de mama en mujeres más jóvenes que el grupo de riesgo ha abierto el debate sobre la posibilidad de ampliar la edad para empezar a hacer los exámenes preventivos.

La medicina preventiva  habla de la falta de rentabilidad económica y de efectos negativos por acumulación de pruebas clínicas. Sin embargo, de acuerdo con un estudio publicado en la revista europea Annals of Oncology 21 el cáncer en mujeres de 40 años o menos han aumentado 1.7% por año de 1980 al 2004.

“Son los datos más recientes que hay”, dijo Josep María Borrás, director del Plan de Oncología de Cataluña.

Además de la herencia génetica, hay otros factores que influyen en en la aparición de este tipo de cáncer, como tener la primera regla más temprano, retrasar la maternidad, la menopausia tardía o hábitos no saludables como el consumo de alcohol en exceso.

Los pechos de las mujeres jóvenes son más densos y dificultan la detección de un tumor.

Los nuevos mamógrafos digitales “han mejorado la eficacia sobre todo en el grupo de mayor incidencia, pero también en las más jóvenes. Ahora son más transparentes para detectar a tiempo y reducir la mortalidad”, afirma Josep Alfons Espinas, coordinador de la oficina de cribado del Plan de Oncología catalán.

Si el cáncer de mama se detecta a tiempo, existe 100% de probabilidades de curarse.

“Podrían detectarse más casos, pero no forma parte de la política sanitaria global”, indicó Miguel Ángel Quintela, jefe de investigaciones cancerígenas del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ya que cribado no solo se justifica por la detección de la enfermedad sino por la eficacia pues “el número de casos que se encuentran [por debajo del cribado] no justifica el número de pruebas realizadas y la tecnología empleada”.

 

{ Comments on this entry are closed }

El cerebro y el ejercicio cognitivo

Durante siglos se pensó que el cerebro era un refrigerador de sangre y que el corazón era el principal motor de las funciones cognitivas del ser humano. Hoy, esto se considera arqueología del saber. Sabemos que no sólo realiza las actividades más complejas del cuerpo, sino que también es un órgano muy dinámico, sujeto a constantes cambios de acuerdo a los estímulos que recibe. El conocimiento sobre el cerebro ha ido en aumento conforme la tecnología de imagen mejora. La resonancia magnética funcional (MRIf) ha permitido mirar dentro del cerebro sin tener que abrirlo, además, permite conocer que áreas están trabajando cuando éste realiza alguna actividad cognitiva.

Se pensaba que el cerebro perdía su plasticidad y capacidad a medida que pasamos de la infancia a la edad adulta. Hoy, sin embargo, disponemos de evidencia creciente de que el cerebro retiene su plasticidad hasta muy entrada la edad adulta y posiblemente durante toda la duración de la vida. La actividad plástica se refiere a la capacidad del cerebro para reasignar funciones en otras áreas del cerebro. El hecho de que muchas funciones cerebrales tengan una localización típica se conoce como el concepto de localización cerebral.

Aunque el cerebro forma su estructura de acuerdo al código genético, esta conformación no produce una red de células inalterables. Las conexiones envejecidas pueden permanecer flexibles, y otras nuevas pueden formarse, sin importar cuán vieja sea la materia gris del cerebro. De acuerdo al doctor Arnold B. Scheibel, profesor de neurobiólogo y psiquiatría de 81 años de edad, en la UCLA, “con la plasticidad podemos hacer un corto circuito a la evolución. Podemos forzarnos a evolucionar dentro de nuestro periodo de vida”

Una de las formas como los científicos han encontrado que se puede mantener esta plasticidad cerebral es a través de la actividad física. Aunque no se ha podido señalar los mecanismos por lo cual esto ocurre, el esfuerzo del sistema cardiovascular y muscular parece mantener al cerebro más flexible. Los estudios clínicos han demostrado que los ejercicios aeróbicos de caminar mejoran las funciones ejecutivas del cerebro en personas de 60 a 75 años, y no hay razón para pensar que esto no pueda ocurrir en personas de 80 a 95 años de edad.

Probablemente uno de los actos más críticos en la plasticidad cerebral está en el ejercicio mental. Así como Scheibel señalaba, el ejercicio mental mantiene al cerebro vivo; “ahora nos damos cuenta, después de un trabajo muy exhaustivo, que el tan llamado cerebro envejecido es tan poderoso en aprendizaje como el de un cerebro joven”. La nueva evidencia, que surge tanto de los estudios con animales como la investigación con humanos, abre vía enteramente nueva de pensar sobre los efectos del ejercicio cognitivo. Como señala el doctor Goldberg (El cerebro ejecutivo 2000), en lugar de intentar configurar o reconfigurar procesos mentales específicos, es mejor tratar el reconfigurar el propio cerebro. Esto quiere decir, en vez de tratar de mejorar el nuestro juego tratemos de mejorar el cuerpo que lo juega.

El cerebro es el microcosmos de todos los sistemas biológicos, es el más complejo y diverso en estructura y función. Los aspectos bioquímicos del envejecimiento del sistema nervioso están siendo aceleradamente reconocidos. Hoy se está estudiando cómo se pierden las neuronas, cómo afectan los radicales libres y del estrés oxidativo a la actividad neuronal, se han identificado los genes que controlan el ciclo celular y las vías de transducción en las señales de la membrana celular. Estas son áreas que están emergiendo con un considerable progreso.

El dinamismo informático que caracteriza nuestra sociedad ejerce una fuerte presión sobre el grado de gratificación social que se otorga a los individuos. El tener el vigor mental a lo largo de nuestra vida nunca ha sido tan esencial para el éxito como lo es hoy. Las funciones ejecutivas, que son las que le dan a la persona la habilidad para planificar, organizar el tiempo, estar enfocado y motivado en alguna actividad, mejoran con el entrenamiento meramente físico. Una alteración en la función ejecutiva interfiere con la habilidad del individuo para establecer, mantener el apoyo social. Muy probablemente con los ejercicios cognitivos y la actividad física, la habilidad de los sujetos para cambiar de una tarea a otra mejoran.

Existe evidencia de que el ejercicio mental no dirigido, de hecho, aleatorio, tiene un efecto protector demostrable contra la demencia. Esto hace suponer que un régimen de trabajo cognitivo orientado y científicamente diseñado debería ser aún más. El beneficio, mental y físico, que se obtiene cuando las personas envejecidas permanecen en contacto con sus familiares y amigos se puede incrementar cuando se incluye un plan de ejercicios cognitivos. Los datos demuestran que una vida socialmente activa beneficia las funciones cerebrales tanto como lo hacen los ejercicios físicos. El estar socialmente activo también ayuda a mantener una actitud positiva, al estimular los sentimientos de valoración.

 

{ Comments on this entry are closed }

La personalización de terapias y los biológicos, próximos pasos en EPOC

Expertos advierten que la atención de los neumólogos tiene que ir más allá del pulmón y abarcar la multimorbilidad

redaccionmedica.com

Aunque todavía quedan pasos por dar en terapias ‘convencionales’, los investigadores ya están diseñando el futuro de los tratamientos para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), una patología que según la Organización Mundial de la Salud se convertirá en la tercerá principal causa de muerte para 2030.

En este escenario, las miradas se van hacia la medicina personalizada, con “tratamientos más dirigidos y destinados a grupos de pacientes más pequeños e incluso individualizándolos”, ha apuntado Jørgen Vestbo, expresidente de la Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias y profesor de la Universidad de Manchester, de Reino Unido. “La vía es la de la personalización y la enfocarnos a colectivos más concretos”, ha reiterado

Así mismo, Vestbo ha apuntado que también se está trabajando en el ámbito de los biológicos, puesto que se está investigando el empleo en EPOC de medicamentos de esta naturaleza y que también se están desarrollando en asma.

Sin embargo, el investigador danés también ha advertido de que “todavía estamos aprendiendo a usar los fármacos que ya tenemos”, con la idea de aumentar su eficiencia. Estas cuestiones se han tratado en el marco de la jornada ‘Respiration Day’, organizada por la Universidad de Parma, en la que Mario Scuri, head de la Unidad de Respiratorio 2 de Chiesi, quien ha informado de que la compañía espera tener en julio la aprobación de comercialización de la Unión Europea para su fármaco en EPOC Trimbow, marca comercial bajo la que se ha desarrollado una combinación triple extrafina de corticosteroides inhalados (ICS), beta-2 agonistas de acción prolongada (LABA), y anticolinérgicos de larga duración (LAMA) a dosis fijas.

Con todo, Scuri ha informado de que el laboratorio transalpino no se está durmiendo en los laureles con este cada vez más cercano lanzamiento, porque la compañía está desarrollando nuevas moléculas y soluciones en EPOC, aunque no ha podido concretar su naturaleza porque están todavía en fases muy tempranas de investigación.

No solo el pulmón

Por su parte, Leonardo Fabbri, profesor de Medicina Interna y Respiratoria de la Universidad de Módena, ha pedido a los neumólogos que vayan más allá del pulmón cuando aborden la EPOC. “Es habitual el desarrollo de varias enfermedades crónicas al mismo tiempo que la EPOC. Tenemos que empezar a actuar como los endocrinólogos y enfocarnos hacia la multimorbilidad de los pacientes”.

Precisamente, Angelo Avogaro, de la Universidad de Padova, ha hablado de esta situación en el caso de la daibetes. A pesar de que la metformina (habitual en enfermos diabéticos tipo 2) no genera ningún tipo de riesgo en pacientes respiratorios, no es así en el caso contrario. El tratamiento de EPOC con corticoides aumenta los peligrosen diabetes. Por ello, ha informado, es necesario aumentar en estos casos la dosis de insulina del paciente en estos casos.

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas