Saludable y delgado a los 30 años [1-9-17]

by salud on 01/09/2017

in General,Obesidad,Salud

Saludable y delgado a los 30 años

Todos quisiéramos estar en forma, pero lo cierto es que con el correr de los años, el cuerpo tiene distintas necesidades. Esta semana analizaremos las necesidades de los treintañeros.

El cuerpo

No deje al estrés tomar el mando de su vida. Antes del agotamiento físico y psicológico, este puede hacer aumentar el peso corporal porque libera la hormona cortisol, que promueve que se acumule el tejido adiposo. Aparte, cuando estamos tensos hay una tendencia a consumir alimentos más fuertes (y más calóricos) para calmar los nervios. Eso no es nada bueno, sumado a que en esta edad el metabolismo se comienza a desacelerar.

A partir de los 30, la mujer tiene su tasa metabólica disminuida en un 1 % cada año, lo que dificulta la pérdida de peso. También aparecen gorduras localizadas, celulitis y flacidez. La maternidad es otro factor que puede comprometer su peso: cerca del 20 % de las mujeres ganan más peso de lo normal durante el embarazo, especialmente en el primer hijo. Si ya está por encima del peso ideal, el riesgo de tener un peso aumentado es tres veces mayor.

La alimentación

¿Sabía que a los 30 años su consumo alimentario no puede continuar siendo el mismo de los 20 años, especialmente si usted ingiere más de lo que gasta? Haga colaciones saludables entre las comidas para evitar ataques fulminantes de dulces u otras golosinas en momentos estresantes. Las colaciones estimulan al organismo a trabajar más para metabolizar los nutrientes, o que aumente el gasto de energía. Buenas opciones son: yogur, quesos magros, bebidas de soja con adición de calcio, hojas verdeoscuras, semillas de sésamo y oleaginosas que contribuyen con la absorción adecuada de calcio y magnesio. Un poco de té verde cae muy bien y quema grasa. Las carnes magras ayudan a no perder músculo. Además de suministrar una buena dosis de vitaminas, también aportan el calcio suficiente para prevenir la osteoporosis el día de mañana.

Son muchas tareas para cumplir, pero con una buena organización en poco tiempo estará en armonía y equilibrado.

La actividad física

Dos fuentes: musculación y gimnasia localizada. Son actividades excelentes, pues combaten la flacidez, contribuyendo a una musculatura más tonificada, y ayudan a aumentar la masa ósea y la masa muscular. No abandone los ejercicios aeróbicos. Spinning, correr, caminata rápida y natación son buenas opciones para ayudar a acelerar el metabolismo, que se va poniendo perezoso. Si su agenda está apretadísima, se aconsejan ejercicios de musculación o gimnasia localizada dos veces por semana de 30 a 40 minutos de aeróbico de alta intensidad. De este modo, usted se mantiene saludable, con una musculatura tonificada y todavía con tiempo para el trabajo, la carrera, los hijos y su pareja.

 

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas