Un nuevo medicamento para el Parkinson podría combatir a las dificultades de movimiento

by salud on 09/01/2017

in Farmacos,Neurologia,Parkinson,Salud

Un nuevo medicamento para el Parkinson podría combatir a las dificultades de movimiento

La opicapona, añadida al tratamiento estándar, parece ser segura y tolerarse bien, señalan unos investigadores

healthfinder.gov

Una nueva investigación sugiere que las personas con la enfermedad de Parkinson podrían obtener un mejor y más fiable control motor tomando un fármaco experimental llamado opicapona junto con la levodopa, el medicamento estándar.

Un estudio de cientos de pacientes de Parkinson encontró que el medicamento, la opicapona, mejora la capacidad de la levodopa de controlar las dificultades motoras asociadas con el Parkinson, apuntó el coautor del estudio, el Dr. Patricio Soares-da-Silva.

Esos problemas motores incluyen temblores, rigidez y movimiento lento.

La opicapona (Ongentys) parece ser una mejora respecto a las opciones actuales de tratamiento, dijo Soares-da-Silva, director de investigación y desarrollo del fabricante del fármaco, Bial-Portela & Ca. SA, en Portugal.

El Parkinson, una enfermedad neurodegenerativa progresiva, no tiene cura conocida. Tampoco hay ningún tratamiento que ralentice o detenga de forma efectiva la progresión de la enfermedad, según la Michael J. Fox Foundation. La fundación se estableció para encontrar una cura para el Parkinson.

Pero ciertos medicamentos, como la levodopa, pueden ayudar a controlar los problemas con el movimiento.

Los temblores y otras dificultadles motoras surgen debido a una insuficiencia de dopamina, un mensajero químico o neurotransmisor. La levodopa (Sinemet) es un medicamento para el sistema nervioso central. En el cuerpo, el cerebro lo convierte en dopamina.

La levodopa, una pastilla, sigue siendo el fármaco de primera línea más importante en la gestión del Parkinson, según la National Parkinson Foundation.

Pero la levodopa es difícil de tomar. Como puede provocar náuseas graves, debe tomarse con el medicamento carbidopa. La carbidopa (Lodosyn) previene las náuseas y mejora la potencia de la levodopa.

Además, a medida que el Parkinson avanza, los pacientes que toman levodopa a largo plazo con frecuencia experimentan un efecto de disminución llamado discinesia, que se caracteriza por un movimiento involuntario frecuente.

Se utilizan dos fármacos conocidos como inhibidores de la COMT para combatir ese efecto, pero ambos tienen graves desventajas. Uno aumenta el riesgo de insuficiencia hepática, mientras que el otro solo aumenta la efectividad de la levodopa moderadamente, dejando a los pacientes con una inestabilidad frustrante respecto a la fiabilidad del tratamiento, señalaron los investigadores.

El nuevo estudio buscaba explorar una nueva opción posible, la opicapona. También inhibe la enzima COMT.

Para evaluarlo, los investigadores reclutaron a 427 pacientes de Parkinson (con una edad promedio de 63 años) de 71 centros de salud en 12 países.

Todos habían recibido un diagnóstico de Parkinson al menos tres años antes, y ya estaban experimentando una reducción en la efectividad de la levodopa.

Entre 2011 y 2013, todos los pacientes comenzaron un ensayo inicial de tres a cuatro meses de duración. Los pacientes recibieron 25 o 50 miligramos de opicapona una vez al día, o un placebo diario. Esto fue seguido por un régimen de un año en que todo el mundo recibió opicapona en la dosis baja o en la alta junto con la levodopa.

Al final, 286 pacientes completaron el estudio. La mayoría de los que se retiraron citaron eventos adversos. Los efectos secundarios más comunes fueron problemas del movimiento (discinesia), estreñimiento y sequedad bucal, según el estudio, publicado en línea el 27 de diciembre en la revista JAMA Neurology.

El equipo de investigación encontró que al final de ambas fases del estudio, las personas que tomaban la versión de opicapona con la dosis más alta alcanzaron una “reducción significativa” en la cantidad de tiempo en que la levodopa no funcionaba, que se caracterizó como “periodo de ausencia de respuesta” (“off-time”). Ese efecto no se observó con la dosis más baja.

Soares-da-Silva añadió que la opicapona con la dosis más alta también provocó un aumento en el tiempo en que la levodopa funcionó bien, lo que significa el periodo en que el fármaco era “activo” sin señales de movimiento involuntario debilitante.

El medicamento está aprobado por la Comisión Europea. El fabricante del fármaco todavía no ha solicitado la aprobación en Estados Unidos.

Los autores de un editorial que acompañó al estudio en la revista sugieren que la opicapona parece ser una clara mejora respecto a opciones anteriores de tratamiento.

“Este estudio… encontró que la opicapona es segura, se tolera bien y se dosifica con facilidad”, escribieron la Dra. Allison Boyle, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas en Houston, y sus colaboradores.

Los autores del editorial concluyeron que “la terapia con opicapona una vez al día podría resultar un método de tratamiento más fácil y práctico para pacientes y profesionales clínicos”.

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post:


Estadisticas